martes, 31 de mayo de 2011

IRÈNE NÉMIROVSKY (1903- 1943)

Hace solamente unos pocos años que tuvimos conocimiento de uno de los más bellos libros que se han escrito sobre la Francia ocupada en los años de 1940 a 1944: Suite francesa. Lo escribió una mujer rusa y judía, nacida en 1903 que tras la revolución bolchevique y siguiendo el camino del exilio fue a parar a París con su familia donde se establecieron en 1919 y donde ella comenzó a escribir siendo aún muy joven.

David Goldberg fue su primera novela que envió a la editorial Grasset cuando tenía 26 años, a la que siguieron otras muchas que la consagraron como una de las figuras más originales del mundo literario francés. Recuerdo con especial emoción su breve relato, El baile, que nos cuenta la venganza infantil más sofisticada y silenciosa de una muchacha contra su madre preocupada únicamente por formar parte del mundo elegante de la ciudad donde se han exiliado. Es de una sutileza tan asombrosa precisamente porque se nos narra la historia con una naturalidad que a veces incluso nos impide desvelar la impiedad que duerme en el corazón ultrajado de una niña que se siente abandonada.
Irène Némirovsky tuvo una infancia difícil, pero supo luchar contra todo empujada por el afán de escribir. Sus novelas y relatos, El ardor de la sangre, El maestro de almas, El caso Kurilov, Los perros y los lobos y la extraordinaria y melancólica novela breve, Nieve en otoño, están plagadas de situaciones con pinceladas de sus experiencias de juventud, de sus dificultades de adaptación, de sus luchas por defender una forma de pensar y de vivir, y con ellas atisbos de las historias de exilios y abandonos que le tocó conocer.
Pero tal vez el libro que desvela más la inteligencia y sensibilidad de esta mujer extraordinaria sea Suite francesa, un relato de la Francia recién ocupada y del comportamiento ambiguo de los ciudadanos que la rodeaban en sus huidas de los bombardeos, que nos da una idea mucho más cierta de lo que debieron ser aquellos años de dominio alemán de los que nos ha llegado una versión oficial comprometida con la Resistencia que poco tiene que ver con la realidad.
Cuando ante la indiferencia de sus vecinos la Gestapo la deportó a Auschwitz, unos meses antes que a su marido, Michel Epstein, donde ambos fueron asesinados, Irene escondió el manuscrito de esta novela en una maleta que quedó en poder de sus hijas muy jóvenes aún., Durante 60 años la guardaron, hasta que Suite francesa fue publicada en 2004, provocando uno de los acontecimientos literarios más destacados de los últimos años.
La belleza del libro es solo comparable a la belleza de esta mujer que murió a los 40 años habiendo conseguido unir su difícil vida a su vocación literaria y que tuvo el valor de seguir el camino que había elegido por más espinoso que fuera, tal vez porque no entendía la vida sin el pleno desarrollo de sus capacidades mentales y de su voluntad. Uno de tantos ejemplos de mujeres que con su inteligencia construyen como quieren su propia vida, por breve y trágica que haya sido.


(texto reproducido del blog 'ellas', autora: Rosa Regás, diario El Mundo, español.)

lunes, 30 de mayo de 2011

MALOVA Y EL NARCOARTE

En 2004 (el pintor) Gilberto Terrazas Gaxiola sostiene que el dinero del narcotráfico provoca el crecimiento en el mercado del arte en Sinaloa y “puede llegar a venderse a precios exorbitantes”. Y se pregunta: “¿Podríamos en la actualidad hablar ya de un concepto llamado ‘narcoarte’?” En México no tenemos elementos suficientes, como en Colombia o Brasil, para contestar afirmativamente a Terrazas. Pero la evolución de esta actividad criminal parece inclinarse hacia allá, o al menos eso sugieren las declaraciones recientes de la legisladora sinaloense Yudit del Rincón en el sentido de que el tráfico de drogas se mueve a base de grandes empresas atendidas por profesionales. “Son empresarios del año, encabezan causas sociales y fundaciones de ayuda para camuflarse y esconderse en una imagen de buen ciudadano, empresario, y desafortunadamente, también de político”.
En algún momento, y fue duramente refutado en su momento, el crítico colombiano Oswaldo Agudelo aseguró que en Tijuana el narcotráfico se ha encargado de “inflar” los precios de las obras de arte: “Manda construir mansiones desde Tijuana, Rosarito hasta la Paz… se detona un boom en la adquisición de supuestas obras de arte, [por lo que] los artistas locales han encontrado un nicho perfecto”. Al respecto, la artista mexicana Katnira Bello me dice que a los narcos de México les encanta la arquitectura, mansiones como minicatedrales o palacios de Disney, pero no el arte: “El boom en Tijuana se le debe al narco pero no por los mecenas o compradores; sino porque, al convertir estas zonas en focos de violencia, insólitamente transformaron la escena artística del norte en bastión de resistencia que se convirtió —muy pronto— en meca turística para curadores y artistas de distintas zonas. Ser artista de Tijuana significa ser aguerrido, contracultural y de moda... muchas veces independientemente de las propuestas”.

Brasil, 2006

Ese año la policía decide exponer al público 195 obras, decomisadas en 2003, de artistas del modernismo brasileño en el Museo de la República de Brasilia, inaugurado en 2006. Eran de un grupo internacional de traficantes de droga. La decisión, explica el perito criminal Sergio Alan López, surge al considerar que “si esas obras quedaran en custodia con la Policía Federal estarían tal vez décadas sin poder ser estudiadas por el público. Los que deben quedar presos son los criminales, nosotros queríamos que fueran expuestas”. Se compra arte, pues, para lavar dinero. Obvio. Pero con el decomiso artistas brasileños como Cándido Portinari, Anita Malfatti y Milton Dacosta pueden ser expuestos. Su obra costó muchos millones más de su valor real. ¿Acciones como ésta, pueden inflar los precios del mercado del arte?

Colombia 2004

En los años ochenta hubo hasta 20 mil obras confiscadas por el Consejo Nacional de Estupefacientes. Ahí se encontraban cuadros de Rubens, dos de ellos pertenecientes al conocido Rasguño (Luis H. Gómez Bustamante), algunos de Picasso adquiridos por el capo Pablo Escobar —a quien solían engañar con copias—, y muchos boteros. Virginia Vallejo, ex amante de Escobar, periodista de televisión que no obstante esa relación conservó la credibilidad profesional, publicó información delicada en una columna titulada “Las picardías de Fernando Botero y familia” (http://www.virginiavallejo.com/25.html). A Botero se le ha imputado vender obra al narco por medio de galeristas, pero él se desmarca rotundamente. Asegura Vallejo: “Luis Fernando Pradilla y Byron López, de la galería El Museo de Bogotá, se inventaron […] venderles cuadros a los narcos a precios astronómicos. No sólo necesitaban deshacerse de toneladas de cash en Miami, Nueva York, Los Ángeles y Madrid, sino que sus mujeres […] no podían distinguir entre un cuadro bueno y uno malo, y sólo habían oído hablar de dos pintores: Picasso y […] Botero”. Un hijo de éste último, ex ministro de Defensa en problemas con la justicia, recibió presuntamente cantidades multimillonarias del crimen organizado en 1994. El pintor declaró haberse distanciado de su hijo cinco años y no tener la culpa de que su obra guste a los traficantes. Hubo quien le preguntó si había donado su colección personal a Bogotá para lavar la imagen de su hijo.

Posdata

La picaresca del arte en relación con el crimen está llena de historias sobre cocaína descubierta es esculturas falsas de Botero —cuya obra no me convence pero de ello hablaré otro día—, o sobre la compra de obras de arte incautadas en tres millones de pesos colombianos cada una. ¿México podría vivir un fenómeno similar al colombiano en materia de mercado del arte.


(nota de Magali Tercero reproducida del suplemento Laberinto de Milenio.)

domingo, 29 de mayo de 2011

MANUEL FELGUÉREZ: EL NARCO EN CASA

uno.

El pintor y escultor Manuel Felguérez (Valparaíso, Zac., 1928) a una edad temprana emigró con la familia a la ciudad de México, a raíz del reparto agrario y el consecuente desmantelamiento de las grandes haciendas por parte del general Lázaro Cárdenas. Sin él saberlo el futuro artista, identificado con la llamada generación de la Ruptura, iba al encuentro de su vocación y destino. En la capital del país realiza estudios en La Esmeralda, escuela de pintura, escultura y grabado; en la Universidad Nacional Autónoma de México y en el extranjero. Junto con Vicente Rojo, Rodolfo Nieto, José Luis Cuevas, Alberto Gironella, Lilia Carrillo, Francisco Corzas, Fernando García Ponce y Arnaldo Coen, Felguérez integra la camada de artistas que rompen con la pintura figurativa y persiguen una expresión y estilo de carácter abstracto, en oposición a los muralistas que, en el pasado reciente, habían afirmado: "no hay más ruta que la nuestra."



dos.

Según Carlos Monsiváis (*), para la década de 1950, ya aparecían en periódicos, revistas y suplementos culturales notas que se ocupaban de analizar estilos y tendencias de este puñado de pintores, ya había pequeñas galerías que se "atrevían" a montar exposiciones de este grupo de "disidentes", sin apoyo oficial y que habían desafiado la estética predominante e impuesta por los muralistas Diego Rivera y José Clemente Orozco, principalmente, bajo la tutela del entonces secretario de Educación Pública, José Vasconcelos. Como siempre, no faltó quién acusara a los abstractos de ser representantes del "imperialismo." Acusación de moda en los círculos oficiales, pese a que su arte era radical para el momento que se vivía, el Nacionalismo. Para el autor de Días de guardar, la expresión abstracta no inicia con ellos, sino anteriormente la habían abordado Carlos Mérida, Cordelia Urueta, Gûnther Gerzso y Juan Soriano; pero es al grupo de Felguérez al que se le estigmatiza con la doble incomprensión: la política y la artística.



tres.

En 1958, Manuel Felguérez presenta su primera exposición individual, no como una promesa sino como un real pintor abstracto. "Nada era nuevo y todo era nuevo", observa Juan García Ponce (**), hermano de Fernando, identificado con el grupo de la generación de la Ruptura. Obras que no fincaban su valor en cualquier modelo anterior a la existencia de sus obras, la invención de formas, texturas y colores, no, sino en el orden, la frescura y la espontaneidad que Felguérez empleó u organizó para expresarse. "La gran exposición retrospectiva en el Palacio de Bellas Artes demostró que una actividad incesante había conducido la necesidad de expresión de M.F., como pintor, como escultor."



cuatro.

Ya transcurrieron cincuenta años de los primeros éxitos del pintor Felguérez. Actualmente, 2011, vive y tiene su taller en algún punto de Colorado (EU), mientras el país se desangra con 40 mil muertos producto de la guerra "personal" de Felipe Calderón Hinojosa. México es un "desastre", le dice el artista a Diego Enrique Osorno (***), "ha sido mal gobernado", la sobreexplotación de los recursos naturales ha dejado secuela en Catemaco, Veracruz, que antes era una "selva"; ahora la Lacandona en Chiapas, conserva una tercera parte de lo que era; los talabosques en Michoacán, han eliminado a la mariposa monarca. Eso por un lado, por el otro está la calidad educativa y el movimiento de los profesores de Oaxaca, que paralizaron seis meses las escuelas y, para colmo, "aparece el terror del narcotráfico", los descabezados, las fosas clandestinas, la matanza de indocumentados provenientes de centro y Sudamérica, de Brasil y otros países. Para Felguérez una lucha "desigual" por donde se le vea, con una policía corrupta y un Ejército que no da una.



cinco.

Ante el periodista, M.F. acepta que la presencia del crimen organizado en Zacatecas es "reciente". Quizá él no lo sepa, pero es del dominio público que en el municipio de Valparaíso -colindante con puntos de Jalisco y Durango-, su lugar de origen, existen campos de entrenamiento de sicarios; que hace ocho meses no hay nadie al frente de la Dirección de Seguridad Pública, vacío que necesariamente es "llenado" por los malandros que han impuesto el terror y la violencia. Situación que no es privativa sólo en ese punto sino que se repite en otros. Ejemplo de la crispación social que priva en toda la entidad es el pánico desatado el viernes santo durante el recorrido del Viacrucis por las principales calles del Centro Histórico, luego que alguien hizo estallar, en un callejón aledaño al recorrido, una o varias "palomas" de pólvora. Pánico que se ha atizado con la noticia del hallazgo, recientemente, de quince tambos con resto humanos; con la desaparición, en diciembre pasado, de ocho cazadores que llegaron de Guanajuato; con la "alerta" emitida por EU, en semana santa apenas, a sus habitantes para que no viajen a Zacatecas por la "violencia e inseguridad" imperantes.



seis.

