viernes, 31 de octubre de 2014

Ulla Hahn (1946 )

Envejecer


Vacilar en medio de la frase

Preguntar cuando se cree
haber comprendido

No tener más prisa
por querer saber

Retener una piedra un cristal
una mano más de lo necesario

Tocar al hablar el brazo del interlocutor
para sentir que se está aun aquí


Perder un libro una mirada una piel
y no querer ya encontrarlos

Recordar en vez de anhelar

Entrenar como un músculo el pensamiento:
todo esto estará aquí después de mí

Sentir como si hubiera alguien en la habitación



(fuente: "arquitrave" no.56, en línea, versión de JL Reina Palazón)

jueves, 30 de octubre de 2014

Carson McCullers (1917/1967 )

Amado/Amante


" Ante todo, el amor es una experiencia compartida por dos personas, pero esto no quiere decir que la experiencia sea la misma para las dos personas interesadas. Hay el amante y el amado, pero estos dos proceden de regiones distintas. Muchas veces la persona amada es sólo un estímulo para todo el amor dormido que se ha ido acumulando desde hace tiempo en el corazón del amante. Y de un modo u otro todo amante lo sabe. Siente en su alma que su amor es algo solitario. Conoce una nueva y extraña soledad, y este conocimiento le hace sufrir. Así que el amante apenas puede hacer una cosa: cobijar su amor en su corazón lo mejor posible; debe crearse un mundo interior completamente nuevo, un mundo intenso y extraño, completo en sí mismo. Y hay que añadir que este amante no tiene que ser necesariamente un joven que esté ahorrando para comprar un anillo de boda: este amante puede ser hombre, mujer, niño; en efecto, cualquier criatura humana sobre esta tierra. Pues bien, el amado también puede pertenecer a cualquier categoría. La persona más estrafalaria puede ser un estímulo para el amor. Un hombre puede ser un bisabuelo chocho y seguir amando a una muchacha desconocida que vio una tarde en las calles de Cheehaw dos décadas atrás. Un predicador puede amar a una mujer de la vida. El amado puede ser traicionero, astuto o tener malas costumbres. Sí, y el amante puede verlo tan claramente como los demás, pero sin que ello afecte en absoluto la evolución de su amor. La persona más mediocre puede ser objeto de un amor turbulento, extravagante y hermoso como los lirios venenosos de la ciénaga. Un buen hombre puede ser el estímulo para un amor violento y degradado, y un loco tartamudo puede despertar en el alma de alguien un cariño tierno y sencillo. Por lo tanto, el valor y la calidad del amor están determinados únicamente por el propio amante. Por este motivo, la mayoría de nosotros preferimos amar que ser amados. Casi todo el mundo quiere ser el amante. Y la verdad a secas es que de un modo profundamente secreto, la condición de ser amado es, para muchos, intolerable. El amado teme y odia al amante, y con toda la razón. Pues el amante está tratando continuamente de desnudar al amado. El amante implora cualquier posible relación con el amado, incluso si esta experiencia sólo puede causarle dolor.


(trozo de La balada del café triste, tomado de "emma gunst.blogspot", sin crédito al traductor)

miércoles, 29 de octubre de 2014

Silvina Ocampo (1903/1993 )

Las caras


Las caras de los hombres que en mi vida he encontrado
me persiguen y viven adentro de mi espíritu.
Las caras de los hombres que he encontrado en mi vida
me miran y me abruman.
Podría dibujarlas pero nunca me atrevo.
Algunas tienen cuerpos y llevan en las manos
anillos y collares, flores de terciopelo,
algunas son mansiones, son jardines, son ríos,
algunas son un viaje, una playa, un desierto.
Algunas son de mármol, algunas son fenicias,
algunas son romanas, griegas y perniciosas
con los rasgos borrados.
Algunas tienen penas, muchas penas algunas,
y largas cabelleras que lloran en el viento.
Algunas son horribles, casi siempre me advierten
que un peligro me acecha.
Algunas tienen horas marcadas en los ojos
y son como clepsidras,
me despiertan de noche.
Algunas me quisieron
y movieron los labios para decir mi nombre.
Algunas no entendieron nunca lo que les dije
ni supieron por qué las miré largamente.
Algunas son anónimas
llevan frutas y fuentes, manos de terracota,
como las estaciones.
Algunas se arrodillan, buscan algo en la tierra.
Algunas como pájaros siempre estiran el cuello.
Algunas se inclinaron
y escribieron sus nombres sobre mi corazón
sin que yo lo advirtiera.
Algunas fueron mías, algunas se alejaron
y perdieron su sexo, su virtud y su candor;
fueron como la imagen
del infierno en el mundo
que tratamos, en vano, de olvidar.
Algunas fueron deidades

que no olvidaré nunca.


(fuente: "ciudad seva", en fb)

martes, 28 de octubre de 2014

Lêdo Ivo (1924/2012 )

Retrato de una aldea



Es apenas una aldea de pescadores junto al mar.
Al sol se iluminan los naranjales.
En el verano las naranjas caen maduras en los arenales de la playa,
Uniéndose a los cangrejos y a las conchas, mientras que los niños
Se aventuran al mar y las mujeres van a buscar agua, con sus latas
En la cabeza.
Hombres, escenario y animales se integran al aire de la mañana.

Antes que hubiesen descubierto la redondez de la tierra
Esa aldea existía, con su iglesia y su cementerio,
Los artesanos vueltos hacia el océano, la cal de sus casas,
Y su aire que llena las flores y los patios bajo la nieve.
En la noche las parejas se amaban gravemente, sensibles al deber
De procrear nuevas figuras para el paisaje.

Del mar, los hombres sacan el sustento, cavando las olas con las
Redes que al anochecer extienden en la playa al momento preciso en
Que, junto a rígidas puertas, mujeres jóvenes dejan de hilar.
Los niños se aproximan a ver los frutos del mar
Y miran las estrellas marinas y la agonía de los peces que,
En los platos se unen al aceite, al vino...
y a las conversaciones familiares.

Es una aldea con sus cabras en colinas de piedras.
En la noche bajo las constelaciones, no se ve ni el mar
ni los olivos.
Junto a una ventana, una lámpara ilumina una sala.
En torno a una mesa una pareja de viejos dormita,
Un hombre canta y bebe vino y una mujer joven
ofrece a un niño la dádiva de un seno desnudo,

Un seno bello y antiguo como Europa.


(fuente: blog "la biblioteca de marcelo leites", traducción: nidia hernández)

lunes, 27 de octubre de 2014

Anne Sexton (1928/1974 )

Canción para una dama


El día de los pechos y las pequeñas caderas
la ventana acribillada por una desapacible lluvia,
lluvia arreciando como un pastor,
nos acoplamos, tan cuerdas y tan locas.
Yacimos como cucharas mientras la siniestra
lluvia caía como moscas sobre nuestros labios
y sobre nuestros ojos felices y nuestras pequeñas caderas.
       
«El cuarto está tan frío con lluvia», dijiste
y tú, femenina tú, con tu flor
rezaste novenas a mis tobillos y a mis codos.
Eres un producto nacional, un poder.
Oh mi cisne, mi esclava, mi querida rosa de lana,
incluso un notario daría fe de nuestro lecho

mientras tú me amasas y yo me elevo como pan.


(fuente: "palabras mal dichas", traductor: ben clark)

domingo, 26 de octubre de 2014

Uriel Martínez (1950 )

El camino


Pensé irme unos días al cerro
para escribir una carta
nostálgica a tus ojos.

Pero luego pensé que sería
más atinado un viaje a
la ciudad una semana.

Si optaba por el primer proyecto
me refugiaría en una caverna
oscura y húmeda.

Si por el segundo, me internaría
en museos donde se expone
el advenimiento del fuego.

Decidí que no iría  a cuevas
donde habitan murciélagos
ciegos de melancolía.

Cancelé luego la posibilidad
segunda pues la urbe,
tarde o temprano, me borraría
el camino.

sábado, 25 de octubre de 2014

Charles Simic (1938 )

Senos


Me gustan los senos firmes,
los senos rebosantes
protegidos por un botón.

Surgen en la noche.
Los bestiarios de los antiguos
que incluyen al unicornio
los han dejado fuera.

Perlinos, como el este
una hora antes de que se alce el sol,
dos hornos para la única
piedra filosofal
por la que vale la pena molestarse.

Llevan en sus pezones
cuentas de suspiros inaudibles,
vocales de deliciosa claridad
para la pequeña escuela roja de nuestras bocas.

En otras partes, la soledad
hace otra entrada tenebrosa
en su libro mayor, la miseria
pide prestada otra taza de arroz.

Se acercan: presencia animal.
En el granero
la leche se estremece en el cubo.

Me gusta llegar a ellos
desde abajo, como un muchacho
que se sube a una silla.
para alcanzar el jarro de compota prohibido.

Suavemente, con mis labios,
aflojar el botón.
Hacer que se deslicen en mis manos
como dos cubiletes de cerveza recién vertida.

Escupo sobre los tontos que no han incluido
los senos en su metafísica,
sobre los astrónomos que no los han enumerado
entre las lunas de la tierra...

Le dan a cada dedo
su verdadera forma, su alegría:
jabón virgen, espuma
en la que nuestras manos son lavadas.

Y cómo honra la lengua
a estos dos panecillos agrios,
porque la lengua es una pluma
mojada en yema de huevo:

Insisto en que una muchacha
desnuda hasta la cintura
es el primer y el último milagro,

que el viejo portero que en su lecho de muerte
pidió ver los senos de su mujer
por última vez
es el mayor poeta que ha existido.

Oh, mis queridas, mis pensativas gaitas.
Miren, todos duermen en la tierra.

Ahora, en la absoluta inmovilidad
del tiempo, acercando la cintura
de la que amo hacia la mía

verteré cada seno
como una pesada uva oscura
dentro del panal

de mi boca somnolienta.


(fuente: "la biblioteca de marcelo leites", traductores: guillermo teodoro schuster y juan carlos prieto cané)

viernes, 24 de octubre de 2014

Cristina Peri Rossi (1941 )

La pasión

Salimos del amor
como de una catástrofe aérea
Habíamos perdido la ropa
los papeles
a mí me faltaba un diente
y a ti la noción del tiempo
¿Era un año largo como un siglo
o un siglo corto como un día?
Por los muebles
por la casa
despojos rotos:
vasos fotos libros deshojados
Éramos los sobrevivientes
de un derrumbe
de un volcán
de las aguas arrebatadas
y nos despedimos con la vaga sensación
de haber sobrevivido
aunque no sabíamos para qué.


(fuente: emma gunst")

jueves, 23 de octubre de 2014

Gonzalo Arango (1931/1976 )

Sobrenada



el sobretodo es mi mejor amigo
bebemos vino de consagrar en los viñedos
y nos emborrachamos,
compartimos el amor con las mujeres.
mi sobretodo es sensual y seductor.
en la cárcel era un colchón
en los prostíbulos era un refugio
con las manos hundidas en los bolsillos
que me salvaba del naufragio de los besos baratos.
en el invierno me defendía de la lluvia
y en el verano era una sombra luminosa.
mi sobretodo era una incitación voluptuosa a la pereza,
al calor, al heroísmo, al amor, al invierno.
en los momentos de peligro me hacía pasar por detective
y me daba un aire respetable de gran señor del hampa.
mi cuerpo se pierde en él cuando me persiguen,
en mi buena época del parlamento él hablaba por mí:
silencioso
tímido
elocuente.
ha sido una bella disculpa
para eludir serias responsabilidades históricas.
mi sobretodo es a veces el lecho del amor
en los sitios despoblados de la ciudad
tiene un oculto sabor de pecado prohibido.
mi sobretodo es un gran honor.
tiene más historia que una alfombra mágica.
yo lo consagro como el receptáculo privilegiado
donde algunas mujeres tendieron su columna vertebral
completamente desnudas
de cara al sol o a la noche.
mi sobretodo es testigo de la ternura y el terror.
fue acariciado por manos sofocadas de mujer
y desgarrado por puñales de odio.
mi sobretodo tiene quemaduras de tabaco
y huellas de disparos asesinos
y marcas sospechosas de labios rojos.
yo lo empeño por 8 pesos en los momentos de apuro,
mi sobretodo está saturado de sudor animal
tiene residuos de manchas de sangre y aceite…
sonidos vegetales.
cuando no llueve y hace calor me lo quito
me hundo en la noche oscura y mojada
o me hundo en el día lleno de sol, seco.
mi sobretodo es humano y feo

y todos los domingos guarda en sus bolsillos


(fuente: blog "la biblioteca de marcelo leites")

miércoles, 22 de octubre de 2014

Alfredo Veiravé (1928/1991 )

