sábado, 30 de abril de 2016

César Simón (1932 )

De tarde en tarde


A veces, de tarde en tarde,
paso por aquella playa.
Y nada pediría, si se me ofreciese;
que todo regresara, por ejemplo.
Disimulo quién soy, si me siento a una mesa
y acude el camarero
que nos atendía.
Es como si dijera: yo no he sido
nadie,
yo no he tenido
nada.
Y sin rencor lo digo,
con impreciso gesto, con oscuro
semblante.
Pues esta sensación es verdadera:
no hay que sacar de nada conclusiones.
Y menos que de nada de aquellos días muertos

que no deben, por respeto, ni mencionarse.


("rua das petras")

viernes, 29 de abril de 2016

Niki Marangou (1948/2013 )






Tierra de nadie


Eso que llaman "tierra de nadie" no existe
porque siempre pertenece a alguien vivo.
En el tendedero de la memoria
las camisetas se requebrajan al sol
un niño cae al suelo
y se lastima la rodilla.
Una mujer llora.
Por fortuna la tierra no sabe de todo eso
y decora los muros en ruinas con hiedra
las heridas con amapolas
y las tumbas con tomillo.


("estampas de chipre", uv-xalapa, ver.,méxico, 2015, trad. selma ancira)

jueves, 28 de abril de 2016

Homero Pumarol (1971 )

Clementina


Te escribí un poema y me pediste otro
Que no mencionara a ninguna otra mujer,
Menos solemne la forma, más eficaz el mensaje.
Han pasado dos meses desde que nos separamos,
Ahora vivo con mis papás y no trabajo,
Una situación inmejorable para la poesía.

Pero se mete entre mi deseo y tu reclamo un océano,
mis papás desnudándose, tres de mis hermanas y nueve sobrinos,
Sin contar los televisores, los teléfonos, los cuñados y los perros.

Mientras tanto voy juntando palabras sueltas:
Pantalón, Mariachi, Cabecita, Mamey,
¿Cuándo nos vamos a volver a ver?

¿Será un haiku o una larga letanía?
A veces creo que nunca lo voy a terminar.

Sería mucho más fácil si durmieras conmigo.


("revista ping pong")

miércoles, 27 de abril de 2016

János Pilinszky (1921/1981 )

Alguien

Por un perfecto círculo, o mejor,
por un óvalo imperfecto
está mirando Dios al monstruo. Un millón
de caras, manos y uñas en conjunto.
En el fondo una cama larga y muda;
una vulgar cobija y una almohada.
La pezuña del monstruo perfora el pavimento,
y alguien rompe a llorar.


("otra iglesia es imposible", traductores rodrigo escobar holguín y vera székács)

martes, 26 de abril de 2016

Charles Simic (1938 )

Los relojes de los muertos


Una noche fui a hacerle compañía al reloj.
Tenía un ruidoso tic tac después de la medianoche.
Como si estuviera asustado.
Es como silbar frente a un cementerio,
Le expliqué.
De cualquier manera, le dije, te comprendo.

Hubo una vez relojes como este
En todas las cocinas de los Estados Unidos.
Ahora las ventanas de las fábricas están todas rotas.
El anciano del turno de la noche está sobre el bote de Caronte.
El día que te detengas, le dije al reloj,
Las pequeñas ruedas de reserva
Se echarán a rodar
Hacia resquicios de difícil acceso.

De tan sólo pensar en eso, me olvido de darle cuerda al reloj.
Nos levantamos en la oscuridad.
Que tranquila está la ciudad, digo.
Como los relojes de los muertos, mi esposa responde.
Abuela en la pared,
Escucho la nieve de tu infancia

Que empieza a caer.


("revista ping pong", traducción frank báez)

lunes, 25 de abril de 2016

Billy Collins (1941 )

Los muertos

Los muertos siempre nos están mirando, dicen,
Mientras nos ponemos los zapatos o preparamos un sándwich,
Ellos miran hacia abajo a través del fondo de cristal de los botes
Del cielo.

