domingo, 31 de octubre de 2010

ITINERARIO DE CERNUDA

Luis Cernuda: una vida opuesta


100 años de Cernuda (1904-1963)

La esencia de su poesía la constituye el conflicto entre realidad y deseo, ya que el deseo, en muy contadas ocasiones, logra el “acorde” con la realidad, que se muestra esquiva. En Cernuda sólo se produce con el Amor, en el Arte o en la Naturaleza

Aunque no le faltaran buenos momentos, no fue fácil el vivir de Luis Cernuda. Tuvo demasiadas horas de mala suerte y su carácter (ese carácter que terminó forjando su famosa leyenda, que detestó públicamente y acaso terminó queriendo, en secreto) le hizo caer mal o alejarse de mucha gente que, en alguna manera, le quería. Demasiado intrigante para muchos, nada acomodaticio ni chaquetero, enormemente digno en sus dificultades (que no fueron pocas) Cernuda resistió siempre, sin perder la compostura. Aquel atildamiento tan suyo. Lo dijo al final de su autobiografía intelectual, Historial de un libro (1958), con palabras tomadas de “alguien infinitamente sabio”: “Carácter es destino”.

Estudiante

Luis Cernuda Bidón (no le gustaba ese segundo apellido de origen francés) nació en Sevilla el 21 de septiembre de 1902. Su padre era militar, comandante de Ingenieros. Y tenía ya dos hermanas, Amparo y Ana. Esa familia (burguesa, sobria) es la misma que quedaría cruda y claramente retratada en el poema “La familia” de Como quien espera el alba (1944). El poema que Cernuda leyó, en Londres, a Leopoldo Panero, para horror e irritación de este... A Luis Cernuda no le gustaban las familias patriarcales (todo lo que ese orden ha supuesto) y la suya no podía ser una excepción.

Vivió en Sevilla (estudiante de Bachillerato y Derecho luego) hasta el fin del verano de 1928. Su padre había muerto años atrás y ese mismo año murió su madre. Casadas las hermanas, Luis vende la casa familiar y se marcha a Madrid, pasando por Málaga -sus fotos, joven, en la playa- donde visitó amigos y tuvo un amor fugaz, Gerardo Carmona. Por entonces, Luis había publicado ya un primer libro, Perfil del aire, en 1927. Es un libro impecable, con alguna influencia de Jorge Guillén y quizás aún sin voz nítida. Las críticas poco entusiastas -lo sabemos- Cernuda no las perdonó jamás.

Los amigos poetas

En Madrid se hace amigo de Lorca y de Aleixandre, homosexuales como él, aunque cada cual terminara viviendo el tema de muy diferente modo. En 1929 (ayudado por Pedro Salinas, antiguo profesor suyo en Sevilla) Cernuda se va a Toulouse como lector de español. Quizá intuyó entonces que ser profesor, para lo que no tenía una explícita vocación, iba a ser en adelante (y sobre todo tras la Guerra Civil) su modo de vida. La procla mación de la República, en 1931, halla a Cernuda en Madrid -un Cernuda dandy y muy aficionado al cine- en plenitud de ánimo rebelde, lo que será su permanente sentir ante la vida y la sociedad: Rebelde como quería el surrealismo (que bebió con placer unos años) y como quería su condición homosexual, hecha pública en esos días favorables, y muy pioneramente en España, como predicara André Gide. Sin la rebeldía de Gide no podría entenderse la rebelión cernudiana. El título clave de ese tiempo: Los placeres prohibidos, libro terminado en 1931. Poco después -y a través de Lorca- conoce a Serafín Ferro, un chico gallego que será el primer gran y desdichado amor de su vida. El que ama no es amado. O no igualmente amado. La amarga reacción a ese fracaso: Donde habite el olvido (1934).

El entorno de la Guerra Civil y la propia contienda despertaron la conciencia política de Cernuda. Fue comunista fugazmente -ayudado por Alberti- pero siempre fue lo que llamaríamos un sinpartido de izquierdas. Quería un mundo diferente y una moral distinta. Por eso estuvo siempre contra el orden burgués y contra las religiones del pecado. Octavio Paz lo vio muy bien: el muy moralista y anticatólico Cernuda, el menos cristiano de nuestros poetas.

Con el gobierno de la República

En 1937 está en Valencia, con el gobierno de la República (a la que siempre permaneció fiel) y en 1938 marcha a Inglaterra a dar unas conferencias, invitado por su amigo Stanley Richardson. No volverá más a España. Cernuda (el clásico del 27 que más tardó en triunfar) hizo del exilio una actitud, un modo de enfrentarse a la vida. En abril de 1936 -poco pudo pues circular la edición- apareció La Realidad y el Deseo, título que en adelante recogería su obra poética, cada vez más autobiográfica, más rica, más depurada. En 1939 es lector de español en Glasgow. A partir de 1941, pasa las vacaciones en Oxford. La poesía inglesa, la actitud moral de Inglaterra fueron tan fundamentales para Cernuda como en su juventud lo fuera la literatura francesa simbolista y surrealista.

En 1947 -con mejores condiciones económicas- Cernuda abandona Gran Bretaña rumbo a Estados Unidos. Allí (de nuevo ayudado por Pedro Salinas) será profesor primero en Mount Holyoke, en la costa Este; y más tarde -tras su paso y descubrimiento de México, en 1950- en California. Pero en México (donde llegó Salvador, su segundo y último amor grande, el de Poemas para un cuerpo) hallaría Luis Cernuda lo mejor de sus últimos tiempos. Quizá una Nueva España. Allí, Cernuda sería becado por el célebre Colegio de México, para escribir lo que serían sus Estudios sobre poesía española contemporánea, terminados en 1955 y uno de los mejores y más polémicos ensayos del poeta, en quien quizá no se ha valorado suficientemente esta faceta ensayística. En ese mismo año le llegará desde España el número homenaje de la cordobesa revista Cántico, en su segunda época. Aunque es homenaje menos contundente que el que, en 1962, le dedicará la valenciana La Caña Gris, el homenaje de Cántico fue el primero, y sólo con él comenzará a ver Cernuda (tan pesimista a este respecto en sus cartas) el eco que su poesía -aunque aún sin reeditar entre nosotros, difícil sino imposible encontrarla- empezaba a tener entre la parte más atenta de la juventud literaria española.

Retorno inevitable a México

Si bien entre 1960 y 1961, Luis Cernuda volverá a las clases en Los Angeles y luego en San Francisco, retornará inevitable a México. Un lugar más importante para él de lo que puede adivinarse en el amor de Salvador (un joven culturista) y en los bellos poemas en prosa de Variaciones sobre tema mexicano, publicados en volumen en 1952. Pero nada, como fuere, le hará dejar de ser el hombre amargo, lúcido, elegante y disidente -siempre disidente, a la contra siempre- que mostrará su magnífico último libro, Desolación de la Quimera (1962). Preterido o casi en España, muchos entre los jóvenes poetas lo estaban empezando a ver como el maestro que precisamente libera de los maestros. Él, como su Góngora, “no transigió en la vida ni en la muerte/y a salvo puso su alma irreductible/ como demonio arisco que ríe entre negruras”.

Grandísimo poeta, reconocido muy tarde, y hombre con su propia conciencia libre y su propia altivez sin claudicaciones, muy cansado, Luis Cernuda murió en México, en casa de Concha Méndez, de un súbito ataque al corazón, el 5 de noviembre de 1963. Allá está enterrado en el Panteón Jardín. Cerca o lejos, le quisieron sólo quienes tenían que quererle.


(Una vez entregué en préstamo La realidad y el deseo, la edición del FCE, que jamás volvió a mis brazos pues me mudé de ciudad. Cuando viví cerca de Torreón, Coahuila, cada vez que pasaba por una librería cercana a la alameda, un imán me atraía de ese lugar. Hasta que vi un aviso sobre la vidriera, en que avisaban del cierre inminente. Entré y lo primero que vi fue el libro perdido de Luis Cernuda, que aún conservo desde hace veinte años. La nota biográfica reproducida es de Luis Antonio de Villena, que aparece en el suplemento "El cultural", del diario El Mundo, con fecha del 19/09/2002.)

LUIS CERNUDA (1902- 1963)

Déjame esta voz

Déjame esta voz que tengo,
Lo mismo que a la pampa le dejan
Sus matorrales de deseo,
Sus ríos secos colgando de las piedras.

Déjame vivir como acero mohoso
Sin puño, tirado en las nubes;
No quiero saber de la gloria envidiosa
Con rabo y cuernos de ceniza.

Un anillo tuve de luna
Tendida en la noche a comienzos de otoño;
Lo di a un mendigo tan joven
Que sus ojos parecían dos lagos.

Me ahogué en fin, amigos;
Ahora duermo donde nunca despierto.
No saber más de mí mismo es algo triste;
Dame la guitarra para guardar las lágrimas.


(texto tomado de La realidad y el deseo (1924-1962),
ed. FCE, col. Tezontle, 2a.reimpresión, 1975)

sábado, 30 de octubre de 2010

INSTRUCCIONES PARA MONDAR UN PEPINO

in memoriam severino salazar

Para escoger el adecuado es necesaria
la sobriedad y el tacto despierto,
así se encuentre en multitudes
a media tarde.
De preferencia procure el equinoccio
pues se requiere sangre fría
para pasar las yemas en esa
aparente tersura, suavidad y longitud.
No se deje engañar por el perfil
un tanto pando ni por el grosor
que al fin y al cabo cuenta
más el sabor al natural.
Ya el paladar tendrá la última
palabra pues al buen catador
no escapa el aroma, la textura
ni el masticar pausado, doliente.
Para un mejor sazón los conocedores
recomiendan los cítricos y una brizna
de cloruro de sodio. Pero aun
puede aplicarse como mascarilla.
Si éste es el caso se sugiere
un lento mondado, a mano firme,
así los jugos nobles se extraen
generosos antes de aprovecharse.
De preferencia, el zumo se aplica en áreas
exfoliadas por las inclemencias del tiempo,
el sol, la edad y las noches a solas,
húmedas hasta la demencia.

INVITACIÓN




















viernes, 29 de octubre de 2010

SZYMBORSKA, DIÁFANA

De vez en cuando, la Academia sueca que concede el Nobel de Literatura nos hace una revelación preciosa a los lectores apasionados pero ignorantes: en mi caso, le debo el descubrimiento de Wislawa Szymborska. Desde que en 1996 obtuvo el galardón, no dejo de disfrutar cuanto encuentro suyo en las lenguas que soy capaz de leer. Siempre me parece emocionante y divertida, dos calificativos que seguramente algunos censores severos consideran incompatibles entre sí y con la más alta estatura poética. Para mi gusto, en cambio, se complementan y potencian mutuamente. Lo más trágico de la poesía contemporánea no es lo atroz de la vida que deplora o celebra, sino la falta de sentido del humor de los poetas. De esta frecuente maldición escapa, risueña y agónica, Szymborska: ¿cómo podría uno renunciar a ella?