Nunca más

Nunca más los gordos caballos de la muerte entrarán a la plaza
a destrozar los canteros de plantas y de flores (amarillas)
de las tipas asustadas; nunca más los bastones
golpearán con esa furia las cabezas ensangrentadas de los que ahora corren
bajo las nubes cirros, estratos, cumulus o nimbos; nunca más estas flores
de lapachos temblarán en la noche su color rosáceo al oír los aullidos;
nunca más esos aullidos cruzarán la calle subiendo desde el sótano
en el subsuelo de la madrugada.
Nunca más esos gritos terribles descarnarán la corteza de los murales
de la plaza desnuda, nunca más explotarán entre los intestinos
o las bocas del cuerpo / las convulsiones de la electricidad violenta;
(nunca más llamarás gritando a tu mamá en la violácea oscuridad lila y azul que oyeron solamente los jacarandaes florecidos de la plaza)
Solamente?
Nunca más? No lo sé
porque hoy he visto a un tigre de Bengala correr a una gacela por la
llanura, a una boa constrictora devorar a una ranita saltarina,
a una araña correr sobre la tela al oír un zumbido.


(fuente; "caína bella")

martes, 21 de octubre de 2014

Felisberto Hernández (1902/1964 )

Explicación falsa de mis cuentos



Obligado o traicionado por mí mismo a decir cómo hago mis cuentos, recurriré a explicaciones exteriores a ellos. No son completamente naturales, en el sentido de no intervenir la conciencia. Eso me sería antipático. No son dominados por una teoría de la conciencia. Esto me sería extremadamente antipático. Preferiría decir que esa intervención es misteriosa. Mis cuentos no tienen estructuras lógicas. A pesar de la vigilancia constante y rigurosa de la conciencia, ésta también me es desconocida.
En un momento dado pienso que en un rincón de mí nacerá una planta. La empiezo a acechar creyendo que en ese rincón se ha producido algo raro, pero que podría tener porvenir artístico. Sería feliz si esta idea no fracasara del todo. Sin embargo, debo esperar un tiempo ignorado: no sé cómo hacer germinar la planta ni cómo favorecer, ni cuidar su crecimiento; sólo presiento o deseo que tenga hojas de poesías; o algo que se transforme en poesía si la miran ciertos ojos. Debo cuidar que no ocupe mucho espacio, que no pretenda ser bella o intensa, sino que sea la planta que ella misma esté destinada a ser, y ayudarla a que lo sea. Al mismo tiempo ella crecerá de acuerdo a un contemplador al que no hará mucho caso si él quiere sugerirle demasiadas intenciones o grandezas. Si es una planta dueña de sí misma tendrá una poesía natural, desconocida por ella misma. Ella debe ser como una persona que vivirá no sabe cuánto, con necesidades propias, con un orgullo discreto, un poco torpe y que parezca improvisado. Ella misma no conocerá sus leyes, aunque profundamente las tenga y la conciencia no las alcance. No sabrá el grado y la manera en que la conciencia intervendrá, pero en última instancia impondrá su voluntad. Y enseñará a la conciencia a ser desinteresada.

Lo más seguro de todo es que yo no sé cómo hago mis cuentos, porque cada uno de ellos tiene su vida extraña y propia. Pero también sé que viven peleando con la conciencia para evitar los extranjeros que ella les recomienda.


(fuente: blog "la biblioteca de marcelo leites")

lunes, 20 de octubre de 2014

Claribel Alegría (1924 )

Ausencia


Hola
dije mirando tu retrato
y se pasmó el saludo
entre mis labios.
Otra vez la punzada,
el saber que es inútil;
el calcinado clima

de tu ausencia.


(fuente: rua das petras")

domingo, 19 de octubre de 2014

Uriel Martínez (1950 )

Los medicamentos


imagina que has encendido
un varejón de incienso
antes de lavarte las culpas
y las manos;

imagina que levantas
la ropa de cama antes
de media noche, mucho
antes que el tren pase;

imagina que apagas el móvil,
la luz y el pulso, gradualmente;

imagina que has deseado
la mejor de las noches
a los tiestos que cuidan
pasillos y corredores;

imagina que vives
los últimos momentos;
que en la tarde
hacías siesta; imagina
que despiertas temprano
y que verás el pavimento lavado;

imagina que compartes
cojines, almohadas y cobijas
con una visita inesperada,
acaso oportuna;

imagina que no te importa
lo que venga porque el impulso
expiró en el momento indicado;

imagina que los medicamentos
seguirán intactos en la sala.

sábado, 18 de octubre de 2014

Juan Gelman (1930/2014 )

