viernes, 31 de julio de 2015

Jorge Cantú de la Garza (1937/1998 )

Ajuste provisional


Bueno, pues. Descolguemos los cuadros.
Este para ti, este para mí.
Saquemos de los anaqueles los libros
y, al repartirlos, discutamos un poco
por ese Pessoa, por aquel Cavafis
o por el san Juan de la Cruz, en piel,
que te regaló tu exmarido y el cual,
estoy seguro, nunca volverás a abrir.
Llévate la tele, la recámara
y la lavadora.
"Después vendré por la araucaria",
dirás como si yo no la hubiera elegido.

He pasado varias veces por este ajuste
y nunca he salido indemne.


("poemas en que yo estaba escondido", uanl, monterrey, méxico, 2008)

jueves, 30 de julio de 2015

Horacio Castillo (1934/2010 )

Salto


Primero es un vacío en el estómago,
enseguida una sensación de puro peso,
hasta sentir el tirón del correaje en los hombros
y la flor de seda que se abre encima de nosotros.

Entonces la respiración recupera su ritmo
y el mundo se ordena a nuestros ojos:
el campo roturado, las casas y los árboles,
el humo de la ciudad dispersándose hacia el río.

Hasta que la gravedad nos atrapa en su red
y nulas nuestras alas artificiales
caemos vertiginosamente contra la superficie

ávidos todavía de un aire que no es nuestro.


("los poetas no van al cielo")

miércoles, 29 de julio de 2015

Elsa Cross (1946 )

Bacantes

V

De pueblo en pueblo con las ropas manchadas,
los cabellos al viento,
comíamos, oh dioses, vuestro soma:
hongos llenos de tierra.
Estábamos bajo el volcán viendo la vida derruirse.
Peligro en todos los pasajes.
De estiércol hicimos hogueras
para quitarnos tanto frío de los huesos.
Oh vacas madres.
De estiércol nuestro lecho.
Temblaba la tierra.
Ese día los toros mataron hombres en la plaza.
Y desde lo alto
el fuego era el sol,
la oblación nuestros cuerpos,
la oración
esas chicharras a punto de morirse.
Y esas gotas a punto de caer sobre la tierra
yo las recibo.
Desde lo alto mirábamos el valle
y tú pedías fruta.
Los tajos en el monte, las grietas
hacían cantar el viento.
Ese día volvían las golondrinas
buscando su nido en lo alto del peñasco.
Vimos sus signos.


("espirales, poemas escogidos 1965-1999", unam. méxico, 2000)

martes, 28 de julio de 2015

Olvido García Valdés (1950 )

Sigue el proceso...


Sigue el proceso
de las granadas que maduran
y penden sobre el muro, observa
el balanceo del ciprés, los efectos
de un viento de tormenta, saluda
al jardinero como saludaría
un artista a otro artista, pero siente
la ira que es fijeza del rostro. Así
estar vivo. Abandonado el huerto,
de nada sirve ya la lluvia
repentina ni su olor, prefigurada
y tersa hoja de limonero, perdida
elasticidad de pulmón.


("poética y poesía", fundación juan march, madrid, mmix)

lunes, 27 de julio de 2015

Joan Margarit (1938 )

El vendedor de rosas



Solitario y furtivo, con su ramo,
va a locales nocturnos en busca de parejas.
Lo he encontrado en las calles cercanas a la Rambla
con unas rosas sin olor a rosas
en una noche sin olor a noche.
Me perdí en las traseras de la vida.
Una mujer que no eres tú, en la sombra,
te ha robado los ojos y llora. La ciudad
es una exacta y monstruosa copia.
Como un Cupido viejo,
pasa escupiendo el vendedor de rosas.
Mientras se aleja, pienso que a tu amor
no le perdones nada. Ni el final.


("crepusculario siglo XXI")

domingo, 26 de julio de 2015

LAS MASCOTAS

1.
Papá trajo a casa un nuevo huésped, un perro chato de pelaje gris y cara de pocos amigos. Lo trajo de un pueblo vecino a donde había ido a cobrar un dinero; como el deudor no completó para pagarle, le ofrecieron a Bulldozer, nombre del chucho que vino a vivir con nosotros, antes que mi papá se fuera de casa.