Pequeños detalles de Szymborska

Carece de retórica enfática pero eso no disminuye su expresividad, sino que la hace más intensa por inesperada. Cuando comenzamos a leer uno de sus diáfanos poemas nos ponemos a favor del viento, para recibir la emoción de cara, pero nos llega por la tangente y no para derribarnos sino para mantenernos en pie. Confirma nuestros temores sin pretender desalentarnos: sabe por experiencia que todo puede ser política pero también nos hace experimentar que la política no lo es todo. Se mantiene fiel, aunque con ironía y hasta con sarcasmo, a la pretendida salvación por la palabra y sin embargo nunca pretende decir la última palabra: porque en ese definitivo miramiento estriba lo que nos salva. Nadie ha sabido conmemorar con menos romanticismo y con mayor eficacia el primer amor, cuya lección inolvidable se debe a no ser ya recordado...
Uno de sus poemas narra -sus poemas siempre relatan peripecias compartidas o soñadas- la visita al Himalaya que no llegó a realizar. Cara a cara con el Abominable, le dice: "Yeti, no todas las palabras condenan a muerte". Me lo doy por dicho y seguiré escuchándola.


(¿Alguien había leído a Wislawa antes de recibir la distinción concedida en Noruega? José Emilio Pacheco la había leído y traducido al español mexicano, pero tú la conociste hasta que el Fondo de Cultura Económica la puso al alcance de tu cartera agujereada, no antes; localizar luego las impresiones del imprescindible Fernando Savater fue pan comido: lo encontré rapidito en el diario El País, español, el 5 de diciembre del año 2009. Con permiso de nadie se reproducen sus tres párrafos.)

jueves, 28 de octubre de 2010

SEVERINO CALAVERA

SEVERINO CALAVERA


Érase que se era
Una flor luminosa,
Una piedra pulida
En el río de la vida.
Su nombre era Severino,
Y así escribió desatinos,
En cada dedo llevaba
Un anillo y en éstos
Cargaba mundos y sueños.
Hasta que vino la parca,
Callada, tan fea y flaca,
Que cargólo como leño.

miércoles, 27 de octubre de 2010

PESSOA EN CASA

La biblioteca de Fernando Pessoa

se ha digitalizado y es accesible de forma gratuita en la web

BELÉN RODRIGO / CORRESPONSAL EN LISBOA

25/10/2010 Lejos estaba Fernando Pessoa de imaginar que sus libros, apuntes y comentarios estarían algún día al alcance de todos. Su biblioteca particular es a partir de ahora universal gracias a la digitalización de 1.140 volúmenes. En http://casafernandopessoa.cm-lisboa.pt (un portal bilingüe en portugués e inglés) se encuentra accesible el legado de una de las mayores figuras de la literatura portuguesa. Un total de 337.187 páginas digitalizadas y 2.089 ficheros que se pueden descargar de forma gratuita. Pessoa consigue así mantener vivo el diálogo que tanto fomentó con autores de todo el mundo.

«Podemos apropiarnos de los libros de Fernando Pessoa», cuenta a ABC Jerónimo Pizarro, investigador colombiano responsable de este proyecto inédito. En las obras que Pessoa consultaba día a día descubrimos páginas, poemas, textos y anotaciones del poeta que permiten entender el diálogo que mantenía con los libros y realizar un viaje temporal por su vida y su formación como escritor.

Humor e ironía

«Pessoa se pelea con los libros», revela Pizarro, «mantiene verdaderas conversaciones con los autores». Cuenta además que en las páginas de estos libros descubrimos «mensajes llenos de humor, nos revela su faceta más irónica». Pizarro lleva diez años en Lisboa, donde da clases en la universidad y a pesar de conocer bien la obra del autor luso antes de instalarse en Portugal «fue aquí donde supuso para mí una revelación todo su expolio», afirma, «esta biblioteca es tan importante como el archivo nacional».

Están catalogados 1.317 libros, de los cuales 1.140 pertenecen a la Casa Fernando Pessoa y el resto a los herederos. «No tenemos la totalidad de las obras digitalizadas por cuestiones de derechos de autor ya que hay familias que no nos han autorizado a hacerlo pero espero que cambien de opinión», explica Jerónimo Pizarrro. Resalta el hecho de que la mitad de los libros estén escritos en lengua inglesa y recuerda que «el diálogo de Pessoa es casi siempre con extranjeros».

Volúmenes en mal estado

Pizarro propuso en el año 2008 este proyecto a la directora de la Casa Fernando Pessoa, Inés Pedrosa, y se ha llevado a cabo gracias al patrocinio de la Fundación Vodafone Portugal, con un presupuesto de 75.000 euros. «Una cantidad semejante a lo que cuesta restaurar los libros». De toda la biblioteca «hay 400 volúmenes en muy mal estado y haría falta recuperarlos». Cree además que un segundo paso de esta biblioteca sería «digitalizar las obras de Fernando Pessoa».

En vida apenas publicó nada y por ello faltan sus obras. «Sería bonito continuar de esta forma con el proyecto». De momento ha visto cumplido su sueños: «Convertir a Pessoa todavía más universal y tener su biblioteca abierta al mundo entero». Inés Pedrosa entiende que «una biblioteca de esta importancia debía ser patrimonio de la humanidad y no únicamente de aquellos que pueden venir a esta casa donde Pessoa vivió los últimos quince años de su vida». Se trata de una biblioteca «abierta al infinito de la interpretación, bella y sorprendente como todo lo que Fernando Pessoa creó». Tal y como el propio poeta portugués dijo: «¡Sé plural como el universo!».
 
 
(Fernando Pessoa ya no sólo en la memoria y en el corazón. Ahora lo tendremos en casa como una referencia obligada en nuestros monólogos de seres obsesivos, gracias a la fundación que lleva su nombre y a la nota oportuna de la corresponsal del diario ABC en Portugal. Que vivan muchos años.)

martes, 26 de octubre de 2010

CIERRAN PUERTAS A FCH

Tras el ataque a más de 35 jóvenes en una vivienda de la colonia Horizontes del Sur, el obispo de Ciudad Juárez, Renato Ascencio León, señaló que el programa ‘Todos Somos Juárez, Reconstruyamos la Ciudad', implementado por los tres niveles de gobierno y propuesto por las organizaciones civiles, no ha dado los resultados esperados.
El líder de la grey católica juarense rechazó la posibilidad de que el presidente Felipe Calderón se traslade de nueva cuenta a esta ciudad fronteriza, luego de la masacre, tal y como lo hizo después de los hechos de la colonia Villas de Salvárcar ocurridos en enero de este año.
"A qué viene... ha venido varias veces y no hemos visto absolutamente nada, viene a decirnos que las cosas se están resolviendo cuando los que vivimos en Ciudad Juárez nos damos cuenta de que no es cierto", expresó.
Dijo que el Ejecutivo federal tiene una representación de tiempo completo en esta localidad, el secretario de la Reforma Agraria, Abelardo Escobar Prieto, para buscar solución a la problemática.
Consideró que otra visita del Calderón provocará encono en su contra y que la gente le falte al respeto, que le vuelvan a gritar como lo hizo una madre de Villas de Salvárcar, de que no era bienvenido.
"Como va a ser agradable que quien tiene la responsabilidad de cuidarnos, hasta este momento ha estado fallando; entonces que haga los operativos necesarios, independientemente de si ese operativo lo trae él o no", agregó.
Dijo que los juarenses no necesitan la presencia de alguna persona en concreto, sino que los operativos sean eficaces para que la paz y la tranquilidad vuelvan a la ciudad.
La postura del Obispo de Juárez luego de visitar a las familias de seis jóvenes masacrados, para manifestarle su apoyo y darles consuelo.
"Ver el dolor de las personas que tenían muchísimas ilusiones en sus hijos, verdaderamente desgarra el corazón, quienes hemos conocido de cerca este acontecimiento y tuvimos de una u otra manera cercanos a estas familias de verdad nos quedamos con el corazón adolorido y sin palabras para expresarles a ellos", añadió.
Hizo un llamado a las autoridades electas a que cumplan sus promesas de volver la tranquilidad a esta frontera.
"Que trabajen, que se comprometieron a cuidar a los juarenses, nosotros votamos por ellos porque confiamos en que ellos iban a resolver nuestros problemas y creo que el problema fundamental es el del respeto a la vida de todos los juarenses¨, concluyó.


(Dicen que el sueño, como la muerte y el luto, es sagrado. En este sentido, el obispo de Ciudad Juárez, Chihuahua, pidió a las autoridades federales se abstengan de regresar a contar las mismas "mentiras", que fueron a propalar luego de la primera matanza de jóvenes estudiantes en la colonia Villas de Salvárcar, en el pasado mes de enero, "encuentro" en que se anunciaron megaoperativos que en realidad fueron un desfile de
unifomados, sin resultado alguno. El obispo Renato Ascencio León le recordó a FCH la reacción de una madre coraje que le reclamó que señalara a sus hijos como "delincuentes"; dolor y luto que siguen vivos en la población. La nota se reprodujo del diario mexicano El Universal de este martes 26 de octubre 2010.)

AVISO DE OCASIÓN

para Fernando Andrade

Necesito un bastón de carne
para subir escaleras; y uno
de papel para bajarlas.

Necesito cuatro pares de manos
que bajen un ataúd al fondo;
y una mano divina que levante
la losa de mis años.

Requiero una carroza de neumáticos
nuevos que me traslade los sueños
aun no concebidos y menos
realizados.

Solicito un joven de físico
envidiable, oídos sordos,
sin capacidad de discernimiento,
inmune a la impaciencia.

lunes, 25 de octubre de 2010

FERNANDO PESSOA (1888-1935 )

Dos poemas de Alberto Caeiro

Una vez amé, pensé que me amarían,
Pero no fui amado,
No fui amado por una única gran razón:
Porque no podía ser.

Me consolé al volver al sol y a la lluvia,
Y sentarme otra vez a la puerta de casa.
Los campos, al final, no son tan verdes para los que son
    amados.
Como para los que no lo son.
Sentir es estar distraído.
7-xi-1915


Pueden rezar sobre mi féretro, si quieren.
Si quieren pueden bailar y cantar a su alrededor.
No tengo preferencias para cuando ya no pueda tener
    preferencias.
Lo que fuera, cuando fuera, es que será lo que es.
7-xi-1915


(textos tomados de Poesía completa de
Alberto Caeiro,ed. del Lirio/Verdehalago,
México, 2000, trad. MA Flores)

sábado, 23 de octubre de 2010

UNIVERSIDADES POSTRADAS

Mauricio Yen Fernández

En las últimas semanas que corren se han suscitado conflictos en dos universidades públicas con los gobiernos de sus respectivas entidades federativas. En la Universidad de Guadalajara (UdeG) y más recientemente en la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED).

Aunque los motivos son diferentes, en ambos casos se está vulnerando seriamente la autonomía universitaria. En el caso de la UdeG el gobierno del estado atenta gravemente contra ésta al retenerle de manera ilegal, sin justificación, más de 700 millones de pesos de su presupuesto, poniendo en riesgo programas de desarrollo institucional y su propia operación como la segunda universidad mas grande del país.

Ante ese hecho intolerante, el reclamo de la comunidad universitaria y de la sociedad en general no se ha hecho esperar, como quedó demostrado con la manifestación de más de 50 mil jaliscienses en las calles de Guadalajara y el rechazo nacional de todas las universidades del país a esa política represiva de asfixiar financieramente a las universidades públicas para someterlas.

El caso de la UJED entraña una gravedad mucho mayor que pone en riesgo su propia existencia, dado que se trata de un abierto e inusitado intervencionismo en su vida interna por parte del Gobierno y del Congreso del Estado de Durango, que violenta flagrantemente su autonomía como universidad pública.

