sábado, 31 de diciembre de 2011

Idea Vilariño (1920- 2009)

El testigo



Yo no te pido nada
yo no te acepto nada.
Alcanza con que estés
en el mundo
con que sepas que estoy
en el mundo
con que seas
me seas
testigo juez y dios.
Si no
para qué todo.



Lo que siento por ti



Lo que siento por ti es tan difícil.
No es de rosas abriéndose en el aire,
es de rosas abriéndose en el agua.

Lo que siento por ti. Esto que rueda
o se quiebra con tantos gestos tuyos
o que con tus palabras despedazas
y que luego incorporas en un gesto
y me invade en las horas amarillas
y me deja una dulce sed doblada.

Lo que siento por ti, tan doloroso
como pobre luz de las estrellas
que llega dolorida y fatigada.

Lo que siento por ti, y que sin embargo
anda tanto que a veces no te llega.


(textos tomados de la revista on line El Malpensante, agosto 2010.)

Song Li (?)

Poesía desde el Barrio Chino

Una vez al mes me dirijo en tren hasta Belgrano,
a donde está mi patria sola entre dos calles.
Sentado en un banco del andén,
miro los peatones a ambos lados de los rieles,tras las rejas,
mientras espero el tren que viene del Tigre.
El sol sudamericano me hace arder la piel.
La virgen dentro del altar se va pálida, ojos caídos, expresión neutra:
ni buena, ni mala.
El reloj averiado marca como siempre las 8:45, advirtiéndome una vez más
que el futuro es la terminal de algo:
una mala noticia que ya está en camino;
una nieve que tapa todo, que cubre todo;
un error del que no terminamos nunca de arrepentirnos…
La puerta del vagón se abre y siento una satisfacción indecible,
porque una vez por mes Belgrano ocupa de nuevo el lugar de mi patria
trayéndome su pereza, su bondad y su embrujo;
y una vez más vuelvo con mi bolsa pesada,
llena de arroz, salsa de porotos, cebolla y zanahoria.


(texto tomado de eblogtxt, traducción de Miguel Ángel Petrecca.)

viernes, 30 de diciembre de 2011

Camila, candidata a diputada




La líder estudiantil Camilla Vallejo, ex presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech) y actual vice, fue la cara de las movilizaciones que pedían reformar el sistema de educación de Chile. Con sus ojos azules y una llamativa oratoria, se transformó en la referencia del movimiento que provocó una fuerte crisis al gobierno de Sebastián Piñera. La joven militante del Partido Comunista perdió hace unos días, a mano de un grupo izquierdista, la dirección de la Federación, pero no cayó en su popularidad. En una encuesta difundida ayer por los medios chilenos, apareció como una de las cuatro figuras políticas más queridas del país, junto a la ex presidenta Michel Bachelet. Aprovechando la difusión de las cifras, que le dan el 44% de aceptación, sugirió que se animará a una candidatura a diputada. “Estoy dispuesta a disputar elecciones”, dijo. Respecto del cambio de ministro de Educación, sostuvo que demuestra el problema que tiene el gobierno al no lograr una salida a un conflicto de siete meses. “Son incapaces y se han visto obligados a hacer cambios de gabinete pero sin lograr los cambios importantes”, precisó la dirigente.


(nota tomada de Clarín, foto de `letra joven`.)

Borges, sus restos mortales

Una imagen impactante de un lado, un mensaje oculto del otro. Palabras en inglés antiguo talladas en la piedra aumentan el misterio, duplican el valor histórico literario del enigma. Están inscriptos en una lápida anclada en el cementerio Plainpalais de Ginebra: allí debajo yacen los restos mortales de Jorge Luis Borges. Sus palabras escritas, claro, no conocen la muerte.