Para Felguérez, existe la certeza de que el narcoráfico "no se soluciona combatiéndolo", aunque tampoco puede pactarse, sino hacerse de la "vista gorda", como hacen en Estados Unidos, donde el Ejército y la Guardia Nacional se "hacen tontos" para no crear más problemas. Desde su punto de vista, podría legalizarse el consumo de mariguana, "pues es tan inocua", a diferencia de la heroína, la cocaína y otras drogas "duras". Admite en seguida que en su juventud probó la yerba, tan usual en el medio artístico. Hace treinta años, cuando empezó a viajar a Vallarta, Jalisco, en cada casa tenían macetas de esa planta, que se preparaba en repostería y sopas. "Todo era verde; y no pasaba nada." Aunque aclara que en su generación había más alcohólicos y artistas que murieron de cirrosis.



(*) Carlos Monsiváis, "La cultura mexicana en el siglo XX", edición El Colegio de México, col. Historia Mínima, 1a. ed. 2010.

(**) Juan García Ponce, "De viejos y nuevos amores", Vol. I, ed. Joaquín Mortiz, col. Arte, México, 1998.

(***) Diego Enrique Osorno, revista semanal Milenio, 19 de abril 2011, "La violencia y el narco no afectan a la cultura: Manuel Felguérez".

EL CORRIDO DE MALOVA

La prohibición de los llamados narcocorridos que impulsa Sinaloa no es el camino para enfrentar un problema tan complejo como el narcotráfico, consideró Isabel Contreras, catedrática de la Universidad Iberoamericana, quien dijo que esta medida sólo hará que sean más escuchados y aumente la empatía hacia este género musical. Contreras, profesora del Departamento de Letras de dicha casa de estudios, refirió que el narcocorrido responde a las mismas necesidades que antes cubría su antecesor, el corrido tradicional y que se relaciona con problemas actuales que preocupan a la sociedad.
"¿Por qué la gente escucha estos narcocorridos? ¿Por qué se reconoce o siente como propias estás canciones? La respuesta va de la mano con la identificación, hay elementos en este tipo de música que tocan las fibras de ciertas personas, hace que tengan una empatía con lo que les están diciendo", comentó.
Recordó que cuando el corrido tuvo auge (en los tiempos de la Revolución), los corridistas eran los juglares que propagaban las noticias: desde la toma de una ciudad por algún ejército, hasta los comportamientos de las mancornadoras o de los machos; "eran los periódicos del pueblo, y lo que ocurre actualmente es un fenómeno similar".
Dijo que este tipo de censura ocurrió ya en Tijuana en 2010 y, como se puede comprobar, no aportó ninguna solución política ni social. "Desde el punto de vista ético, el problema del narcotráfico va más allá de prohibirlo. Además para cierto tipo de mentalidades, ingenuas o adolescentes si se quiere, cuando algo les es prohibido es cuando más lo hacen", señaló.
Isabel Contreras pidió tomar en cuenta que la música tiene mucho sentido lúdico; está relacionada con la fiesta y con la alegría. Por otro lado, agregó, los narcocorridos están hechos desde una perspectiva popular en la que cierto tipo de personas se identifican con el antihéroe al cual se le canta, se le reconoce y su mensaje anda de boca en boca.


(¿Alguien se ocupó de componer "El corrido de Juan Jesús Posadas Ocampo", el de Juan Sandoval Íñiguez a propósito de las narcolimosnas o el de Diego Fernández de Cevallos y su presunto secuestro?; durante la rebelión cristera se escribieron varios, entre otros, el de Valentín de la Sierra, al que se le omitieron aquellas estrofas de contenido ideológico contrario al gobierno. Nota tomada de El Universal.)

sábado, 28 de mayo de 2011

ALVARO URIBE, EL HORROR

Colombia ha puesto nombre y apellidos a casi 10.000 cuerpos que habían sido sepultados sin identificar desde hace décadas. Después de cinco meses de trabajo, el ministro de Interior y Justicia colombiano, Germán Vargas Lleras, dio a conocer este viernes la identidad de 9.969 cadáveres enterrados en fosas comunes y cementerios de diferentes puntos del país sin que nadie los hubiese reclamado. Quedan aún 12.724 "NN" (siglas con las que son enterrados los cuerpos de identidad desconocida) por identificar, subrayó Vargas Lleras, de los que se estima que un tercio pertenece a menores de edad.

Según el registro oficial, en Colombia hay 57.414 personas desaparecidas. De ellas, 15.600 han sido consideradas como desapariciones forzadas, cometidas por agentes del Estado y fuerzas paramilitares que han colaborado. Entre ellas hay 3.000 mujeres y otros 3.000 menores de 20 años en el momento de su desaparición.
El avance en la identificación de desaparecidos es fruto de una iniciativa del senador Iván Cepeda del Polo Democrático. En declaraciones a Público, Cepeda destacó el largo camino que queda por delante: "De los "NN" cuya identificación acaba de entregarse, al menos 437 son víctimas de agentes estatales. Estamos ampliando la indagación a cementerios de las regiones de Meta y Guaviare, entre ellos del de la Macarena, donde la Fiscalía tiene localizados a 1.800 enterrados como "NN", todos ellos entregados por la autoridad militar a los forenses y entre los que ya hemos identificado a algo más de 200 presuntos "falsos positivos" (jóvenes y campesinos a los que tras asesinarles se les vestía de uniforme para presentarlos como miembros de la guerrilla).

Víctimas de bombardeos

El senador del Polo Democrático ha pedido al Gobierno que entregue las "órdenes de batalla" en las que el Ejército registra sus operaciones. El objetivo es contrastar esas bitácoras con los testimonios de habitantes de las zonas donde los militares combatieron a la guerrilla de las FARC dentro del Plan Colombia. Según Cepeda, "uno de los casos más graves es el de la localidad de Granada, en cuyo cementerio han sido localizados 66 personas enterradas en dos fosas, con un número importante de menores, cuyas casas pudieron ser bombardeadas".
Para el representante en Colombia del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Christian Salazar, "la desaparición forzada es una de las violaciones de los derechos humanos más graves que existen, y Colombia, lamentablemente, sufre un récord alarmante, es uno de los países del mundo con más desaparecidos".
No hay condenas significativas en aplicación de la llamada "Ley de Justicia y Paz", que juzga a paramilitares desmovilizados ya que sus máximos jefes han sido extraditados a Estados Unidos para que respondan por delitos de narcotráfico y, según muchos analistas, para que no desvelen las tramas negras que implicarían a amplios sectores de la sociedad colombiana. Aún así, hasta el momento se han confesado 4.420 casos de desaparición forzada por agentes del paramilitarismo, que investiga la Unidad Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario.
Durante las últimas semanas han visitado Colombia representantes de Naciones Unidas, como el relator especial sobre Ejecuciones Extrajudiciales, Sumarias y Arbitrarias, Philip Alston, que se interesó especialmente por los falsos positivos, cuyo número supera los 2.000, según fuentes judiciales. La mayoría de los falsos positivos han sido identificados, pero aún se desconoce la identidad de centenares de personas "muertas en combate" que, según la ONU, podrían ser casos de "ejecuciones extrajudiciales" que deben pasar a la justicia ordinaria.


(nota de Antonio Albiñana para el diario español Público.)

viernes, 27 de mayo de 2011

LEONORA NO QUISO SERVIR EL TÉ

Hace ya 60 años que la escritora mexicana Elena Poniatowska y la pintora inglesa, radicada desde 1942 en México, Leonora Carrington se conocen. Son miles los tés bebidos. Muchas las “agüitas que saben de la chingada” —como siempre decía Carrington con español aporreado y fascinación por las malas palabras— que juntas han compartido. Ahora que la consagrada narradora y periodista tiene 79 años y que la mujer que alborotó los pinceles y las entrepiernas de los pintores surrealistas tiene 94, las visitas son menos frecuentes. Pero aún se encuentran. Es por esas esporádicas reuniones que aún se suceden que Poniatowska sabe que “ese ser maravilloso”, al que le ha rendido homenaje a lo largo de 508 páginas en su más reciente novela, Leonora, premio Biblioteca Breve 2011, no va a leer ni una sola palabra de las que ella ha escrito. No es uno más de sus actos de desaires y rebeldía —a su edad Carrington es una mujer más dócil y está más cerca de las dolencias de los animales que de las pretensiones humanas—. No leer Leonora no es un acto en contra de su amiga, tiene que ver más bien con un olvido decidido de sí misma. “Nada que hable sobre ella puede llegar a importarle”, ha dicho Poniatowska.

Son quizás esas seis décadas de verse, de ver la belleza partir y las manos hacerse torpes para lo que siempre sirvieron lo que hace que esta novela recientemente llegada a las librerías nacionales sea tan reveladora. Todo lo que se pueda decir sobre Leonora Carrington ya está escrito, ella escribió muchos cuentos en donde su vida y ella misma eran la protagonista, hizo también sus entrañables Memorias de abajo, pero en esta novela Poniatowska la persigue, la acecha, la confiesa, de alguna manera la explica y en ese intento se lleva al lector por un abismo que, no importa cuantas páginas se tome, nunca termina de saciar las ansias de ver revelado ese misterio de su ser, esa hermosísima mujer que enloqueció a Max Ernst.
El libro va a sus primeros años. Hija de un magnate irlandés radicado en Inglaterra dueño de una fábrica textil, la oímos decir que lo único que quiere ser es un caballo. “No quiero complacer, no quiero servir el té, lo único que quiero en la vida es ser un caballo”, dice Carrignton de 10 años anticipando a la mujer que se convertiría en una de las más importantes pintoras surrealistas. “Leonora es una hojita de papel volando, va a consumirse, nadie puede hacer nada por ella, ni su madre ni su padre evitarán el incendio”, escribe Poniatowska.
Carrington tiene visiones, desde los dos años, escribe igual con la mano derecha y con la izquierda y tiene el don de escribir al revés, sus padres le tienen prohibido creerse caballo y cada vez que la monja directora del colegio de turno la regaña ella admite que lo único que quiere hacer es pintar y escribir. “¿Qué hace usted, miss Carrington? —le pregunta la directora al verla inclinada sobre un cuaderno—. Estoy escribiendo un manual de desobediencia”.
Parece que no se ha convivido suficiente con la niña, que su infancia toda podría ser materia del libro, cuando se va registrando entre líneas sus viajes por Venecia y Florencia, su llegada a París, adonde se va con la advertencia de sus padres de que no le enviarán un centavo. El lector asiste entonces, entre agites y con la conmoción de enterarse de que la explosiva Leonora tan sólo cumple 20 años, al encuentro con el amor, con su destino, Max Ernst, quien ya pisaba los 46. “¡Qué belleza!, piensa Max. ¡Qué diferencia respecto de las mujeres que acostumbra a seducir y sobre todo qué diferencia respecto de Marie Berthe, su esposa!”, escribe Poniatowska, para añadir más adelante: “Ha encontrado el objetivo de su vida, él va a cambiársela, él va hacerle ver el mundo, ella es su mina de carbón, él va a extraer diamantes y va a pulirlos”.
El amor por Ernst, que le valdrá la renuncia del padre a segur siendo su padre, que le arrebatará confesiones: “Eres mi santo grial, tú eres mi desgracia, eres mi cuchara”, es al tiempo una manera de ver una época, de ver palpitar el arte del pintor que osa ponerle cachos a Rembrandt en un collage, de ver el Dadá hacerse surrealismo, de oír de Man Ray y Breton, de ver aparecer a la trastocadora Lee Miller.
Vendrán luego sus crisis mentales, las que se desatan cuando Max es internado en un campo de concentración en Francia. Se narrarán sus viajes por Madrid para intentar hablar con Franco y conseguirle una visa, un pasaporte a la salvación a su amor. Se narrarán sus tristes destinos en un manicomio de Santander y, luego, Poniatowska enfatizará sobre su vida en México, adonde llega cogida de la mano del cronista taurino Renato Leduc. Se desvelará su obra, una que se hizo más rica por sus vivencias en el país del maíz y los alebrijes y que la llevaron a conocer y casarse con el fotógrafo húngaro Imre Weisz, con quien tendría dos hijos.
La vida de Carrington no puede contarse en este pequeño espacio de periódico. Cualquier intento es torpe, no es torpe sin embargo el intento de Poniatowska de regalarle quizás algunas de sus últimas páginas a “esa potranca, levanta remolinos” que solía profesar: “Cometer actos que los otros condenan te eleva a otra dimensión, saltas encima de tu propia mediocridad”.


(reseña de Angélica Gallón Salazar, duplicada deldiario El Espectador de Colombia.)

jueves, 26 de mayo de 2011

EUGENIO MONTEJO (1938- 2008 )

Adiós a mi padre

Mi padre muerto iba adelante
y detrás junio, de verdor ubérrimo,
y la geórgica lluvia venida de tan lejos.
Al paso de su sombra
los refrenados carruajes nos seguían.
Mi padre hablaba del camino,
de cafetales con piel de adormidera
que a un simple roce ya eran calles y torres.
Hablaba dormido,
con voz inubicable,
una voz rápida de cuando era muy joven
y yo no había nacido...
Atravesamos un bosque de apamates
que en lenta fila también iban marchando
no sé a dónde.
Después sólo se oyeron las cigarras
estremecidas en un coro compacto.
Mi padre acaso creyó que las oía
pero ya entonces a bordo de un relámpago
su alma remota cruzaba remotas intemperies.