2.
Creo que fue mamá la que decidió mantener la mascota en la azotea, en una casa de madera colocada a la sombra del árbol y agua del tinaco que surte las necesidades.Bulldozer se volvió bravo viviendo arriba: les ladraba a los chiquillos que regresan del colegio, a los pordioseros, a los ambulantes que pasan en la calle y a los vecinos que entran y salen de las casas. Recuerdo que un día papá lo sacó amarrado por una campaña de vacunación que llegó al barrio, era contra la rabia, el moquillo y los parásitos. Cuando regresó con el Bulldozer ya traía una correa y una placa con su nombre y la fecha de las vacunas. Fue la primera y última vez que papá lo llevó al veterinario.

3.
En una ocasión lo saqué a caminar al parque. En la escuela dijo el profesor que es bueno pasear a los animales, no sólo a que hagan sus necesidades sino también para que reconozcan el terreno porque no es recomendable mantenerlos encerrados. Ese día mamá había salido a ver al notario.

4.
Cuando regresamos Bulldozer y yo, mamá no había vuelto. Subimos de nuevo a la azotea. Luego de amarrarlo al árbol le limpié las heridas del cuello y la cara; recuerdo que gemía cuando le pasaba el trapo empapado para limpiarlo. No más conmigo era manso. Cuando terminé de curarlo le subí las víscera que quedaban en la estufa. Así estuve con él, platicándole para que se tranquilizara. Creo que Bulldozer ya no oyó cuando llegó una patrulla y se detuvo. Eran dos polis, la mamá del niño lastimado en el parque. Se disponían a tocar el timbre.

sábado, 25 de julio de 2015

Raúl Gómez Jattin (1945/1997 )

Isabel



Qué te vas a acordar Isabel
de la rayuela bajo el mamoncillo de tu patio
de las muñecas de trapo que eran nuestros hijos de la baranda donde llegaban los barcos de La Habana cargados de…
Cuando tenías los ojos dorados
como pluma de pavo real
y las faldas manchadas de mango

Qué va
tú no te acuerdas
En cambio yo no lo notaste hoy
no te han contado
Sigo tirándole piedrecillas al cielo
buscando un lugar donde posar sin mucha fatiga el pie
Haciendo y deshaciendo figuras en la piel de la tierra
y mis hijos son de trapo y mis sueños de trapo

y sigo jugando a las muñecas bajo los reflectores del escenario

Isabel ojos de pavo real
ahora que tienes cinco hijos con el alcalde
y te pasea por el pueblo un chofer endomingado
ahora que usas anteojos
cuando nos vemos me tiras un “qué hay de tu vida”
frío e impersonal

Como si yo tuviera de eso


("el poeta ocasional")

viernes, 24 de julio de 2015

Antonio Gamoneda (1931 )


He envejecido


He envejecido dentro de tus ojos; eras la dulzura y el exterminio
y yo amé tu cuerpo en sus frutos nocturnos.

Tu inocencia es como un cuchillo delante de mi rostro,

pero tú pesas en mi corazón y, como una miel oscura, yo te
siento en mis labios al ir hacia la muerte.


("crepusculario siglo21")

jueves, 23 de julio de 2015

Wislawa Szymborska (1923/2012 )

Despedida de un paisaje


No le reprocho a la primavera
que llegue de nuevo.
No me quejo de que cumpla
como todos los años
con sus obligaciones.

Comprendo que mi tristeza
no frenará la hierba.
Si los tallos vacilan
será sólo por el viento.

No me causa dolor
que los sotos de alisos
recuperen su murmullo.

Me doy por enterada
de que, como si vivieras,
la orilla de cierto lago
es tan bella como era.

No le guardo rencor
a la vista por la vista
de una bahía deslumbrante.

Puedo incluso imaginarme
que otros, no nosotros,
estén sentados ahora mismo
sobre el abedul derribado.

Respeto su derecho
a reír, a susurrar
y a quedarse felices en silencio.

Supongo incluso
que los une el amor
y que él la abraza a ella
con brazos llenos de vida.

Algo nuevo, como un trino,
comienza a gorgotear entre los juncos.
Sinceramente les deseo
que lo escuchen.

No exijo ningún cambio
de las olas a la orilla,
ligeras o perezosas,
pero nunca obedientes.
Nada le pido
a las aguas junto al bosque,
a veces esmeralda,
a veces zafiro,
a veces negras.

Una cosa no acepto.
Volver a ese lugar.
Renuncio al privilegio
de la presencia.
Te he sobrevivido suficiente

como para recordar desde lejos.