Esa lápida requiere una mirada avezada, atenta y diseccionadora como la del investigador Martin Hadis (1971) que dedicó años de su vida a dilucidar lo que decía y lo que no decían esas inscripciones. “Esta lápida es la intersección de varias pasiones de Borges, de ahí los enigmas que encierra: el coraje, el estudio de las lenguas antiguas, la erudición y la universalidad”, asegura Hadis, autor de Siete guerreros nortumbrios. Enigmas y secretos en la lápida de Jorge Luis Borges (Emecé). Hubo, hay una relación intensa y explicadora entre este mensaje y la pasión literaria de Borges: el coraje y lo que significó en su vida todo el aprendizaje del inglés antiguo y el escandinavo antiguo. Dos lenguas que no tiene correlato con la vida y la realidad corrientes y vigentes en el siglo XX... ¿pero acaso las palabras no guardan relación con su pasado original? En esa explicación genética radica la justificación de su talento abrumador e inquietante.
Hadis describe minuciosamente la lápida para después lanzarse a la interpretación que no sólo trasciende el tiempo-espacio: recorre su vida en la Argentina, su muerte en Suiza y su pasado legendario en tiempos y territorios de la antigua Inglaterra y en la vida vikinga escandinava.
En el frente de la lápida figuran el nombre de Jorge luis Borges, la imagen de siete guerreros y una frase en inglés antiguo And ne forhtedon na , que significa : “…Y que no temieran.” La imagen de los siete guerreros fue tomada de la llamada Piedra de Lindisfarne, una talla que recuerda el ataque vikingo ocurrido en Nortumbria (al norte de Inglaterra) en el año 793 dC. Hadis señala que, curiosamente, Borges ya había descrito este diseño, que terminó tallado en su tumba, en su libro Literaturas Germánicas Medievales (1966): “Una lápida en el norte de Inglaterra representa con torpe ejecución, siete guerreros nortumbrios. Uno blande una espada rota; todos han arrojado sus escudos; su señor ha caído en la batalla y ellos avanzan pare hacerse matar, porque el honor les obliga a acompañarlo. La balada de Maldon guarda la memoria de un episodio análogo...” La balada a la que hace referencia Borges narra un combate entre vikingos y sajones del año 991. La frase en inglés antiguo pertenece al inicio de esa lucha: Byrthnoth, el líder sajón, pidió a sus hombres que defendieran sus lugares, que sostuvieran bien sus escudos, “y que no temieran”.
En el reverso de la lápida hay una nave vikinga que simboliza, según el autor, el pasaje de Borges a la eternidad, y debajo de ella una frase de la Völsunga Saga (o Saga de los volsungos , un texto islandés escrito en prosa a fines del siglo XIII) que Borges cita en su cuento “Ulrica”: Hann tekr sverthit Gram ok leggr í methal theira bert , que significa: “El tomó la espada Gram, y la colocó entre ellos desenvainada” (traducido por Hadis).
“Lo extraordinario de estas citas y figuras antiguas es que remiten, en el contexto de la obra de Borges y de un modo misterioso, a los antepasados criollos del escritor, a los compadritos de Palermo, a las milongas y al viejo Buenos Aires.” Hadis entrevistó a María Kodama (quien le dio su bendición a él y a su proyecto) y a Eduardo Longato, el escultor autor de la lápida que la viuda de Borges le había encargado.
A los 55 años Borges comenzó a estudiar inglés antiguo. Un momento particular: estaba totalmente ciego. Según el investigador, Borges utiliza metáforas germánicas: las kenningar , mezcladas en sus versos orilleros de Evaristo Carriego y en la milonga “Jacinto Chiclana”. Allí exhibe la habilidad necesaria para mezclar lo criollo con lo anglosajón, la herencia de su abuelo paterno, el coronel Francisco Borges, y la de su abuela paterna inglesa, Anne Haslam.
La lápida famosa del cementerio suizo tiene apenas 24 palabras y dos imágenes y de allí surgen una serie enorme de asociaciones que conectan la vida de Borges con su particular literatura. Esta misión le cupo muy bien a Martin Hadis un investigador obesivo e inagotable producto de una formación ecléctica e interesante. El autor se inició en el estudio de sistemas en 1993 y luego obtuvo un Master of Science en el Media Lab del Massachusetts Institute of Technology (MIT); estudió literaturas germánicas comparadas en la Universidad de Harvard y realizó una maestría en antropología cultural en la Universidad de North Texas. También ha estudiado numerosos idiomas, no todos de fácil acceso o utilización en la vida moderna como inglés antiguo, latín, galés, antiguo nórdico o también chino mandarín, japonés, finlandés, hindi, entre otros. Su iniciación borgeana comenzó cuando recopiló el curso de literatura inglesa que Borges dictó en la UBA y lo publicó, en colaboración, como Borges profesor ; luego escribió Literatos y excéntricos: los ancestros ingleses de Borges .
Hadis ha recorrido un largo camino en su madura carrera como académico investigador. Pero no ha agotado las fuentes de inspiración borgeanas. Por un lado, esas fuentes son inagotables; y por otro, las exploraciones y hallazgos en el gran universo borgeano de Hadis son, como las letras del autor de El Aleph , infinitas.


(Crónica de Héctor Pavón tomada de Letra Ñ, diario Clarín.)

jueves, 29 de diciembre de 2011

Juan Gerardo Aguilar (1976)