Mientras reman lentamente en la eternidad,
Miran nuestras cabezas moviéndose abajo en la tierra,
Y cuando nos acostamos en un campo o en un sillón,
Drogados quizás por el murmullo de un tibio atardecer,
Piensan que los miramos a ellos,

Entonces levantan sus remos y se quedan callados
Esperando, como padres, que cerremos los ojos.



Sin tiempo

Con prisa esta mañana
Toqué la bocina mientras
Avanzaba junto al cementerio
Donde están enterrados mis padres
Uno junto al otro
Bajo una  delgada losa de granito.
Luego, me paso el día pensando en él
Levantándose y dándome esa mirada
De reproche,
Mientras mi madre, calmada,
Le dice que vuelva a recostarse.


("revista ping pong", trad. de giselle rodríguez cid)

domingo, 24 de abril de 2016

Alda Merini (1931/2009 )

Su esperma bebido...


Su esperma bebido por mis labios
era la comunión con la tierra.
Bebía con mi magnífica
exaltación
mirando sus ojos negros
que huían como gacelas.
Y jamás una manta fue más cálida y lejana
y jamás fue más feroz
el placer dentro de la carne.
Nos partíamos en dos
como el timón de una nave
que se abría para un largo viaje.
Teníamos con nosotros los víveres
para muchos años todavía
y besos y esperanzas
y no creíamos más en Dios
porque éramos felices.


("la ficción del olvido", trad. delfina muschietti)

sábado, 23 de abril de 2016

Svetozar Gueorguiev-Ghostdog (1976 )


marina tsvetáyeva freestyle

en noviembre, tropezando con mi vestido largo,
yo caminaba haciendo cuenco con la mano
para que de mi mejilla goteante no cayeran
frambuesas en la húmeda hojarasca.
todo el mundo al besarme me sacaba sangre.


("periódico de poesía", trad. de neva micheva)

viernes, 22 de abril de 2016

Rigoberto Paredes (1948/2015 )

Elogio de la gordura



Loada sea la gordura, su grasa
llena de gracia, la curva
tensa y relumbrante de sus contornos.
Dichosos sean los seres de ancho follaje,
donde todo el que quiera
halle puesto seguro para pasar la noche.
Gocen de buena fama
esos seres flamantes, exagerados,
vivos retratos de la abundancia.
Ábranles campo por donde vayan;
no los hagan perder
el tiempo, el peso, la vida.
Convídenlos a la mesa, a la cama
(sin mayores recatos ni privaciones)
y celebren en público, a sus anchas,
los deliciosos fastos de la gordura.


("torre trunca.blogspot")

jueves, 21 de abril de 2016

Jorge Teillier (1935/1996 )

 Cuando en la tarde aparezco en los espejos



Cuando en la tarde aparezco en los espejos
Cuando yo y la tarde queríamos unirnos
Tristemente nos despedimos
Tristemente nos hablamos en el espejo que disuelve las imágenes
Quién soy entonces
Quizás por un momento
De verdad soy yo que me encuentro

Quién soy yo sino nadie
Alguien que quisiera pasarse los días y los días
Como un solo domingo
Mirando los últimos reflejos del sol en los vidrios
Mirando a un anciano que da de comer a las palomas
Y a los evangélicos que predican el fin del mundo

Cuando en la tarde no soy nadie
Entonces las cosas me reconocen
Soy de nuevo pequeño
Soy quien debiera ser

Y la niebla borra la cara de los relojes en los campanarios



("los-poetas.com")

miércoles, 20 de abril de 2016

Blanca Varela (1926/2009 )

La muerte viste a la novia


El pulgar de hielo
levanta el párpado
y coloca una gota de oscuridad
Se agranda la noche
y cada párpado
es una parda medialuna
El aire vela
El hedor de la vida
deja intacto el perfil
Brillan con otra luz
cabello y labio
Calla el mar en su oído
Y ahora el cuerpo entero
libre de viejas sombras
se alisa para el último amor


("muro fb de hernán vargascarreño")

martes, 19 de abril de 2016

Jesús Aparicio González (1961 )

 Lombriz de tierra


Lee las sombras
sin ver
escucha el movimiento de sus dioses
sin oír
se lame las heridas
sin gustar
predice la tormenta
sin oler.

