sábado, 22 de noviembre de 2014

Francisco Ruiz Udiel (1977/2011)

Nada


Nada es una palabra
inventada por Dios
para escupir su desprecio.
Yo soy la palabra de Dios.


(fuente: revista arquitrave en línea, no. 49, agosto 2010)

viernes, 21 de noviembre de 2014

José Watanabe (1947/2007 )

El pan


Perdonen que lo diga sin pudor,
pero mi madre y yo vivíamos en un pueblo
                  de hambrunas.
Las carencias
nos llevaban a todos a una especie de inocencia,
                     a un vivir
en el centro puro de nosotros mismos.
Así es cuando ya no queda nada, salvo
la postura orgullosa de mi madre
                 que dormía como saciada.

Cada cierto tiempo pasaban profetas
que repetían monsergas en nombre de un dios
                  prometedor, pero cruel.
Ninguno trajo lluvia sobre los campos yermos
         ni hizo el milagro de una simple lechuga.

Una tarde se asomó a nuestra puerta
un extranjero de mirada llameante, otro agorero,
pero no supimos quién ardía en él, si su dios
                           o su demonio.
Dijo llamarse Elías y tenía gran hambre como nosotros.
         Se quedó mirando a mi madre
que en la artesa mezclaba un puñado de harina Santa Rosa
      con una cucharada de manteca sin nombre.
Estoy haciendo un pan para mi hijo y yo. Lo comeremos
y después, con la dignidad de los pobres satisfechos,
nos moriremos de hambre, dijo mi madre
                               Reyes 17:12.


(fuente: "la biblioteca de marcelo leites")

jueves, 20 de noviembre de 2014

César Moro (1903/1956 )

El fuego y la poesía

III

Amo la rabia de perderte
Tu ausencia en el caballo de los días
Tu sombra y la idea de tu sombra
Que se recorta sobre un campo de agua
Tus ojos de cernícalo en las manos del tiempo
Que me deshace y te recrea
El tiempo que amanece dejándome más solo
Al salir de mi sueño que un animal antediluviano perdido en la sombra de los días
Como una bestia desdentada que persigue su presa
Como el milano sobre el cielo evolucionando con una precisión de relojería
Te veo en una selva fragorosa y yo cerniéndome sobre ti
Con una fatalidad de bomba de dinamita
Repartiéndome tus venas y bebiendo tu sangre
Luchando con el día lacerando el alba
Zafando el cuerpo de la muerte
Y al fin es mío el tiempo
Y la noche me alcanza
Y el sueño que me anula te devora
Y puedo asimilarte como un fruto maduro

Como una piedra sobre una isla que se hunde


(fuente: "la biblioteca de marcelo leites")

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Marcos Fabián Herrera (1984 )

Añoranza



En esta casa y en este patio
de insomnes mujeres
la vida es un vago recuerdo,
jirones de un tiempo ignorado.
La luz que atraviesa las hendiduras
alimenta fantasmas y revive el temor.


(fuente: arquitrave en línea, no.49, agosto 2010)

martes, 18 de noviembre de 2014

Jorge Posada poeta

Paso doble



la cocinera de la fonda argentina al quemarse con el aceite dice laputísimaverga como su hermana que en la caja de costura esconde fotografías forenses

el repartidor de garrafones se ata las agujetas como su prima que murió al atravesar división del norte

el vigilante del conjunto residencial se escarba los dientes como su tía abuela que durante los años 90 le gustaba mandar cartas a una abogada que trabajó para impedir el desafuero de un expresidente

la encargada de los helados lava las cucharas como su padre al que vio dos veces

la maestra del 4b grita en el micrófono con los mismos defectos de pronunciación que su primo el bombero que desertó durante el terremoto de 1985

el empleado de bimbo desarrolla en la laringe los mismos quistes de su abuela que aún en el hospital se negó a revelar su fecha de nacimiento

el dueño de los abarrotes tiene una mala digestión semejante a su segunda esposa que durante ciertas noches sufre ataques de ansiedad que no le permiten respirar

los albañiles -gemelos- detestan el aroma del brócoli como la mujer que los cuidó cuando sus padres fueron arrestados por narcomenudeo

la vecina peina a su hijo igual que el gerente del zara


la niña con gafas rojas heredó la intolerancia al gluten de su bisabuelo que evitaba los deportes pero que trabajó dos años como jardinero en un estadio de fútbol luego de su exilio


(fuente: "costa sin mar.blogspot")

lunes, 17 de noviembre de 2014

Lina Zerón (1959 )

Un gran país


Vivo en un país tan grande que todo queda lejos:
la educación,
la comida,
la salud,
la vivienda.

Tan extenso es mi país

          que la justicia no alcanza para todos.



(fuente: "blog del amasijo")

domingo, 16 de noviembre de 2014

Uriel Martínez (1950 )

 El buen fin


Era tan pobre que cuando nació lo echaron a un moisés que desembocó en el Mar de los Sargazos


Era tan pobre que le dijeron que se callara porque ya no había especialistas en esperanto.


Era tan pobre y distraíd@ que cuando salió de la representación de "La Orestiada" el dictador ya era cadáver.


Era tan pobre que España nunca apartó de él aquel cáliz.


Era tan pobre que vendió el manuscrito de su "Libro del Desasosiego" a un hombre taciturno con trastornos hepáticos.


Era tan pobre que en sus periodos de insomnio se levantaba a verificar las ratoneras vacías y sin queso.


Era tan pobre que tenía años con la muela del juicio bajo la almohada.


Era tan pobre que había días que merendaba las hojas en blanco.


Era tan pobre que pensó erigirle un altar al As de Oros.


Era tan pobre que concibió sus últimos días ayuno de hambre.


Era tan pobre que lo contrataron en un circo ya sin animales,ni la Mujer Tortuga, la Niña Malvada ni el Traga Espadas.

Era tan pobre que se sentó a rastrar el árbol genealógico del Buscón llamado don Pablos, su pariente remoto.

Era tan pobre que la Diosa Fortuna le sacaba la vuelta.


Era tan pobre que ni Anita La Huerfanita le prestaba juguetes.

Era tan pobre en su discurso que la pitonisa y su sicoanalista terminaban contrariad@s.


Era tan pobre que no tenía domicilio conocido ni desconocido.


Era tan pobre que cuando se le acabó el lápiz escribió con el índice.


Era tan pobre que nunca pasaba nadie a recogerlo del kindergarden.

Era tan pobre que la Noche Buena cenaba en casa de Gregorio Samsa.


Era tan pobre que ni el Poveretto de Asíssi lo quiso de amigo.


Era tan pobre que había imaginado una narcofosa donde escribiría su primera novela.