(texto tomado de Geometría de las horas, una
lección antológica, selección, prólogo y notas de
A. Castañón, ed. UV, col. Ficción.)

ARPAIO Y EL CRIMEN ORGANIZADO

MÉXICO, D.F., 25 de mayo.- La oficina del sheriff de Maricopa, Joe Arpaio, conocido por su dura posición antiinmigrantes, logró ser infiltrada por una red de tráfico de drogas e indocumentados ligada al cártel de Sinaloa.

Tres de sus colaboradores, entre ellos su asistente, Alfredo Navarrete, facilitaban el traslado de inmigrantes ilegales hacia California, según informó el propio Arpaio, quien anunció que ya fueron detenidas.
Las oficiales de detención Silvia Nájera, Marcela Hernández y nueve personas más también fueron detenidas por colaborar con organizaciones criminales.
Al momento de su detención, Navarrete –quien formó parte de la unidad contra el tráfico de personas creada por Arpaio— escondía en su casa a dos indocumentados mexicanos que iba a entregar en Georgia.
Según sus propias declaraciones, difundidas por la cadena CBS, proporcionaba información a los líderes del cártel de Sinaloa sobre las redadas antiinmigrantes que realizaría el sheriff de Maricopa.
El cargo de Navarrete estaba sólo por debajo del de Arpaio; además ayudaba a lavar dinero y transportar drogas en la frontera con México.
Las otras dos oficiales detenidas estaban a cargo de la cárcel de mujeres. Marcela Hernández, dijo estar embarazada de ocho meses de Francisco Arce Torres, presunto líder de una célula en Phoenix del cártel de Sinaloa.
La tercera arrestada, Sylvia Nájera, es acusada de facilitar la entrada de miles de mujeres centroamericanas y mexicanas a Arizona.
Sobre la infiltración de su oficina por parte del cártel de Sinaloa, Arpaio dijo que "esto muestra el enorme poderío de los cárteles de la droga mexicanos. Nos enfrentamos a un enemigo muy poderoso", advirtió.
El sheriff  dijo que desde hace un año tenía información sobre lo que estaba pasando; pero se abstuvo de actuar antes porque quería tener “la mayor cantidad de pruebas posibles”.
"En cualquier organización vas a encontrar gente mala, es la naturaleza humana", justificó.


(No es difícil imaginar que el crimen organizado mexicano esté coludido con, además del Instituto Nacional de Migración (INM), autoridades no sólo de Arizona sino de todo el territorio sureño del vecino del norte, aunque las redes de traficantes o "coyotes" tienen alcance y conexiones en Chicago y otros puntos alejados de la frontera del río Bravo. Los propios paisanos emigrados lo cuentan. Nota tomada de la agencia de Proceso, el semanario)

miércoles, 25 de mayo de 2011

FUJIMORI, LA ERA SINIESTRA

Carta de escritores peruanos


CONTRA EL REGRESO DEL FUJIMORISMO

Y A FAVOR DE LA DEMOCRACIA


Quienes suscribimos esta carta expresamos nuestro enérgico rechazo ante la amenaza que, contra la democracia y la libertad de los peruanos, supone la posible resurrección de la dictadura fujimorista.
El régimen de Alberto Fujimori marcó el periodo más siniestro en la historia de nuestros gobiernos republicanos. Fue una década criminal cuyas funestas consecuencias no debemos olvidar, relativizar ni pasar por alto. En los últimos años, el mayor triunfo de la democracia peruana ha sido el rechazo a esa dictadura, el procesamiento judicial de sus líderes y el castigo legal a los innumerables delitos y crímenes contra la humanidad que cometió. El Perú debe rechazar una vez más la impunidad y reforzar su fe en una democracia con justicia para todos y con posibilidades de progreso dentro de un orden legítimo.
Los escritores que firmamos esta carta venimos de lugares muy distintos del espectro político peruano y tenemos ideas divergentes sobre cómo debería ser el manejo económico y social del Perú. Creemos, sin embargo, en el valor de la libertad, el rechazo a la criminalidad y a la violencia de estado, la defensa del orden legal y el respeto a los derechos humanos. Pensamos que estos son cimientos cruciales para la construcción de una nación justa y solidaria.
El candidato presidencial Ollanta Humala ha jurado públicamente defender esos principios. Creemos que nuestro deber en este momento es escuchar ese juramento y que nuestra obligación inmediatamente posterior será vigilar su cumplimiento. El presente nos ha dejado con esa alternativa que es la vía válida de oposición a la reinstauración de la dictadura.
La democracia es el ejercicio de una negociación: todo gobierno debe escuchar a su sociedad civil. La sociedad civil tiene el deber de guiar a su gobierno, hacer sentir su poder y su mandato y fiscalizar su rectitud. Pero esa negociación sólo es posible cuando el poder lo ocupa un movimiento político. El crimen está fuera de ese espectro: no se negocia con quienes han abandonado la política y han elegido la criminalidad.
Por estas razones, los abajo firmantes llamamos a la sociedad a mantener su poder de representación, rechazando el regreso de la dictadura y solidificando, mediante el voto por Ollanta Humala, con una actitud activa y vigilante, nuestro orden democrático. El nuestro es un llamado esperanzado y optimista a la unidad nacional: este 5 de junio, los peruanos debemos defender, a través de un voto responsable y cívico, nuestra dignidad, nuestra libertad y nuestra democracia.


(texto reproducido del diario El País. El documento se respalda con 107 firmas de reconocidos escritores peruanos. Cualquier semejanza entre la tragedia del pasado reciente peruano y la actual mexicana no es mera coincidencia.)

LAS NARCOFOSAS DE ISMAEL

Hablo en nombre de los que ya no hablan. Por mis amigos muertos. Sus vidas fueron truncadas prematuramente, por las complicidades del poder y el hampa. Los agarraron en medio, e indefensos. Porque el poder te desarma para que el hampa te mate. Y desde luego que no hay culpables, porque cuando se mata desde el poder los culpables son los muertos.

Hablo y pido justicia por los niños que ha matado el poder y el hampa, estos crímenes de seres inocentes no tienen nombre, hierve la sangre de rabia cuando los culpables y el mas culpable de todos ande libre y haya mandado a sus hijos al extranjero para que no les queme la lumbre que él prendió.
Pido justicia por las mujeres que han muerto sin saber por qué. Débiles e inermes les cegaron la vida, y sin que nadie supiera que morían, sin que sus deudos, hijos, padres o esposos les lloraran su dolor; muertes anónimas, sin ritos, ni tumbas, ni cruces. Estos dolores duelen más que otros dolores, porque te dejan absorto y perplejo. A quién le lloran si no hay muerto, aunque sepan que murió; tu dolor se te queda adentro, tus lágrimas se secan en tus ojos vacios, el dolor poco a poco te va quitando la vida. Estos son los muertos de Ismael (Hernández Deras, exgobernador de Durango. Así nos mató Ismael y anda libre y sonriendo rebosante de dinero y de lujuria.
Hablo y pido justicia por mis amigos que mataron, por los desconocidos que decapitaron, por todos estas víctimas de la lujuria del poder, más que del hampa. Su sangre no se secará, las heridas de sus deudos no sanarán hasta que el culpable esté donde debe estar un criminal.
Los muertos piden justicia, pero la justicia está ciega, sorda y muda; podrida de cabo a rabo. Las almas de estos muertos andarán vagando por estas tierras y nos estarán gritando que les digamos por qué los mataron; no tendrán reposo hasta que los culpables paguen sus culpas. Y los que aún estamos vivos, no viviremos en paz, no dormiremos tranquilos, la comida nos matará en vez de darnos vida, el agua estará podrida y terminará por podrirnos a todos, respiraremos un aire contaminado que nos traerá la muerte.
Joven, mujer y señor, unamos nuestra voz a la de nuestros muertos, juntemos nuestros puños y coraje, y clamemos justicia todos juntos, pues de lo contrario, todos moriremos como ellos, rompamos el silencio, dominemos nuestros miedos para exigir justicia. El poder y el hampa no ganarán, a pesar de todo, sobre todos, la vida vencerá.


(editorial reproducida del blog de Gabino Martínez Guzmán, 'libertad de expresión'.)

martes, 24 de mayo de 2011

FUEGO EN LA TARAHUMARA

Chihuahua— Además del peligro que representa combatir un incendio forestal, en la sierra tarahumara de Chihuahua los brigadistas deben enfrentar a grupos de narcotraficantes que con sus potentes armas de fuego los ahuyentan de zonas donde siembran droga.

Incluso, algunos habitantes de varios municipios serranos como Madera, Bocoyna, Guachochi y Guadalupe y Calvo, han denunciado públicamente que son precisamente los narcotraficantes los que generan algunos incendios forestales para ahuyentarlos de ciertas zonas, o porque destruyen con el fuego regiones donde han sembrado mariguana y amapola.
Al respecto, el delegado de la Conafor en Chihuahua, José Treviño, dijo que sin duda los brigadistas ponen en peligro sus vidas al enfrentar estas conflagraciones, por lo que todos tienen un seguro de gastos médicos mayores por 100 mil pesos y un seguro de vida por 200 mil.
No obstante, dijo desconocer el caso de amenazas de narcotraficantes a los brigadistas, pero tampoco negó que se hayan presentado algunos incidentes de este tipo.
Versiones no confirmadas sobre denuncias de brigadistas señalan que incluso uno de los helicópteros que es utilizado para transportar personal al sitio de los incendios fue baleado desde tierra cuando se dirigía a la sierra tarahumara para enfrentar una conflagración forestal.
Derivado de la sequía de más de ocho meses en la entidad, en Chihuahua el número de incendios forestales aumentó hasta en 300 por ciento, al tenerse contabilizados, hasta el 17 de mayo, 912 conflagraciones, informó el delegado de la Conafor, José Treviño.
El año pasado se registraron 358 incendios, mientras que en los cinco meses del presente ciclo son ya 912 eventos, la mayoría dados en municipios de la sierra tarahumara.
La afectación es de 22 mil hectáreas que han sido arrasadas por el fuego, la mayoría de pastizales y arbustos, por lo que el sector económico más afectado ha sido el ganadero.
Chihuahua ocupa el tercer lugar nacional en número de incendios y en hectáreas afectadas.


(Como si no bastase la dilatada sequía que asuela el norte del país y los incendios forestales que han arrasado con especies en peligro de extinción -Coahuila y Nuevo León en primer término-, ahora hay que añadir la plaga de langostas que significa la amenaza del crimen organizado y la incompetencia de las autoridades federales para hacer frente al campo y al narco. Nota reproducida del Diario de Juárez.)

lunes, 23 de mayo de 2011

RAYMUNDO RAMOS (1934)

El sueño de Adán

Tu cuerpo tendido junto al mío en reposo,
sombra de leche fluyendo mansamente
o blanca sangre que aventó mi costado;
fingido río de besos bajo el arco de piedra
de mi torso desnudo;
tu pecho, ola caliente que se vierte
sobre el perfil inmóvil de la playa:
litorales de sueño redondos y arenosos,
caricia que no agota la hierba de tu axila,
lenta curva del vientre socavada en la gruta
de perfumes selváticos y espesos
entre muros labiales de sal y de ceniza;
rosa de humanos pétalos, palpitante y madura,
abierta en los caminos yacentes de tus muslos;
árboles derribados en las márgenes mudas
que mis brazos enlazan, tiniebla triste y tibia;
tierna manzana de silencio mordida por el diente
que desgarra la piel de la inocencia.
Sobre el campo de nieve de los sexos en llamas
nace el odio terrible de algún dios iracundo.


(texto tomado de la recopilación Poesía erótica mexicana
1889-1980, E. Jaramillo Levi, ed. Domés, 1982, México.)

domingo, 22 de mayo de 2011

GUERRA DE ESCORPIONES

Durango– A primera vista es sólo un terreno abandonado a unos metros de un colegio privado, casas habitacionales y tiendas de una colonia de clase media baja en donde la gente camina o pasa a bordo de vehículos sin percatarse de su existencia.