Su enemiga es la luz,
entiende su universo con la piel
y se sueña alfarero
en un museo de raíces.

Segura en su barro
construye túneles
para que corra el aire
y respire
el corazón del mundo.


("donde está el fuego", no.2, col.cuadernos de humo diez, brooklyn, ny, 2016)


lunes, 18 de abril de 2016

Robert Creeley (1926/2005 )

Algo



Me aproximo con un temblor
tan cauteloso, sintiendo
como siempre la definitiva

tonta pregunta de cómo estuvo,
qué tal se sintió,
y quién lo ha de preguntar. Recuerdo

una vez en un cuarto alquilado
en la Calle 27, la mujer que amaba
entonces, literalmente, después

que habíamos hecho el amor en la espaciosa
cama, sentada sobre
un lavadero de dos grifos, ella

tenía que orinar pero estaba nerviosa,
avergonzada supongo de que
la viera a ella quien

hace sólo un momento estuvo completamente
abierta a mí, desnuda, en
la misma cama. En cuclillas, su

cabeza reflejada en el espejo,
el pelo oscuro ahí, su cara
completa, los hombros,

sentada con las piernas abiertas, abrió
un grifo y temerosa orinó. Qué

el amor podría aprender de tal atisbo.


("revista ping pong", versión frank báez)

domingo, 17 de abril de 2016

Uriel Martínez (1950 )

A B C


pensé en reunir en un mazo
los versos sueltos escritos
desde el primer día;

subdividirlos por temas,
aquellos soleados de junio,
abejas y lluvia;

después los textos de sitios
angostos: ascensores, áticos,
vagones y tumbas;

luego los dominados por el silencio,
la catástrofe, la capilla ardiente;
quizá el templo, los altares;

los de epílogo, lógico, a modo
de colofón, el cloroformo,
la anestesia, el hospital;

pero no hay tiempo de buscarlos,
encontrarlos, escribirlos; no
has llegado aún.


[Inédito]

sábado, 16 de abril de 2016

Janet Frame (1924/2004 )

Ay pulmón que floreces como árbol


Ay pulmón que floreces como árbol
un pájaro misterioso te molesta
un pájaro extraño que no se alejará volando
ni cantará al amanecer o en el crepúsculo.

Tomaré mi cuchillo
cortaré la rama del árbol
del que cuelga y se aferra
para que el amplio cielo pueda asomarse
y la luz recubra de esmalte
las hojas de sangre que palpitan con vida.

Ah sí, mañana tomaré mi cuchillo
y la luz y yo nos asomaremos
ay pulmón infestado que floreces como árbol,
dijo el cirujano.


("huesos de jilguero", uv-xalapa, ver., méxico, 2015, traducción nair anaya)

viernes, 15 de abril de 2016

Sharon Olds (1942 )

La charla



En el oscuro cuarto de madera al mediodía
la madre tuvo una charla con su hija.
La grosería no podía seguir, la maldad
con su pequeño hermano, el egoísmo.
La niña de ocho años se sentó en la cama
en un rincón del cuarto, los iris destilados como
las última gotas de algo, su cara
terca derritiéndose, avergonzada,
destellos plateados en los ojos como agua
distante que se vislumbra
a través de los bosques.
Aguantó y aguantó hasta quebrarse y gritar
¡Odio ser una persona! Y se zambulló
en su madre
como
en
un estanque profundo -y no sabe nadar,

la niña no sabe nadar.


("otra iglesia es imposible", traducc. inés garland e ignacio di tullio) 

jueves, 14 de abril de 2016

Rigoberto Paredes (1948/2015 )

Post mortem


No aplacaré con lágrimas

lo que arde en la punta de mi lengua.

De más está llorar

por quien vivió en la holganza,

dando palos a cambio de abrazos y de querencia.