El refugio del hurón es una doble vertiente, por su mismo torrente descontrolado; un libro desigual en cuanto a calidad, y salpicado, aquí y allá, de sucesos truculentos, atentados contra su misma belleza.
En “Ruinas” —uno de los mejores del volumen—, un hombre rumia durante la visita familiar a un parque arqueológico la propia ruina en que se han convertido su vida y su matrimonio. Planea huir solo al día siguiente pero opta, en un giro final inesperado, por sacrificarse a sí mismo y a los suyos de la forma en que antiguas sociedades mesoamericanas, al emigrar o cambiar de ubicación, quemaban todo cuanto dejaban atrás para garantizarse un nuevo comienzo. “El refugio del hurón“, relato que da título al libro. Una pareja que inicia su vida en común descubre que en realidad no se soporta, y seguramente al igual que el hurón (que tienen por mascota) terminarán devorándose hasta que todo se resuelva violencia desenfrenada. “La última bala, el relato cínico de un lío pasional en que se entremezclan los celos crónicos de un marido trastornado. Aquí la envidia y la lujuria provocan un abrupto y doloroso final para todos sus implicados (con muertes incluidas).
Si bien la serie mantiene cierta cohesión sobre una mirada unificadora desde el desencanto, nos encontramos pues con un libro compuesto por nueve relatos de distinto tono y calibre, en el que sus personajes —pobres diablos abandonados de un destino o una verdadera vida— experimentan en forma patética y resignada sus peripecias en un mundo prosaico y anodino, carente de heroísmo o poesía. Un cierto hálito melancólico campea en algunos de los textos. La desbocada búsqueda de la sorpresa o la originalidad, algunas veces se suaviza, dando un mayor control de las atmosferas y el ritmo narrativo. En “Flores en la ventana esto es evidente; aquí un solterón entrado en años, calvo y abotagado por la ociosidad, se enamora de una joven deportista que pasa todos los días frente a su vivienda. La soledad en la perspectiva otoñal de sus días le llevan a pretender enamorarla, pero su mente encendida es mucho más elocuente que su cotidianidad carente de estímulos. Unas efímeras flores puestas a diario sobre el alféizar de la ventana son el único vínculo con su joven amante (que desparece de su vida como desparecen las propias flores al marchitarse). “Hermanos” y “Crónica de la llegada del fantasma” —relato sobre una moderna Penélope cuyo marido ha marchado al norte en busca de trabajo— participan por igual de esta eficaz forma de captar el lento y contundente fluir del tiempo.
Identifico un tercer grupo de cuentos en que un cierre contundente (sin apelar a lo escabroso), da un cierto tono elevado a las tramas, mediante la presencia constante de la muerte como estado anímico o perspectiva (aunque incluso ella, la muerte, salga muy mal parada en un mundo que al desacralizar a tal extremo la vida termina por desacralizarla a ella misma). En estos textos no es la parca respetada y noble de otras literaturas la que da el último toque de grandeza a la existencia de los personajes, sino que nos hallamos ya con una muerte íngrima, arrinconada, incluso podríamos decir, indigna, obligada simplemente a ser la doméstica que recoge los desechos que van cayendo de la mesa donde se produce el festín magro de la vida contemporánea. En el relato titulado “Sin retorno”, el viaje por carretera y en horas nocturnas de una pareja de amantes se convierte en la metáfora existencial del viaje de la vida en medio de la incertidumbre y el desconocimiento más absolutos. En “Las fotos de Jean Antoine”, por otro lado, vivimos desde dos ópticas distintas los últimos momentos de la existencia de Antoine y el posterior deambular de su amigo mientras cumple los requisitos de rigor para legalizar su muerte. Por último, “Peces panza arriba”, se constituye en la confesión de una conciencia aterrada por la imposibilidad de comunicarse o hacerse visible (y que nos conduce indefectiblemente hacia la misma imposibilidad de ser), una especie de muerte en vida o infierno aquí mismo, sobre esta tierra.
Estos cuentos denotan las lecturas de alguien que ha trasegado cientos de libros. Sin embargo, la elección de sus temáticas —en su mayoría signadas por pasiones enfermizas—revelan al todavía joven autor que busca su propia identidad estética en medio de los ecos de la tradición y las escrituras más contemporáneas.
Investigo en la web y descubro que Juan Gerardo Aguilar cuenta tan solo 35 años de edad a la fecha. Sí, relatos de juventud, a mi parecer, por su forma (que aunque cuidada, transpiran cierta impropiedad), y por el fondo apelan de manera obsesiva a los tópicos de la primera madurez cuando afrontamos los problemas de la vida con la energía entusiasta de un colegial y el escepticismo de las primeras experiencias fallidas con aparente inocencia.


(reseña de Javier Armando Toloza, reproducida del blog 'hermano cerdo' en línea.)

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Julián Herbert (1971)

La presencia

                             I should been a pair of ragged clows
                          Scuttling across the floors of silent seas
                                                                          T. S. Eliot

¿Quién está cuando todo oscurece,
cuando se vacían las tazas de café?

Escucho pasos en el tejado vecino:
un hombre se gana la vida
trepando a martillear.

Mi abuelo era mecánico de Casa Redonda
   en 1960.
Siempre estaba borracho.
Subía tambaleando a los andamios: medio
   cuerpo colgaba
cubierto de aceite, medio cuerpo buscaba
   refugio
entre los engranes de la locomotora.
Nunca se vino abajo ni derribó
   sus herramientas.
Murió de cirrosis
sobre una cama estrecha
y fue mi madre quien desnudó su cadáver.

¿Dónde está la figura del abuelo Marcelino?
Mis recuerdos y los martillazos no logran
   dibujarla.

Cuando mi madre volvió a la calle
   de su infancia
no encontró casi nada:

ni el cadáver desnudo de su padre
ni la fachada de su casa
ni la tienda de abarrotes donde compraban
   leña y pan.
Sólo reconoció la calle
por una roca en la esquina
-una piedra que nuca sirvió para nada
pero que seguramente sigue ahí.

Abro la boca y busco
el dolor de mi madre en una de mis muelas.
Toco mis huesos como quien escoge un hato
   de leña.
¿Qué mano toma el martillo y golpea
   sobre el tejado?
¿Quién semeja una piedra?
¿Quién se mira al espejo?

Es la presencia:
ese gesto que los fotógrafos no entienden.


(texto tomado de El nombre de esta casa, ed. Conaculta- Instituto Municipal de Cultura de Saltillo, Coha., México, 2a. edición, 2002, Fondo Editorial Tierra Adentro/186.)

martes, 27 de diciembre de 2011

Cesária Évora (1941-2011)

Su semblante nos remite sin reparos a las escenas de sus canciones; la Polaroid emocional que Cesária Évora imprimió en su música, en cierta medida, expresaba su vida y obra. Endeble, quebradiza, melancólica en extremo, subía al escenario descalza y con un andar cansado por los años de miseria y un sufrido batallar. Tras un largo periodo de convalecencia, la caboverdiana Évora —la musa de la morna, el sabor crioulo y la fusión lusófona— falleció a los 70 años.
“Algún día tenía que despedirme”, dijo Évora hace tres meses en París cuando decidió retirarse de los escenarios. Su rostro mostraba ya una expresión desconsolada y sus ojos se hundían en una insondable melancolía. Las más cruentas crisis del alma y la mente habían dejado en ella una huella indeleble. Más que en sus canciones, en su cara podían leerse las nostalgias, el dolor de una humilde infancia, las dudas y los martirios. Évora no tenía empacho en hablar sobre sus tiempos de dolencia, era como un juglar que iba de pueblo en pueblo narrando con orgullo su pasado sombrío. Decía que empezó a cantar para espantar a la tristeza. Cuando tenía 16 años, lo hacía en bares de Mindelo, el puerto de la isla de San Vicente donde nació en 1941. A cambio de tragos de aguardiente o whisky, Évora ahogaba el dolor mientras cantaba al pie de las mesas de los clientes. Su vida tiene los tintes de una novela trágica: su familia vivía en la miseria, su padre Justiniano de la Cruz falleció cuando ella tenía 7 años, fue internada en un orfanato, ya que su madre no podía hacerse cargo de ella; se tiró al alcoholismo y se enamoró de Eduardo, un joven compositor y guitarrista que la llevó con él a cantar en barcos que atracaban en el puerto cuando Cabo Verde era —en 1975— colonia portuguesa.
Pero el rostro de Cesária también sabía reír, a veces con esporádico júbilo y otras del fatuo destino. Tuvo tantos esposos que —decía— hasta perdió la cuenta; aunque ninguno de manera oficial. Una mujer correosa, difícil de seducir e imposible de resbalar en las normas del matrimonio. “Tuve bastantes pretendientes, pero no pensaba en el matrimonio. Yo soy así. Estaba con uno y enseguida le echaba el ojo a otro. Puede ser que no deseara yo creer en los hombres, ellos solamente me divierten”, comentó a la periodista francesa Véronique Mortaigne para la biografía Cesária Évora, la voix du Cap-Vert (Actes Sud, Francia, 1997).
El padre de Eduardo, su primer hijo, se llamaba Benjamín, un mecánico en jefe de un barco donde ella trabajó como cantante. Luego, tuvo dos hijas con dos futbolistas, la primera murió al nacer; la segunda fue Fernanda. Tenía un sentido del humor agudo, le gustaba interrumpir sus conciertos para fumar tabaco o empinar un trago de coñac a salud de la audiencia.
Tenía 45 años cuando los europeos la descubrieron. En 1988 grabó en París el disco La diva aux pieds nus, al que siguieron producciones maravillosas como Miss perfumado (1992) o Cesária (1995). Évora obtuvo un reconocimiento Grammy, fue distinguida con la insignia de Caballero de la Orden de la Legión de Honor de Francia y grabó 14 álbumes. Su gurú musical en este viaje fue José da Silva, un ferroviario que se convirtió en su representante y productor. “La recuerdo ahí, cantando como los ángeles. Cuando la escuché por primera vez me desbordé hasta las lágrimas”, dijo Da Silva, su fiel compañero hasta el último momento de su vida, a la revista Times.
En mayo de 2010, la cantante fue operada a corazón abierto —anteriormente había sufrido episodios cerebro vasculares en Australia y Portugal. Diabética, Cesária Évora dejó de consumir alcohol, pero no abandonó su afición a las papas fritas, lo que alteró sus niveles de colesterol y presión arterial. Falleció el 17 de diciembre en el hospital Baptista de Sousa a causa de insuficiencia cardiorrespiratoria aguda y tensión cardiaca elevada.
¿Qué terrenos pisarán ahora los pies desnudos de la diva? ¿Cómo susurrarán los muertos esas melancólicas mornas que cantaba tan conmovedoramente? Quizá, al momento de partir, lo último que escuchó fue una canción de B. Leza, como una canción de cuna para el sueño eterno. Ese fue el último suspiro de la mujer que conmovía a muchos pero movía a unos cuantos a hacer la diferencia social; la dama que denunció la pobreza de su país, el racismo y la marginación; la voz que enternecía con canciones como “Sodade” y que hizo de la saudade portuguesa su bandera. La voz que cubre los cielos de Monte Cara y la bahía de Mindelo y que reconforta la esperanza entera de un pueblo, la diva que, al cerrar los ojos, surge luminosa porque, como diría el poeta Oliverio Girondo, “basta que alguien te piense para ser un recuerdo”.


(nota de Juan Carlos Villanueva tomada de Laberinto, suplemento de Milenio.)

lunes, 26 de diciembre de 2011

Pedro Armendáriz (1940-2011)

El actor, hijo de su homónimo que se quitó la vida al saberse enfermo de cáncer, hizo cine y telenovelas. Información de Notimex tomada del Diario de Juárez.

Anonymous entre nosotros

Washington— El grupo de ciberpiratas Anonymous se atribuyó el ataque perpetrado ayer por la noche al centro de análisis Stratford que suspendió sus operaciones luego de percibir que desconocidos ingresaron a su portal de internet.
Ayer, el presidente de Stratford, George Freedman, informó en comunicado que se creía que los nombres de subscriptores de Startford fueron colocados en otros portales.
Hoy, los ciberpiratas colocaron en Twitter un enlace con la lista de clientes del centro de análisis que incluye a las financieras Goldman Sachs, MF Globa, así como al ejército y la Fuerza Aérea de Estados Unidos.
El director ejecutivo de Stratfor, George Friedman, dijo el sábado por la noche que la compañía ya estaba "trabajando en colaboración estrecha con agencias del orden para determinar quién es responsable del ataque".
"La relación de Stratfor con sus miembros y, en particular, la confidencialidad de su información, son muy importantes para Stratfor y para mí", escribió Friedman.
El portal de Stratford estaba inactivo el domingo al mediodía, con una leyenda de que el "sitio está siendo sometido a mantenimiento".
Anonymous informó haberse robado 200 gigabytes de mensajes electrónicos y datos de tarjetas de Stratfor y prometieron una semana de ataques similares.


