lunes, 21 de marzo de 2016

Juan Rodolfo Wilcock (1919/1978 )

Me rindo, soy tuyo... 


Me rindo, soy tuyo, puedes valuarme
y venderme en el mercado en un canasto,
si quieres, de todas formas de la cesta
volveré a ti como un perrito
a hacerme vender de nuevo, pintado
a rayas o a cuadros, una cosa es segura,
este perro no cambia más de amo.
¿Cómo es que yo que gozaba poseyendo
gozo ahora siendo poseído?
¡Patas arriba, perro, panza al aire
cola movida en tu paraíso!
¡Tu divinidad ha dicho tu nombre
y su voz te ha alcanzado la médula!
Ladra, corre, baila: ¡que victoria
total esta rendición incondicional!



("el muchacho de los helados"), trad. guillermo piro)

No hay comentarios: