domingo, 31 de agosto de 2014

Yamilet Fajardo (1984 )

Ahora ya sé....

Ahora ya sé por qué me espían
sus abrasivos ojos hurgan mis pechos
como el último lugar sobre la tierra
donde no todo está perdido

Están cansados
yo también estoy cansada
Es una avería que se abre y cierra
cuando intentas ir por ahí
con el ánimo apenas distinguible de un anciano

La escoria se acumula
entre espacios con viento en la cabeza
y ya no queda espacio para tus pensamientos

Ahora ya escucho el frágil mugido de la bestia
que aguarda en su rincón

Los acompañaría a un sitio ameno
pero sé que pueden hacerlo solos
y no habrá nada que pueda hacerlos más felices
que una como yo
que vuelve a pisar el asfalto
de lo que se llama un día


(fuente: Susana y los viejos, Texere editores, Zacatecas, 2014)

sábado, 30 de agosto de 2014

Rod McKuen (1930 )

Regalos


Con qué facilidad encajamos
como piezas de un puzle,
como si la mano de un dios
nos meciese sólo a nosotros
y toda la población de esta ciudad junto a la playa
fuésemos nosotros dos
y esta cama enorme fuese la cuna de un niño
con mucho sitio libre para dejar regalos.
Mañana te compraré muchos regalos.
Granadas y colines de pan,
billetes de ida y vuelta a cada esquina de la habitación
y rosas muy rojas como las que todos regalan a todos.
Todos tienen un anillo de diamantes
y zapatos de domingos.
Corbatas y lencería,
pistolas y pelotas de tenis.
¿Qué podría gustarte?
Vendería mi reloj para comprarte Grecia,
vendería mi coche para traerte un carrito
de esos de los que tira un hombre en Rangún.
Amontonadas en un rincón
hay amapolas y hojas de limones.
Tendrán que durar hasta que traiga a casa
el jardín de Union Square.
Cuando tenía diez años
encontré un billete de veinte dólares.
Compré un circo de cartón y una estilográfica
y una navaja porque nunca había tenido una.
Mi madre pensó que había robado el dinero.
Le compré un perfume en el todo a cien
y entonces ya me creyó.
Fui rico aquellos días,
durante una semana lo tuve todo.
Ojalá te hubiera conocido entonces.


(fuente: "rima interna", versión: Martín López Vega.)

viernes, 29 de agosto de 2014

Alejandro Nicotra (1931 )

Sobre el alcohol y los poemas no escritos


Sobre el alcohol y los poemas no escritos
-dices- cayó uno, y los otros
caerán también, si no han caído aún
con los ojos quemados por la soledad,
todos seremos destruidos
y no sé si algún verso
valdrá, como pensábamos, estas muertes.


(fuente: "otra iglesia es imposible")

jueves, 28 de agosto de 2014

José Luis García Martín (1950 )

Lector

¿No escuchas cómo late el corazón del mundo?
Pon tu mano en la piedra, en el cristal
donde te miras sin que puedas verte,
en el libro cerrado, con humedad de siglos,
en la puerta cerrada de la casa sin nadie.
Pon tu mano en mi pecho, cierra
un instante los ojos, avanza
a tientas por la oscuridad.
Todos los césares, todos los imperios
no tuvieron más vida
que la que tengo yo. Dentro del pecho
los amantes que fueron siguen siendo,
el negro diluvio continúa,
una mujer muere en la hoguera,
un hombre abjura de su fe.
¿No escuchas el fragor de la batalla?
Arde una biblioteca, un tizón encendido
atraviesa los siglos
y me quema la mano. Mírame:
no digas que estoy solo.
Soy una multitud desamparada,
un hombre con su amor entre la gente.
¿Escuchas sus pisadas en mi pecho,
su insistente, municipal murmullo?
El anciano que vuelve a ser niño,
el niño que se pierde entre sonrisas,
caricias, una aceitosa música,
rosas de fuego y de papel,
su carita curiosa y asustada,
el cárabo agorero que nos llama
a la montaña de los sacrificios,
la febril ebriedad de los amantes,
tanta fugaz eternidad,
el solitario que sueña con ser dos
y se avergüenza de saberse solo
sin saber que es legión
como todos nosotros.
Pon tu mano en el pecho,
lector,
y escucha como un eco del corazón del mundo
tu propio corazón.