Los hechos deleznables son los siguientes. A escasas dos semanas de que el Gobernador Jorge Herrera Caldera tomó posesión de su cargo, luego de un accidentado proceso electoral que fue impugnado por el cúmulo de irregularidades registradas, con una animosidad revanchista injustificada inicia su gobierno agrediendo a la Universidad Juárez del Estado de Durango reformando de manera ilegal su ley orgánica e imponiéndole una Rectora al margen de los universitarios que son cercados por la fuerza publica. Todo esto en tan sólo dos días.

Llama la atención que en tales condiciones de precariedad legal y de nula legitimidad política y moral, Herrera Caldera inaugure su gobierno con una acción represiva considerada ya como el peor atentado que haya sufrido la UJED por parte de gobierno alguno en contra de la más importante, la más antigua, la única universidad pública con que cuentan los duranguenses.

El pasado 28 de septiembre a las ocho de la mañana, cuando apenas se abrían las oficinas del Edificio Central donde se encuentra la Rectoría y otras oficinas que constituyen el cerebro administrativo de la institución, irrumpió violentamente un grupo de pseudoestudiantes encapuchados y protegidos por policías judiciales del estado, que sacaron a empellones al personal que ahí laboraba para luego poner cadenas en la reja de la entrada principal. A las once de la mañana de ese mismo día, al inició de la sesión ordinaria del Congreso del estado, apareció una orden del día diferente a la que se había anunciado con anterioridad; en éste aparecían tres puntos que tenían relación con el operativo del gobierno : Reformar los artículos 25 y 28 de la ley orgánica de la UJED, que elimina la reelección del Rector y como último punto la iniciativa del diputado del PRI Enrique Benítez Ojeda que contiene una “nueva” ley orgánica para la institución la cual, sin ser conocida y menos aún discutida y aprobada por los universitarios, abreviando todo trámite legislativo la mayoría priista se atribuyó la facultad que sólo corresponde al Consejo Universitario, al que desconoció de facto.

En dicha sesión, el Secretario General en funciones de Rector, los directores de las escuelas, facultades e institutos de investigación, junto con un numeroso grupo de estudiantes, solicitaron fuera retirada dicha iniciativa por ser abiertamente violatoria de la autonomía universitaria, ya que como toda universidad la UJED se rige por su propia Ley orgánica y sus reglamentos, cuenta con sus órganos de gobierno, El Consejo Universitario y la junta directiva, elije a sus autoridades conn base en esta normatividad . A esta petición sólo hubo oídos sordos, lo cual ocasionó la toma de tribuna por parte de los universitarios agraviados.

En ese momento se ordenó a los porros (golpeadores), que mantenían la toma del edificio central, trasladarse al recinto legislativo (a solo dos cuadras de distancia), y al frente de una turba llegó el Presidente de la Federación estudiantil universitaria ,Jesús Cabrales, con el supuesto reclamo de que querían una reforma a la Ley que les otorgue derecho al voto en el consejo pues hasta ahora sólo los presidentes de las escuelas y dos representantes de estudiantes tienen ese derecho. Intentaron desalojar a los académicos, lo que provocó una gresca que los medios presentaron como un enfrentamiento entre maestros y sus alumnos. El fin: desprestigiar y desviar la atención del tema principal. El atropello del Congreso y con este la violación flagrante de la autonomía universitaria.

Aprobada en sesión secreta con el palacio legislativo acordonado por un excesivo dispositivo de policías antimotines. Así se consumó la infamia. No sólo se aprobó un remedo de ley orgánica con dedicatoria personal, para impedir la reelección del ex Rector Rubén Calderón Lujan, en un proceso de sucesión en curso, aprobado por el Consejo universitario que debería culminar con la elección el pasado día 8 de octubre.

Al parecer no bastó la aberración cometida por el congreso que en un abierto desafío a la legalidad, se convirtieron en electores suplantando y usurpando las facultades que sólo a los concejales universitarios corresponde. Fue así que en la madrugada del miércoles 30 de septiembre, con su mayoría absoluta el PRI nombró Rectora a la Dra. Patricia Herrera Gutiérrez, ex secretaria de salud en el gobierno de Ismael Hernández Deras.

En medio de las protestas multitudinarias de los universitarios, las autoridades legítimas de la UJED interpusieron un amparo ante la justicia federal y citaron al H. Consejo universitario el cual se trató de impedir con la toma del auditorio donde sesionaría, llevándose a cabo en plena calle, acordando la ratificación de los acuerdos de la última sesión, que confirma la elección de Rector el día 8 de octubre.

Al final de dicha reunión, se recibió por parte de una Juez la suspensión provisional de la intromisión del Congreso Estatal, cuya respuesta por parte del gobierno estatal no se hizo esperar. Aprehendieron con lujo de fuerza por la policía estatal al Lic. Salvador Rodríguez Lugo, Rector en funciones, al Secretario general por usurpación de funciones, dos horas mas tarde fueron liberados no sin antes recibir amenazas de muerte si continuaban en su postura.

Una semana después, y luego de las protestas de los universitarios y amplios sectores de la sociedad, quienes mostraron su rechazo a esta agresión sin precedentes, en una multitudinaria manifestación, no se hicieron esperar las muestras de repudio a la asonada gubernamental así como la mas amplia solidaridad de las universidades del país, agrupadas en la ANUIES y en el CUMEX , que ven este caso como amenaza propia a su integridad por los apetitos que se verán estimulados en los demás gobernadores convertidos en señores feudales de horca y cuchillo.

Lejos de atender la suspensión provisional de la Juez que los obliga a devolver las instalaciones universitarias al legitimo Rector nombrado por el Consejo y realizar la elección autorizada, como abogados chicaneros con el respaldo del gobierno estatal, retuercen y violan las leyes, obstaculizan y retrasan la aplicación de la justicia desafiando a toda la sociedad.

A escasos 7 días de consumada esta felonía por parte del Congreso, hacen un batidillo legislativo y vuelven a violar no sólo la autonomía sino además su propia ley orgánica y reglamentos. El gobernador deroga el mismo decreto que recién había promulgado.

Con esto, devuelve, así lo presume, las facultades soberanas al consejo universitario para que elija un nuevo Rector, ¿renunciando? ó ¿destituyendo? a la que había tomado protesta el Congreso, para que ahora presida una farsa de reunión de junta directiva con los “directores” espurios nombrados por la Rectora y otros y otras que fueron a avalar una terna hecha de antemano por el gobierno. Dos horas después reunían al Consejo Universitario. Sin citatorio previo. Solo ellos supieron quienes lo conformaron ya que la gran mayoría de los maestros concejales participaban a esa hora en la segunda marcha en defensa de la autonomía. Hay testimonios de quienes asistieron en el sentido de que los maestros eran alrededor de 150 y los estudiantes y trabajadores. Hubo también un elevado número a los que no se les permitió participar, ignorándose si existe un registro de asistencia de los concejales, momento este de gran importancia ya que hubieron de identificarse con su número de matricula y credencial de la institución o de elector.

El, proceso de “elección” del nuevo Rector fue el más breve en la historia de la UJED, apenas media hora llevó la declinación acordada de dos miembros de la “terna” confeccionada para proclamar Rector para el período 2010-2016 al Lic. Luis Tomás Castro Hidalgo, quien apenas cinco días antes y hasta el momento de ser ungido “desempeñó” el cargo de Secretario General de la UJED.”

Evidentemente la reunión de la Junta Directiva como la del Consejo universitario son nulas de pleno Derecho ya que no solo no cumplieron con los requisitos mínimos de legalidad. Estas sesiones fueron presididas por la Rectora que ilegalmente, en secreto y de madrugada, nombró el Congreso del Estado.

Violaciones y agravios que de ninguna forma subsanan ni restituyen la legalidad, sino que incurren en mas y mas graves violaciones, menos aún “devuelven la autonomía” como cínica e imprudentemente lo presumió quien legal pero ilegítimamente ocupa el cargo de Gobernador del Estado . El Sr. Jorge Herrera Caldera.

Quien hasta hoy usurpa las funciones del Rector de la UJED, así como todas las personas por él nombradas dentro de la administración central, jefaturas de departamento y demás direcciones, así como las direcciones de los Institutos de Investigación están al margen de la legalidad institucional y constitucional y por tanto adquieren el estatus de delincuentes.

Podrán alargar la resolución mediante maniobras y chicanas que para eso son expertos, lo que no podrán es eludir el fallo definitivo de la justicia y el juicio de la Historia que de antemano les es adverso y condenatorio


(Por el "delito" de volantear este y otros documentos en un área comercial de la ciudad de Durango, elementos de la policía ministerial del Estado detuvieron al autor, Mauricio Yen, profesor-investigador universitario y a los maestros Julio Presa, Luis A. Bustamante y Luis Berumen. Los hechos se registraron este sábado 23 de octubre a medio día, según consignan  medios informativos nacionales. Acción que puede atizar la inestabilidad de la UJED, estimulada desde el propio gobierno del Estado de Durango.)

ANTONIO ALATORRE (1922/2010 )

Antonio Alatorre falleció ayer jueves 21 de octubre.
Por instrucciones expresas suyas, no habrá velorio, ritos,
ceremonias, homenajes ni ningún otro exorcismo. A quien
lo quiera recordar le pedimos que lea sus libros. Lo parti-
cipan con dolor su esposo, Miguel Ventura, y sus hijos
Silvia, Gerardo y Claudio.

Silvia Alatorre Frenk


(aviso publicado en el diario La Jornada,
viernes 22 de octubre 2010, ciudad de México)

UN HOMBRE DUERME

Un hombre duerme para que de su boca
fluya quedo su alma quieta,
blanca, azul, en hilo silencioso.
Un hombre me concede la noche,
su callado modo de amar
para que yo lo diga, lo calle a voces.
Dormido bocarriba, articula
en voz alta un romance
para que yo lo escriba
pero su brillante paladar
lo retiene, lo guarda, lo madura.
Un hombre duerme mientras yo,
a su lado, me desplazo
mar adentro y conmigo
me lo llevo.
Semejante a su modo rasposo de roncar,
sólo he oído ese canto
en las cuencas vacías de un cielo de tormenta.