De dibaxu


xvi


cuando esté muerto
oiré todavía
el temblor
de tu saya en el viento/

alguien que leyó estos versos
preguntó: "¿cómo así?/
¿qué oirás? ¿qué temblor?/
¿qué saya?/¿qué viento?"/

le dije que callara/
que se sentara a mi mesa/
que bebiera mi vino/
que escribiera estos versos:

"cuando esté muerto
oiré todavía
el temblor
de tu saya en el viento"/


[fuente: Por mi boka, textos de la diáspora sefardí en ladino (y versiones en español contempráneo), Myriam Moscona y Jacobo Sefamí, ed. Lumen, México, 2013.]


viernes, 17 de octubre de 2014

Odysseas Elytis, poeta

Picasso


Con su ejemplo, Picasso me sacó de todos esos complejos. Casi tenía a un griego de la época clásica a mi lado. Medio desnudo, vigoroso,  bronceado por el sol, vivía, a pesar de sus millones, en una pequeña y humilde casita en Villauris, de ésas que recuerdan las de nuestras islas. Andaba en calzones, pintaba, iba a Golfe-Juan a bañarse en el mar, comía a carretadas y se ponía a cuatro patas para hacerle caballito a Paloma, su hija entonces, pequeña.


(fuente: Crónica de una década, coedición: Ediciones sin Nombre-Conaculta, México, 2008, traductor: Francisco Torres Córdova.)

jueves, 16 de octubre de 2014

Rosabetty Muñoz (1960 )

Deseo



El deseo es un barco poderoso
arriando anclas y cadenas
en medio de la noche.

Estallando con el estrépito
de las posibilidades.
Bajo el silencio crispado
el ansia apenas perceptible.

Es también, el despliegue de luces
en las islas de canales tan angostos
donde un barco, más que navegar,

acaricia.


(fuente: "rua das petras")

miércoles, 15 de octubre de 2014

Denise León (1974 )

Una línea de pájaros se aleja


Una línea de pájaros se aleja
lacerada
de esta ciudad ronca
donde tu nombre no alumbra.
Esta ciudad
que queda lejos de tu sangre
y de la sombra de tu sangre
en mi corazón.
Tiembla la memoria
que te nombra
y me espanto de olvidarte
cada noche
en esta ciudad.


(fuente: Por mi boka. Textos de la diáspora sefardí en ladino (y versiones en español contemporáneo), Myriam Moscona y Jacobo Sefamí, sel., prólogos y notas, ed. Lumen, México, 2013. )

martes, 14 de octubre de 2014

Javier Lasheras (1963 )

Plegaria


No te vuelvas loca,

no regreses, ni se te ocurra
y por lo que más quieras
suplica el olvido,
reza o invoca al diablo
si te hace falta.
Haz cualquier cosa
pero no vuelvas
porque si no, algún día,
sin aviso, nos cubrirá
el odio más exacto y claro
que jamás hayas visto.
Así es mejor, perra mía,

así es mejor.


(fuente: "rua das petras")

lunes, 13 de octubre de 2014

Cysko Muñoz (1976 )

As mãos de meu pai...


As mãos de meu pai
são feitas
de terra seca
e água de levada.

Com punhos de enxada
e de molhos de esparto
com mil sulcos de lama
a secar ao sol.

As mãos de meu pai
nasceram velhas
por entre fanegas
de injustiça e miséria,
mas souberam sempre
fazer frente às lágrimas
com um murro na mesa.

As mãos de meu pai
não têm o destino nas linhas,
nem o futuro existe 
para quem tem de o conquistar
todos os dias...

E mesmo assim
as mãos de meu pai
cheiram a tomilho do monte
e ao frio da aurora
e têm sempre
trigo nas palmas
e bailam o fandango
de voz antiga e quebrada.

Por isso não entendo que hoje,
na comodidade distraída
desta grande cidade
quando a terra há muito
que jaz esquecida
- mas os dedos são ainda
ramos de oliveira - 
que hoje reconhecesse

as suas mãos, de repente,
no contorno dos meus dedos.

As mãos de meu pai são as minhas.