(fuente: "la mirada del lobo")

miércoles, 27 de agosto de 2014

Charles Simic (1938 )

Una vida de fragmentos
 
Como una caja con fotografías viejas
Algunas ya rotas
Que encontraste en la basura
Y de las que salvaste algunas
mientras se llevaba el viento las otras.



Era un fría tarde azul de otoño
Cuando las dispusiste en la mesa
De la cocina y encontraste un rostro
Que te recordó a una muchacha
A la que una vez seguiste a la salida de la escuela.



Ella nunca se volvió a mirarte
Hasta hoy en que es todo sonrisa
Con los ojos apenas cerrados
Porque le molestaba el sol
O estaba a punto de pedir un deseo.
 
 
(fuente: "emmagust", traducción: José Luis Justes Amador.)

martes, 26 de agosto de 2014

José Javier Villarreal (1959 )

La santa


III
                                                             a José Emilio Amores

     Sentose entre la hierba indiferente al silbido de las víboras.
Sentose con su sombra a esperar la llegada de la tarde, aunque
     a esa hora el sol cayera sobre sus espaldas.
Sentose con los dedos lastimados por la angustia, heridos e
     insobornables en su incesante actividad de martirio.
Sentose oyendo una música cada vez más clara y abarcadora,
     una concha celestial que la iba protegiendo en su
     intemperie.
Sentose cansada de permanecer de pie, de sostenerse entre los
     pilares mudos que la rodeaban.
Sentose para ver mejor el escarabajo que hace rodar
     -imparable- su bola de mierda,
las diligentes hormigas en su previsión, los insectos que subían
     lentos, pero decididos, por su falda.
Sentose a la orilla de una carretera por donde casi no pasa
     nadie, a no ser el camión de la coca, el de las sabritas,
     o el que viene a recoger el huevo.
Sentose inclinando el paisaje que se fundía en su carne sudorosa
     de estar sola.
Se quedó sentada sintiendo la incomodidad en su cintura, la
     corona de espinas y la herida en el costado,
callada en esa resolana que abrasaba el monte y evaporaba las
     lomas del fondo.
Quedose atenta al canto de la hierba, a la seriedad de los
     fantasmas,
sentada sin esperar absolutamente nada de su padre, sus
     hermanos, la madrina, los tíos y abuelos;
del arroyo custodiando al pueblo; sorda a las campanas de la
     iglesia,
atenta sólo al canto que se desprendía de las flores, del verde
     de los lagartos y sus colas espinosas.
Sentose a la orilla de la carretera, a pleno mediodía, para que
     todo permaneciera igual,
para que su paraíso no se manchara con  la jugosa fruta del
     deseo.


                                                                  Monterrey-Higueras. Mayo de 2006

(fuente: La santa, ed. FCE, col. Poesía, México, 2007)    

lunes, 25 de agosto de 2014

Marco Antonio Montes de Oca (1932/2009 )

Vía rápida

5

Mirando por el tiro de una chimenea
Vi venir hacia mi rostro una ola de azucenas rojas
Estaba en alto el brillo de la corpulenta marejada
La luz solar recitaba alondras
Porque las palabras escaseaban
Había diamantes sobre las hojas
La rosa soportaba en vez de rocío
Joyas de verdad
Y sagradas eran las preguntas
Cuando la esfinge prefirió callar.