Ahora, en esta hora de la verdad,

en que tus pompas

se estrenan en lo duro y pelado de la tierra,

todo cuanto luciste, ufano y altanero,

pesa más sobre ti

como una losa a imagen y medida de tus restos.

¿Qué otra suerte esperaba

quien en vida olvidó, a su debido tiempo,

que también el poder y sus deidades

pasto son de gusanos, hálito de la nada?

Un áspero hierbajo se abre paso por dentro,

te hiende la cabeza, el pecho, los muñones:

es el estrago tenaz de la venganza,

su lenta mordedura, la soga del rencor,

únicas prendas


que ostenta la oquedad de tu memoria.


("torre trunca.blogspot")

miércoles, 13 de abril de 2016

Jorge Teillier (1935/1996 )

Otoño secreto


Cuando las amadas palabras cotidianas
pierden su sentido
y no se puede nombrar ni el pan,
…ni el agua, ni la ventana,
y la tristeza ha sido un anillo perdido bajo nieve,
y el recuerdo una falsa esperanza de mendigo,
y ha sido falso todo diálogo que no sea
con nuestra desolada imagen,
aún se miran las destrozadas estampas
en el libro del hermano menor,
es bueno saludar los platos y el mantel puestos sobre la mesa,
y ver que en el viejo armario conservan su alegría
el licor de guindas que preparó la abuela
y las manzanas puestas a guardar.

Cuando la forma de los árboles
ya no es sino el leve recuerdo de su forma,
una mentira inventada por la turbia
memoria del otoño,
y los días tienen la confusión
del desván a donde nadie sube
y la cruel blancura de la eternidad
hace que la luz huya de sí misma,
algo nos recuerda la verdad
que amamos antes de conocer:
las ramas se quiebran levemente,
el palomar se llena de aleteos,
el granero sueña otra vez con el sol,
encendemos para la fiesta
los pálidos candelabros del salón polvoriento
y el silencio nos revela el secreto

que no queríamos escuchar.



("life vest under your seat")

martes, 12 de abril de 2016

Diane di Prima (1934 )

Nirvana azul


Lo que sucede es que
no sucede nada.
Mis heridas ya no sanan
y tampoco se infectan.
Voy ansiosamente tras
las personas que antes
he ansiado.
Anoche dormí sola porque,
ante todo, soy una pagana.
Y creo que esto
conmoverá a los dioses
para que el poder nocturno
se vuelva gozo en el día.

Parece irrelevante pero,
cada cosa que está aquí,
fue puesta para reconfortarme.
De esto me doy cuenta

dolorosamente.


("emma gunst", trad. j.v. anaya)

lunes, 11 de abril de 2016

Jorge García Sabal (1948/1996 )

Sola



Hace que se arrastra, que camina, que vuela.
Que está ciega y sorda y muda. Que no está.
Que es otra.

Hace de encerrada en un jardín, como sombra,
voz sin nadie entre el olor malsano de las flores
y los silbidos del viento; pero llama, se muerde,
parte la lengua.

Hace, rota, partida, nuestro días y noches:
Como novia, muerte, niña.


("artesanías literarias")

domingo, 10 de abril de 2016

Jotamario Arbeláez (1940 )

Manos


Me gusta más la izquierda,
la del reloj,
la de la argolla de oro.
La otra mano es más blanca
y más directa. Como que está más cerca de sus actos.
Me he fijado en las líneas de la suerte
y en cada una el trazo es diferente.
Por lo poco que sé de quiromancia
adivino que es frágil, enfermiza,
con un tic de maldad.
En lo que toca
deja huellas de polen. O de polvo
para ser menos líricos.
Para ser más concisos, periodísticos.

Describiré sus manos dedo a dedo

pero en otra ocasión.