Monterrey, N. L. 1983

viernes, 22 de octubre de 2010

EVARISTO

uno.
Durante 23 años hice penitencia, no por los demás sino por mí, en una secta religiosa de origen oriental. Ahí aprendí oraciones en un idioma de caligramas desconocidos hasta entonces, pero tan remotos que  abordaban sonidos de la lengua de mis ancestros semitas. La penitencia comprendía también la contemplación del fuego, la renuncia a los bienes acumulados incluso en el sueño y en la memoria, el aprecio al silencio que emana del sollozo de las piedras y la dilatación de sus círculos concéntricos en la superficie del agua y otros líquidos disputados por países enemigos.
   Durante cinco lustros fui entrenado para los tiempos de grandes catástrofes, para la temporada de desgracias colectivas, para la culminación de otro ciclo de epidemias cebadas en carnes bienaventuradas. Así llegó el amanecer de grandes oleadas de langostas, de diques insospechados de mosquitos, de carne putrefacta en las estaciones, en los andenes y  espejos repetidos de los mapas. La no intuida metástasis se apoderó de inocentes, de los corderos reservados para las conmemoraciones especiales y las grandes vendimias de vid y tiernos capullos, de esperanzas depositadas en el andrógino de pechos intuídos y el inesperado y turgente falo. Cuando el asombro fue rutina, cuando el llanto fue sólo conjuro, cuando el consejo de ancianos guardó el imprevisto silencio, vi que los rescoldos de los hogares se habían apagado.

dos.
Así fue como conocí a un hombre moribundo que no toleraba alimentos sólidos, que sólo se incorporaba del lecho para recibir atención espiritual mediante oraciones y la imposición de la mano. De su pasado de hombre apuesto sólo restaba una estructura ósea y la piel seca que la cubría, unas manos afiladas como de avaro, sabio o asesino, extremidades sometidas acaso a una vejez prematura o a una debilidad acentuada por los líquidos que le permitían permanecer entre los vivos. A su casa llegaron desconocidos que preguntaban por el santo, el iluminado, el elegido. Todos eran atendidos con la entrada franca porque llegaban con oraciones a flor de labios. Pero ninguno lograba sacar a Evaristo de la postración, las medicinas y el suero aplicado vía intravenosa. Y así murió, casi en silencio y rodeado por sus tres hijos y su mujer, Hermila.

tres.
Cuando le pregunté a Esperanza, su media hermana, semanas o meses después, el motivo de su castigada enfermedad, me dijo: "Alguien lo tuvo encantado en un frasco, cautivo con tierra de panteón. Fue su querida..."

jueves, 21 de octubre de 2010

PELONES DE HOSPICIO

uno.
Milán, febrero de 1953. He tenido una conversación con el comendador Z., industrial pero también filàntropo. Acaricia el propósito de construir en la pequeña ciudad romañesa de F., donde nació, una institución para viejos y jóvenes artistas escritores. Sobre los viejos es fácil ponerse de acuerdo. Será una casa de reposo, un hospicio como tantos otros. Pero, ¿y para los jóvenes? Parece ser que cada uno tendrá una habitación con baño, tres buenas comidas al día, y gozará de una hospitalidad que está prevista para un año, renovable para quienes se hayan distinguido en su "producción".

dos.
El intento es ciertamente noble. Pero yo no sé imaginar qué pueda producir un joven de veinte años que, al despertarse en F., en la habitación a él asignada, después de un buen baño y de un satisfactorio breakfast, tenga que echar una ojeada al calendario y sentarse a la mesa para justificar, en el plazo de otros 364 días, su presencia en la institución. No veo, en esa situación, ningún poeta capaz de producir algo bueno. No me resulta imaginar a Leopardi o a Whitman, a Rimbaud o a Campana (y podría continuar con otros nombres), secuestrados delante de un folio blanco en una celda del hospicio Z.

tres.
Y aun cuando el milagro se produjese y el poeta obtuviese la reválida, ¿qué ocurriría el día del vencimiento definitivo del contrato?
   La sociedad puede ser generosa con los artistas de una sola manera: adquiriendo sus obras y en particular las que más la vilipendian. Lo cual sucede ya ampliamente en los países anglosajones y en Francia, donde el arte es un hecho social por antonomasia.
   En cambio, poner límites de tiempo o de hecho o de contenido a los artistas, como se hace en Rusia o como se hacía por doquier en tiempos de los poetas cesáreos, es una empresa absurda que priva al hombre-artista de su condición misma de hombre libre para hacer de él un proletario de la producción intelectual.

(texto reproducido de Eugenio Montale, Auto de fe, ed. Argos Vergara, Barcelona, 1977, trad. E. Molina)

cuatro.
¿Alguien se imagina a algunos de los integrantes del Infrarrealismo encarcelados voluntariamente en una institución para poetas; alguien puede concebir al poeta Orlando Guillén ser obligado a bañarse durante un año, todas las mañanas, antes del desayuno; acaso habrá quién haya supuesto que un espíritu libre como Jean Genet, Miguel Hernández, Edgar Allan Poe o Mario Santiago Papasquiaro, soportarían el encierro en esa especie de orfanatorio imaginado por Montale, ese hospicio inferior al sanatorio que conocimos en La montaña mágica, de Thomas Mann?

cinco.
En México abundan los poetas y narradores nacidos para usufructuar becas perpetuas y premios literarios negociados: ¿quién no recuerda a los recomendados de Octavio Paz que a la menor provocación (Daniel Sada), mostraban la carta que les extendió el autor de "Piedra de sol" para disfrutar de una jugosa partida mensual durante años; quién no ha sabido de aquellos que crecieron, se multiplicaron y envejecieron al amparo de un cargo en el gobierno federal con un salario de 'aviadores', 'asesores', 'consejeros', etcétera; quién no ha visto a poetas que hace años no escriben una línea, cobrar mensualmente diez mil pesos mexicanos en las administraciones perredistas de Zacatecas, durante dos sexenios y sin ruborizarse del papel de 'alfiles' de un régimen de pillos? En alguna ocasión el peruano-español Mario Vargas Llosa observó que en México se vive una dictadura perfecta, horas antes de que fuese invitado a abandonar el país.

miércoles, 20 de octubre de 2010

PEQUEÑAS DOSIS

Por favor, no desesperes:
no te vayas, estoy esperando
una llamada de Santander Serfín
que me ofrece las puertas del paraíso.

Mientras llego pide un americano o
un capuchino almendrado
y enciende un cigarro; o cuenta
discretamente las perlas de éter del rosario.

En lo que me avisan
que está preaprobada mi tarjeta
he abierto una coca-cola
y el bote de aspirinas que traje de Wal-Mart.

Te digo que no te vayas, te conviene:
las fiestas invernales serán
menos frías, menos desdichadas
con Golden American Express
y una dosis extra de

lunes, 18 de octubre de 2010

CARTA A X.V.

Querido Xavier:
Han pasado quince increíbles años desde que, repentinamente, te ausentaste En ellos, tu recuerdo constante me ha acompañado. En mis sueños nos visitamos con frecuencia y escucho tu voz, tus reconvenciones o tus consejos. Una parte mía murió contigo. Te llevaste mi adolescencia. Una tuya pervive en mí -la herencia de tu fino talento en cuanto fui capaz de recibirla.
   En estos años tu obra ha sido objeto de muchos estudios eruditos y de creciente aprecio y admiración. Tu última y más ardiente pasión, el teatro, ha visto germinar la semilla de renovación y seriedad que te debo desde nuestros años de Ulises -y desde tu consagración a su servicio como dramaturgo, director, empresario, maestro. Tus discípulos se han logrado y se enorgullecen de haberlo sido. Y entre tus deslumbrados alumnos extranjeros y de literatura, Frank Dauster ha estudiado con amor tu obra, y Marlin R. Foster prepara ahora mismo su tesis de doctorado sobre ella. Han empezado, con respeto, curiosidad, admiración, a disecar cuanto escribiste -o cuanto tú elegiste que conocieran los demás, de cuanto escribiste.
   Ahora me han pedido tus cartas. Y las he entregado gustoso a sus editores. Las que conservo: las que me enviaste durante tu único viaje fuera de México. Tuve otras tuyas, de hace muchos años: de cuando fuiste tú quien permaneció en México -y apenas iniciada nuestra amistad en 1919, en Torreón recibí tus confidencias de adolescente por primera vez enamorado. Cómo lamento haberlas perdido. Tenían ya tu letra -y tu espíritu riguroso, crítico, debatido. Se destinaban ya, como cuanto escribiste, a una posteridad que afrontabas desde tus primeros poemas, ensayos, reflexiones.
   Moriste demasiado joven para volverte tan evocador o romántico como ha sido siempre mi tendencia -como me reprochabas que fuera, o como este carácter se ha conmigo acentuado en la vejez de que tú te libraste. Pero pienso que ahora abarcarás de una sola y vasta mirada la redondez perfecta de tu vida -y que acaso añores, como yo, los años que para mí tiñó indeleblemente nuestra fraternidad adolescente.
   Era otro México -pequeño, claro, neto, Recorríamos a pie sus calles libres y limpias. A una flor no se le puede pedir que piense en sus raíces ni en el follaje de que emerge a aspirar los aires remotos y a contemplar un cielo infinito. Leíamos a los extranjeros, los traducíamos. No sentíamos que la savia de nuestro impulso, fecundada con el polen lejano, daría a su tiempo el fruto mexicano que en madurez volviera a pensar en la tierra y generara una nueva raíz.
                                                        Il faut se pedre
                                                        pour se retrouver.
   En nuestras lecturas, tú encontraste esta frase que definía el momento de nuestra adolescencia. De la parábola del hijo pródigo, meditabas la filosofía de su retorno y el consejo que imparte a sus hermanos menores. Nuestra Odisea se realizaba impulsada por aquella virtud de la curiosidad que te aquejaba como una sed nunca saciada. Eras, como llamaste a una sección de nuestra revista cuando al fin logramos el sueño de publicarla, "El curioso impertinente". Fue de curiosidad y de crítica -los dos polos de tu inteligencia; polos eléctricos cuyo contacto generaba la chispa de un poema -aquel Ulises cuyo nombre por ti sugerido definía la aventura. Y en sus páginas, como en nuestros "estudios" comunes, recibimos a dos inteligencias jóvenes descubiertas y estimuladas por tu espíritu siempre central: Gilberto Owen, el poeta, y Jorge Cuesta, el demoledor. Allí continuamos la amistad de los que un poco más tarde formarían el grupo de los Contemporáneos: Jaime, a quien conocimos juntos en la Preparatoria; estudiantes nosotros, él joven secretario: Bernardo Ortiz de Montellano y José Gorostiza, el altísimo poeta. Desde la barca de Ulises te comunicaste con un Alfonso Reyes tan consonante a la distancia conmigo. Y dentro y fuera de las letras, compartíamos la alegre amistad de Enrique González Rojo.
   Dejo libre en esta evocación de nuestra amistad la afluencia de los recuerdos más aparentemente heterogéneos. Y así vuelvo a vernos incurrir, como quien perpetra una travesura, en entregar a los empresarios del Teatro Lírico una o dos revistas en que todos colaboramos anónimamente con escenas, y de las que sólo recuerdo el título de una: Café negro. Fue aquella nuestra primera incursión en el Teatro. Cuando poco después coincidió con el nuestro el entusiasmo desbordado de Antonieta Rivas, pudimos ya cristalizar en el Teatro de Ulises un anhelo ferviente cuya tesis: la renovación del Teatro en México; la creación de un Teatro mexicano digno y moderno, nutrido en la experiencia del extranjero, nos aplicamos a demostrar acometiendo y allegando todos los materiales para construirlo: traducir las obras, montarlas, actuarlas.
   Fue aquel un bello momento del México nuevo, que acallada la balacera de la Revolución, de ella se encaminaba hacia la cultura: el México de Diego Rivera y de José Clemente Orozco en los muros, de Carlos Chávez, igualmente agresivo, desde el podio y al frente de una orquesta y de un público a quienes por igual sacudía del marasmo a latigazos de modernidad estruendosa: la abolición del cromo en la pintura, de la 1812 en la música, de Benavente en un teatro que llenamos con nombre entonces tan nuevos como O'Neill y Cocteau. En el Teatro de Ulises se anudó tu fraternidad con Agustín Lazo. Tú lograste sacarlo de la concha a que tu muerte lo ha restituido. Ustedes dos tradujeron obras que desaparecido nuestro grupo inicial, te pusieron ya en contacto con las compañías profesionales de una María Teresa Montoya a quien ambos admiraban, y a quien dedicaste La hiedra.
   No habías haste entonces viajado más allá de una que otra excursión a algunas ciudades de la República.
   Fuimos juntos a Puebla todavía en tren, y de allá trajiste a contar en la Antena de Panchito Monterde, la anécdota de mi insomnio sólo saciado con el agua de corrección que me indujo a solicitar en el periódico que me dejaran corregir las pruebas. Fuimos juntos algunos fines de semana al pueblo de ese Delfino, nuestro amigo perdurable, por quien todavía me preguntas en las cartas que hoy se publican; y de esas breves excursiones a un paisaje que llamaste: "una Suiza desterrada", ambos trajimos poemas de los cuales los tuyos aparecen en tu primer libro, Reflejos: "En las fichas del sementerio, los más son los menos."
   Si yo tratara en esta carta de forjar tu biografía, siquiera en relación con nuestra amistad, tendría que localizar en el tiempo y la circunstancia el momento en que nos impusiste a todos la disciplina del bridge que tú nos enseñaste a jugar, y que es un juego tan consonante con tu espíritu organizado, en que el azar se subordina a la inteligencia de estimar las propias fuerzas y administrarlas en el ritmo y el riesgo de las "finezas". Reconocías y censurabas que el bridge conspirase en combatir la conversación; pero era en realidad su forma más quintaesenciada, y por ello tu predilecta y la que todos practicábamos afanosos bajo tu dirección.
   Cuando te conocí, todavía practicabas el tenis en que tus hermanas y hermano habían ganado trofeos. Después lo abandonaste, y ni a ese deporte ni a la natación que más tarde te sedujo, te acompañó mi inveterada poltronería.
   Pero el objeto de esta carta destinada a servir de prólogo a la publicación de las tuyas, no es el de intentar, lo repito, tu biografía. Es el de dar rienda suelta a la libre evocación de algunos momentos de nuestra amistad, tal como ellos fluyen anárquicamente en mi memoria. Por unos años te me pierdes: son aquellos en que yo me retiré de la burocracia que en Educación nos reunió, y tú publicabas con Octavio Barreda una nueva revista que llevaba el título tan de tu gusto de El Hijo Pródigo; cuando frecuentas el Café París y tu espíritu central entra en contacto con una nueva generación de jóvenes escritores. El caballero Usigli, como le llamabas, gestiona una beca para estudiar teatro en la Universidad de Yale, y de repente, allá te vas con él: a emprender un primero y único viaje fuera de México; con el bagaje de la cultura acendrada en los que hasta entonces sólo habías hecho "alrededor de tu cuarto".
   De esa ausencia tuya son presencia estas cartas. El lector se asomará en ellas a tu intimidad, a nuestra intimidad. Te verá descubrir un mundo ingenuo y nuevo y estimulante en los deportes a que asistes; tomar clases que juzgas con agudeza, germinar el propósito de transportar a México cuando regreses, frutos de experiencia con qué enriquecer ese teatro que sería tu pasión definitiva. Por esas cartas no sabrá, sin embargo, que el viaje a Los Ángeles de las últimas, se transmutó en uno de tus más hermosos poemas: el "Nocturno de los Ángeles".
   Volviste a México ya en plena madurez. Escribiste comedias después de ejercitarte en el rígido soneto de los "Autos", organizaste la Escuela de Teatro y diste en ella clases de actuación. Y tu amistad con Adolfo Fernández Bustamante, aconsejó a este organizador la estructura que todavía rige a la Unión Nacional de Autores. Y emprendiste el teatro profesional como Director ahora totalmente técnico. Nuestro sueño de Ulises, tú lo cumpliste: nuevos autores italianos, franceses, norteamericanos - y mexicanos, a quienes estimulabas con ejemplo y consejo; nuevos actores, a quienes adiestrabas en clases que aún no olvidan y que han normado desde entonces en la Escuela de que fuiste fundador (y en que con toda justicia y cordial reconocimiento los propios alumnos honran con tu nombre su Sala de ejercicios y prácticas) las clases de actuación.
   Sigues, en fin, vivo y presente entre quienes continuamos una obra a la que consagraste tu inteligencia y tu pasión.
   Y fuera del teatro y de toda relación con todos los demás que te recuerdan, admiran, respetan, analizan, estudian y acuden a la fuente clara y profunda de tus libros convocados por el signo de la curiosidad que te presidía; para mí solo, sigues vivo y presente en tu ausencia de cada vez más años; a una distancia que el tiempo acorta, minuto a minuto, hacia el día venturoso en que vuelva a verte.
   Te abraza:
                                                                                                                          Salvador Novo
17 de enero de 1966.