(fuente: Delante de la luz cantan los pájaros [poesía 1953-2000], col. Letras Mexicanas, FCE, México, 2000.)

domingo, 24 de agosto de 2014

Uriel Martínez (1950 )

El pie D

Hoy me levanto con el pie
derecho: dos comprimidos
vs la anestesia de la semana,
una olla de café negro
contra los días en blanco.
Un concentrado verde
para llevar y traer
en toboganes veloces
los ojos claros, la boca clara.
Dos rebanadas de centeno
para untar en haz y envés
la voluntad de salida
a todas partes.
Hoy me incorporo al día
con un coctel de antioxidantes,
dos cucharadas de ganas,
y una brizna antioscuridad.
Hoy me levanto con el pie
indicado: quizá permanezca
en casa sin esperar nada de nadie.

sábado, 23 de agosto de 2014

Raúl Gómez Jattin (1945/1997 )

El dios que adora

Son un dios en mi pueblo y mi valle
No porque me adoren Sino porque yo lo hago
Porque me inclino ante quien me regala
unas granadillas o una sonrisa de su heredad
O porque voy donde sus habitantes recios
a mendigar una moneda o una camisa y me la dan
Porque vigilo el cielo con ojos de gavilán
y lo nombro en mis versos Porque soy solo
Porque dormí siete meses en una mecedora
y cinco en las aceras de una ciudad
Porque a la riqueza miro de perfil
mas no con odio Porque amo a quien ama
Porque sé cultivar naranjos y vegetales
aún en la canícula Porque tengo un compadre
a quien le bauticé todos los hijos y el matrimonio
Porque no soy bueno de una manera conocida
Porque amo los pájaros y la lluvia y su intemperie
que me lava el alma Porque nací en mayo
Porque mi madre me abandonó cuando
precisamente
más la necesitaba Porque cuando estoy enfermo
voy al hospital de caridad Porque sobre todo
respeto solo al que lo hace conmigo Al que trabaja
cada día un pan amargo y solitario y disputado
como estos versos míos que le robo a la muerte.


(fuente: "el hombre aproximativo")

viernes, 22 de agosto de 2014

José Watanabe (1945/2007 )

La cura...

El cascarón liso del huevo
sostenido en el cuenco de la mano materna
resbalada por el cuerpo del hijo, allá en el norte.

Eso ví:
una mujer más elemental que tú
espantando a la muerte con ritos caseros, cantando
con un huevo en la mano, sacerdotisa
más modesta no he visto.
Yo la miraba desgranar sobre su regazo
los maíces de la comida
mientras el perro callejero se disolvía en el relente del sol
lamiendo
el dolor arrojado a la tierra
junto con el huevo del milagro.
Así era. La vida pasaba sin aspavientos
entre gente parca, padre y madre
que me preguntaban por mi alivio. El único valor
era vivir.
Las nubes pasaban por la claraboya
y las gallinas alineaban en su vientre sus santas ovas
y mi madre esperaba nuevamente el más fresco huevo
con un convencimiento:
la vida es física.
Y con ese convencimiento frotaba el huevo contra mi cuerpo
y así podía vencer.
En ese mundo quieto y seguro fui curado para siempre.
En mí se harán todos los milagros. Eso vi,
qué no habré visto.

 
(fuente: "blog del amasijo")

jueves, 21 de agosto de 2014

Daniel Durand (1964 )

Luz y oscuridad

Llego, entro, prendo la luz de la cocina
y sorprendo a las hormigas coloradas
puliendo los platos y cargando
todos los restos de comida.
No me molestan, pero mentalmente
les advierto sobre la superpoblación:
hasta ahora el ecosistema se mantiene.
Sin embargo, si consigo trabajo,
comeré más, vendrán amigos y mujeres,
habrá más restos, ustedes crecerán
y tendré que echar insecticida.
Sólo esta pobreza puede mantenernos
delicadamente unidos


(fuente: "el poeta ocasional")

miércoles, 20 de agosto de 2014

Myriam Moscona (1955 )

¿Arcaísmos?