Pero al adentrarse en el predio algunos detalles dan cuenta de lo contrario: la tierra está recién removida y cubierta de cal, algunos guantes de látex blancos tirados y una caja de cartón que en la etiqueta de uno de sus costados revela un secreto que por mucho tiempo guardó este terreno y que a los ojos de la mayoría era un taller de reparación de vehículos.
``Bolsa para cadáver adulto. Calibre 600 con cierre alto. Para cadáveres de hasta 190 cms. 15 piezas'', se leía en la etiqueta de la caja olvidada en el predio de unos 400 metros cuadrados, enclavado en una de las colonias populares de la ciudad norteña de Durango, donde desde el 11 de abril comenzaron a ser descubiertas fosas clandestinas de las que se han exhumado 219 cadáveres en siete fosas.
Con la malla metálica que lo rodea tirada en el piso y sin ninguna vigilancia de la autoridad, cualquier persona puede entrar al terreno, donde se alza un pequeño cuarto mal construido con techo y paredes de lámina, en una de las cuales se lee ``Servicios Múltiples Carita Medina''. Sólo de aquí fueron extraídos 89 cadáveres.
En el mayor hallazgo de su tipo en la historia reciente de México, las autoridades han encontrado seis terrenos que presuntamente grupos del narcotráfico usaron por años como panteones clandestinos para enterrar a sus víctimas.
Los hallazgos de Durango se dieron casi de manera simultánea a los de otro estado del norte del país, Tamaulipas, donde se localizaron 40 fosas clandestinas con 183 cuerpos, varios de los cuales se cree que son de personas secuestradas de autobuses de pasajeros con destino a la frontera con Estados Unidos.
El gobierno ha responsabilizado al cartel de Los Zetas de los asesinatos en Tamaulipas. Setenta y cuatro personas han sido detenidas, incluidos policías municipales.
Pese a que públicamente las autoridades se han limitado a decir que todo apunta al crimen organizado en el caso de Durango, sin dar más detalles, la historia detrás de las fosas comienza a destapar una faceta más de las disputas de carteles de las drogas en este estado: enterrar a las víctimas clandestinamente en terrenos localizados en zonas urbanas.
Un oficial de la Policía Federal, que habló con The Associated Press bajo condición de anonimato por razones de seguridad, dijo que un presunto operador del Cartel de Sinaloa reveló a las autoridades la ubicación de las primeras fosas.
El hombre _identificado como Bernabé Monje Silva, alias ``M14''_ fue detenido el 27 de marzo y es considerado el cuarto en la estructura de mando del Cartel de Sinaloa en Durango.
``El dijo las ubicaciones'', comentó el oficial.
El presunto narcotraficante también reveló que algunas de las personas enterradas en las fosas eran víctimas de una confrontación de grupos rivales.
Durango, un estado semidesértico del noroeste del país, ha sido escenario en los últimos años de disputas entre los carteles rivales de Sinaloa y Los Zetas.
Pero desde hace algunos meses se ha sumado una nueva batalla: una división al interior del Cartel de Sinaloa en Durango, donde dos de tres grupos que lo conformaban decidieron separarse y disputarle a esa organización criminal las rutas de tráfico de drogas por el estado, según el oficial de la policía federal.
``Los Emes'', uno de esos grupos, se mantuvo fiel al cartel que encabeza el Joaquín ``El Chapo'' Guzmán que está en guerra contra las otros dos facciones, identificadas como ``Los Canelos'' y ``Los Cabrera'', para controlar sus operaciones, dice el oficial.
Monje es uno de los presuntos cabecillas de ``Los Emes'', que fue capturado con dos presuntos cómplices.
Quince días después de su captura, la Policía Federal localizó la primera fosa en el taller mecánico del que después de algunos días de excavación se exhumaron los 89 cuerpos.
El secretario general de Gobierno estatal, Héctor Vela, coincide con que algunas de las víctimas podrían ser miembros de grupos rivales del crimen organizado, aunque también dice es posible que otras más sean policías que desaparecieron e, incluso, ciudadanos secuestrados.
Jorge Chabat, experto en narcotráfico del Centro de Investigación y Docencia Económica, dijo a la AP que si bien el Cartel de Sinaloa es uno de los grupos que ha tenido más estabilidad, en algunos momentos ha tenido fracturas, como cuando los hermanos Beltrán Leyva rompieron y crearon su propio cartel hace unos años.
``Sí llama la atención (la división en Durango), porque efectivamente el Cartel de Sinaloa era de los más estables, pero eso no significa que no tuviera algunas divisiones'', dijo el experto que cree que esas fracturas internas son ``parte de los reacomodos que se dan en el mundo del narco'' y que ``es probable'' que se registre un repunte de la violencia en Durango tras la división en el cartel.
Algunas de las víctimas tienen hasta cuatro años de haber fallecido y otras no más de tres meses, según creen las autoridades, lo que ha desatado cuestionamientos sobre cómo pudieron enterrar los cuerpos de manera más o menos frecuente y en plena zona urbana sin que nadie se diera cuenta.
``No fue que se realizó (el entierro) en una acción misma, sino que esto fue paulatinamente realizándose'', dijo a la AP Jorge Antonio Santiago, vocero de la Comisión de Derechos Humanos de Durango. ``Ante esta situación nosotros también solicitamos (a las autoridades) la explicación de por qué no se dieron cuenta''.
El subsecretario de Seguridad Pública de Durango y vocero designado para el caso, Juan Rosales, dijo a la AP que una de las cosas que se investiga es precisamente cómo es que cadáveres fueran enterrados en predios que colindan con casas habitadas.
``¿Qué pasó primero: la construcción de la casa contigua o el haber sepultado clandestinamente ahí a esos seres humanos?'', se preguntó el propio funcionario, quien confió que la investigación permita responderlo.
Hasta ahora sólo unas de las víctimas ha sido identificada. Se trata un hombre de 31 años, originario del mismo estado de Durango, pero de quien las autoridades no han dado a conocer ni su nombre ni sus antecedentes.
Peritos estatales y federales aún buscan identificar a las 216 víctimas restantes, algunos de cuyos cuerpos permanecían dentro de bolsas blancas en camiones refrigerantes estacionados a un costado de la morgue local.
En algunos casos, los restos son prácticamente esqueletos después de meses o años de permanecer en las condiciones desérticas de Durango, cuyo símbolo estatal es un escorpión.
Ataviados con trajes especiales y mascarillas, los expertos se afanaban dentro de los camiones en encontrar cualquier signo que permita identificar a las víctimas, como algún tatuaje o huellas dactilares de los cuerpos que aún conservan algo de piel. Algunos de los cadáveres estaban arrumados, unos sobre otros, a lo largo de los muros de los camiones.
La semana pasada no se veía a nadie que esperara por ellos o hiciera fila para entregar muestras de ADN, aunque las autoridades locales aseguran que cerca de 300 personas se han acercado para averiguar si familiares desaparecidos estarían entre las víctimas.
Mucha de la gente que camina o se encuentra cerca de los terrenos donde se localizaron las fosas prefiere no hablar.
Son pocas las que se atreven a comentar algo, siempre y cuando no se les identifique por razones de seguridad.
Es el caso de una señora que camina a unos pasos de un predio _que se oculta detrás de paredes de ladrillo_ cuya tierra fue removida y presenta cubiertas de cal. Allí se encontraron 41 cuerpos.
El lugar, ubicado al sur de la ciudad, era utilizado como depósito de autopartes y se encuentra rodeado de viviendas.
``Nunca me imaginé que pasaba algo'', dijo la mujer, quien asegura vivir desde hace más de 20 años en la calle donde se encuentra el terreno.
Dijo que lo único que sabe es que el predio es propiedad de una persona que vive en Estados Unidos y que lo rentaba. Dijo que su calle ha sido pacífica y que todos se conocen.
``Sí preocupa... ¿pero qué se hace? Uno no puede hacer nada'', dijo la señora.
A sólo tres cuadras de ahí, el ejército encontró otro terreno del que extrajeron 17 cuerpos. A lo lejos, las paredes de ladrillo y una puerta metálica lo hacen parecer como una más de las casas de la colonia.
``Está uno cerca de los panteones y ni cuenta se da uno'', dijo otra mujer que también afirma que en el día llegan a verse por la zona camionetas lujosas, pero nada más.
Intenta explicarse cómo es que sucedió, pero sólo alcanza a decir que quizás las víctimas ya eran traídas muertas, sólo para enterrarlas, y que pudo ocurrir en la noche, cuando la mayoría de la gente dormía.
``Si dice algo uno, capaz que le mochan a uno también la cabeza'', dijo la mujer que admite tener miedo y por eso prefiere no dar su nombre.
El subsecretario Rosales dice que es posible que algunas personas hayan sido testigos, pero prefieren no decir nada.
``Habrá quien diga que corre un riesgo'', dijo el funcionario.
Desde diciembre de 2006, cuando Calderón asumió el poder, más de 35.000 personas han muerto por hechos atribuidos al crimen organizado.


(nota de AP tomada de El Diario de Juárez, ciudad donde el 8 de junio se firmará un pacto contra la violencia estúpida de FCH que ha dejado decenas de caídos inocentes, ajenos al narco y el tráfico de armas.)

sábado, 21 de mayo de 2011

TANQUES DE CARICATURA

GUADALAJARA, 21 de mayo.- Las autoridades del estado mexicano de Jalisco encontraron un narcotanque después de varios enfrentamientos ocurridos en las últimas horas en el oeste del país que dejaron un saldo de cinco muertos, informaron fuentes del Gobierno estatal.

Los cinco muertos hallados en la población de Mezquitic y que aún no han sido identificados, se suman a otros diez registrados ayer en el municipio de Florencia de Benito Juárez en el central estado mexicano de Zacatecas, vecino al de Jalisco.
El vehículo incautado, que la fuente describió como un narcotanque, estaba abandonado en un camino rural y presuntamente pertenecía a un grupo armado que anoche se enfrentó con autoridades y grupos de sicarios rivales en el oeste de México.
Consiste en una camioneta tipo "pick-up" habilitada "de manera casera" como "tanque", en cuyo interior no se encontró ningún tipo de arma, según las mismas fuentes.
El vehículo fue adaptado con láminas oscuras y vidrios polarizados que aislan del exterior a los ocupantes.
En la parte trasera de la cabina hay un compartimento que se eleva sobre el techo, el cual se conecta a la parte posterior mediante escalones.
Las paredes laterales fueron transformadas a manera de rampa que blinda también la parte posterior de la camioneta y donde fueron añadidos gruesos tubos de metal que protegen la parte baja del vehículo en sus cuatro lados.
Desde las primeras horas de hoy la secretaría de Seguridad Pública de Jalisco desplegó un operativo por toda la zona norte del estado, con la finalidad de encontrar a los grupos agresores y de prevenir nuevos enfrentamientos como el de Mezquitic.
Tras ese choque armado hubo otro en el poblado de Santa María de los Ángeles, en donde fueron lesionados tres policías municipales de Huejúcar y de Colotlán, quienes habían acudido a la localidad en apoyo de las corporaciones policiacas locales.
Estos nuevos ataques están relacionados con los que ayer mantuvieron sicarios de la organización criminal de Los Zetas y de otra conocida como Cárteles Unidos, que supuestamente reúne a los de Sinaloa, La Resistencia y La Familia, según las autoridades de Jalisco.


( nota de Efe recogida por Excelsior y aquí reproducida. De ser cierta la información recopilada por la agencia española, el diseñador o se inspiró en la película de Luis Estrada "El infierno" o en la serie de tv "Los Picapiedra", aunque los recursos del crimen organizado dan para un operativo implementado por nuestros vecinos del corte "Rápido y furioso".)

DURANGO: UNA FOSA EN CADA HOGAR

Mexican soldiers found a seventh mass grave in Durango, Mexico, this week, and its location was as unexpected as the six before it. TIME was one of the first media at the scene on Thursday, May 19, as forensic officials descended on a white stucco house in the upscale Jardines de Durango neighborhood to unearth presumed drug-cartel victims buried in the garden. Like the other grisly fosas, or narco-graves, uncovered in this northern desert city since last month — many of which were in middle-class backyards or near schools — the latest raised an unsettling question: How could residents and authorities not know something was terribly amiss at the house on Calle Petunias? "That's the incredible part," says Jorge Santiago, spokesman for Durango State Human Rights Commission.