("todoismo")

sábado, 9 de abril de 2016

Marina Colasanti (1937 )

Muerte bajo el sol



Cuando se tira abajo una casa
no se clava el hacha de un solo golpe
bien de raíz.
Ni es de pie que ella cae
con sus ramajes.
Una casa
se mata despacio.
Se arrancan primero los pasamanos de la escalera
abriendo a la ruina los peldaños inútiles.
Se retiran los herrajes
y las vigas.
Después se arrancan puertas y ventanas
se vacían en la fachada los dinteles ciegos.
Y quien pasa ya sabe.
Aquí no se vive más.
Entonces es la hora de las tejas
despellejadas sin sangre una por una.
Mostrando los huesos
yace
más que muerto
el descarnado esqueleto
en el jardín.
Cruel laparoscopia de mis fantasmas
la casa en que viví fue tirada abajo.
Se van los espectros, todos sin abrigo
deshaciendo las imágenes superpuestas.
Vamos nosotros sin marcas en el polvo.
Y las palabras
tantas palabras que hilamos juntos
y que las paredes guardan en sus entrañas
son deshechas a mazazos.


("imaginaria", trad. maría teresa andruetto)

viernes, 8 de abril de 2016

Raúl Gómez Jattin (1945/19997 )

Pájaro 2


En la clínica mental vivo
un pedazo de mi vida.
Allí me levanto con el sol
y entre tanto escribo
mi dolor y mi angustia.
Sin angustias ni dolores
ataraxia del espíritu
en que mi corazón
como una mariposa
brilla con la luz
y se opaca como un pájaro
al darse cuenta

de los barrotes que lo encierran.


("al pial de la palabra")

jueves, 7 de abril de 2016

Constantino Cavafis (1863/1933 )

Murallas

Sin consideración, sin lástima, sin pena
me encerraron en altas y sólidas murallas.

Ahora estoy sentado aquí sin esperanza.
No pienso en nada más. No hay esperanza.
No pienso en nada más, a mi alma la devoró la suerte.

¡Eran tantas las cosas que pude hacer afuera!
¿Por qué no me di cuenta cuando levantaron las murallas?

Nunca escuché a los albañiles, nunca un ruido…
Imperceptiblemente me encerraron fuera del mundo.


("el muchacho de los helados", trad. cayetano cantú)

miércoles, 6 de abril de 2016

Joaquín Morales (1955 )

Variación retórica mínima

Der Tod ist kein Ereignis des Lebens.

que te agarre la muerte en medio del café con leche,
a solas con la gloria de tu mejor medialuna;
que te agarre la muerte con helado a medio consumir,
y lo que resta, delicia de la mosca anónima;
que te agarre la muerte en calzoncillos,
plácido, indefenso,
rascándote el ombligo y la experiencia;
que te agarre la muerte con tu historia
poco florecida de fanfarrias,
casi todavía en plena afinación;
que te agarre la muerte tal tropiezo
en vals de maniquí de escaparate,
descompuesto el tres por cuatro,
el charol pisoteado;
que te agarre la muerte como en broma,
un empujón nomás hacia un costado.


("marcelo leites")

martes, 5 de abril de 2016

Joan Margarit (1938 )


Fulgores

                              Nadie es la patria.
                              J.L. Borges

Nada ni nadie es la poesía.
Ni el personaje solo en una roca
que mira los embates
del mar. Ni el mar, lo único
que ha perdurado en la mitología.
Poesía no eres tú. Ni los crepúsculos,
ni el inútil prestigio de la rosa,
ni haber escrito el verso más triste alguna noche.
Nada ni nadie es la poesía.
Ni el ínfimo temblor de las estrellas,
ni mármol y ceniza, reunidos por los clásicos,
ni los muelles al alba, ni las hojas muertas,
ni escuchar la canción Les feuilles mortes.
Nada ni nadie es la poesía.
Ni las cartas de Rilke, ni Venecia,
ni la bala en la sien de Maiacovski,
ni la luz del farol entre la niebla
donde siempre esperará Lili Marlene.
Nada ni nadie es la poesía,
pero ella es quien me salva de este monstruo
que acecha en un lugar dentro de mí,
la bestia que me hace compañía.