1.
¿Cómo nombrar al cine, al teléfono, a los instrumentos de la vida moderna? algunas voces como ande, endenantes, ansina, semos, aiga, mezmo, se emplean entre la gente menos letrada en distintas regiones de América Latina mientras que en muestra lingua son expresión cotidiana.

Los campesinos preguntan ande juites?, tal como lo decían los abuelos y bisabuelos en la lengua de la diáspora judía que salió de España tras el Edicto de Expulsión de los Reyes Católicos, decretado el 31 de marzo de 1492.

2.
Hoy en día, en los estados mexicanos de Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas, al igual que en Texas y Nuevo México, se emplean expresiones originarias de la lengua sefardí. Es probable que quienes  el día de hoy emplean "güerco" (que en sentido estricto significa "diablo" y es una forma de referirse a los niños, especialmente a los traviesos), "la calor" o "A Dio" (expresión que denota sorpresa y que en ladino es de uso cotidiano al igual que en las zonas urbanas y rurales del norte de México), ignoren el origen de estos giros


(fuente: Tela de sevoya, Lumen, México, 2013)

(3.
Al margen de la obra de la poeta y narradora aquí citada, la primera vez que escuché el término "güerco", se aplicó a un niño "aguerrido" o "travieso" originario de Monterrey (Nuevo León), por sus propios familiares. Esto en Gómez Palacio (Durango), colindante con Coahuila. "Hace mucha calor" es moneda corriente en esa franja, lo mismo que "un calorón", "Adió" o "A Dio", era de uso frecuente también en Zacatecas; y donde todavía pervive, predominantemente en el medio rural.)

martes, 19 de agosto de 2014

John Better (1978 )

Basura quemada

Eres basura quemada
Joyas prestadas a una rubia tonta debutante del burlesque,

ardiendo en la aurora de un espejo quebrado.
La noche de naipes coronados con amarillentos diamantes
de condones usados y decapitadas cabezas
de piñatas con los dientes quebrados

Basura quemada es esa nube que se alza en la distancia
Esos algodones y esos guantes quirúrgicos
donde hierven disecados pétalos de sangre
esas calabazas zumbando de moscas rubí
esos cascarones cuajados de fetos
esas revistas de pornografía donde ranas trasparentes babean su gélido orgasmo

Todo es basura quemada
incluso tus labios donde se hospeda una medusa de fiebre
también tu lengua de filosas espinas plateadas
Todo es basura quemada amor
incluso Jhune y Kent tan distantes de mi
y al otro lado de la cámara pajeándose
sobre un mugroso colchón en algún scort de Manila
también Koyiro asombrada de ver flotar libélulas en el agua del lavatorio

Todo es basura quemada
excepto este poema que hasta ahora empieza a arder
 
(fuente: "revista arquitrave" en línea)

lunes, 18 de agosto de 2014

Miyó Vestrini (1938/1991 )

Diagnóstico
  

 A ver,
abre la boca.
Di aaaaaah.
Muéstrame eso que hizo tu madre cuando eras niña.
¿Ese era todo el misterio?
¿Sexo oral?
¿Manipulaciones?
¿Tacto?
¿Manipulaciones?
Veamos tu útero,
amplio y desfasado.
¿Cuántos niños pasaron por allí?
Los expertos te dijeron
que la naturaleza esperaba por ellos.
Pero murieron igual.
Y si sobrevivieron,
unos son tarados
otros más o menos,
todos bien planificados con la excusa de la soledad.
Tienes problemas con tus dientes,
con la lenta digestión de los indecisos,
con el crujido del hueso occipital.
Eres un paciente más.
Todos quisieran haber nacido en Kansas City
o en Amsterdam
o en Toronto.
O por lo menos,
veinte años más tarde.
Déjame agitarte en esta probeta de marfil,
Verificar bien el color de la mezcla.
Asco,
que mal hueles.