Just as staggering is the number of bodies recovered so far in the Durango fosas: 218, a figure sure to rise with the newest discovery, and which surpasses the 183 exhumed since last month in the border state of Tamaulipas. Like the Tamaulipas corpses, many of those found in Durango are believed to be innocents as well as mafiosos. Either way, the sheer volume has human rights advocates looking at Mexico's bloody drug war, which in four years has produced almost 40,000 gangland murders, through a more disturbing prism. To them it smacks of massacres witnessed in the Balkans in the 1990s, or Central America in the 1980s or South America in the 1970s — especially since corrupt Mexican police, like the 17 arrested for alleged involvement in the Tamaulipas slaughter, frequently take part. "It's purely demoniacal," says Javier Sicilia, a Mexican poet whose son, Juan Francisco Sicilia, 24, was murdered by narco-criminals this year. "It threatens our democracy."(Read about why Mexico's drug cartels are moving into human smuggling.)
But like the killing of Sicilia's son, the macabre fosas are also putting more human names and faces on the victims of Mexico's narco-carnage, including the thousands of missing persons. As bodies, many badly decomposed, were brought to refrigerated trailers behind the Durango state attorney general compound this week, hundreds of families braved the overpowering stench to come and take DNA tests, hoping to find out if any of the fosa dead are loved ones who violently disappeared months or years ago — either because they were involved in drug trafficking themselves, or because they were targeted for robbery, kidnapping and extortion amid turf battles between gangs like the powerful Sinaloa Cartel and the vicious army commandos-turned-narcos known as the Zetas.
Among those coming forward was Rosario López, 34, a Durango hair stylist whose longtime boyfriend, Julio César Rocha, 23, a car stereo technician, was snatched off the street seven months ago by suspected narcos — who, say witnesses, may also have been cops — in a black Ford Lobo truck. López says local authorities have done little to investigate his disappearance. (More than 90% of Mexico's violent crimes go unsolved.) But after convincing his parents to offer DNA samples, she now waits to see if Rocha is one of those recently exhumed — to get closure but, just as important, to finally force a professional probe into his case. "It's a pain, a daily anguish you can't describe," says López, who lived with Rocha and planned to marry him. "These criminals don't just take people, they take away whole futures."(See "Can Obama and Calderon Solve Mexico's Bloodshed — and the Bad Blood?")
Residents like López applaud the state and federal governments for giving them access to the DNA tests. But other families, many arriving at the attorney general's office from nearby states, were more circumspect — worried that narco spies were scattered around the compound listening to their conversations. Durango officials fear it too. "We don't know who's friend or enemy here anymore," one told TIME.
One hope, says Sicilia, who has turned his son's killing into a surprisingly broad civic protest movement against Mexico's violence, is that cases like Rocha's will help the world realize "that the dead aren't just figures and abstractions, narcos killing narcos, but potentially all of us." And that in turn may put pressure on Mexican leaders to get more serious about judicial and police reform — which is the country's only real solution to the narco-crisis, and which President Felipe Calderón has pushed along with his gutsy but ill-conceived military campaign against the cartels — and on U.S. leaders to reduce the drug consumption and smuggled guns that play such a large role in the tragedy south of the border.(See pictures of Mexico's drug tunnels.)
Calderón sent federal forensic aid to Durango this week to help state investigators, who human rights monitors had complained were ruining evidence at the fosas by using large backhoes to extract bodies. (Calderón, however, didn't help his p.r. cause on Thursday when, during a visit to Las Vegas to promote Mexican tourism, he less than tactfully quipped that the "only shots" visitors to Mexico will face are "tequila shots.") As more decapitated bodies begin turning up in the city — including that of a local high-ranking prison official — the President has also sent in highly trained Marine units.
To symbolize the shared responsibility of the drug war, Sicilia's Hasta la Madre! (We've Had It!) movement supporters are planning a caravan next month from Mexico City to the violence-plagued border city of Juárez. There they hope a southbound American caravan will arrive across the Rio Grande at the U.S. border city of El Paso, Texas. It won't end Mexico's narco-violence, but it might wake more people up to the kind of human horror that Durango is now discovering in its gardens.


(nota de Ronaldo Schemidt. AFP. Cortesía: Fernando Andrade Cancino.)

viernes, 20 de mayo de 2011

PAISAJE EN DESCOMPOSICIÓN: DURANGO

CIUDAD DE MÉXICO, 19 de mayo.- De 186 cuerpos encontrados en fosas clandestinas en la capital de Durango, al menos 111 irán a la fosa común debido a que es imposible identificarlos. El motivo: las autoridades estatales exhumaron los cadáveres como si se tratara de cascajo, y el uso de trascabos y retroexcavadoras los dejó irreconocibles.

“Hay pedacería de restos humanos, lo que hace muy difícil de establecer la identidad. Es un rompecabezas difícil de armar”, dijeron funcionarios de la Procuraduría General de la República (PGR), quienes precisaron que 60 por ciento de los cuerpos analizados por la dependencia fueron sacados “sin ningún respeto y sin protocolos profesionales”.
En cinco semanas han sido encontrados en todo el estado 231 cadáveres en fosas clandestinas; 218 en la capital, Durango, y 13 en el municipio de Santiago Papasquiaro. Los 111 cuerpos que quedaron irreconocibles representan casi la mitad del total.

Dañan cuerpos con maquinaria

Debido a que fueron extraídos con trascabos y máquinas retroexcavadoras, lo que provocó que fueran sacados hechos pedazos, se corre el riesgo de que 111 cadáveres encontrados en fosas clandestinas en la ciudad de Durango no puedan ser identificados, revelaron funcionarios de la Procuraduría General de la República (PGR).
En esa urbe han sido hallados 218 cuerpos en dichas fosas, y 13 en las ubicadas en el municipio de Santiago Papasquiaro. Sin embargo, el análisis de restos humanos de la PGR y autoridades estatales es sobre la cifra de los primeros 186 cadáveres encontrados en la capital duranguense, de los cuales 60 por ciento no podría ser reconocido.
Los funcionarios federales precisaron que sin ningún respeto ni consideración, esos restos humanos fueron sacados con maquinaria pesada, es decir, sin protocolos profesionales.
“Hay pedacería de restos humanos, lo que hace muy difícil de establecer la identidad... es un rompecabezas difícil de armar”, indicaron los funcionarios de esa dependencia federal que fueron consultados al respecto.
La PGR, que hasta el momento colabora con autoridades de Durango para identificar los cuerpos encontrados en esas fosas clandestinas, envió a un grupo de especialistas de la Dirección de Servicios Periciales con la finalidad de ayudar en la labor de reconocer a quienes fueron enterrados.
Los funcionarios federales han indicado que esas fosas clandestinas están relacionadas con el cártel del Pacífico, que cuenta entre sus principales líderes a Joaquín El Chapo Guzmán.
También detallaron que la extracción de cuerpos fue llevada a cabo por la Procuraduría General de Justicia de Durango, cuyo personal asignado a esa tarea no cumplió con los métodos para embalsamarlos, lo que aceleró el proceso de descomposición.
De acuerdo con las indagatorias, esos cuerpos fueron inhumados clandestinamente desde hace un año, aunque algunos podrían tener un mayor tiempo de haber sido enterrados.
Los funcionarios de la PGR afirman que se tratará de llevar a cabo el proceso de identificación por necrodactilia (reconstrucción de huellas dactilares).
La PGR llevará a cabo la identificación de alrededor de 80 cadáveres encontrados en las fosas clandestinas de Durango; los demás serán responsabilidad de las autoridades de ese estado.
Sin embargo, por el deterioro de esos restos humanos y por su avanzado estado de descomposición, serán sepultados en la fosa común los que no puedan ser identificados.
Esa dependencia federal ha indicado que el hallazgo de esos cadáveres rebasó la infraestructura de las autoridades estatales para actuar con prontitud en la preservación de los cuerpos, pero se aplicarán exámenes de ADN, cuyos resultados tardan varias semanas.
Además de que el costo de esas pruebas va de 25 mil a 30 mil pesos en laboratorios particulares.
Fue el 11 de abril cuando elementos de la Policía Federal resguardaron un predio en la calle Constituyentes, de la ciudad de Durango, luego de recibir una denuncia anónima acerca de esas fosas clandestinas.
Decenas de personas han llamado a la PGR para denunciar la desaparición de familiares y solicitar la identificación de los cuerpos hallados en Durango.
Esa dependencia ha precisado que para establecer la identidad de los cadáveres establecerá el mismo protocolo que con los cuerpos de migrantes encontrados en San Fernando, Tamaulipas.
Hasta el momento sólo hay un detenido relacionado con las fosas clandestinas de Durango, agregó la PGR.


(¿Has observado la parsimonia con la que algunos animales se ocupan de sus cachorros al momento de acicalarlos, al momento en que los toman de la cerviz con el hocico para trasladarlos de un lugar a otro? ¿Has tenido el tiempo de observar cómo una criatura nacida criada y crecida a la intemperie toma una presa y la entrega por partes iguales a sus cachorros? Así no soy yo ni los peritos de la Procu de Durango. Nota tomada de Excelsior.)

jueves, 19 de mayo de 2011

VIRIDIANA Y EL BUÑUEL CLANDESTINO

El negativo había sido trasladado clandestinamente a París. Con la excusa de que en la capital francesa existían mejores estudios para realizar la sono-rización y las mezclas finales -algo en parte cierto- la cinta llegó, sin pasar por la última censura de la dictadura franquista, al Festival de Cannes la noche anterior a su proyección. "Nos temíamos lo peor si antes de su estreno en Cannes era visionada por el director general de Cinematografía", recuerda hoy Pere Portabella, el productor de Viridiana, una de las obras mayores de Luis Buñuel.

La película, protagonizada por Silvia Pinal, Fernando Rey y Francisco Rabal, fue exhibida en la última jornada del certamen. El impacto que provocó fue enorme. Tanto, que el director general de la Cinematografía, José María Muñoz Fontán, desapareció del palco precipitadamente. Al día siguiente, el 18 de mayo de 1961, el jurado de Cannes, que ya tenía prácticamente decidido el palmarés, decidió conceder la Palma de Oro ex aequo a Viridiana y a Una larga ausencia, de Henri Colpi. Tal día como hoy... hace exactamente medio siglo. Viridiana, la película cuyo guion pasó la férrea censura franquista gracias a una historia clásica y galdosiana que, sin alusiones a los elementos fetichistas y religiosos como el famoso crucifijo-navaja, era más un "culebrón venezolano", en palabras de Portabella, que un filme brutal y anticlerical.
"¿Y qué hacemos ahora con el premio? ¿Quién lo recoge?", fueron las preguntas que se planteó el equipo de la película tras la decisión del jurado en Cannes. "Buñuel estaba medio enfermo en París y nos avisó de que él no viajaría a Cannes. Así que su amigo Domingo Dominguín y Juan Antonio Bardem -ambos conocidos comunistas que trabajaban en la productora Uninci- tuvieron la brillante idea de ofrecerle al director general de Cine, Muñoz Fontán, que subiera al escenario a recoger la Palma de Oro como representante de España", dice Portabella. Era una manera de que todos quedaran salvados.
Muñoz Fontán, que se había refugiado en su hotel nada más salir de la proyección, aceptó el "regalo envenenado". Y tan envenenado. Nada más aterrizar en Madrid, al día siguiente de la ceremonia, el entonces ministro de Información y Turismo, Gabriel Arias Salgado, le citó en su despacho. Había sido fulminantemente destituido.
La polémica estaba servida. Y el gol de Buñuel al franquismo tomaba carta de naturaleza. L'Osservatore Romano, periódico oficial del Vaticano, calificó de "blasfema" la película y pidió la excomunión de todo el equipo. Se dijo incluso que la música de Händel y Mozart incluida en el filme era "perversa". Las autoridades franquistas, en lugar de prohibir Viridiana, negaron su existencia como película española. "La hicieron desaparecer, como si nunca se hubiera rodado", cuenta Pere Portabella. Al cabo de un tiempo, el coproductor mexicano Gustavo Alatriste, marido de Silvia Pinal, recogió el negativo refugiado en París y se lo llevó a México, donde consiguió que se le atribuyera la nacionalidad mexicana. Solo así se pudo estrenar.
Viridiana había supuesto la vuelta a España de Buñuel tras sus años de exilio en México. La dictadura franquista vio la oportunidad de instrumentalizar una supuesta apertura del régimen concediendo el permiso para rodar al cineasta aragonés. Lo de Cannes fue un gran éxito político. Viridiana supuso el fin de la carrera como productor de Portabella -tras Los golfos, de Carlos Saura, y El cochecito, de Marco Ferreri-, pero también una gran satisfacción moral y política. La misma que invade todavía a la profesora francesa Monique Roumette, que trabajó como becaria, con 21 años, en el rodaje de Viridiana y que protagoniza el corto documental Regreso a Viridiana, con guión de Juan Zavala y dirección de Pedro González Bermúdez. Regreso a Viridiana, que se presentó ayer en Madrid, se estrena hoy en la Sala Berlanga, antes de la proyección del filme de Buñuel en copia remasterizada.
Monique Roumette, testigo privilegiada de ese reencuentro del cineasta con España del que realizó un diario que conserva, sonríe con admiración cuando recuerda la genialidad de Buñuel: "La película parecía una cosa de santos, pero cuando veías el humor que tenía Buñuel te dabas cuenta de que se estaba preparando una bomba de relojería".
"Buñuel es un caso excepcional", asegura Portabella, "si solo hubiera realizado La edad de oro y Un perro andaluz, joyas del surrealismo, también habría pasado a la historia. Pero va más allá: su obra ha sido también reconocida como uno de los clásicos del cine mundial. Aún le quiero mucho.


(Rocío García en "Así se rió Buñuel del franquismo" evoca las peripecias de un director que terminaría por residir en México, en Coyoacán, donde rodó aquella inolvidable "Los olvidados", cinta de la que recientemente se informó que el director concibió dos finales: uno, el "oficial", para superar la censura alemanista de los años cincuenta y la verdadera, que exhibiría en un festival internacional de cine. Nota tomada de El País.)

APOLOGÍA DEL DELITO

Mario López Valdez, gobernador de Sinaloa, prohibió que en en bares, cantinas, centros nocturnos y salas de fiesta se toquen "narcocorridos" y se presenten artistas de este corte musical por exaltar al crimen organizado, por ello emitió un decreto que reforma la norma de inspección y reglamento en el apartado de bebidas alcohólicas.