(nota tomada del Diario de Juárez.)

domingo, 25 de diciembre de 2011

Jorge Santiago Perednik (1952/ 2011)

 

La franqueza
De modo que las brechas son la franqueza
uno se enamora en sus moradas
y rehúye el dominio
Joven destino vieja fortuna
el nombre es ese, lo que no se puede habitar
Batallones de valientes que intentan revivir a Zeus
darle ánima o aliento a ese cuerpo sin años
tratar con todas las artes
que el dios padre de los dioses sobreviva
o al perecer no muera
o mormorado resucite
y el mundo aloje una postrera mediación
un techo

–el techo de los desposeídos
bajo cuyos tirantes muy pocos refugian su inicial:
un presidente
un príncipe
un pastor protestante

en cuál de las sábanas encontraré el cuerpo reducido del padre
¿en la de arriba?
¿en la que hay que lavar?
¿en la que está en el segundo cajón, doblada?

Las brechas se tapan, cerradas por la suciedad
las aguas igualmente fluyen
y de la f queda esto
tres o cuatro sonidos, una palabra vacía

La franqueza dice que tiene un qué
o como su ser: un porqué fuera de sí
esta atmósfera de pocas gravideces
esta visión franca:
un filósofo recorriendo el camino
que antes así hablaba, como Z, y ahora guarda
silencio
por unas brechas que nunca se cierran

Para el que está viajando en tren
la franqueza es cortar la distancia y ver el paisaje
lo que muestran u ocultan las ventanillas
lo que rápidamente dejan atrás
para el que viaja por aire
la franqueza es caer del avión, zambullirse en el mar
mirar desde el asiento cómo el cuerpo se aleja
sospechar incluso que una corriente
votiva y ciega o una ola
devuelven el cuerpo a esta orilla

Aquí sobre la arena el perro husmea y ladra
pichicho, pichicho: la encontraste
es ella. Es él
el cuerpo o cuerpa del cadáver
algo no identificable
qué: qué: qué
la palabra que quiere decirse y no puede
el dios padre muerto, Zeus, la franqueza


(texto tomado de Periódico de poesía, Unam, México, no.44, noviembre 2011, on line.)

Jesús Marín (1973)

IV


Dicen que lo levantaron en plena misa de doce
cuando el sol está a punto de endiablarse
dicen que venían en varias camionetas Durango
de esas que ni el Cardenal con su soberbia, posee
y ninguna patrulla apareció por milagro

Eran menos de diez pero no más de doce
cargaditos de pulseras y metralla
todos enmascarados de un luto profundo
todos con alma negra de codicia

Lo bajaron a punta de balazos del altar
para cargarlo con sus sangrientas garras
ante el azoro de cristianos y de santos
ni una oración de despedida
ni una veladora en su favor

Ya por la tarde se supo del rescate:
pedían mil indulgencias
novecientos padres nuestros
como prueba de buena voluntad
mandaron el crucifijo vacío
pero del Cristo no se sabe nada.


(texto tomado de Welcome to Duranghetto, ediciones Duranghetto 2011, México, 2011.)

sábado, 24 de diciembre de 2011

Ai Weiwei, indignado contra China


Ai Weiwei, personalidad del año 2011 para «Le Monde»
El artista disidente chino Ai Weiwei fue elegido por el diario francés Le Monde la personalidad del año, por encima de Julian Assange y nuestra favorita, Camila Vallejo. Foto de Reuters, información de ABC.

¿Papá Noel de farra? No


Papa Noel, detenido
Santiago de Chile, 22 diciembre. Carabineros de este país detienen a un manifestante disfrazado de papá Noel durante la última movilización del año. Foto de Ariel Marinkovic, Efe, El País.