(fuente: "emmagunst")

domingo, 17 de agosto de 2014

Javier Sologuren (1921/2004 )

Bajo los ojos del amor


Aún eres tú en medio de una incesante cascada
de esmeraldas y de sombras, como una larga
palabra de amor, como una pérdida total.

Aún eres tú quien me tiene a sus pies
como una blanca cadena de relámpagos,
como una estatua en el mar, como una rosa
deshecha en cortos sueños de nieve y sombras,
como un ardiente abrazo de perfumes en el centro del mundo.

Aún eres tú como una rueda de dulces tinieblas
agitándome el corazón con su música profunda,
como una mirada que enciende callados remolinos
bajo las plumas del cielo, como la yerba de oro
de una trémula estrella, como la lluvia en el mar,
como relámpagos furtivos y vientos inmensos en el mar.

En el vacío de un alma donde la nieve descarga
en una ventana hecha con los resonantes emblemas del otoño,
como una aurora en la noche, como un alto puñado de flechas
del más alto silencio aún eres tú, aún es tu reino.

Como un hermoso cuerpo que baña la memoria,
como un hermoso cuerpo sembrado de soledad y mariposas,
como una levantada columna con el tiempo a solas,
como un torso cálido y sonoro, como unos ojos
donde galopa a ciegas mi destino y el canto es fuego,
fuego la constelación que desata en nuestros labios
la gota más pura del fuego del amor y de la noche,
la quemante palabra en que fluye el amor, aún.


(fuente: "urbanotopia")

sábado, 16 de agosto de 2014

Efraín Huerta (1914/1982 )

Bellas paralelas

para Fayad Jamis,
que ama a López Velarde

Llamábase Dulce María y era
de Cintalapa, Chiapas, México.
Bailamos a la sombra de violetas aéreas
y creo haberle propuesto matrimonio.
La recuerdo con la sorda locura de quien
se ha bebido en una sola noche
todo un río Grijalva de un atroz comiteco.

Llamábase Dulce María y era
de Mayarí, Oriente, Cuba.
Astudillo nos retrató junto a un rosal
y la rosa era Dulce, la rosa era María.
La recuerdo, palabra, como si el alma fuese
un palomar desierto, o, en mi caso,
un hueso inexistente pero roto.

Me duelen las heridas por aquello que vi:
la rosa de Cintalapa,
la rosa de Mayarí.

Aguascalientes, 23 de marzo de 1969


( fuente: Permiso para el amor. Brevísima antología, selección: David Huerta, coedición: SCGDF-Conaculta-ALDF-SEGDF)

viernes, 15 de agosto de 2014

Efraín Huerta (1914/1982 )

Permiso para el amor

Se permite que los amantes de arrullen
y aprisionen las abejitas que la brisa decapitó

Junto al hecho concreto llamado Amor
las columnas de mármol son barcos de musgo
y el malecón un diminuto tálamo

Las bocas y los cuerpos de agua se arrullan
como arpas en el triunfo de los himnos

Se permite que las criaturas se huelan
hasta semejar hormigas furiosas
amándose a nivel de fabulosos caballos
y que esta noche sea de resurrecciones
y lo impúdico sea echado a los albañales

Puros y delicados como un salmo
los amantes se encadenan en silencio
pero el griterío sexual se escucha hasta El Morro
y yo me tapo los oídos porque no es bueno
turbar la paz deslumbrante de los enfermos


(fuente: Permiso para el amor, brevísima antología, sel. David Huerta, coed. SCGDF-Conaculta-ALDF-SEGDF,México, 2014.)

jueves, 14 de agosto de 2014

Gerdur Kristný (1970 )

Rosquillas

 El día en que
le dijeron a mi abuela
que su hija más joven
se había quitado la vida
con un puñado
de pastillas
se puso
a freír rosquillas

Años más tarde
cuando la abuela
ya había envejecido
hasta perderse a sí misma
le dijeron
que su hijo
había muerto

Y ella preguntó:
"¿Ya se lo habéis dicho
a su madre?"