La nueva norma no especifica cómo se hará para controlar no se toquen narcocorridos, melodías pegadizas y muy populares en el norte del país pero sí especificó que los los establecimientos que no cumplan con este criterio se les cancelaran los permisos y licencias de venta y consumo de bebidas alcohólicas.
La decisión fue respaldada por el secretario Técnico del Consejo de Seguridad Nacional, Alejandro Poiré, quien en su cuenta de Twitter escribió: "Narco-corridos son apología del delito y promueven salidas falsas. Hay que enfrentarlos con cultura de la legalidad. Bien por @malova2010", escribió.
En su segundo mensaje, en la red de microblogging Poiré reiteró que la seguridad auténtica también depende de un tejido social que rechace el delito, "especialmente entre los jóvenes”.
López Valdez aseguró que la medida de prohibir la difusión de canciones que hacen referencia al narcotráfico es para evitar que "surjan ídolos de oropel, así como apareció 'La Barbie', que ahora es una moda" y se haga "apología del delito" mediante la música.
Esta no es la primera vez que se prohíbe este tipo de música en México, en medio de la situación de violencia que vive actualmente el país.


(¿Por qué el gobernador de Sinaloa, lugar de nacimiento de narcos famosos, no veta la señal de televisión que cada noche proyecta "La reina del sur" con escenas de ejecutados y colgados de puentes, con secuestros y torturas a granel, con escenas de fumadores de mariguana y consumidores compulsivos de cocaína, hachis, alcohol, tabaco y otras drogas? La "cortinilla" de esa telenovela, que pronto se verá en Colombia y ya se ve en España, es interpretada por "Los tigres del norte", que en unos días más se presentarán en la plaza de Zacatecas, corrido que es una apología de esta narca "ficticia". Mario López Valdez peca de ingenuo, como buen cristiano que es, al hacerse pentonto solito. Nota tomada de la revista electrónica Etcétera.)

miércoles, 18 de mayo de 2011

ÚLTIMOS INSTANTES DE ALLENDE

Santiago de Chile— El doctor Patricio Guijón recuerda vívidamente el instante en que el presidente Salvador Allende se voló la cabeza con una ametralladora que le regaló su amigo Fidel Castro, pese a que han transcurrido casi 38 años del golpe militar en Chile.

Allende fue elegido presidente en 1970 y puso en práctica un inédito modelo: alcanzar el socialismo por la vía pacífica, utilizando las instituciones democráticas.
Pero su experimento fue interrumpido por un golpe militar comandado por el General Augusto Pinochet y respaldado por el gobierno de Estados Unidos. Allende fue derrocado el 11 de septiembre de 1973.
El mandatario fue informado muy temprano del movimiento de tropas y se dirigió al palacio de La Moneda, la sede de gobierno ubicada en el centro de la ciudad, con algunos ministros, colaboradores y sus guardias personales, conocidos como GAP (Grupo de Amigos Personales).
Pese a algunas voces contrarias Guijón, en entrevista exclusiva con la Associated Press, se reafirma en que él fue el único en ver a Allende suicidarse. Algunas personas, principalmente izquierdistas, mantienen la tesis de que no se suicidó.
Menos de una hora después de su llegada a palacio, comenzó el ataque de los militares al edificio construido a mediados del siglo XVIII.
Pregunta: ¿Cómo era la situación dentro del palacio?
Respuesta: "Nosotros estábamos en La Moneda, que se estaba incendiando, nos disparaban con metralleta por todos lados, sólo oíamos la balacera porque estábamos en el interior, así que no es como para contar un relato pormenorizado...Estábamos jugándonos un poco la vida nosotros también porque no sabíamos que iban a hacer los milicos".
Allende se paseaba entre sus colaboradores con un casco blanco en la cabeza y la ametralladora que le regaló el líder cubano cuando visitó Chile en 1972.
P: ¿Cómo era el ambiente?
R: "Una catástrofe, imagínese la situación de gente que está acostumbrada a ir al hospital a trabajar y por la tarde a la consulta... No teníamos ni una clínica en La Moneda, teníamos un aparato de presión y un parche curita por si alguien se golpeaba un dedo (dice riendo). Si algo le pasaba, Allende se iba a ir al hospital".
Como Allende se resistió y rechazó la oferta de los militares de abandonar el país en un avión junto a su familia, los militares amenazaron con bombardear el palacio. Ya muchos miembros de la guardia de palacio se habían marchado.
P: ¿Cuántas personas acompañaron a Allende hasta el final?
R: "Nos quedamos unas 30 personas, entre médicos y guardias... Allende no obligó a nadie a quedarse".
Cuando Allende comprendió que no podría seguir resistiéndose y que el final estaba próximo, dirigió su último e improvisado discurso al país, transmitido por la única radio oficialista que seguía en el aire, radio Magallanes.
"¡Yo no voy a renunciar. Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que entregáramos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente", dijo Allende al teléfono que llevaba sus palabras a la planta de la radio y de allí a los hogares de millones de chilenos.
"Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen... ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos", añadió.
Dos aviones Hawker Hunter sobrevolaron nueve veces sobre La Moneda y en cada pasada lanzaron, con precisión quirúrgica, 18 cohetes.
El bombardeo no causó bajas, pero sí enormes daños al edificio, que empezó a incendiarse, y quedó sin electricidad.
P: ¿Qué pasó después del bombardeo?.
R: "Allende dijo ríndanse porque esto es una masacre, que las mujeres salgan primero y yo salgo al final y salimos todos y nadie pudo arrancarse".
P: ¿Nadie se opuso a la rendición?.
R: "No, no había nada que hacer, lo único que queríamos es que no nos tiraran una bomba al momento de salir".
P: ¿Qué hicieron en ese momento?
R: "El doctor (José) Quiroga dijo: 'Aquí hay una escoba', me saqué mi delantal, pero al hacerlo, me saqué la máscara antigases que nos habían dado, le paso el delantal y salgo, y cuando voy enfrentando la escalera para bajar, yo dije 'pucha, primera vez que me declaran una guerra, cómo no le voy a llevar un recuerdo a mis niños', y me devolví".
P: ¿Se apartó mucho del grupo?
R: "Debo haber retrocedido unos 20 ó 30 metros para buscar la máscara. Buscando en el suelo en medio de la oscuridad, de repente veo que hay una puerta abierta, que hasta ese momento había estado cerrada, que comunicaba al Salón Rojo, un poco más ceremonioso. Ahí había luz porque da a calle Morandé, con unos ventanales enormes".
P: ¿Qué vio entonces?
R: "Me asomo, había luz y veo que el presidente _aunque en ese momento no sabía si era el presidente_ había alguien sentado en un sillón, a unos cinco u ocho metros".
"Lo que yo vi fue la levantada del cuerpo por el impacto de la metralleta, que era un arma de guerra y corrí (hacía él, dice con la voz entrecortada) y vi que no había nada que hacer".
P: ¿En qué condiciones estaba el cadáver de Allende?
R: "El cadáver de la persona que estaba ahí no tenía cráneo prácticamente, estaba totalmente descubierto, la materia cerebral estaba repartida, incluso arriba en el techo había un poquito".
P: ¿En qué momento se da cuenta de que el cadáver era el de Allende?
R. "Más que nada por las ropas, porque nos habíamos saludado por la mañana, mucho antes. En ese momento no tuve ninguna duda de que era el presidente".
P: ¿Qué hizo?
R. "Me senté al lado, a la gente le cuesta creer, pero debo haber estado unos 15 ó 20 minutos absolutamente solo, en el Salón Independencia, con el cadáver del presidente".
Guijón agrega hablando en tercera persona: "El médico Patricio Guijón, sentado, ca... (muerto) de susto y sin saber lo que iba a pasar".
P: ¿Cómo estaba el cuerpo?
R: "El todavía tenía la metralleta...entre las piernas, los brazos colgando y sin cabeza prácticamente, de las cejas para arriba era irreconocible, el resto de la cara se desprende. Como tenia la metralleta entre las piernas, que quedó apoyada y yo estaba sentado a 20 centímetros de esto, tomé la metralleta y la corrí al asiento de más allá...".
P: ¿Como se sentía usted?
R: "Impactado, porque son situaciones que uno no ha enfrentado nunca".
P: ¿Qué pensó durante esos largos minutos?
R: "Yo lo respetaba mucho. Fue pensar ¿y esto qué significa?. Estaba mirando la puerta y preguntándome ¿qué va a pasar ahora, estoy solo, afuera hay una balacera".
P: ¿Cuánto rato pasó hasta que llegaron los militares?
R: Deben haber sido unos 15 ó 20 minutos y aparecen por una puerta pequeña..."
P: ¿Qué pasaba afuera, escuchaba algo?
R: "Yo no oía nada porque la balacera era ininterrumpida, disparaban por disparar".
P: ¿Llegaron muchos militares?
R: "Dos conscriptos con la metralleta apuntando... y unos dos minutos después entró el general (Javier) Palacios con un ayudante (teniente Armando) Fernández Larios... los nombres los supe después".
Palacios murió en junio de 2006 de un ataque al corazón en su casa del vecino balneario de Viña del Mar. Fernández Larios huyó a Estados Unidos, donde vive como testigo protegido tras declarar sobre su participación en el asesinato del ex canciller chileno Orlando Letelier, en Washington. También participó en una llamada "caravana de la muerte", que recorrió ciudades del norte y sur, y dejó una estela de más de un centenar de ejecutados y desaparecidos.
Tras el arribo de los militares, el Salón Independencia _donde murió Allende_ se llenó de peritos balísticos y de más militares. Guijón dice que,
"Una cosa simpática fue que llegaron los bomberos porque venían al incendio", dijo Guijón riendo. "Así fue la cosa, y del recuerdo de los niños, nada".
P: ¿Qué pasó con el cadáver de Allende?
R: "Habia un tapiz grande, a Allende lo enrollaron en eso y se lo llevaron. Hasta ahí puedo dar fe".
Fue llevado a la calle, donde sus colegas médicos, asesores y guardias de Allende estaban tendidos en la vereda, mirando al suelo, con los brazos cruzados adelante.
P: ¿Qué pasó con sus colegas?
R: "Le dije 'general'... aquí están los médicos con delantal blanco. A él le llamó la atención y preguntó ¿por qué son tantos?, le dije, bueno distintas especialidades. Bueno, dijo, yo entiendo que los presidentes tienen que tener un equipo', y los médicos se fueron para la casa".
Guijón estuvo detenido algunos días en la Escuela MIlitar y luego fue llevado hasta la isla Dawson, en el helado Estrecho de Magallanes, donde permaneció tres meses y medio, fue devuelto a Santiago, donde quedó con arresto domiciliario hasta marzo o abril del año siguiente.
También le prohibieron salir del país, porque, relata, "me dijeron: el caso suyo es bien especial. Uno aprende a obedecer las cosas sin preguntar".
Con el tiempo volvió a trabajar en el Hospital Salvador y hoy vive voluntariamente retirado en el campo, a unos 500 kilómetros de Santiago.
Muchos chilenos lo criticaron por haber entregado su versión de los últimos momentos de Allende. Habrían preferido que subsistiera la versión de que el presidente murió combatiendo. Guijón dijo que no se percató de todas las críticas en su contra _algunos lo trataron de traidor_ pero yo no tuve ningún contacto con nadie, prácticamente hasta el día de hoy, no tenía ninguna militancia, no tenía ningún contacto político".
La mayoría de los asesores de Allende que lo acompañaron hasta el final hoy integran la lista de detenidos desaparecidos. El hombre que dispuso su arresto y traslado a un regimiento cercano, el general retirado Hermán Brady, murió a comienzos de semana en el hospital militar, donde permaneció dos años en estado vegetal.


(nota de la agencia AP publicada en el Diario de Juárez, de donde se reprodujo.)

MARISOL VALLES, EXILIADA

La joven ex jefa de policía del municipio mexicano de Praxedis G. Guerrero, Marisol Valles García reapareció ayer en una entrevista con la cadena de noticias estadounidense ABC News y confirmó que dejó el municipio luego de que miembros del crimen organizado amenazaran con asesinarla a ella y a su recién nacido hijo.
Amenazaron con matarme, a mi familia y a mi bebé. Tenía miedo, ya no podía ni dormir, siempre pensando en cuándo vendrán por mi, dijo Valles.
Marisol Valles, de apenas 20 años de edad, inició su carrera como titular de Secretaría de Seguridad Pública municipal de Praxedis G. Guerrero, uno de los poblados más golpeados por el narcotráfico.
Actualmente Valles se encuentra esperando la resolución de un juez migratorio para obtener su estatus de asilada política.
Desde esta ciudad, en entrevista con el reportero John Quinones, dijo que nunca se imaginó que las cosas se iban a poner feas.
Mi país está tan cerca pero al mismo tiempo tan lejos. Estábamos peleando por nuestro pueblo, nuestra comunidad. Nunca pensé que las cosas se pondrían así de feo, expresó la ex policía con lágrimas en el rostro.
Ahora, Valles busca la tranquilidad para su familia, según dijo en la entrevista, y exhortó a los pocos habitantes que aún permanecen en Praxedis G. Guerrero a no permitir que el miedo nos venza.
Quiero tranquilidad para mi familia. Todos tenemos miedo pero no podemos dejar que el miedo nos venza. El miedo siempre va a existir, yo todavía tengo miedo, pero mientras respiremos podemos soñar en un mundo mejor, dijo.
No pierdan la esperanza. Continúen luchando por sus hijos. Lo siento por haberme ido de ahí pero es mejor estar a salvo y viva aquí que muerta en México, expresó Marisol entre lágrimas.
(Conocida como "la mujer más valiente del mundo", Marisol llamó la atención de la opinión pública cuando aceptó el cargo de jefe policiaco de Praxedis G. Guerrero, Chihuahua, parte de la tierra de nadie, antes de salir disparada a EU donde solicitó asilo político. Nota de Luis Chaparra, Diario de El Paso.)

martes, 17 de mayo de 2011

DÍA INTERNACIONAL VS HOMOFOBIA





(foto tomada del blog 'shangay lily' del diario Público.)

lunes, 16 de mayo de 2011

JAMÁS EL VAHO

Porque en unas horas más
viajo a Tampico donde espera
un muelle de espuma.
Porque quiero dejar constancia
del albatros que va, cansado
de llevar la brújula en mente.
Porque no quiero guardar silencio
ni sospecha de cargar la maleta
pertinente y tenaz.
Porque volveré pasado cierto
tiempo, cierto número de días,
es que lo plasmo en cursiva.
Porque a mi regreso los vegetales
los minerales las proteínas
los caudales los cuerpos serán y no
será los mismos.
Porque sí, porque no,
porque nunca, porque siempre,
porque jamás el vaho, jamás los espejos.