(fuente: "rua das petras", traductor: A.M.)



domingo, 12 de octubre de 2014

Clarisse Nicoïdski (1936/1998 )

se abren las manos


se abren las manos
como un libro
donde está escrita mi suerte
se abren las manos
como la puerta donde se guarda la ley
se abren
porque no pueden detener
la luz
el agua la palabra
como la boca
se abren


[fuente: Por mi boka. Textos de la diáspora sefardí en ladino (y versiones en español contemporáneo), Myriam Moscona y Jacobo Sefamí, ed. Lumen, México, 2013] 

sábado, 11 de octubre de 2014

Carlos Battilana (1964 )

Los pájaros se acercan


Los pájaros se acercan
al jardín: sobre todo
gorriones, pero también
calandrias, jilgueros,
cabecitas negras, algún
hornero. Caminan
por el pasto
mueven sus cabezas
absorben
los minerales de la tierra
están preparados
ante el menor descuido.
Los pájaros
se demoran
en el conurbano
profundo
husmean
los beneficios del jardín:

¿padecerán el recuerdo
de un bosque
oscuro?

Como un resto
de otro resto
la tierra
mezcla
o articula
el residuo
de lo civil.


(fuente: "otra iglesia es imposible")

viernes, 10 de octubre de 2014

Juan Bañuelos (1932 )

El incendio hospedado

Con este corazón casi vacío, 
casi incendio de música en mi cuarto, 
sigo, Silencio, tu quebrado olvido 
de penetrante buque.

Una mano que no puede alcanzarte,
una espiga que no puede crecer
cuando ya es aplastada
por el granizo fugitivo de los días.
Óyeme hablar de las sombras que muerdo,
mírame como a un hombre que ha perdido
en una casa ardiendo
los párpados y el color de sus ojos.

No hagas la señal del silencio para que calle.

Puedo. Aún puedo un poco:
llorar, gemir, hablar en voz baja, decir
que yo te amo furiosamente
como un rayo que cae, de pronto, en el jardín


(fuente: "el poeta ocasional")

jueves, 9 de octubre de 2014

Julia Hartwig(1921 )


A despecho de uno mismo

Todos los poetas del mundo escriben el mismo poema
describen la misma roca contra la que se hace pedazos el mar
esa misma pérdida que a ninguno de ellos les fue evitada
en el mismo instante experimentan el éxtasis de vivir
la misma noche se tienden en el lecho de las sombras
Llegan a conocer un desaliento tan omnímodo
que el mundo deja de existir para ellos
y cuando tratan de reconstruirlo
su abundancia los hace reventar
En esta magna sinfonía que están ejecutando
solo a los primeros violines honra el director con un apretón de manos
y aunque todos ellos se someten a la ley de la misma armonía
cada uno quisiera ser amado al margen de los demás


(fuente: "emma gunst", traducción de antonio benítez burraco y anna sobieska)

miércoles, 8 de octubre de 2014

Margaret Walker (1915/1998 )

     
Desde 1619*


¿Cuántos años he pasado cantando spirituals desde 1619?
¿Cuánto tiempo he pasado glorificando y a Dios y gritando aleluyas?
¿Cuánto tiempo he pasado odiada y odiando?
¿Cuánto tiempo he pasado viviendo en un infierno en espera del cielo?

¿Cuándo veré a mi hermano llevando otro color en la cara?
¿Cuándo estaré lista para morir en una pelea limpia?
¿Cuándo tendré conciencia de la imperiosa lucha en la que actuar o morir?
¿Cuándo caerán estas costras de mis ojos?

¿Qué diré cuando desciendan los días de cólera,
Cuando los dioses del dinero se lleven toda mi vida,
Cuando suene el toque de difuntos
Y la paz sea una bandera extendida de sangre y mugre?

¿Cuándo comprenderé a los embaucados y a los tramposos,
sus sueldos de hambre y sus altaneras concesiones a mi orgullo?
¿Cuándo abriré de golpe mi perrera, furiosa perra callejera,
flaca y hambrienta y cansada de mis huesos descarnados y mis años?

*fecha en que llegó a EU, en un barco holandés, el primer esclavo negro (N.del T.)

(fuente: "otra iglesia es imposible), versión de jonio gonzález.

martes, 7 de octubre de 2014

Óscar Hahn (1938 )

Televidente




Aquí estoy y otra vez de vuelta
en mi cuarto de Iowa City

Tomo a sorbos mi plato de sopa Campbell
frente al televisor apagado

La pantalla refleja la imagen
de la cuchara entrando a mi boca

Y soy el aviso comercial de mí mismo
que anuncia nada a nadie.