Le vino a la mente
aquella mujer
que freía rosquillas
aquí mismo hace años
y deseaba
con toda su alma
ser cualquier otra


(fuente: "otra iglesia es imposible", versión de Elías Knörr)

miércoles, 13 de agosto de 2014

Blanca Varela (1926/2009 )

Curriculum vitae

digamos que ganaste la carrera
y que el premio
era otra carrera
que no bebiste el vino de la victoria
sino tu propia sal
que jamás escuchaste vítores
sino ladridos de perros
y que tu sombra
tu propia sombra
fue tu única
y desleal competidora.


(fuente: "urbanotopia")

martes, 12 de agosto de 2014

Raúl Gómez Jattin (1945/1997 )

El disparo final en la Vía Láctea

En el cielo profundo de mis masturbaciones
ocupas ese ámbito de deseo irrefrenable  y voraz.
Inagotable y tierno que te devora el sexo
aunque tú no lo sepas. Tu cuerpo habita el mío.

Y es tan mío como no pudo serlo allá
en la realidad. Es mío cuando yo te deseo.
De esa misma manera impalpable y eterna
como este libro es tuyo. Como yo soy de ti.

Habitamos el ocho. Doble infinito
de los dos universos. El 8 de los círculos.
El que parece dos astros hermanos y gemelos.
El que parece dos ojos. Dos culos cercanos.
El que parece dos testículos besándose.

Cuando llegas a mi cielo estoy desnudo
y te gustan las columnas de mis piernas
para reposar en ellas.Y te asombra
mi centro con su ímpetu y su flor erecta
y mi caverna de Platón carnal y gnóstica
por donde te escapas hacia la otra vida.

Y en ese cielo te entregas a ser lo que verdaderamente
eres. Agresión de besos Colisión de espadas.
Jadeo que se estrella como un mar contra mi pecho.
Locura de tus ojos orientales alumbrando
la aurora del orgasmo mientras tus manos
se aferran a mi cuerpo. Y me dices
lo que yo quiero y respiras tan hondo
como si estuvieras naciendo o muriendo.
Mientras nuestros ríos de semen crecen
y nuestra carne tiembla y engatilla su placer
hacia el disparo final en la Vía Láctea.

En las sábanas de nuestro cielo hay nubes
perfumadas de axilas y delicados residuos
de amor. En la almohada el hueco
que tu cabeza ha dejado oloroso a jazmines.
Y en mi alma y mi cuerpo el inmenso dolor
de saber que desprecias mi amor.

Oh tú por quien mi vida renació
dentro de la lumbre de la muerte.


(texto tomado de Ajuste de cuentas. La poesía colombiana del siglo XX, Harold Alvarado Tenorio, con un prólogo de Antonio Caballero, editorial Agatha, Palma de Mallorca, 2014.)

lunes, 11 de agosto de 2014

Raúl Gómez Jattin (1945/1997 )

Me defiendo


Antes de devorarle su entraña pensativa
Antes de ofenderlo de gesto y palabra
Antes de derribarlo
Valorad al loco
Su indiscutible propensión a la poesía
Su árbol que le crece por la boca
con raíces enredadas en el cielo.
El nos representa ante el mundo
con su sensibilidad dolorosa como un parto.



(fuente: "al pial de la palabra")

domingo, 10 de agosto de 2014

Uriel Martínez (1950 )

Durazno

Para morderte, durazno, me bastan
los dientes frontales.

Para limpiarme el jugo de tu entrepierna,
fruto de pulpa jugosa, el dorso de la mano.

Para chuparte la semilla que guardas
al centro me sobran labios y lengua sedientos.

Para asomarme a tus vértebras, durazno,
dos gotas de colirio en las pupilas.