                                                               marzo 2011

domingo, 15 de mayo de 2011

SANTANA CON LOS MIGRANTES

Atlanta — Carlos Santana usó el domingo el partido anual de beisbol por los derechos civiles como plataforma para criticar a los estados de Georgia y Arizona por sus nuevas leyes migratorias.

El músico mexicano recibió el premio Beacon of Change (Guía del cambio) que otorga Grandes Ligas antes del partido entre Bravos y Filis en Atlanta, la principal ciudad de Georgia.
El ganador del Grammy dijo que estaba representando a los inmigrantes y agregó que "las personas de Arizona, Atlanta y Georgia, deberían estar avergonzadas de sí mismas".
El gobernador de Georgia, Nathan Deal, firmó el viernes una iniciativa contra la inmigración ilegal en el estado.
La iniciativa obliga a muchos empleadores a revisar el estatus migratorio de las nuevas contrataciones y permite a las autoridades verificar los documentos migratorios de algunos sospechosos.
La nueva ley de Georgia comparte algunas similitudes con la promulgada el año pasado en Arizona.
"Esta ley no es correcta. De hecho, es cruel" , dijo Santana en una improvisada conferencia de prensa después de la ceremonia.
"Esto es sobre el temor. Déjense de cuentos", agregó. "La gente teme que le vayamos a robar su empleo. No lo haremos. Ustedes no van a cambiar sábanas y limpiar retretes".
"Esto es Estados Unidos. Es la tierra de la libertad" , siguió el músico. "Si la gente quiere que se sigan aprobando leyes migratorias, entonces todos deberían irse y dejar aquí a los indios americanos".
El reverendo Jesse Jackson fue el encargado de entregar un premio similar a Ernie Banks, de los Cachorros de Chicago e integrante del salón de la fama del beisbol.


(Carlos Santana no olvida sus raíces ni la sangre originaria del país donde vive, "ustedes no van a lavar sábanas cagadas ni a limpiar el sarro de los excusados", dijo en defensa de los sin papeles y las leyes racistas que ponen gustoso a Joe Arpagio, el asqueroso descendiente de italianos migrantes y mafiosos. Nota de AP tomada del Diario de Juárez.)

sábado, 14 de mayo de 2011

DURANGO, TIERRA YERMA

Durango.- En calle Valentín Trujillo de la colonia Valle del Guadiana fue localizada una fosa más en la ciudad de Durango, con lo que se contabilizan seis sitios clandestinos utilizados para la inhumación de cadáveres.

Según la Secretaria de Seguridad en el Estado de Durango fueron fuerzas federales las que encontraron el terreno baldío en calle Valentín Trujillo a un costado del domicilio marcado con el número 311 del asentamiento en mención.
Además también se recupero una bolsa de plástico con restos humanos, mismos que serán analizados para determinar el número de cuerpos que puedan ser.
Con el hallazgo de estas 17 personas más la cifra de restos humanos localizados en seis fosas clandestinas en el municipio de Durango es de 218 en total.
Cabe recordar que el pasado 11 de abril fue cuando se localizó la primera fosa en el fraccionamiento Las Fuentes donde se exhumaron 89 cuerpos; el segundo hallazgo se hizo en el fraccionamiento El Provincial con 13 cadáveres, la tercer ubicación se hizo en el poblado El Consuelo que arrojo dos cuerpos; en la colonia San Vicente con 56 restos se localiza la cuarta.
Mientras que la fosa número cinco se encuentra en la colonia Valle del Guadiana donde se rescataron 41 restos humanos.
Finalmente este sábado 14 de Mayo con la sexta fosa encontrada en la misma colonia Valle del Guadiana y con el rescate de 17 cadáveres la cifra alcanza los 218 cuerpos.


(Algún día se hablará del sexenio panista que más se ocupó en cavar tumbas para los mineros en Pasta de Conchos y Sabinas, Coahuila, por negligencia y omisiones en materia de seguridad laboral; pero se recordará también por la mayor localización de fosas clandestinas en Tamaulipas y Durango por la guerra declarada ciegamente al crimen organizado, por un afán de legitimación que no se obtuvo en las urnas, donde la ciudadanía inerme puso los "daños colaterales". Quizá mañana se hable y estudie el sexenio de los inocentes atrapados en el incendio de la guardería ABC de Sonora, de la Marcha por la Paz de un poeta, de la sociedad crispada de Zacatecas. Acaso... nota reprducida del diario Milenio.)

REAL DE CATORCE, ALTAR DE ORO

México, DF. Una comisión de autoridades agrarias y tradicionales del pueblo huichol wixarika que defiende la preservación de la reserva natural e histórica de Wirikuta dio a conocer una carta –de la que se tiene copia- entregada al presidente Felipe Calderón para que cancele el permiso de explotación minera a la empresa estadunidense First Majestic Silver en la Sierra de Real de Catorce.

La minera recibió la autorización del gobierno de Vicente Fox para iniciar la exploración en busca de oro, y una vez que concluyó dicha búsqueda, el gobierno federal de Felipe Calderón concedió una segunda concesión a la minera para iniciar los estudios de impacto ambiental que lleven a la instalación de un megaproyecto, cuyo objeto es la extracción de oro.
El pueblo Wirikuta, a través de su Consejo Regional, entregó la carta en Los Pinos (en la Dirección General Adjunta de Atención Ciudadana y Organizaciones Ciudadanas) y en ésta los indígenas huicholes informan a Felipe Calderón que la Sierra de Real de Catorce es uno de los altares de mayor importancia, fertilidad y equilibrio del mundo y la operación minera afectaría de manera profunda la ecología de la zona, contaminando y desecando los manantiales sagrados.
En tiempos de violencia extrema en nuestro país se está acabando con los tejidos sociales, con este megaproyecto están secuestrando y quieren asesinar a nuestra madre la tierra, a la que tienen amagada y buscan la desaparición forzada de todo un pueblo, el pueblo Wixarika. ¡Por eso le exigimos que cancele inmediatamente esas concesiones!”


(Desde hace tres lustros te enteraste que la cresta del Cerro de la Bufa y otros puntos de su falda, lomas y laderas son sitios sagrados en la cultura huichola, conocimientos que desconoce el mestizo o que a sabiendas ha vendido y fraccionado esas tierras y franjas sagradas, como sucede ahora en ese lugar paradisiaco de San Luis Potosí. Nota retomada de La Jornada, vía Mateo García.)

viernes, 13 de mayo de 2011

FUNDACIÓN NERUDA DESMIENTE

La Fundación Pablo Neruda desmintió el miércoles la versión de un asistente del poeta chileno y premio Nobel de Literatura 1971, que aseguró que el vate murió asesinado y no producto de un cáncer de próstata.
"No parece razonable construir una nueva versión de la muerte del poeta, sólo sobre la base de las opiniones de su chofer, el señor Manuel Araya, que viene insistiendo en este asunto sin más prueba que su parecer" , afirmó la Fundación en un comunicado.
Neruda, militante del Partido Comunista, murió el 23 de septiembre de 1973 en la clínica capitalina Santa María, la misma donde según una investigación judicial en desarrollo fue asesinado con toxinas el ex presidente Eduardo Frei Montalva, en 1982.
"No existe evidencia alguna ni pruebas de ninguna naturaleza que indiquen que Pablo Neruda haya muerto por una causa distinta del cáncer avanzado que lo aquejaba desde hacía tiempo" , expresó la Fundación.
Araya, quien dijo que además de chofer era el asistente personal del poeta, declaró a una revista mexicana que un día antes de que Neruda, su esposa Matilde Urrutia y él viajaran al exilio en México, el vate les pidió que retiraran algunas cosas de su casa en el vecino balneario de Isla Negra.
Agregó que estando allá con Urrutia recibieron un llamado de Neruda, quien les dijo: "Vénganse rápido, porque estando durmiendo entró un doctor y me colocó una inyección".
Araya añadió que Neruda murió ese mismo día, el 23 de septiembre.
"El golpe militar del 11 de septiembre de 1973, la muerte de su amigo, el Presidente Salvador Allende, y la persecución desatada contra otros de sus amigos, agravó su estado de salud, hasta el punto que, en las difíciles condiciones creadas por la represión de esos días, tuvo que ser trasladado de emergencia desde su casa de Isla Negra a la Clínica Santa María, el 19 de septiembre" , declaró la Fundación.


(cable reproducido del diario El Universal.)

SICILIA: GASOLINA EN LA PRADERA

A la opinión pública:

El pasado domingo 8 de mayo, más de mil personas de la sociedad civil de San Luis Potosí marchamos en la capital potosina, como parte de la Marcha Nacional por la Paz con Justicia y Dignidad. En la concentración final se leyó el documento Por un nuevo Plan de San Luis, cuyo segundo punto exige un cambio en la fallida estrategia federal en contra del crimen organizado, así como el retorno del Ejército a sus cuarteles. Un día después, el comandante de la 12 Zona Militar, general Arturo Gutiérrez García, declaró a diversos medios locales sus dudas sobre la demnda ciudadana, descalificándola como una posible manipulación de grupos ligados a la delincuencia organizada. Frente a estas afirmaciones sin sustento, hacemos pública nuestra profunda preocupación por la actitud de menosprecio que acusa un militar de tan alto rango hacia las legítimas demandas de la ciudadanía. Con ello hace más grande la brecha entre la sociedad civil y las fuerzas armadas, sometidas a un desgaste y desprestigio innecesarios. Invitamos al general Gutiérrez a informarse antes de emitir juicios tan ligeros.

Ignacio Batencourt Robles, David Madrigal González, Javier Maisterrena Zubirán, Isabel Mora Ledesma, Martha Rivera Sierra, Juan Carlos Ruiz Guadalajara (académicos de El Colegio de San Luis, A.C.)

(carta publicada en La Jornada, on line, 12 mayo 2011.)

NERUDA, PINOCHET, ARAYA, MATILDE

Todo estaba dispuesto para que el poeta y premio Nobel de Literatura Pablo Neruda se exiliara en México. Había viajado de su casa en Isla Negra a Santiago de Chile y un avión enviado por el gobierno mexicano estaba listo para recogerlo. Sin embargo, tuvo que ser internado en la clínica Santa María. Avisó por teléfono a su mujer, Matilde Urrutia, y a su asistente Manuel Araya que un médico le había puesto una inyección en el estómago. Unas horas después murió. Araya –quien estuvo al lado del poeta en sus últimos días– cuenta a Proceso un secreto que lo ahoga: el poeta “fue asesinado”.