(texto tomado de Cartas de Villaurrutia a Novo 
-1935 - 1936-, INBA, México, 1966, col. Documentos
Literarios)

(La renovación del teatro en México corrió a cargo, en buena medida, al aire fresco que le insuflaron aquellos que conformaron el teatro Ulises, luego de terminado el movimiento armado de 1910 y enmarcado ese fenómeno cultural en el llamado Movimiento Nacionalista, que en esta carta íntima cita el autor, en donde confluyeron músicos como Silvestre Revueltas, dramaturgos de la talla de Rodolfo Usigli, coreógrafos y bailarines de la importancia de José Limón y Guillermina Bravo, amén de la generación de muralistas y mecenas como Antonieta Rivas Mercado.
El doctor en letras Antonio Marquet, escribió:
En esta deslumbrante carta, se pone en relieve la capacidad de evocar que tiene Novo y su seguridad para mostrar lo que fue una amistad productiva y trazar un itinerario tan rico.

"Asomarse a nuestra intimidad" suelta Novo de manera natural. En los 60 hablar de la "intimidad" de dos hombres era una fuerte sacudida para el machismo.
¡Dos hombres no tienen intimidad! Si la tuvieran, no la pondrían en el prólogo a un libro. ¡Qué provocación!
Me encanta la frivolidad de los contemporáneos. Apenas doy crédito a la firmeza con la que transforma Novo el bridge en la quintaesencia de la conversación y de la inteligencia: otro rasgo identitario provocador. Si un hombre juega cartas, se precia de lo que gana: es un ganador de apuestas. No juega para "conversar", qué jotería, por dios, porque en el hombre todo contacto debe estar normado por las leyes de la ganancia y eficiencia. La vida entre heterosexuales está marcada por la apuesta: incluso sus equipos deben ganar y hacerle ganar pecuniariamente. ) 

domingo, 17 de octubre de 2010

VUELO DE MURCIÉLAGO

Como se desvanece en las palmas
la suerte referida por el chamán,
el sueño se llevará tu semblante
incrédulo y tus orejas desplegadas.
Acaso el sonar de tus ojos,
el aleteo de los párpados
y el pelaje de tus manos no
me recuerden ahora.
Estabas con la boca ocupada
en flanes, gramíneas y agua
densa de frutas cuando tus agujetas
se aflojaron por sí solas.
Tu nodrizo tu amante o tu padre
llevaba cucharadas de atención
concentrada en tu hambre.

viernes, 15 de octubre de 2010

EUGÉNIO DE ANDRADE (1923- 2005 )

Dos poemas

1.
Tú estás donde la mirada comienza
a doler, reconozco el perezoso
rumor de agosto, el carmín del mar.

Háblame de las cigarras, de ese estilo
de arena, los pies descalzos,
el grano del aire.

2.
Tocar un cuerpo
y el aire
y la lengua de la nieve.

Tocar la yerba
mortal y verde
de cinco noches
y el mar.

Un cuerpo desnudo.
Y las playas fustigadas
por el sol y la mirada.


(textos tomados de Brevísima antología,
UNAM, México, 1981, trad. Alberto Ruy Sánchez)

jueves, 14 de octubre de 2010

MARÍA NEGRONI (1951 )

El viaje

Una imagen que se desprende de mí y es yo, sólo que inmaterial, me persuade y abandonamos juntas el tren. Salimos a la superficie, el tren es subterráneo. Casi en seguida nos enteramos de la tragedia: incendio causa devastación en un tren, miles de personas muertas. Alguien dice: la dulzura de vivir es efímera. El terror es tal que desciendo otra vez a la plataforma. En el tren rojo y silencioso -ahora detenido- busco al hombre que amo. Cuando logro encontrarlo, veo su mirada extraviada: sostiene un niño muerto en los brazos y una máscara. Desdibujado en el humo, me parece tan hermoso que me apresto a besarlo. Pero todo vuelve a llamear y su imagen se vuelve intolerable. Sus ojos hablan otra lengua y otro silencio. Sus ojos, en la sombra de la luz. Empiezo a llorar. A exigirle que me reconozca. A rogarle. La escena se crispa en el esfuerzo, podría quebrarse como un vaso. Me alejo. Camino entre rescoldos. El amado, de nombre inhabitable, ha perdido la razón.


(texto tomado de Nueva poesía latinoamericana,
ed. UNAM/UV, México, 1999.)

miércoles, 13 de octubre de 2010

PASTA DE CONCHOS EN EL CORAZÓN

En Chile, el gobierno federal y los empresarios se unieron para un rescate mineros, y en México, se unieron para impedirlo, señaló el obispo de Saltillo, Raúl Vera.
En entrevista radiofónica con Carmen Aristegui, afirmó que en la mina Pasta de Conchos no se quieren recuperar los cuerpos, ya que si se encuentran juntos cerca del tiro de la mina, se confirmaría que estaban vivos y que esperaban a ser rescatados.
Descalificó los argumentos sobre que la mina tenía muchas bacterias, lo que impedía el rescate de los cadáveres, y afirmó que una empresa realizó un video con rayos infrarrojos donde se demuestra que la estructura donde trabajaban está completa.
También aseguró que los dichos sobre que la explosión fue tan grande que destruyó los restos no tiene fundamento.
Por otra parte, comentó que la PGR archivó sin razón la averiguación previa sobre el caso, y aunque activistas lograron que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitiera una recomendación, el documento sigue cerrado.
Existe una factura donde se comprueba que las vigas fueron movidas para ahorrar, lo que ponía en riesgo la vida de los mineros, afirmó.
Finalmente, hizo una comparativa entre los dos cosas: en el caso de Chile, los mineros atrapados se encontraban a 700 metros, mientras que en Pasta de Conchos se encontraban sólo a 150.
Febrero negro

El 20 de febrero de 2006 una explosión en la mina Pasta de Conchos sepultó a 65 trabajadores a 150 metros. Once carboneros lograron sobrevivir con algunas quemaduras.
Familiares acusaron a la empresa Minera México de no cumplir con las normas de higiene y seguridad para los mineros. Aunque el gobierno federal dijo que se iban a recuperar los cadáveres, los trabajos se suspendieron ya que se argumentó que la mina estaba llena de gases que podrían originar una explosión.
El hecho tuvo repercusión mundial, y hasta el momento, una parte de los familiares ha aceptado la liquidación ofrecida por la muerte de sus deudos, mientras que existe un movimiento que a más de cuatro años de los hechos exige que los cuerpos sean sacados de la mina, y que se deslinden responsabilidades

(La tragedia colectiva de la mina Pasta de Concho, en Coahuila, aún supura dolor en los deudos de los 65 mineros que el gobierno panista mexicano dio la espalda, aun cuando las señales de vida eran evidentes; Vicente Fox  y la empresa de capital extranjero fueron avalados en su indiferencia por las televisoras que hicieron a un lado una desgracia colectiva de viudas y huérfanos; mientras que ahora se regodean en un reality show barato que, esperan, les deje dividendos.)