Sábato, perpetuo atormentado

Con el testimonio de las cinco cartas que me escribiera Ernesto Sábato se presentaba como un escritor tierno, desvalido, con unas ganas inmensas de que lo quisieran y admirasen. Ya en la primera de ellas empezaba descubriéndose enfermo. “Últimamente no respondo reportajes, porque ando mal del sistema nervioso. Pero la carta me ha gustado mucho y espero esta vez hacer una excepción, en cuanto pase un poco de tiempo y mi estado mejore”.
Luego, a tenor por la entrevista que le mandé de Severo Sarduy, como prueba de por dónde iban mis inclinaciones preguntadoras, añadía: “Claro que mis respuestas no tendrán la gracia de las de Severo”.
La segunda carta suya llegó meses después: “Cada vez que en mi cajón de cosas a responder encuentro su cuestionario me avergüenzo. ¿Hay todavía tiempo de responderlo?”.
En la tercera carta se sentía más expansivo y comunicativo: “Su carta me ha conmovido por su generosidad, por no haberse sentido agraviado por no haber respondido antes a sus preguntas, por su nobleza. Gracias, muchas gracias”.
“Es que mi vida se ha ido haciendo de más en más difícil, dolorosa, por la larga enfermedad de Matilde (lleva ya cuatro años) y por las calamidades de mi país, que parece hundirse en sus desdichas”.
“Sí, a pesar de todo –ando sufriendo del corazón, como consecuencia de las tensiones nerviosas de estos años duros para todos los argentinos–, a pesar de todo trataré esta vez de responderlas, en forma coloquial, para que no parezca ni sea un mero cuestionario. Sabe, José Luis, que no me considero un escritor profesional, que escribí para no morirme, así como ahora, en estos diez últimos años, desde que la vista me impide la lectura y la escritura, pinto, con intensidad, con la misma vehemencia con que escribí. No para vender –me ofrecen grandes sumas...– sino para sobrevivir. La única muestra que acepté fue en el homenaje que me hicieron en mayo en el centro Pompidou”...
La carta continuaba con otras consideraciones y me pedía que le mandara más preguntas. Cosa que hice a vuelta de correo.
Al poco tiempo llegaron sus respuestas. En cada una de ellas ofrecía su miga de pan para pájaros libres:
“Todo corazón tiene en germen lo que esconde el de un gran artista, pero éste tiene el don de desentrañar lo que está como dormido en el alma de los demás, de oír los rumores más dudosos y ambiguos del inconsciente, y de expresarlos en su música, en su pintura o en su poesía, de modo que esas oscuras verdades produzcan la resonancia en los espíritus que apenas las entrevén”...
“Un artista nunca es un afortunado sino un perpetuo atormentado. Empieza por ser un chiquillo tímido e introvertido, para el que la realidad es atroz, y termina siendo, si tiene éxito, en el ser más extrovertido del mundo, que se exhibe desnudo en la vitrina de una calle comercial ¿Y qué más horrible que eso?”.
El autor argentino publicó tres novelas, El túnel (1948), Sobre héroes y tumbas (1961) y Abaddón el exterminador (1974), además de numerosos ensayos, entre ellos Nunca más, el impresionante informe de la Comisión Nacional sobre la desaparición de personas (1985).
Ernesto Sábato era uno de esos escritores que obedecen a la oscura condena de testimoniar su drama, su perplejidad ante un universo angustioso.


(Nota de José Luis Merino, blog 'ladrones de fuego', El País.)

viernes, 23 de diciembre de 2011

Foto histórica

Marissa Gaeta, izquierda, besa a su novia de dos años Citlalic Snell, ambas oficiales de la Fuerza Naval de Estados Unidos, en Virginia Beach.
Luego de permanecer ochenta días en altamar, la oficial Marissa besó a su compañera Citlalic para celebrar el reencuentro. Nota y foto tomadas de La Razón, diario argentino.

jueves, 22 de diciembre de 2011

"Reposo bajo el nogal"