(fuente: "el poeta ocasional")

lunes, 6 de octubre de 2014

Milo de Angelis (1951 )

Contar los segundos...


Contar los segundos, los vagones del Eurostar, verte
bajar del número nueve, el carro, la sonrisa,
la ansiedad, la noticia, la gran noticia.
Esto ocurrió, en 1990. Ocurrió, sin duda
ocurrió. Y antes aún, la zambullida en el Ticino,
mientras la pelota desaparecía. Ocurrió.
Vimos lo abierto y lo escondido de un instante.
Las hadas regresaban a las viviendas, el huracán
llenaba un cielo alucinado. Cada cosa estaba allí,

desierta y llena, para nosotros que aguardamos


(fuente: "el poeta ocasional", trad. emilio coco)

domingo, 5 de octubre de 2014

Uriel Martínez (1950 )

Los caudales


atesoramos el silencio como
el bien más preciado,
al fondo del baúl guardamos
noches como camafeos,
conservamos el oído como
un secreto de familia,
escondemos en un rincón
insospechado el dictamen médico.

detrás de cada espejo ocultamos
la miseria,las muelas,
las caries de un amor que
nos arde, de un insomnio
que nos bebe.

como un álbum que no echamos
al fuego, como un lunar malsano,
como un aliento bestial,
encerramos hormigas bajo
sábanas claras, ahuyentamos
metáforas como se conjuran
vigilias; luego conciliamos el sueño.

sábado, 4 de octubre de 2014

Juana Bignozzi (1937 )

Pertenencias


Como toda persona que se respeta
tengo una ventana para decir buen día
para dejar que se acerquen
las imágenes que aún reconozco
para escuchar
el paso de la gente de los gatos de las hojas
y sentirme desamparada
a través de mi ventana los ruidos son cada vez menos intensos
los ruidos de la vida cada vez más lejanos.
Una ventana con ruidos de tormenta de tiempo que pasa
mis palabras para conocerme mejor
yo misma explicada hasta el aburrimiento
yo misma que mira a la gente con la que ni nos hermos planteado el amor
los que me escuchan los que me comprenden
los que no existen
yo misma que hablo cada vez más
y sólo logro interesarme por pocos rostros
tan pocos
que bromeo con todo el mundo

para disimular mis preferencias.


(fuente: "el poeta ocasional")

viernes, 3 de octubre de 2014

Elvio Romero (1926/2004 )

Tormenta


La noche ha sido larga.
Como desde cien años
De lluvia,
de una respiración embravecida
proveniente de un fondo de vértigo nocturno,
de un cántaro colorado
Jadeando en la tierra,
el viento ha desatado su tempestad violenta
sobre el velo anhelante de la ilusión
Efímera, sobre los fatigados menesteres,
y tú y yo, en la colina
más alta,
en el rincón de nuestros dos silencios,
abrazados al tiempo del amor, desvelándonos.

Deja que el viento muerda sobre el viento.


Yo te cerraré los ojos.


(fuente: "el poeta ocasional")

jueves, 2 de octubre de 2014

Raúl Gómez Jattín (1945/1997 )

Canción del amor sincero


Prometo no amarte eternamente,
ni serte fiel hasta la muerte,
ni caminar tomados de la mano,
ni colmarte de rosas,
ni besarte apasionadamente siempre.
Juro que habrá tristezas,
habrá problemas y discusiones
y miraré a otras mujeres
vos mirarás a otros hombres
juro que no eres mi todo
ni mi cielo, ni mi única razón de vivir,
aunque te extraño a veces.
Prometo no desearte siempre
a veces me cansaré de tu sexo
vos te cansarás del mío
y tu cabello en algunas ocasiones
se hará fastidioso en mi cara
Juro que habrá momentos en que sentiremos un odio mutuo,
desearemos terminar todo y quizás lo terminaremos,
mas te digo que nos amaremos
construiremos, compartiremos.

¿Ahora sí podrás creerme que te amo?


(fuente: "crepusculario siglo 21")

miércoles, 1 de octubre de 2014

Carlos Marzal (1961 )



Juego de niños

Cuatro o cinco palabras aprendidas
en la noche del tiempo, siendo niños,
nada más que esas cuatro o esas cinco
palabras aprendidas son precisas,
para nombrar los dos o tres asuntos
que merecen nombrarse en esta vida.

El resto es lo que queda cuando a la poesía
le hemos quitado todo lo que es la poesía.



(fuente: "rua das petras")