["life vest under your seat", s/c al traductor(es) ]

miércoles, 22 de julio de 2015

Kim Addonizio (1954 )

Aniversario fantasma


Imagina que el matrimonio es duradero;
en el jarrón negro, los lirios florecen
por años; el agua sigue fresca.
El hombre y la mujer se observan mutuamente
mientras cogen, floreciendo y observando;
y los ángeles observan, también,
y abren sus bellas bocas abstractas
como si intentaran decir algo
que no es cierto ni difícil.
El hombre y la mujer no se dan cuenta.
Desfallecen y desfallecen sin cuidado.
Y entonces los ángeles repliegan sus alas
y se dejan caer hacia ellos como piedras.


("sólo una vez aquí en la tierra/ 52 poetas del mundo", trad. g.a.chaves)

martes, 21 de julio de 2015

Uberto Stabile (1959 )

Vidas rebeldes

                                “Ningún camino de flores conduce a la gloria”
                                                                       Jean de la Fontaine

Cuando era más joven pensaba que ser libre era ser libre
algo así como no tener obligaciones ni compromisos,
nada por lo que vivir, nada por lo que morir
rebelde sin causas conocidas.
Años más tarde descubrí que alguien
tenía que tirar la basura todas las noche,
porque la vida y la casa empezaban a oler mal,
como huele uno cuando crítica todo cuanto no es.
Años más tarde descubrí entre la basura que tiraba
el dulce aroma de mi propio hogar
tu ropa sucia, mis fotografías
los juguetes viejos de los niños
y esa llave que nunca supe lo que abría,
pero ya había perdido la casa
y tuve que reconstruir la esperanza
mucho más lejos de dónde estaba calculado.
Ahora, cuando cada noche salgo a la calle con mi bolsa de basura
y aprovecho el paseo para encender ese cigarrillo que despierta
los perros del vecindario
y los veo en sus casitas encendidas consumir la vida,
me doy cuenta que en la oscuridad
era más fácil ser libre.


("alpialdelapalabra")

lunes, 20 de julio de 2015

Joan Margarit (1938 )


El equipo del asesino

Entre los desastres amontonados como sacos,
la vida me ha dejado tu amor.
Qué más da ya el silencio de la noche,
el coche negro que ha apagado los faros
y el saxo que se escucha, flojo, en la radio.
Lo que debe ser impecable es el disparo:
peligroso y certero. Como tú en mi vida.


("emma gunst")

domingo, 19 de julio de 2015

Silvia Ugidos (1972 )

Fronteras

(Postal Escolar)

Como estudiaban juntos
él llegaba a las tardes de estudio
con atlas bajo el brazo,
con orgullo de un niño que transporta en sus manos
cordilleras y ríos, países y montañas.
Llegaba y se sentaba al lado de ella
a explicarle los mapas
con su dedo infantil,
torciendo las fronteras de forma que Inglaterra
por curiosa extensión dejaba de ser isla
y llegaba al borde mismo de su falda.
Después de muchas tardes, al acabar el curso,
a ambos les quedaba
la sensación primera de descubrir el mundo:
con unas vagas nociones de geografía
doblaron el estrecho de la infancia
y abandonaron, confundidos, los mapas.


("emma gunst")

sábado, 18 de julio de 2015

Antonio Gamoneda (1931 )

Hay una hierba...


Hay una hierba cuyo nombre no se sabe; así ha sido mi vida.

Vuelvo a casa atravesando el invierno: olvido y luz sobre las ropas húmedas.
Los espejos están vacíos y en los platos ciega la soledad.

Ah la pureza de los cuchillos abandonados.


("apología de la luz")

viernes, 17 de julio de 2015

Tove Ditlevsen (1918/1976 )


Autorretrato


Yo no sé:
cocinar
llevar sombrero
ser acogedora
llevar joyas
arreglar flores
recordar citas
agradecer regalos
dar la propina adecuada
retener a un hombre
mostrar interés
en las reuniones de padres.
No puedo
dejar de:
fumar
beber
comer chocolate
robar paraguas
quedarme dormida por la mañana
olvidarme de recordar cumpleaños
y limpiarme las uñas.
Hablar
por boca de otros
revelar secretos
amar
lugares extraños
y psicópatas.
Puedo:
estar sola
fregar platos
leer libros
construir frases
escuchar
y ser feliz
sin mala conciencia