Cinco días antes de la fecha que eligió para morir, las manos en el regazo de Pedro Martínez no son una señal de entrega o mansedumbre. Hace ya meses que las tiene continuamente así, porque la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) que las atenaza las dejó inertes. Pero este hombre que nació en Teruel hace 34 años ha mantenido la lucha en la mirada y en la determinación de controlar el devenir de su enfermedad hasta conseguir una sedación terminal que, para cuando se publican estas líneas, ya ha puesto fin a su vida. En los días previos a la sedación que terminó con su sufrimiento, Pedro Martínez se despide de los suyos y comparte su experiencia con EL PAÍS.
Pedro ha llegado al límite. La ELA es una enfermedad que ataca de fuera adentro: empieza por las extremidades y va acercándose al tórax, hasta que paraliza los músculos necesarios para tragar o respirar. En España la padecen unas 4.000 personas y se diagnostica a unas 900 al año. No tiene una causa conocida y, lo que es peor, tampoco hay tratamiento. Afecta casi siempre a gente joven y la supervivencia media desde el diagnóstico no excede de los tres años. Pedro estaba ya en ese plazo. “Tuve los primeros síntomas hace cuatro años. Dolores, calambres… Pero no me dijeron lo que tenía hasta hace dos. La verdad es que ahí los médicos dejaron mucho que desear”, dice socarrón horas antes de morir. En esos dos años, Pedro ha perdido la movilidad y la funcionalidad de los brazos y las piernas. Para fumar, un amigo le ha construido un soporte a partir de un perchero en el que su novia Lola sujeta el pitillo que otro amigo acaba de liar. Una máscara del personaje de dibujos animados del inspector Gadget da un toque humano al invento. Puesto a la altura de la cabeza, el hombre solo tiene que acercar la boca para dar una calada. Pero, enfrascado en la conversación como está, a Pedro se le olvida fumar y el cigarrillo se apaga, así que Lola tiene que ir a cada rato a encenderlo de nuevo
Cinco días antes de morir, como todos los días, pasa el día postrado, porque las piernas ya no le sostienen. “Veo la tele, porque no puedo sujetar un libro o un fanzine [que es lo que prefiere] para leer. No puedo ni pasar las hojas. A veces, algún amigo me lee algo, pero me canso”.
Es solo una muestra de la dependencia absoluta que ha vivido Pedro en los últimos tiempos. “Cuando ya no puedes valerte por ti mismo no es una vida digna”, dice convencido. Y eso que él tiene una amplia red de apoyo. Si algo puede decirse, es que no está solo en ningún momento. “Al principio, cuando me dieron el diagnóstico, nos fuimos a vivir seis al campito”. Ahora, Pedro y Lola viven en un pisito de un barrio modesto cerca de la estación del AVE de Sevilla. “Es de un familiar y de renta antigua”, dice Pedro, que explica que él solo cobra 509 euros de una pensión no contributiva. “Pedimos la ayuda de la dependencia hace dos años, pero hasta ahora, nada”. Mientras tanto, Lola se encarga de todo, de darle de comer, del aseo… una amplia red de amigos, huella de una vida intensa, hacen de soporte para una situación que no tiene salida. La casa está muy caliente. “Es que tengo frío siempre”, dice él.
Cuesta entenderle cuando habla. La paralización ya le afecta a la capacidad de vocalizar, y Lola tiene que hacer a veces de traductora. Es la mejor pedróloga, dice con buen humor. Pero eso no es lo peor. El hombre empieza a tener problemas con la garganta y tragar cada comida es una tortura y una amenaza. “No quiero morir ahogado. Ya me ha pasado varias veces que la comida se me ha ido hacia los pulmones. Además, me cuesta mucho masticar. Tengo que pasarlo todo con mucho líquido, y eso es más peligroso”.
Esta situación es la que le ha llevado a tomar una decisión, a estas horas irreversible: quiere que le seden. No quiere tener más la angustia, el sufrimiento. Y, sobre todo, él, que se define como un “antitodo”, entiende que ya lo que tiene por delante es solo una agonía de un par de meses como mucho, siempre con el riesgo de asfixiarse, de ahogarse. Pero Pedro se ha encontrado con un escollo. Él, que ha sido un poco de todo —un buen estudiante que sacó el título de técnico de laboratorio y que ha trabajado de albañil, de camarero, de lo que surgía, o de nada—, quiere estar seguro de que va a vivir con dignidad hasta el final. “Uno debe tener el control de su propia vida. Yo he apurado la vida. He dormido en casas de campo, en un banco y en el talego. Participé en la okupación del túnel de Casas Viejas [una acción en 2007 que acabó con un desalojo por la policía ]. No se trata de morir con dignidad. Se trata de vivir con dignidad hasta el final, llevando el control de lo que se hace”.
Por eso se desespera cuando ve que los servicios de cuidados paliativos no le ofrecen lo que pide. “Han venido a verme y dicen que no me estoy muriendo, aunque saben que no voy a vivir mucho. Que esto no es una agonía. Me han llegado a decir que deje de comer y beber unos días, y que así, cuando me deteriore, podrán aplicarme la sedación paliativa; los he echado de casa”, cuenta encendido, y Lola tiene que hacer de traductora porque las palabras se atropellan y el hombre se fatiga. “Es lo malo de esta enfermedad. Es como una cárcel cada vez más estrecha. No puedes ni pegar un golpe en la mesa y salir corriendo cuando te desesperas”
Por eso ha decidido contarle a EL PAÍS su caso. Lo hizo el miércoles 14, cuando ya tenía todo decidido. Estaba pendiente de una visita del servicio de paliativos del hospital Virgen Macarena de Sevilla, para repetirles su petición. “No voy a ir más al hospital. No quiero que me sonden ni que me pongan un respirador. ¿Para qué? ¿Para durar tres meses en vez de dos? Lo que quiero es acabar tranquilo y dejar de sufrir. Que cada comida no sea una amenaza”. No le hicieron caso. Pero Pedro se guardaba un as en la manga. “Contacté con Derecho a Morir Dignamente hace mucho. Y ellos me han dado tranquilidad. Si he seguido hasta ahora, ha sido porque sé que ellos me van a ayudar. Si no, habría tomado la decisión de quitarme la vida antes”, afirma. “La ley de muerte digna andaluza no prevé casos como el mío. Está pensada para gente con cáncer. Pero a mí me dicen que no estoy terminal”.
La verdad es que la norma andaluza no puede ir más allá de lo que establece la legislación estatal: en España la eutanasia se considera un homicidio y la ayuda necesaria al suicidio está castigada por el Código Penal, aunque con atenuantes. Tampoco la ley de muerte digna que el Gobierno envió al Congreso antes de la convocatoria de las últimas elecciones cambia esta situación. A imagen de la norma andaluza, en la que se basa, deja claro que debe prevalecer la voluntad del paciente de renunciar a un tratamiento, que eso no debe impedir que los médicos le ofrezcan otras alternativas y, además, defiende a los profesionales que actúen por respeto a la voluntad de los enfermos, aunque la consecuencia sea acortar su vida.
Cinco días antes de morir, Pedro lo tiene todo preparado. Y sabe que es su última lucha. “Quiero reivindicar la eutanasia legal, o, por lo menos, que se despenalice el suicidio asistido. Ojalá con mi caso se reabra el debate”, dice. Pero, a falta de que la legislación le ampare, va a ir lo más lejos que puede, exigiendo que acaben con su sufrimiento. “Eso es legal”, insiste.
Dos días antes de morir, el sábado, Pedro organizó una fiesta. 80 personas, entre familiares y amigos. “Como una boda”. “Todos saben mi decisión, y me apoyan. Va a ser muy emotivo”, dice en uno de los pocos momentos en que su firmeza parece que se rompe. “Yo invito. Bueno, pagará el Estado”, bromea refiriéndose a que se va a gastar su última pensión en el convite. El domingo, médicos de la asociación DMD le visitaron. “Hicimos una valoración de su estado de sufrimiento, que él considera ya intolerable. Dado que en su estado no hay alternativa, y contando con el consentimiento del paciente, se procedió a la sedación”, cuenta el médico que le visitó. Falleció el lunes, en su casa, después de despedirse de su novia, sus amigos, su familia y su perro. El martes fue enterrado.
El hombre sabe perfectamente lo que quería. “Cuando todo se acabe, que me incineren y me entierren bajo un nogal. Imagínate un mundo donde en vez de cementerios hubiera bosques. Así, por lo menos, una vez muerto podré servir de abono y ayudar a luchar contra la deforestación”, dice. No sabe qué habrá después —“No tengo ni idea. Ojalá volvamos a la vida para seguir aprendiendo. Cuando nos veamos ahí, y que sea muy tarde, ya lo sabremos”— pero, vaya donde vaya, llevará su lema: “¿Mi epitafio? Lo que ha sido mi vida: ‘Muerte al Estado y viva la anarquía’. Dilo así”, insistió. Y queda dicho.