(nota reproducida del diario El Universal, 14 de octubre 2010)

EL OTRO KAVAFIS

uno.
Kavafis pertenecía a la comunidad griega de Alejandría, hoy muy diezmada; de niño pasó algunos años en Inglaterra, pero luego su ciudad natal volvió a absorberlo. Se convirtió en funcionario de no sé que oficina de Riego y fue también corredor de bolsa. Fue dos veces a Atenas, la primera en 1901, la segunda en 1932, para ser operado de la garganta; murió en Alejandría al año siguiente. Su gloria ha sido póstuma porque el poeta publicó muy poco en vida: en forma de libro, sólo una plaquette, reeditada después y aumentada; en
forma de hojas volantes, gran parte de sus otras poesías. Estas hojas, de las que he visto algunos ejemplares, no deben hacer pensar en nada popular, como el pescador de Chiaravalle: están cuidadosamente impresas y destinadas sin duda a terminar en manos de los encuadernadores. Los fieles de Kavafis poseen varias colecciones de ellas y hoy existen ediciones normales de sus poesías, mientras crece cada vez más la contribución de la crítica a la comprensión de sus ciento cincuenta composiciones.

dos.
Kavafis tenía una voz muy bonita y presumía de la estirpe fanariota de su madre (Fanar era el barrio de los sabios de Constantinopla). Su madre fue la única mujer que amó; los demás amores del poeta fueron del tipo "estéril y censurado" que él atribuye a muchos de sus personajes.

tres.
La casa del poeta, en la calle Lepsius de Alejandría, estaba decorada con muebles pesados, de madera labrada, tallada y con incrustaciones de nácar: muebles al gusto árabe. Al poeta le agradaba la penumbra y la luz de las velas. Cuando un invitado le resultaba grato encendía velas suplementarias; en caso contrario apagaba las velas una tras otra, y ésta era la señal de la despedida. Lo mismo sucedía con las bebidas; a sus amigos preferidos les ofrecía whisky, a los demás les decía con aire distraído: "Ah, ya, recuerdo que usted no bebe."

cuatro.
A juzgar por las fotografías Kavafis era delgado, usaba gafas, su estatura era tirando a mediana y su porte era elegante. Ni descuidado ni bohemio, debía de rodearse de cierto bric-à-bric, ligado no obstante a recuerdos de familia. Sobre un étagère tenía a la vista las joyas de la familia, anillos, gemelos de diamantes pasados de moda que él llevaba cuando era invitado de la alta sociedad griega de Alejandría. Dicen que se pasó gran parte de su vida interpretando a la perfección "el papel de Kavafis.": la voz, las frases, los gestos, todo era escrupulosamente estudiado y memorizado. Una ejecución impecable.


(texto reproducido de Eugenio Montale, Fuera de casa,
ed. Altaya, Barcelona, 1995, col. Biblioteca de Premios
Nóbel, no.36)

martes, 12 de octubre de 2010

ANTONIO CISNEROS (1942 )

Dos poemas

Higos y gorriones

Los gorriones están hambrientos,
y devoran los higos más maduros
de mi única higuera.
Los contemplo.
Ya no sé si es mejor un dulce de higos
o un bosque de gorriones
que me haga compañía.


Al pavo lo embriagan con pisco

Al pavo lo embriagan con pisco
lo degüellan
con un cuchillo belga.

Ahora salta
como una liebre de las lomas
y corre como un zorro.

No hay un pavo tan fuerte
en todo Chilca.

Ahora lo admiramos
(sin cabeza).


(textos tomados de Crónica del niño Jesús de Chilca,
ed. Premiá, col. Libros del Bicho no.31, México, 1981)

lunes, 11 de octubre de 2010

RAYUELA

NO SE VALE RESPIRAR

NO SE VALE REÍR

NO SE VALE PEPENAR

SIGUES.


(texo tomado de la revista Tercera imagen,
órgano del taller de poesía de Óscar Oliva,
Facultad de FF y LL, UNAM, México,
1973-1974.)

domingo, 10 de octubre de 2010

GONZALO ROJAS (1917 )

A unas muchachas que hacen eso en lo oscuro

Bésense en las bocas, lésbicas
baudelerianas, árdanse, aliméntense
o no por el tacto rubio de los pelos, largo
a largo el hueso gozoso, vívanse
la una a la otra en la sábana
perversa,
               y
áureas y serpientes ríanse
del vicio en el
encantamiento flexible, total
está lloviendo peste por todas partes de una costa
a otra de la Especie, torrencial
el semen ciego en su granizo mortuorio
del Este lúgubre
al Oeste, a juzgar
por el sonido y la furia del
espectáculo.
                   Así
equívocas doncellas, húndanse, acéitense
locas de alto a bajo, jueguen
a eso, ábranse al abismo, ciérrense
como dos grandes orquídeas, diástole y sístole
de un mismo espejo.
                               De ustedes
se dirá que amaron la trizadura.
Nadie va a hablar de belleza.


(texto tomado de Antología personal,
coed. Premiá- UNAM, México, 1988)

JUÁREZ: DEMASIADO TARDE

Cuatro camionetas negras de cristales oscuros cruzan a gran velocidad y sin detenerse en los semáforos en una de las ciudades más peligrosas del mundo. En el asiento de atrás de uno de los vehículos blindados, el alcalde de Ciudad Juárez, José Reyes Ferriz, apura sus últimas horas en el cargo. En el lugar del copiloto, el jefe de la escolta maneja su rifle de asalto como si fuera un bolígrafo. Llama la atención la edad del policía. Es un tipo mayor, casi sesentón, uno de los pocos viejos policías que lograron superar la prueba de confianza. Al llegar a la sede municipal -situada justo enfrente de una de las fronteras de México con Estados Unidos-, un hombre vestido de azul aborda al alcalde para que le pague unos atrasos. Se produce un momento de tensión que media docena de guardaespaldas resuelve rodeando al político. Ya en el ascensor, Reyes Ferriz explica la situación:
-Ese hombre era mi anterior jefe de Policía. Aunque, según el Ejército, era también el líder de un importante grupo de sicarios. No se pudo demostrar nada, pero lo tuve que despedir...

En Juárez, la sospecha envuelve como una bruma la vida de los vivos y la muerte de los muertos. Un total de 2.600 asesinados en un año sin que se sepa a ciencia cierta quién los mató, por qué. La mayoría de los caídos fueron hombres jóvenes, la fiel infantería de los carteles de la droga, vendedores de droga al por menor, sicarios de 300 euros a la semana que acabaron en la fosa común sin justicia ni memoria. Pero también murieron estudiantes con matrículas de honor y mujeres que regresaban del trabajo y niños que acompañaban a sus padres en el momento en que el Ejército y los maleantes se agarraban a tiros en cualquier esquina. Y también abogados y médicos -ya casi no quedan médicos en Ciudad Juárez- y periodistas. De hecho, uno de los últimos asesinados fue un joven fotógrafo de apenas 21 años llamado Luis Carlos Santiago. Trabajaba en el Diario de Juárez, el mismo periódico que el alcalde acaba de visitar en su última jornada de trabajo.

Reyes Ferriz se cruza por los pasillos con redactoras que lucen camisetas negras con una pregunta en la espalda: "¿A quién pedir justicia?". Fue ese el titular de un editorial que, a modo de grito desesperado, el diario dirigió a los narcotraficantes. "Era una forma", explica Pedro Torres, el subdirector del periódico, "de llamar la atención de las autoridades, de decirles: si ustedes no nos protegen, no tendremos más remedio que dirigirnos a los verdaderos dueños de la ciudad. ¿Cuándo van a acabar con la impunidad? ¿Por qué no detienen a los culpables de tantos asesinatos?".

Son las preguntas clave. Las que nadie ha respondido... hasta ahora. El alcalde Reyes Ferriz, que ya tiene las maletas preparadas para marcharse a vivir a Washington, decide responder. Y lo hace acusando directamente al gobernador del Estado de Chihuahua, del que Juárez es la ciudad más poblada. A pesar de pertenecer ambos al Partido Revolucionario Institucional (PRI), el alcalde acusa al gobernador cesante, José Reyes Baeza, de mirar para otro lado.

"Cuando yo llegué", explica el alcalde, "la policía municipal estaba infiltrada por la delincuencia. Hasta el punto de que al anterior jefe lo detuvieron cruzando a Estados Unidos con una tonelada de marihuana. Eso refleja el grado de corrupción que había. Yo limpié la institución. De los policías actuales, tres de cada cuatro fueron contratados durante mi mandato. Al resto lo tuvimos que despedir porque no superó la prueba de confianza. En los tres últimos años detuvimos a 10.000 delincuentes con las manos en la masa y se los presentamos a la Procuraduría[la fiscalía, que depende del Gobierno del Estado].

Pues bien, de esos 10.000, solo 450 terminaron en la cárcel... La impunidad ha sido el gran problema. El Gobierno estatal no ha trabajado, no ha metido a nadie en la cárcel. Le voy a dar un dato muy esclarecedor. Cuando yo llegué y me hice cargo de la prisión, había 3.800 reclusos. Tres años después, y a pesar de toda la violencia que azota a Juárez, hay 2.800... La fiscalía está totalmente infiltrada por el crimen organizado. No trabaja. No mete a nadie en la cárcel. Mira para otro lado".

El alcalde completa tan graves acusaciones con ejemplos que ponen los pelos de punta. "Hace unos meses, un agente nuevo que contratamos, un muchacho muy joven, detuvo a una gente muy peligrosa, delincuentes armados que se habían robado un carro. El joven policía sacó un arma larga, los hincó en el suelo y los consiguió reducir. Pero, en el momento de la detención, uno de ellos le dijo: 'te vamos a matar, en 48 horas estaremos fuera y te mataremos'. Y, efectivamente, en 48 horas estaban fuera y poco después lo mataron. Y eso provoca una desmoralización tremenda. Una desmoralización muy peligrosa...". Aun así, el alcalde confía en que el nuevo gobernador -el anterior ya terminó su mandato y se ha marchado a vivir a Canadá- consiga de una vez reformar la fiscalía y convertirla en un arma eficaz contra el crimen.

La cuestión es si no será ya demasiado tarde. Juárez, que durante las últimas décadas gozó de pleno empleo gracias a la industria manufacturera, ya tiene un 20% de paro. La crisis se vino a aliar fatalmente con la violencia. Los barrios que ni en tiempos de vacas gordas dispusieron de luz o agua corriente, una guardería o una cancha de baloncesto, se están convirtiendo en la cantera inagotable de Los Aztecas o Los Artistas Asesinos, los dos grandes grupos de sicarios que trabajan para el cartel de los Carrillo o del Chapo Guzmán, que son los que se disputan el control de la ciudad fronteriza. A cambio de 30 euros a la semana y una pistola al cinto, jóvenes que apenas fueron a la escuela se matan entre sí a la espera de que sus jefes supremos se pongan de acuerdo, de que el Gobierno legalice las drogas o de que políticos de un mismo partido como Ferriz o Baeza pongan el interés de la ciudad por encima del suyo propio. Pero eso aún queda lejos. Casi tan lejos de Juárez como Washington o Canadá.