(muro de marcelo leites, s/c al traductor)

jueves, 16 de julio de 2015

Elsa Cross (1946 )

Bacantes

XV

Camino por el atrio.
Todo el suelo cubierto de campanas violetas.
El encuentro exaltaba mi corazón.
Dentro del templo
los siete arcángeles pintados en los muros.
La tarde de mayo florecía.
Las ofrendas a María
se secaban en el arco triunfal.
Miguel espada en mano resguardaba las puertas.
Pero no íbamos al templo.
"Tanto gentile y tanto onesta pare."
Y al volverme
la gracia de ¿Rafael? en tu sonrisa.
Caminé entre las tumbas
hasta encontrarte bajo las jacarandas.
Las cercas de ladrillo se cubrían con las flores moradas.
Un olor ambiguo.
Abajo de las cercas gritaba el Porquerizo.
Los gruñidos de los cerdos llegaban a nuestra plática.
Y no dará nombre a tus espumas,
pues los poetas mienten demasiado.


("espejo al sol, poemas 1964/1981", coedición sep-plaza y valdés, méxico, mcmlxxxviii)

miércoles, 15 de julio de 2015

Christian Peña (1985 )

En una aldea de Erimanto

tendido
-los ojos casi en blanco-
sobre la cama

enfermo
-escucho sus bufidos-
de madrugada

un jabalí muriendo
-la espuma de su hocico-
adentro de la casa

salvajemente herido
-cosa de pesadilla-
se desangra

mi padre
un animal sacrficado


("heracles, doce trabajos", uaz, mmxii)

martes, 14 de julio de 2015

Isla Correyero (1957 )


El silencio

Todo el silencio de mi vida
está encerrado en un grano de ámbar.
   Todo lo que callé y aún callaré
está escondido allí.

   La sola voz desnuda que me obliga al secreto
y ni lágrimas vierte ni impaciencia,
es un punto negro dentro del amarillo fulgor
que el alma tiene,
una extensa planicie de oro en el desierto,
esférica y helada
con un solo habitante en su interior:
un pájaro gigante, muy lejano,
atrapado en la quietud de la resina,
derretidas las patas por el tiempo
y la mirada ingenua del que muere inocente.

   Todo el silencio cabe en un segundo,
en un sueño,
en una seña,
o en el último estertor junto a otra boca.

   Por eso escribo sin violar las leyes del silencio,
con la tristeza en flechas arrancadas del labio,
escarchada en cristales de azúcar y aguardiente
cual ramo de anís en la botella blanca
o faisana soñando solitaria
en los bajos espumeros de la sal.

   Todo mi reino está rayado a esmeril
y es pasto del olvido,
costa brumosa surcada de aguanieves,
intenso mar que vive en mí
                      con la niebla y la sombra.

De sus playas extraje todo el ámbar,
de mi azotado corazón, todo el silencio.


("archivo de la reciente poesía española")

lunes, 13 de julio de 2015

Sophia de Mello Breyner Andresen (1919/2004 )

Resurgiremos


Resurgiremos aún bajo los muros de Cnossos
y en Delfos centro del mundo
resurgiremos aún en la dura luz de Creta.

Resurgiremos allí donde las palabras
son el nombre de las cosas
y donde son claros y vivos los contornos
en la aguda luz de Creta.

Resurgiremos allí donde piedra estrella y tiempo
son el reino del hombre
resurgiremos para mirar a la tierra de frente
en la luz limpia de Creta.

Pues conviene volver claro el corazón del hombre
y erguir la negra exactitud de la cruz

en la luz blanca de Creta.


("life vest under your seat", sin cr. al traductor)

domingo, 12 de julio de 2015

Uriel Martínez (1950 )

El como

como la ceniza que tira el meñique
o la uña desprendida a navaja;
como  ojo de cerradura sin párpado
o viento que atraviesa el bosque;
como el lucero que brilla inadvertido
o pez que remonta el cauce;
como el bombeo de corriente sanguínea
o flama de cerillo expuesta;
como noche que corre por el pelo
o dedos cruzados por impaciencia;
como nubes que cruzan luna nueva
o eclipse engaña botones, espigas, ojos;
como flecha dirigida al centro
o rueda mareada por yunta;
como puerta aceitada recién
o voz queda que dicta líneas;
como giro telegráfico extraviado
o tinta que corre sin un cuándo;
como boca abierta al pasmo
u hostia sin dios ni bendición;
como una planicie blanca
o una vida llegada al límite.
Por eso hablas; por eso callas.