VALPARAÍSO, CHILE, 12 de mayo.- El poeta chileno Pablo Neruda “supo a las cuatro de la madrugada (del 11 de septiembre de 1973) que había un golpe de Estado. Se enteró a través de una radio argentina que captaba por onda corta. Ésta informaba que la marina se había sublevado en Valparaíso.
“Trató de comunicarse a Santiago, pero fue imposible. El teléfono estaba fuera de servicio. Recién como a las nueve de la mañana confirmamos que el golpe se había concretado. (…) Ese 11 de septiembre fue un día caótico y amargo porque no sabíamos qué iba a pasar con Chile y con nosotros.”
Manuel Araya Osorio habla de Neruda con la familiaridad de quien ha compartido momentos cruciales con un personaje histórico. Y sí. Fue asistente del poeta desde noviembre de 1972 –cuando regresó de Francia– hasta su muerte el 23 de septiembre de 1973.
El corresponsal se reunió con este personaje el pasado 24 de abril en el puerto de San Antonio. La entrevista se llevó a cabo en la casa del dirigente de los pescadores artesanales chilenos Cosme Caracciolo, a quien Araya le pidió ayuda para develar un secreto que lo ahogaba: “Lo único que quiero antes de morir es que el mundo sepa la verdad, que Pablo Neruda fue asesinado”, asegura a Proceso.
Sólo el diario El Líder, de San Antonio, dio cuenta parcial de su versión el 26 de junio de 2004. Pero no trascendió por la poca influencia de este medio.
Araya afirma que siempre ha querido que se haga justicia. Cuenta que el 1 de mayo de 1974 le propuso a Matilde Urrutia, viuda de Neruda, aclarar esa muerte. Ambos fueron testigos de sus últimas horas: durmieron, comieron y convivieron en la misma habitación a partir del golpe del 11 de septiembre de 1973 y hasta la muerte del poeta, 12 días después, en la clínica Santa María de Santiago.
Pero Araya afirma que Matilde –quien murió en enero de 1985– no quiso tomar acción alguna para fincar eventuales responsabilidades. Según él, Urrutia le dijo: “Si inicio un juicio me van a quitar todos los bienes”. Araya cuenta que en otra ocasión tuvieron una discusión que marcó un quiebre final en su relación con la viuda. “Me dijo que lo que había pasado era cosa de ella y no mía, porque yo ya había terminado de laborar con Pablo, ya no era trabajador y no teníamos nada que ver”.
“Neruda quería que cuando muriera, la casa de Isla Negra quedara para los mineros del carbón (…) Pero la fundación (Pablo Neruda) se apropió de su obra y no ha concretado ninguno de sus sueños. A ellos (los directivos de la fundación) sólo les interesa el dinero”, espeta.
Afirma que hace dos años le entregó a Jaime Pinos, entonces director de la Casa Museo de Isla Negra, de la fundación, un relato sobre los últimos días del poeta. “Pero no han hecho nada con esa información, ni siquiera la han dado a conocer. No quieren que la verdad se sepa (…) Nunca me han dado la palabra en los actos que organizan ni siquiera en las conmemoraciones de su muerte”.
Araya proviene de una familia de campesinos de la hacienda La Marquesa, cerca de San Antonio. Cuando tenía 14 años fue acogido en Santiago por la dirigente comunista Julieta Campusano, quien le dio trato de ahijado.
Este vínculo le ayudó, pues Campusano llegó a ser senadora y la mujer más influyente del Partido Comunista, y gestionó que Araya recibiera una preparación especial en seguridad e inteligencia, entre otras materias. Araya escaló rápido. Fue mensajero personal de Allende antes de fungir como principal asistente de Neruda.
Araya, quien hacía de chofer, mensajero y encargado de seguridad de Neruda, acepta que el autor de Canto general tenía cáncer de próstata, pero no cree que esa enfermedad lo matara. Asegura que dicho padecimiento “estaba controlado” y que Neruda “gozaba de buena salud, con los achaques propios de una persona de 69 años”.

“Abandonados”

Araya dice que después del golpe del 11 de septiembre, Neruda, su mujer y el resto de los habitantes de la casa de Isla Negra quedaron “solos y abandonados”. El contacto con el mundo exterior se reducía a las noticias que les llegaban a través de una pequeña radio que Neruda sintonizaba, a las esporádicas conversaciones telefónicas de un aparato que sólo recibía llamadas y a lo que les contaban en la hostería Santa Elena, cuya dueña “era de derecha y sabía todo lo que pasaba”.
Cuenta que el 12 de septiembre llegó un jeep con cuatro militares. “Todos llevaban los rostros pintados de negro. Yo salí a recibirlos. (...) El oficial me preguntó quiénes estaban en la casa. Le tuve que decir que en ese momento estaban Cristina, la cocinera; la hermana de ésta, Ruth; Patricio, que era jardinero y mozo; Laurita (Reyes, hermana de Neruda); la señora Matilde, Pablito (Neruda) y yo.
“El oficial nos señaló que en el domicilio no podía quedar nadie más que Neruda, Matilde y yo. Entonces tuvimos que arreglárnoslas entre los tres: dormíamos en la recámara matrimonial que estaba en el segundo piso. Yo dormía sentado en una silla, arropado con un chal. Lo hacía para estar más cerca de Neruda, porque no sabíamos lo que nos iba a pasar.”
El 13 de septiembre, cerca de las 10 de la mañana, los militares allanaron la casa. Araya dice que eran como 40 soldados que venían en tres camiones. Iban armados con metralletas, con las caras pintadas de negro y uniforme de camuflaje. Vestidos y pertrechados “como si fueran a la guerra”.
Recuerda: “Entraban por todos lados: por la playa, por los costados (…) Salí al patio para preguntar qué querían. Hablé con el oficial que daba las órdenes. Me dijo que abriera todas las puertas. Mientras revisaban, destruían y robaban, los militares preguntaban si había armamento, si teníamos gente escondida adentro, si ocultábamos a líderes del Partido Comunista (…) Pero no encontraron nada. Se fueron callados. No pidieron ni perdón. Se sentían dueños y señores del sistema. Tenían el poder en las manos”.
Añade que como a las tres de la tarde, poco después de que se habían ido los soldados, llegaron marinos. “Estuvieron más de dos horas. También allanaron la casa y robaron cosas. Registraban con detectores de metales. (...) La señora Matilde me contó que el mandamás de los marinos entró al dormitorio de Neruda y le dijo: ‘Perdón, señor Neruda’. Y se fue”.
Araya recuerda que durante varios días la marina puso un buque de guerra frente a la casa del poeta. “Neruda decía: ‘Nos van a matar, nos van a volar’. Y yo le decía: ‘Si nos tenemos que morir, yo voy a morir en la ventana primero que usted’. Lo hacía para darle valor, para que se sintiera acompañado. Entonces le dijo a la señora Matilde: ‘Patoja –que así la nombraba–: mire el compañero, no nos va a abandonar, se va a quedar aquí’”.
Araya cuenta que conversaciones de ese tipo tenían lugar en la pieza del matrimonio: ellos acostados y él sentado a los pies de la cama. “Nos preguntábamos que haríamos nosotros solos. Pensábamos que a Neruda lo iban a asesinar. Entonces, resolvimos que la única opción era salir del país”.

El viaje

Araya narra que Neruda le dijo que su plan era instalarse en México y una vez en ese país pedir “a los intelectuales y a los gobiernos del mundo entero ayuda para derrocar a la tiranía y reconstruir la democracia en Chile”.
Rememora: “Desde la hostería Santa Elena –a menos de 100 metros de la casa de Isla Negra– nos comunicamos con las embajadas de Francia y México. La de México se portó un siete (nota máxima en el sistema educativo chileno). El embajador (Gonzalo Martínez Corbalá) se movilizó para ayudarnos. Creo que el 17 de septiembre nos llamó para decirnos que se había conseguido una habitación en la clínica Santa María. Allí deberíamos esperar la llegada de un avión ofrecido por el presidente Luis Echeverría”.
El problema era trasladar al poeta a la clínica. “Con Neruda y Matilde pensamos que la mejor y más segura manera de llegar hasta allá era en una ambulancia. Mi misión era conseguirla. Viajé a Santiago en nuestro Fiat 125 blanco y pude arrendar una ambulancia. (...) Recuerdo que ofrecí como seis veces más de lo que me cobraban para asegurar que efectivamente fueran a buscarnos. Acordamos que fueran el 19, porque ese día la clínica tendría todo dispuesto para recibir a Pablito.
“Llega el 19 y solicitamos a Tejas Verdes (el regimiento militar de la provincia de San Antonio) permiso para trasladar a Neruda. Me dijeron: ‘No estamos dando salvoconductos, menos a Neruda’. A pesar de la negativa decidimos partir. La ambulancia entró hasta la puerta que daba a la escalera de su dormitorio. (...) Al salir se despidió de su perrita Panda, se subió a la ambulancia y se acostó en la camilla. Neruda y Matilde se fueron en la ambulancia. Yo los seguí muy de cerca en el Fiat.”
“El viaje fue triste, caótico y terrible. Nos controlaban cada cuatro o cinco kilómetros, parecía imposible llegar a nuestro destino. Imagínese que salimos a las 12:30 y llegamos a las 18:30 a la clínica (distante poco más de 100 kilómetros de Isla Negra).
“En Melipilla fue el control más maldito. Allí Neruda vivió el momento más terrible. (...) Los militares lo bajaron de la ambulancia y le registraron el cuerpo y la ropa. Decían que buscaban armas. Él pedía clemencia, decía que era un poeta, un premio Nobel, que había dado todo por su país y que merecía respeto. Para ablandar sus corazones les decía que iba muy enfermo, pero las humillaciones continuaban. En un momento lloramos los tres tomados de la mano porque creíamos que así iba a ser nuestro fin.”
Finalmente la ambulancia llegó a la clínica tres horas más tarde de lo acordado. “Como llegamos muy cerca de la hora del toque de queda, no pudimos hacer nada más que quedarnos todos en la clínica a dormir (…)
“El embajador Martínez Corbalá fue a vernos al día siguiente. Y también el francés, que nunca supe cómo se llamaba. También recibimos la visita de Radomiro Tomic y Máximo Pacheco (dirigentes democratacristianos), de un diplomático sueco, y de nadie más.”

La inyección misteriosa

Araya dice que los primeros días en la clínica transcurrieron sin sobresaltos. El 22 de septiembre, la embajada de México avisó que el avión dispuesto por su gobierno tenía programado salir de Santiago rumbo a México el 24 de septiembre. Le comunicó además que el régimen militar había autorizado su salida.
“Entonces Neruda nos pidió a mí y a Matilde que viajáramos a Isla Negra a buscar sus cosas más importantes, entre éstas sus memorias inconclusas. Creo que eran Confieso que he vivido. Al día siguiente –23 de septiembre– partimos temprano hacia la casa de Isla Negra. (...) Dejamos a Neruda muy bien en la clínica, acompañado por su hermana Laurita, que llegó ese día a acompañarlo.”
Asegura que Neruda estaba “en excelente estado, tomando todos sus medicamentos. Todos eran pastillas, no había inyecciones. Nosotros nos preocupamos de recoger todo lo que nos indicó. Estábamos en eso cuando Neruda nos llamó como a las cuatro de la tarde a la hostería Santa Elena, donde le dieron el recado a Matilde, quien devolvió la llamada. Neruda le dijo: ‘Vénganse rápido, porque estando durmiendo entró un doctor y me colocó una inyección’.
“Cuando llegamos a la clínica, Neruda estaba muy afiebrado y rojizo. Dijo que lo habían pinchado en la guata (el estómago) y que ignoraba lo que le habían inyectado. Entonces le vemos la guata y tenía un manchón rojo.”
Araya recuerda que momentos después, cuando se estaba lavando la cara en el baño, entro un médico que le dijo: “Tiene que ir a comprarle urgente a don Pablo un remedio que no está en la clínica”.
Fue a comprar el medicamento y Neruda se quedó con Matilde y Laurita. “En el trayecto me siguieron sin que yo me diera cuenta. El médico antes me había dicho que el medicamento no se encontraba en el centro de Santiago, sino en una farmacia de la calle Vivaceta o Independencia. Cuando salí por Balmaceda para entrar a Vivaceta aparecieron dos autos, uno por detrás y otro por delante. Se bajaron unos hombres y me pegaron puñetazos y patadas. No supe quiénes eran. Me cachetearon harto y luego me pegaron un balazo en una pierna.
“Después de todo lo que me pegaron terminé muy mal herido en la comisaría Carrión, que está por Vivaceta con Santa María. Luego me trasladaron al estadio Nacional donde sufrí severas torturas que me dejaron a un paso de la muerte. El cardenal Raúl Silva Henríquez logró sacarme de ese infierno. Por eso estoy vivo.”
Neruda murió a las 22:00 horas en su habitación –la número 406– de la clínica Santa María.
Consultado por Proceso, el director de archivos de la Fundación Neruda, Darío Oses, dio a conocer la posición de esta institución respecto de la muerte del poeta:
“No hay una versión oficial que maneje la fundación. Ésta se atiene a los testimonios de personas cercanas a Neruda en el momento de su muerte y de biógrafos que manejaron fuentes confiables. Hay bastantes coincidencias entre las versiones de Matilde Urrutia en su libro Mi vida junto a Pablo, la de Jorge Edwards en Adiós poeta y la de Volodia Teitelboim en su biografía Neruda. La causa de muerte fue el cáncer. Uno de los médicos que lo trataba, al parecer el doctor Vargas Salazar, le había advertido a Matilde que la agitación que le producía al poeta el enterarse de lo que estaba ocurriendo en Chile en ese momento podía agravar su estado. A esta situación también contribuyeron el allanamiento de su casa (...) y el traslado en ambulancia (...) con controles y revisiones militares en el camino.”

Pero Manuel Araya dice no tener duda alguna: “Neruda fue asesinado”. Y sostiene que la orden vino de Augusto Pinochet: “¿De qué otra parte iba a salir?”.


(Como una leyenda que periódicamente cobra nuevos bríos, la tumba de García Lorca que no se localiza, como los restos saqueados de Charles Chaplin o los de Pancho Villa que no encuentran el reposo, como la tumba sin ubicar de la escritora Nellie Campobello, ahora leemos que el autor del "Memorial de Isla Negra" fue envenenado con una inyección sospechosa. Materia para investigar por algún heredero del talento de Roberto Bolaño quien en "Nocturno de Chile", recrea al poeta en aquellas noches bohemias -de alcohol y literatura. Entrevista de Francisco Marín a alguien cercano a Neruda y Matilde su mujer, sustraída de Proceso.)