("el hacedor de sueños")

lunes, 4 de abril de 2016

Juan Gil-Albert (1904/1994 )








Ver llover
                                a Rosalía de Castro


Cuando llueve la tierra
suspende sus labores
y el hombre se recrea en su silencio
como si nada externo fuera nada,
sino tan sólo el húmedo murmullo
del agua universal. Se asoma enfrente
de mi balcón un rostro entre penumbras
y ambos lejanos, mudos, solitarios,
contemplamos el raudo deshacerse
de las nubes ha poco luminosas.
No hay como estas paradas de la vida
para que todo adquiera fugitivo
su semblante más vasto: su invisible
poder evocador: ¿Será la vida
más que nuestro ajetreo este trastorno
dulcemente fragante, esta fragancia
trastornadora, un eco
de lo que por debajo de la tierra
se cumple ante los ojos en la forma
de una suave bondad? ¿Es todo un aire
sombrío que se anega en su belleza?
Mucho ha indagado el hombre de las cosas
que en torno lo rodean; mas si llueve
olvídase de todo y sólo entonces
asiste a este extenderse por el mundo
de lo que nunca fue ciencia ni arte:
una música gris, una cadencia
triste como es el alma pensativa
de quien la escucha.


("el hacedor de sueños")

domingo, 3 de abril de 2016

Uriel Martínez (1950 )

Doble llave


Antes de emprender un viaje
procuro las llaves cerradas
del gas y los sueños.
Si me es posible bajo
el switch de luz y cierro
puertas y persianas.
Me despido de plantas
vivas y muebles maquillados
de polvo y humedad.
Hago una pausa y espero
el momento de guardar guantes,
bastones, sombrillas y otros.
Cojo la bolsa de hombro
y levanto el asa de hierro
de viejos y olvidados proyectos.
Si la noche es propicia
y el día joven, según el
destino de arribo, me demoro.
Y aunque la casa no tiene
eco ni es de resonancia,
pronuncio mi nombre y el tuyo.
Pero, insisto, no tengo
réplica y echo doble cerrojo.

sábado, 2 de abril de 2016

Charles Simic (1938 )

Imperios


Mi abuela profetizó el final
de vuestros imperios, ¡oh locos!
Ella planchaba, la radio estaba puesta.
La tierra temblaba bajo nuestros pies.

Uno de vuestros héroes daba un discurso.
"Monstruo", le llamó ella.
Hubo vítores y salvas para el monstruo.
"Podría matarlo con mis propias manos",
me declaró.

No hacía falta. Se irían todos
al diablo en cualquier momento.
"No vayas a nadie con estas habladurías",
me advirtió.

Y me tiró de la oreja para dejar claro que yo la entendía.


("apología de la luz", sin crédito al traductor)

viernes, 1 de abril de 2016

Paula Meehan (1955 )



El entierro de un niño



Tu ataúd parecía irreal,
decorado como un pastel de boda.

Elegí tus ropas para el entierro con cuidado,
tu camisa a rayas favorita,

tus pantalones de algodón azules.
Olían a humo amaderado, a Octubre,

tu propio olor allí, también.
Elegí un suéter de lana hilada a mano,

abrigado y lanudo para vos. Hace
tanto frío abajo, en la oscuridad.

Ninguna luz puede alcanzarte y enseñarte
los senderos de las aves salvajes

los nombres de las flores,
los peces, las criaturas.

Ignorante debes mantenerte
del sol y de su trabajo,

mi cordero, mi ternero, mi aguilucho,
mi cachorro, mi pequeño, mi polluelo,

mi bebé, mi potrillo. Desovillaría
el tiempo, te pondría

dentro de mi útero, tu guarida amniótica,
y te llevaría más atrás

a través de los nueve meses lunares
hasta el momento justo de la separación de la simiente

en que elegiste hacerte carne,
palabra dentro mío.

Cancelaría la celebración de amor
la noche ardiente en que fuiste concebido.

Viajaría sola
a un lugar tranquilo y musgoso,

te derramarías de mí hacia la tierra
gota a gota brillante y roja.


("ogham", versión marina kohon)