sábado, 11 de julio de 2015

César Antonio Molina (1952 )

Obligado a esperar durante varias horas en el aeropuerto de Pekín,
debido a las inclemencias del tiempo, pienso que ya 
estarán las lluvias cayendo sobre el Eume


Una densa niebla y una gran ventisca impiden despegar.
Donde quiera que vaya: peligro y dificultades.
Haga lo que haga: complicaciones y fracasos.
Al igual que en Madrid pierdo el Metro,
ahora en este otro continente
me detienen adversos aires.
Envejezco en cada aeropuerto.
Envejezco en cada terminal.
Envejezco en cada sala de espera.
¿A dónde van a parar estas horas?
¿Podré reclamarlas al final de mis días?
Como nimbo vagabundeo a merced e los altavoces.
Como nimbo vagabundeo a merced de las pantallas.
La azafata de información me sonríe
y me entrega una rama de sauce.
Tu Lung escribió esta máxima:
Un buen viajero es el que no sabe a dónde va.
Un viajero perfecto es el que no sabe de dónde viene.
En el aeropuerto de Pekín
el río humano de pasajeros perdidos
también se llama Eume.


("poética y poesía", fundación juan march, madrid, mmx)

viernes, 10 de julio de 2015

Charles Simic (1938 )

Nuestra salvación


Lo que aborrezco son los brevísimos días de invierno
y las tardes frías y sin nieve,
la oscura noche que se apresura a caer
apenas pasa el último autobús escolar.

Me disgusta la mujer que no enciende
más de una lámpara en la casa,
que mantiene baja la calefacción
y usa tres suéteres y un chal.

Lo que me desespera son las comidas
en silencio ante el televisor encendido,
el recital de los horrores del día
seguido de un lúgubre informe sobre el clima.

Me parte el corazón irme a la cama
cada noche en un cuarto helado
con alguien que todavía tiene fuerzas
para pedirle a Dios por nuestra salvación.


("el cultural", no.1, traductor poeta rafael vargas)

jueves, 9 de julio de 2015

Pablo Antonio Cuadra (1912/2002 )

El testamento



Llegó la abuela
con su pausado balanceo de navio.
Cuando ella entraba
la Historia con un fru-fru de páginas innumerables en el ruido de sus enaguas.

Sus ojos gobernaban por decretos
de dulces mimos
y maternas severidades,
pero esta vez avanzó cargando la mansedumbre con fatiga,
se sentó quejumbrosa
en el monárquico taburete de las amonestaciones
y puso su canasta de tejedora al pie de la silla.

—Hija mía Juliana —murmuró—: este delantal de bambas
es para que bailes al Doctor Jerónimo en nombre de tu raza.
Sé que te gusta el baile y la tremolina
¡baila, muchacha! ¡que no se acabe
el ritmo de este pueblo! El día
que nuestros huesos pierdan su música
seremos desplazados por extranjeros.

—Y a vos, Celedonio, te dejo el puño
de plata del bastón de tu padre.
Eres el mayor y tengo años de esperar
que presidas al Cabildo
con la vara de Alcalde en la mano. ¿Qué te pasa
muchacho? ¿Se hizo horchata
tu sangre de cacique? ¡A la casa
de tu padre el pueblo entraba
y salía a buscar sus palabras!

—A Dámaso díganle que le dejo la cutacha del abuelo.
Está colgada del clavo.
Nunca la saqué de su vaina pero el muchacho es levantisco
y anda metiéndose en problemas.
Me gustan sus azares. Dámaso
es un peligro, pero no será por él
que mi pueblo acepte el yugo.

—Y a vos, rinconero, que te gusta fatigarte con letras,
te dejo este libro de cantos
que cantaron tus antecesores.
¡Que no se rompa el hilo! ¡Escribe!
¡Pobre muchacho: Cuando tu padre sembraba
y te daba el arado
nunca trazaste un surco derecho! Te dejo
indefenso contra el hambre
¡pero mi pueblo necesita soñadores!

—Y a vos, Lupita, que te estás quedando suelta sin tu voluntad,
te dejo mi canasta de tejidos con algunos ahorros en el fondo.
A ver si te cambias de peinado y te empolvas y haces un esfuerzo.