("La muerte sale gratis", entrevista de Pablo Ordaz, corresponsal de El País en México, al alcalde saliente de Ciudad Juárez, Chihuahua, José Reyes Ferriz, quien reconoce que el crimen organizado mantiene de hinojos al gobernador en turno y a los alcaldes -ya entrantes ya salientes-, no se diga a las fuerzas policiacas y contra las cuerdas a diarios y reporteros y camarógrafos. Por si fuera poco esa situación, las autoridades salientes huyen a Washington unos y a Canadá otros.)

sábado, 9 de octubre de 2010

REFRITOS EN TU IDIOMA

uno.
¿Qué hacías en aquel año aciago de 1968? estabas inscrito en la escuela secundaria. Dos años más tarde se encontraría muerta la cantante Janis Joplin, la escuchabas desde luego, imposible no escucharla como era imposible no oir a Los Beatles o a Jimmy Hendrix. En el lejano Torreón, sobre la avenida Morelos, había un café cantante en un sótano iluminado con luz negra, que cambiaba el color de los ojos, como cuando te toman una foto con flash. Era la época de la minifalda, el peinado fijado con spray y los pantalones acampanados y los suéteres con cuello de tortuga. Todavía no aparecían los zapatos de plataforma porque era la época de la ropa de manta y los huaraches, del churrro de yerba, las faldas amplias y el pelo suelto, los collares artesanales y los anteojos al estilo John Lennon.

dos.
¿Qué música escuchabas en aquel entonces? Jimmy Hendrix, como ya dije, había muerto. Los Beatles irían luego a la India donde conocerían a Ravi Shankar y su cítara quien, dicen, influyó en la onda mística del cuarteto de Liverpool, que por entonces grabaron "My sweet lord", no sé si antes o después de ese giro en su imagen fueron condecorados con el título de sir y, así, cobraron brillo de nobles. Por ese entonces nadie imaginaba el final trágico que tendría John Lennon, doce años después.

tres.
Gonzalo Rojas

Adiós a John Lennon

Acostúmbrate, John, a verlas por el periscopio
de mármol, a palparlas
desde ahí tan lejos en tu escafandra
de raso,
ah y por liturgia
aunque sea sábado y sigas
teniendo 22 tocando
durmiendo toca hasta el fin,
estremecimiento de diamante,
no
huelas la locura de estas rosas.

cuatro.
Si no me equivoco, Angélica María cantaba en todos los radios "Eddie, Eddie", con arreglos de Armando Manzanero, en muchos hogares veíamos los Sábados con Vanart, con chicas que bailaban en una jaula: Emily Cranz, Malú Reyes, todo en una tele que parecía consola y con imagen en blanco y negro.

cinco.
¿Que te hable de películas? Sí pero espérame tantito. En esa década del sesenta había programas en que cantaban y bailaban César Costa y Enrique Guzmán, luego se supo que el primero clonaba las rolas más conocidas de Paul Anka, el canadiense y el segundo había despegado con el grupo Los Teen Tops. También estaba de moda el twist, un ritmo popularizado por Chubby Checker, había revistas dirigidas a los jóvenes donde explicaban pormenorizadamente los movimientos y pasos del twist. Creo que recomendaban mover los brazos como cuando te secas la espalda con la toalla y adelantar un pie y moverlo como si pisotearas una bacha o colilla de cigarro.

seis.
Películas: "Muchachas que trabajan", "Juventud desenfrenada", "Santo contra las momias de Guanajuato", recuerdo que me soplé todas las de Huracán Ramírez en funciones de matinée, su escudero se llamaba la Tonina Jackson; también me chuté decenas de cintas de Viruta y Capulina, "El ataúd del vampiro", "Rogaciano el huapanguero" y un friego de Tin-tán, Clavillazo, Resortes y una o dos de Marisol y Joselito. Pero a mí no me tocaron las películas de "El barchante Jalil" ni tampoco de Lilia Prado y las rumberas (con clasificación C o para adultos).

siete.
Sin embargo, ese vacío lo llené con la tele más tarde, que me proveyó de muchas de Luis Buñuel, de Pedro Infante y Blanca Estela Pavón, de Elvira y Rosita Quintana, de Marga López y Arturo de Córdoba, de Sara García, Delia Magaña, el Chicote, Mantequilla, Quintín Bulnes, Demetrio González, Christian Martell, Martha Mijares, el Indio Fernández, María Félix y Dolores del Río. La caja idiota, como le llamaban los ilustrados a la tele, me surtió también de Stan Laurel y Oliver Hardy (el Gordo y el Flaco), Chaplin y la inolvidable Lucille Ball.

ocho.
Si me preguntas que a dónde me remite la canción "Me and Bobby McGee" te contesto de inmediato que a la "bruja cósmica", la misma que cantaba a capella "Mercedes Benz", que no sé el significado de la letra pero que me despertaba una enorme melancolía -como más adelante experimentaría con los fados lusitanos-, creo que era la historia de una chica que le pedía a Dios que le diese un coche de lujo que la salvara de los aguaceros, el frío y el hambre. Pero no estoy seguro o a lo mejor es un invento mío. Lo cierto es que en el 68 todavía no urdían la campaña "Rock en tu idioma".

nueve.


Juan Bañuelos/ a Octavio Paz

No consta en actas (1521 y 1968)
1.

Oh bebedor de la noche, ¿por qué te disfrazas ahora?
¿Todo es igual acaso? ¿Tengo que repetir
lo que el augur grabó en el silencio de la piedra
curtida por el viento?

"...esparcidos están los cabellos,
destechadas las casas,
enrojecidos los muros.
Gusanos pululan por calles y plazas
y en las paredes están salpicados los sesos;
masticamos salitre, el agua se ha acedado.
Esto ha hecho el Dador en Tlatelolco
cuando nuestra herencia es una red de agujeros"
¿Todo es igual que ayer, entonces?
¿Ensartaremos cráneos como cuentas
y se ha de repetir lo que el augur
grabó en el silencio de la piedra?
¿Con coágulos de sangre escribiremos México?
Yo el residuo, el superviviente, hablo:
los comienzos de los caminos
están llenos de gente.
No haremos diálogo con la Casa de la Niebla.
                                            (fragmento)

viernes, 8 de octubre de 2010

GONZALO ROJAS (1917 )

Playa con andróginos

A él se le salía la muchacha y a la muchacha él
por la piel espontánea, y era poderoso
ver cuatro en la figura de estos dos
que se besaban sobre la arena; vicioso
era lo viscoso o al revés; la escena
iba de la playa a las nubes.
¿Qué después
pasó; quién
entró en quién?; ¿hubo sábana
con la mancha de ella y él
fue la presa?
¿O atados a la deidad
del goce ríen ahí
no más su relincho de vivir, la adolescencia
de su fragancia?


(texto tomado de Antología personal,
UNAM, Coordinación de Difusión Cultural
y Premiá, México, 1988)

jueves, 7 de octubre de 2010

AMÁLIA RODRIGUES Y LA RIQUEZA MUSICAL PORTUGUESA

Había tempo que á compositora e cantante brasileira Socorro Lira (Paraíba, 1974) a atraía a idea de investigar algún aspecto da música portuguesa, levada pola admiración por Amália Rodrigues e polo desexo de afondar na riqueza musical lusa. Unha amiga, neta dunha galega, foi quen lle suxeriu fixarse nas cantigas de amigo galego-portuguesas e de ter en conta a interpretación dunha profesora holandesa, Ria Lemaire, quen sostiña a autoría feminina daquelas composicións medievais fronte á corrente academicista que defendeu a intervención dun poeta culto e masculino sobre os cantos populares das mulleres.
Lira asume as teses segundo as que os poemas foron escritos por mulleres
"Uxía abriume a súa perspectiva atlántica", afirma a cantora brasileira
"A posibilidade de estudar aquelas voces de mulleres expresadas con tanta liberdade atizoume", lembra Lira, que acha coincidencias cos cantos ancestrais de mulleres da súa rexión no nordeste do Brasil. "As mulleres sempre cantaron, foron as presións do patriarcado e dos seus poderes as que lles impuxeron o silencio; senón, na miña terra, esa liña do tempo correría ininterrompida até hoxe".
Estamos en 2005 e a viaxe musical acababa de comezar. Aínda en Brasil, asistiu a un congreso de estudos galegos e entablou contacto coa profesora da Universidade de Vigo Camiño Noia, despois trasladouse á Universidade de Poitiers, onde imparte aulas Lemaire como profesora titular de literatura portuguesa e brasileira e especialista en estudos de xénero, para consultar a súa tese de doutoramento e coñecela persoalmente. Galicia foi axiña o seu seguinte paso, por convición persoal e tamén pola insistencia de Lemaire. Á rede que estaba tecendo Lira paseniño incorporáronse Gonzalo Navaza, escritor e filólogo, e a cantante Uxía Senlle, ardua exploradora dos territorios compartidos da lusofonía. "Uxía abriume á súa perspectiva atlántica, o seu xeito de entender que formamos parte dun mesmo herdo cultural a través da lingua".
A suma daqueles encontros decisivos cristalizou nunha visita que terminou por encaixar as pezas. "Cando conseguimos os permisos para visitar a Illa de San Simón levei unha grande sorpresa. Eu ía coa idea romántica da menina do século XII entoando os seus cantares e desacougoume a historia recente do arquipélago. Entón, Camiño Noia fíxome ver que as cantigas reflicten esa contrariedade amor/morte, a vida mesma, e recuperei a fascinación polo lugar que está conectado co amor, a morte e a vida", reflexiona.
Desde ese intre, a artista brasileira iniciou outro proceso, o de musicar as cantigas e adaptar as súas letras á sonoridade brasileira contemporánea, mais permitíndose certas reminiscencias da súa orixe medieval. "Ese herdo musical tamén foi preservado no Brasil, ben por procesos de colonización, ben levado polos emigrantes máis tarde, así que eu como compositora tamén o teño de meu; o que procurei en Galicia foi percibir o que aquí quedaba desa tradición". O resultado é o libro-disco Cores do Atlántico (Pai Música, 2010), un coidado traballo de edición promovido pola Asociación Ponte... nas ondas! e apoiado por Agadic e o Ministerio de Cultura portugués.
O volume conta coas ilustracións do artista lucense Quique Bordell, que acompañan as 15 cantiga con cadansúas letras e ficha artística, porque a nómina de colaboradores é lustrosa: as galegas Uxía Senlle e Leilía, a guineana Eneida Marta, os portugueses João Afonso e Teresa Paiva, e as brasileiras Cida Moreira e Margareth Menezes e as voces tradicionais das Cirandeiras de Caiana de Crioulos, ademais do seu compatriota Jorge Ribbas na direción musical. A investigación plástica de Bordell e a musical de Lira e Ribbas ten outro pé: a tese de Lemaire, quen debullou para esta edición os puntos fundamentais do seu traballo verbo da autoría feminina das cantigas.
A pegada dos ritos precristiáns nos que as mulleres desenvolvían funcións de relevancia e gozaban dunha liberdade de movementos coutada despois pola relixiosidade oficial, que reorganizou a vida sexual, procurou, en opinión de Lemaire, a mudanza tamén daquelas expresións líricas libres e deveu noutra poesía amorosa que converteu a muller en obxecto de desexo inalcanzábel e o amor en sufrimento. "A arte foi sempre expresión da vida", conclúe Lira.

(reportaje reproducido del diario español El País, a propósito del cantar de amigo gallego-portugés, Amalia Rodrigues, el fado y las raíces de éste, producto de un cruce y refundición de dos culturas; texto publicado el 7 de mayo 2010. Autora: Teresa Cuíñas)

miércoles, 6 de octubre de 2010

JORGE CANTÚ DE LA GARZA (1937- 1998)

Dos poemas

Identidad

Ese espejo no sólo es un espejo:
Es un vidrio y mi cara y el azogue
Y es un péndulo, un hueco en la pared
Y un fantasma que acecha en la penumbra.

