domingo, 21 de agosto de 2016

Uriel Martínez (1950 )

La caza


habrá grandes extensiones que nunca
pisaré, santiago del estero,
antofagasta o valparaíso

habrá aires salinos que tampoco
llenarán mis pulmones, branquias
ni renovarán mi pleura

habrá escenas de caza que jamás
imaginé, animales de presa
y gritos bestiales que no proferí

habrá manos, habrá dedos,
un matiz de piel, ojos,
gargantas que no rocé

habrá ritos sólo concebidos
de madrugada, respiraciones quietas,
rocíos que no resbalarán contigo.


[Inédito]


4 comentarios:

Uriel Martínez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Uriel Martínez dijo...

Me dicen de allende el Océano:


Y Antofagasta no te la recomiendo: mar y desierto espiritual y gacho, y eso que ahora está más modernizado (supongo y ya sabes, eso que llaman modernidad).
Valparaíso: nací allí pero nunca viví en sus calles, por eso entiendo a Cernuda (ay, se me le olvidó, el apreciado Octavio escribió "Luz Cernida"...).

Marco dijo...

Me gustó mucho. describe perfecto esa angustia que provoca lo que no va a ser.
y el giro de la ultima estofa de lo que no va a tener el yo a lo que no va a tener el tú/vos del poema es muy bueno.

Uriel Martínez dijo...

Me llega lo siguiente desde Naucalpan, Estado de México:

Buena tarde, querido amigo. Gracias por compartir el poema. Tú siempre impecable, como un bisturí sobre un alma trémula. Un abrazo.