Lupita: ¡no hay que ser tan pasiva, hija mía!
enciende lirios, enciende pájaros,
quema el borde de la noche,
el oficio de la mujer es encender el cielo
de estrellas en el ojo del varón.

...¿Adónde vamos si se apaga la aventura?

Y se recostó en el taburete cansada de su testamento
y se quedó suavemente dormida.


Y nunca despertó.


("la biblioteca de marcelo leites")

miércoles, 8 de julio de 2015

Beatriz Vignoli (1965 )

Función de la lírica

Mi padre agonizaba
en una sanatorio con TV por cable.
Puse el canal de ópera
para amortiguar sus alaridos constantes.
Justo cuando Rigoletto abraza el cadáver
de su hija, debí tenerlo al viejo
para que no se cayera de la cama:
la doble simetría de la escena
me la volvió soportable.


("ars scribendi")

martes, 7 de julio de 2015

Anne Sexton (1928/1974 )

Ama de casa


Algunas mujeres se casan con su casa.
Es otro tipo de piel; tiene corazón,
boca, hígado y mueve el intestino.
Las paredes son firmes y rosadas.
Mira cómo ella se pasa el día de rodillas,
lavándose a sí misma con fidelidad.
Los hombres penetran por la fuerza, como Jonás atraídos
por su madre carnal.
Una mujer es su propia madre.

Esto es lo principal.


("ars scribendi", s/c al traductor)

lunes, 6 de julio de 2015

Eugénio de Andrade (1923/2005 )

Adiós


Ya hemos gastado las palabras en la calle, amor mío,
y lo que nos ha quedado no basta
para alejar el frío de cuatro paredes.
Lo hemos gastado todo salvo el silencio.
Hemos gastado los ojos con la sal de las lágrimas,
hemos gastado las manos a fuerza de apretárnoslas,
hemos gastado el reloj y las piedras de las esquinas
en esperas inútiles.

Meto las manos en los bolsillos y no me encuentro nada.
Antes teníamos tanto que darnos;
era como si todo fuese mío:
cuanto más te daba más tenía que darte.

A veces decías: tus ojos son unos peces verdes
y yo me lo creía.
Me lo creía
porque a tu lado
todas las cosas eran posibles.

Pero eso era en el tiempo de los secretos,
era en el tiempo en que tu cuerpo era un acuario,
era en el tiempo en que mis ojos
eran realmente peces verdes.
Hoy son sólo mis ojos.
Es poco, pero es la verdad,
unos ojos como los demás.

Ya hemos gastado las palabras.
Cuando ahora te digo amor mío,
ya no pasa absolutamente nada.
Y sin embargo, antes de gastarse las palabras,
estoy seguro de que todo se estremecía
sólo con murmurar tu nombre
en el silencio de mi corazón.

No tenemos ya nada para darnos.
Dentro de ti
no hay nada que me pida agua.
El pasado es inútil como un trapo.
Ya te lo he dicho: las palabras están gastadas.


Adiós.


("life vest under your seat", sin crédito al traductor)

domingo, 5 de julio de 2015

Alfredo R. Placencia (1875/1930 )

Ciego Dios


Así te ves mejor, crucificado.
Bien quisieras herir, pero no puedes.
Quien acertó a ponerte en ese estado
no hizo cosa mejor. Que así te quedes.

Dices que quien tal hizo estaba ciego.
No lo digas: eso es un desatino.
¿Cómo es que dio con el camino luego,
si los ciegos no dan con el camino...?

Convén mejor en que ni ciego era,
ni fue la causa de tu afrenta suya.
¡Qué maldad, ni qué error, ni qué ceguera...¡
Tu amor lo quiso y la ceguera es tuya.

¡Cuánto tiempo hace ya, Ciego adorado,
que me llamas, y corro y nunca llego...!
Si es tan sólo el amor quien te ha cegado,
ciégueme a mí también, quiero estar ciego.