El que crees que eres, eres tú.
El que yo creo que eres, eres,
Y eres también el que sin duda eres.

Eres un ser distinto en cada amigo
Y un huésped cada cuarto tuyo tiene.
El día que tú naces muchos nacen
Y una multitud muere cuando mueres.
Eres Uno, y muchedumbre es Uno.

Prevenido

Al cumplir cuarenta y cinco
saludaré a la oscura tortuga
que entrará por mi ventana
como saludé al baboso caracol
de mis veinte años.

Al cumplir cuarenta y cinco
abriré mis manos para ver
cuánto ha crecido la moneda
que sólo yo he de gastar.

Cuando llegue el día, el día,
sabré reconocerlo.
Aunque no haya nadie alrededor,
no volveré el rostro.
No caeré
en esa vergonzosa tentación.


(textos tomados de Celebraciones y epitafios,
ed. Oasis, col. Los libros del fakir, no.67, México,
1984)




(Qué manera tiene Jorge Cantú de la Garza  de trabajar la identidad. Su verso final  en donde equipara al Uno con una muchedumbre es contundente: la paradoja no puede ser expresada en términos más polarizados. Para empezar, la identidad es contraria a la lógica. ciega ante las respuestas que exige el entorno al sujeto. Para terminar la identidad funciona a la manera de una máquina achatadora de la riqueza subjetiva.
Uno es muchedumbre es un principio que desconoce el discurso identitario: tres palabras permiten observar qué extraviado estaba el discurso identitario desde Octavio Paz hasta (Samuel) Ramos. La identidad es lo más superficial del sujeto, la pura apariencia.




qué haré yo que cumplo 55 y veo como menguan mis fuerzas en todos los terrenos, intelectual, sexual y físico, sin que desaparezcan los deseos, la memoria corporal que planea mil saraos y festines y exige manjares que ya no digiere.
Una oquedad que sigue deseando con el mismo apremio sin tener conciencia de su nueva condición, sin dar oído a la herrumbre que corroe todo el andamiaje. Entre más ruido hace el barco, está más vacío, he oído en varias ocasiones. Soy una caja desvencijada de resonancias ya sin fuerza para procurarse lo que desea.
Pero ¿acaso alguna vez he tenido los medios, el capital para procurármelo? ¿alguien los ha tenido? y si los tiene es seguro que son los medios los que atraen, los que funcionan como anzuelo y no el supuesto dueño de esos medios...
Antonio Marquet)






martes, 5 de octubre de 2010

EL TRAMPOLÍN DE CECILIA

Cecilia Romero, extitular del Instituto Nacional de Inmigración (INM) afirmó en una ocasión que seguiría en el cargo hasta que Dios se lo permitiera o hasta que la mandara a la goma (sinónimo de la chingada) su amigo Felipe Calderón Hinojosa. Esto lo señaló cuando aparecieron reportajes sobre el tráfico de indocumentados que atravesaban el país, de los ríos Suchiate al Bravo, y sobre la prostitución 'a fortiori' de mujeres sin papeles.

Pero un mal día, aparecieron 72 cuerpos de indocumentados en un rancho de Tamaulipas, entre ellos hondureños, ecuatorianos y un brasileño, de ambos sexos y algunos de ellos menores de edad. No fue por gusto que su patrón la mandó a freír espárragos, fue el eco mundial que tuvo esa matanza bárbara y que ponía en tela de duda las reiteradas quejas de organismos no gubernamentales (ong) sobre el papel que juegan los traficantes, llamados también "polleros" y coyotes" vinculados con el crimen organizado.

Seguramente con la aprobación de su expatrón y todavía amigo, ya manifestó su intención de autopostularse, aquí, en este país, hasta los priístas y perredistas se autoproponen para hacer el ridículo y despertar pena ajena, a la dirigencia nacional de su partido (el PAN), ahora que termina la gestión de César Nava; y según los cálculos de la propia Cecilia, aprovechará que los cadáveres de los centro y sudamericanos sacrificados aún están calientes, algunos todavía sin identificar.

Para documentar nuestro pesimismo, en réplica a monsieur Monsi (rip), se sugiere la lectura de un editorial de Ciro Gómez Leyva aparecido en el blog de la revista etcétera.



http://www.etcetera.com.mx/articulo.php?articulo=5161

lunes, 4 de octubre de 2010

JOSÉ CARLOS BECERRA (1937- 1970)

Casablanca

Nos estaremos yendo misericordiosamente,
nos encontraremos en la esquina o cuando se
acerque alguien muy pálido que descienda de
un automóvil,
alguien con una vista panorámica de cada una
de nuestras sensaciones.

¿Qué se puede esperar si no veo un cambio
fundamental en tus ojos?
¿Qué se puede esperar si no encuentro la clase
de nuestro actual interés por el canto de la guerra
que canturreamos a solas?

Adornados con vistosa sinceridad, pensé
mientras me alejaba en el automóvil
nos estaremos yendo, no, estaremos
misericordiosamente apresurando para el
debate de los muertos,
estos atavíos no son auténticos pero así es como
nos visten,
nos estaremos yendo de esa manera, es
una vergüenza, lo sé.

(El guión de rodaje habla de
una mujer muy vieja que entonará la
canción más antigua con
que se recordará a esta tribu: nos
estaremos yendo, misericordiosamente,
nos encontraremos en la equina o cuando se
acerque alguien muy pálido que descienda de
un automóvil...)


(texto tomado de Los poetas van al cine,
ed. Juan Pablos/Ediciones sin Nombre,
México, 1997, selección Ángel Miquel)

domingo, 3 de octubre de 2010

BRECHT EN ESCENA

El desenlace en la obra de teatro de Bertolt Brecht, El círculo de tiza caucasiano, sucede cuando el juez Azdak falla a favor de la mujer que salvó al niño la noche de la sublevación contra los monarcas, que en la revuelta olvidaron al menor enmedio del caos. Para el fallo, el comisionado coloca al chico al centro de un círculo de gis y en ambos extremos -señalados por los extremos de las manos- a la madre biológica y a la putativa; cuando se trata de jalar para dilucidar quién es la madre verdadera, ésta se niega a la posibilidad de dañarlo. Es cuando el juez decide otorgarle la potestad a la segunda, es decir, a la que lo crió, educó y cuidó.

Un caso parecido se ha presentado ahora con la madre no biológica, Empar, que demandó se le permita ver a "su" hija de siete años, que procreó mientras vivió en pareja con otra mujer, de la que se separó finalmente y es quien le ha impedido ver a la menor. El fallo de la juez le ha sido favorable pues los abogados de las partes refieren que la niña extraña a su otra madre; la demandante sostiene que cuando ella y su expareja querían contraer matrimonio aún no existía la figura jurídica de matrimonios entre personas del mismo sexo. Afirma también que no desea sufrir más sin ver a la menor, como su madre -la otra abuela-, que murió sin tener el consuelo de estar con la niña.

Para el interesado, se facilita la liga a la nota de Lydia Garrido que narrra pormenorizadamente los argumentos y sentimientos de Empar, que podrá ver a su hija un día por mes y, posteriormente, tenerla consigo los fines de semana.

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/madre/gana/derecho/visitar/hija/elpepusoc/20101002elpepisoc_6/Tes

EUGENIO MONTALE (1896- 1981 )

Dos poemas

Lo que queda (si queda)

la vieja sirvienta analfabeta
y barbuda quién sabe dónde está enterrada
podía leer mi nombre y el suyo
como ideogramas
tal vez no podía reconocerse
ni siquiera en el espejo
pero nunca me perdía de vista
no sabiendo nada de la vida
sabía más que nosotros
en la vida aquello que se gana
por una parte se pierde por la otra
quién sabe por qué la recuerdo
más que todo y que a todos
si ahora entrase a mi cuarto
tendría ciento treinta y cinco años y gritaría espantado.


Sembré el alféizar

Sembré el alféizar de alpiste
para el concierto de mañana al alba.
Apagué la luz y esperé el sueño.
Y ya comienza por la pasarela
el desfile de muertos grandes y pequeños
que he conocido en vida. Es arduo distinguir
entre quienes quisiera o no quisiera
de vuelta entre nosotros. Allí donde están
parecen inalterables por un exceso
de sublimada corrupción. Hicimos
lo mejor posible para empeorar el mundo.


(textos tomados de Cuaderno de cuatro años,
Universidad Iberoamericana/Artes de México, col.
Poesía y Poética, México, 1999, trad. Ernesto
Hernández Busto)

sábado, 2 de octubre de 2010

LAS TRIBULACIONES DE TYLER

Tyler Clementi, un universitario de EE UU de 18 años, se suicidó el pasado 22 de septiembre arrojándose al río Hudson, desde el puente que une Nueva York con Nueva Jersey. Fue después de que dos compañeros del colegio mayor en el que vivía difundieran su encuentro sexual con otro chico en un vídeo en Internet a través del canal iChat, cuyo contenido habían anunciado en Twitter.
La fiscalía acusa a Dharun Ravi y Molly Wei, ambos de 18 años, de atentado a la intimidad por usar una cámara "para ver y transmitir una imagen en directo" de Clementi, informa el diario The New York Times. La pena máxima por este delito son cinco años de cárcel.
Clementi era estudiante de violín en la Universidad Rutgers de Nueva Jersey. Uno de sus compañeros de habitación, Dharun Ravi, escribió un mensaje en su Twitter para promocionar el material que había grabado: "Mi compañero me pide que le deje la habitación hasta medianoche. Fui al cuarto de Molly y encendí mi webcam. Lo vi haciéndolo con un chico". Tres días después, Clementi escribió en su muro de Facebook: "Voy a saltar del puente GW [George Washington], lo siento".

( Tyler Clementi, el suicida que se arrojó desde un puente, ¿a cuántos como él representó en ese acto de desesperación al verse humillado y exhibido en su más recóndito secreto, el más sagrado, el más íntimo y para el cual no estaba preparado?, ¿cuánto tiempo le llevó decidirse a reconocer sus latidos homoeróticos, aceptarlos y atreverse a llevarlos a la práctica? Él, Clementi, evidentemente no tenía la sangre fría de aquel confesor que se aprovecha del menor de edad para pedirle una felación, una masturbación o cualquier otra acción que vulnerará de por vida a su víctima; al contrario, el suicida era mayor de edad y lo filmaron con otro de su misma edad. La mayoría de edad no es garantía de madurez pues acaso el violinista permanecería "niño" por el resto de sus días, es decir, mantendría los caminos transitables de la inocencia. Para mí, lector, fue inevitable evocar las escenas crudas de Las tribulaciones del estudiante Torless, de R. Musil. Nota reproducida de El País.)

viernes, 1 de octubre de 2010

ABRIR UN FRASCO DE MERMELADA

Caliente medio litro de agua.

Báñele el gollete.

Al hacerlo, vaya girando lento.

Luego, con una franela
en la mano, trate de abrirlo.

Y si no puede...

En los goznes de cualquier
puerta, asomando a la noche
trate de forzarlo
hasta que ceda.

Si aún no se ha dado por vencido.

Entonces acérquelo
al chorro de agua que cae
de un canal en día lluvioso.

Si esto no resulta.

Consulte a su vecino
que pronto saldrá de vacación.


(texto tomado de la revista Tercera imagen,
nov.-enero 1973-1974, no. 2, órgano del taller
de poesía de Óscar Oliva, FFyLL, UNAM)