Para saberme complacido basta tomarte
con la izquierda y acercarte el aliento.

Para sentir tu vello púbico es todo
pasarte como rayo en las mejillas.

Pero no digas nada, me alcanza tu pielroja
para el verano.

sábado, 9 de agosto de 2014

Nina Cassian (1924 )

Fantasma


Una alfombra de mariposas muertas a mis pies,
muertas y mustias
(no sufren de rigor mortis).
Yo, por mi parte, estoy bastante saludable.
Me han extraído el hígado,
me han desencajado los pulmones,
arrancado el corazón,
de modo que ya nada me duele.
Convertirse en fantasma
es una solución
que recomiendo vivamente.


(fuente: "rima interna", versión de Martín López-Vega)

viernes, 8 de agosto de 2014

Rosalía Fernández Rial (1988 )

Todas las calles

Demasiado frío
para dormir
-dice el carámbano de tus labios-
Demasiado frío.
Y a la ciudad no le caben
nuestros cuerpos
en sus bolsillos.
Fuera
es el único lugar que nos pertenece.
Pero no tiembles, amor.
Los edificios son árboles
con necrópolis de nidos;
islas ahogadas
en océanos que no flotan.
"Ellos" tienen
un agujero de asfalto vertical;
una ventana sin luz
entre las fauces de la noche.
¿Y nosotros?
Nosotros, todas las calles.


(fuente: "la mirada del lobo", versión de Andrés Vara.)

jueves, 7 de agosto de 2014

Eduardo Chirinos (1960 )


Escrito en la nieve

El húmedo
...................hocico de los ciervos
frota el cristal de la ventana. Pero
no abro la ventana. Abro el libro

donde viven los ciervos. Los inmortales
ciervos que buscan la fuente.

Salgo a la calle. Pocos automóviles,
nieve en el invierno, cielo azul
en el verano. Hojas secas y flores,
muchas flores. ¿Por qué

escribo esto? Porque hay en Lima
demasiados automóviles tal vez

porque no hay nieve en el invierno,
ni cielo azul en el verano.
............................Sólo un mar
color de cielo, colinas de arena

y más allá el mundo
donde las estaciones se cumplen.

Eso lo aprendí en los libros: nieve
en los libros y cielo azul y hojas
secas.


(fuente: "urbanotopía")

miércoles, 6 de agosto de 2014

Rómulo Bustos Aguirre (1954 )

Músicas

¿Has visto alguna vez esas parejas de bailarines extáticos
suspendidos en la música fuerte que
emerge de los pick-ups de barriada
tan juntos y como clavados unos en otros que parece
que se estuvieran amando de pie?

Cada cual gira en su propia órbita planetaria.
Cada uno cree que el otro gira en la suya.
Y así cada uno imagina ser el centro de sí mismo y del otro.
En esos instantes los amantes
ignoran la ley de la libre caída de los cuerpos.

Si el uno fuera el solo centro del otro, todo el otro
caería sobre el uno y en él desaparecería.
Si el otro fuera el solo centro del uno, todo el uno
caería sobre el otro y en él desaparecería.

Sin embargo, no sucede así.
Porque el centro no está en ninguno de ellos.
No es menos falso que cada uno sea su propio centro.

El centro está en otra parte.
Los verdaderos amantes son los que han sabido entender esto.

Y sobre todo
que la música que los sostiene
también proviene de otra parte.


(fuente: Ajuste de cuentas. La poesía colombiana del siglo XX, con un prólogo de Antonio Caballero, Alvarado Tenorio, Harold, ed. Agatha, Palma de Mallorca, 2014.)

martes, 5 de agosto de 2014

Eduardo Lizalde (1929 )

Oscura residencia


Cuando uno duerme a fondo,
y en la habitación oscura, si no hay luna
y queda una rendija abierta,
entra la noche entera por ahí,
con toda la negrura universal
a sus espaldas,
y no es la suya
la misma oscuridad de nuestra casa:
es la negrura grande,
la que deja al pasar
la vieja amiga perniciosa
que ha diezmado la tribu
de nuestros amigos y parientes,
y es fulgurante luz
la de la fiera noche,
junto a la sombra espesa
que la Erinia proyecta
en el jardín.
Siempre acechando afuera,
velando sus guadañas.
No hay que mirarla nunca
a los ojos de hielo.
Hay que cerrar ventanas.