("el libro de dios", ed. conaculta, tercera serie lecturas mexicanas, no. 9, 1990.)

sábado, 4 de julio de 2015

Domingo Alfonso (1935 )

Matinal 


 A Javier Marimón
 "Abrí la verja de hierro": Fayad Jamís



Pongo los pies encima del suelo.
Calzo mis chancletas, una detrás de la otra
me incorporo con cierta dificultad:
Miro la sábana que cubre mi cama
con su montón de arrugas
Doy ocho pasos
(estoy en el cubículo del baño)
Un líquido ocre y maloliente me abandona,
camino dos metros, enfrento la escalera
y bajo los escalones de madera sin pintar
Tuerzo a la derecha, atravieso la sala
(Un golpe de ceniza me empuja a este espejo
que rechaza mi imagen)
Giro la llave, abro la puerta de hierro
y absorbo
como a nueva vida.
La flor de la mañana que comienza a despertar.


("el poeta ocasional")

viernes, 3 de julio de 2015

Miyó Vestrini (1938/1991 )

Horario

¿Qué hiciste hoy?
Leí el periódico y no reconocí a ningún amigo.
Derretí la escarcha de la nevera para que la cerveza
enfriara mejor.
Me di un baño de espuma.
Sequé mi cabello.
No parece que hayas hecho tantas cosas.
Hago muchas cosas y nadie se da cuenta.
Puedo verme en el fondo de las ollas
y en el piso de la cocina.
Pero no saliste. Lo habías prometido.
Estuve en la parada.
Levanté la mano y nadie se detuvo.
Tampoco leíste el libro que te compré.
No tuve tiempo.
Nunca tienes tiempo.
Tú tampoco. Y no te molesto preguntando
¿qué hiciste hoy?
Imagino cómo pasan las horas en esta casa.
Pasan,
te lo aseguro,
pasan.


("ars scribendi")

jueves, 2 de julio de 2015

Edgar Lee Masters (1868/1950 )

Hod Putt

Descanso aquí junto a la tumba
del viejo Bill Piersol,
que se hizo rico comerciando con los indios, y que
más tarde se acogió a la ley de quiebras
y salió de aquello más rico que nunca.
Yo me cansé del trabajo y la pobreza
y viendo cómo el viejo Bill y otros
aumentaban su fortuna,
asalté a un viajero una noche, cerca de Proctor’s Grove,
y sin querer lo maté,
por lo cual me juzgaron y colgaron.
Esa fue mi forma de entrar en bancarrota.
Ahora nosotros, que aprovechamos la ley de quiebras
cada uno a su manera,
dormimos en paz uno junto al otro.


("otra iglesia es imposible", versión gerardo gambolini)

miércoles, 1 de julio de 2015

Hamutal Bar-Yosef (1940 )

Si logras recordar


Si logras recordar cómo me dabas de comer
cerezas partidas boca a boca
con la habilidad de un actor de cine
y cómo al cabo de un año te propuse probar
la tibia leche que manaba de mis duros pechos
y cuál fue la expresión de tu rostro cuando lo hiciste
y cómo comiste y elogiaste el primer arroz mal cocido
y el pollo que guisé con sus vísceras el primer otoño
para nuestra cena antes del Yom Kipur
y cómo me compraste con tu primer sueldo
un vestido de gamuza gris y guantes de gamuza violeta
y cómo a escondidas y a plazos te compré
la bata de lana con el cuello chino
y si logras recordar mi chaqueta de cuero
y tu pantalón pijama celeste
que tendimos en el jardín del hospital entre los arbustos
la noche que te visité a escondidas
porque me llamaste para decir que me necesitabas
y yo ya era madre de cuatro hijos
y cómo volviste a casa del cuartel en plena noche
y qué feliz y orgullosa estaba yo de que fueses mío
y si logras recordar cómo reclinaste tu cabeza en mi regazo
y cerraste bien los ojos frente al lago que brillaba entre los árboles
en el banco de la avenida tras firmar aquel contrato
y entendí que ahora eres realmente feliz
y si logras recordar cómo te retuve con todas las fuerzas
que pude reunir en mis débiles brazos
mientras gemías en la bañera con llanto de oso herido
y cómo aferrabas mi hombro y mi vientre preñado en el funeral de mi padre
cuando me había puesto el vestido al revés y no podía dejar de llorar
y me perdonaste heroicamente las mentiras y las actitudes rencorosas
y si logras recordar la espinosa mata de zarzamora
que se empeñó en crecer pese a que los obreros la cubrieron de cemento,
entonces recuérdamelo, por favor,

porque últimamente tiendo a olvidar las cosas.


("la mirada del lobo", traductores mario wainstein y florinda f. goldberg)