(fuente: "luvina" en línea)

lunes, 4 de agosto de 2014

Valerio Magrelli (1957)

En los baños públicos


Los escritos en los baños públicos
me dicen el dolor
del joven que escribe,
solo, en los baños públicos.
Solo, con la escritura
de quien lo precedió,
en un coloquio mudo,
denso, en los baños públicos.
Yo también una vez escribí,
solo, en los baños públicos,
confiando el dolor
a los insultos peores.
Aquí se escribe solamente
de odio, en los baños públicos,
pero de un odio que gira
como un cigarro entre amigos.


(fuente: "luvina", versión: Marco Perilli)

domingo, 3 de agosto de 2014

Gloria Fuertes (1917/1998 )

Hemos de procurar no mentir...


Hemos de procurar no mentir mucho.
Sé que a veces mentimos para no hacer un muerto,
para no hacer un hijo o evitar una guerra.
De pequeña mentía con mentiras de azúcar,
decía a las amigas: “Tengo cuarto de baño”
—mi casa era pobre, con el retrete fuera—.
“Mi padre es ingeniero” y era sólo fumista,
¡pero yo lo veía ingeniero ingenioso!
Me costó la costumbre de arrancar la mentira,
me tejí un vestido de verdad que me cubre,
a veces voy desnuda.
Desde entonces me quedo sin hablar muchos días.
 
 
(fuente: "emma gunst") 

sábado, 2 de agosto de 2014

W. H. Auden (1907/1973 )

Musée des beaux arts


En punto a su sufrimiento jamás se equivocaban
los maestros antiguos. qué bien entendieron
su lugar en el mundo, como acontece siempre
mientras otros almuerzan o cierran la ventana
o se pasean, simplemente, sin nada en qué dar.
Cómo, si los mayores religiosamente esperan
el nacimiento milagroso, tiene que haber también
niños sin especial interés en que ocurra
patinando en la alberca del bosque. No olvidaban jamás
que el horrible martirio ha de seguir su curso
de cualquier modo, en un rincón, en algún sitio mugriento
donde llevan los perros su vida de perros, y la jaca del sayón
se rasca la grupa inocente contra un árbol.

En el Ícaro de Brueghel, por ejemplo. Con qué tranquilidad
todo se inhibe del desastre: el labrador
oyó seguramente los gritos de socorro, el chapoteo,
que para él no era una catástrofe. Brillaba el sol
como brilló en las piernas blancas al sumirse
dentro del agua verde, y el esbelto navío
que ha debido de ver algo inaudito
un muchacho caído del cielo,
iba hacia alguna parte y navegaba en paz.


(fuente: "el poeta ocasional", traductor: jaime gil de biedma)

viernes, 1 de agosto de 2014

Juan Calzadilla (1931 )

Lavado de la memoria


Deberíamos atrevernos a narrar con lujo
de detalles todo lo que nos pasa por la mente
en una especie de diario.
De este modo le ahorraríamos a la memoria venir
a auxiliarnos con su discurso torpe y lleno
de lagunas y ambigüedades
después que las cosas ya han pasado,
más tarde o más nunca
como si creyera ser la historia.
No importa que nos equivoquemos
o que, exagerando la nota, lo que testimoniemos
resulte la obra de un gran embustero.

Después de todo no se escribe sino sobre lo que
uno imagina. Así lo que nos imaginemos
sea lo único que en nuestras perras vidas
nos ha pasado.





(fuente: "el poeta ocasional")