(Tengo un amigo que vio morir a sus padres de cáncer en condiciones lastimosas, en pellejo y huesos, visión y sufrimiento que lo llevaron a planear su propia muerte asistida y para lo cual ya ha consultado a especialistas mexicanos. Tengo otro amigo que al visitar a un amigo moribundo, murió de cáncer de próstata y en la fase terminal se desaparecía el especialista que le suministraba la dosis adecuada de heroína, le extendió una bolsa de polietileno para que terminara voluntariamente con su vida, a lo que el otro se negó, pues era creyente. Crónica de Emilo de Benito, Sevilla, El País.)

Agresiones vs activistas

Distrito Federal— La Unión Europea (UE) condenó hoy en México las agresiones contra activistas mexicanos en las últimas semanas y confió en que las autoridades lleven a la justicia a los autores de los "crecientes ataques y amenazas contra defensores de los derechos humanos".

En un comunicado, la delegación del bloque europeo en México condenó "firmemente" el ataque a tiros el 2 de diciembre pasado contra la activista Norma Andrade en el estado de Chihuahua y el secuestro de los ecologistas Eva Alarcón y Marcial Bautista en Guerrero el día 7.
Además, reprobó el asesinato el 7 de diciembre de Trinidad de la Cruz Crisóstomo, en el occidental estado de Michoacán, y de Nepomuceno Moreno, en Sonora (norte de México) a finales de noviembre, este último cuya investigación fue asumida hoy por la fiscalía general.
De la Cruz Crisóstomo y Moreno formaban parte del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD), que nació en abril pasado tras el asesinato del hijo del poeta Javier Sicilia, Juan Francisco, para exigir un cese de la violencia y una nueva estrategia de seguridad.
La delegación de la UE expresó hoy su solidaridad con las familias de las víctimas y confió en que "el Gobierno mexicano seguirá trabajando para la puesta en marcha efectiva del mecanismo de protección a defensores de derechos humanos", anunciado a mediados de este año por el presidente Felipe Calderón.
Asimismo, reiteró su apoyo a los esfuerzos que realizan las autoridades mexicanas para fortalecer el respeto de los derechos humanos y expresó "su disposición a colaborar con ellas en este camino".
Las violaciones a los derechos humanos han aumentado en México a raíz del recrudecimiento de la violencia del crimen organizado y de la participación de las fuerzas castrenses en la lucha contra los carteles de las drogas.


(Aunque la nota de la agencia Efe no la menciona, está presente la violencia que se ejerció contra la actriz Julia Marechal, que no merece el olvido o la omisión, lo mismo puede dcirse de aquellos que han muerto durante el último año en decenas de puntos del territorio nacional. Nota tomada del Diario de Juárez.)

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Hugo Chávez a salvo

El presidente venezolano Hugo Chávez dijo el martes que está "plenamente recuperado" del cáncer que le fue diagnosticado en junio pasado, al llegar a Montevideo para participar de la cumbre del Mercosur, en su primer viaje oficial desde que se le diagnosticó la enfermedad.

"Me siento muy bien, he pasado por situaciones muy difíciles pero ya (estoy) plenamente recuperado, no sólo del cáncer y de dos operaciones muy complicadas que se me hicieron, sino luego la quimioterapia. Eso es duro", indicó Chávez a periodistas a su llegada al hotel céntrico donde se aloja.
"Se me han hecho hace pocas semanas plenos y completos (estudios) y no hay vestigios de presencia de (tumor) maligno alguno en las células de mi cuerpo, estoy listo y he asumido de nuevo la vanguardia de la revolución bolivariana y (...) este proceso (de integración regional) en el cual se nos va la vida", destacó.
El mandatario venezolano, de 57 años, fue operado de un tumor el 20 de junio en Cuba y se ha sometido a cuatro ciclos de quimioterapia en La Habana y Caracas para combatir la enfermedad.
La participación de Chávez en la cumbre fue sorpresivamente confirmada en la tarde del lunes. Se trata de su primer viaje oficial al extranjero desde que le fue diagnosticado el cáncer.


(nota de Efe tomada de El Espectador.)

martes, 20 de diciembre de 2011

Hackers burlan a televisoras


Distrito Federal— La madrugada de este martes dos grupos autodenominados Safey Last Group e Islam-47 hackeó durante un par de horas el portal de Tv Azteca. Nota tomada del Diario de Juárez



"Saña contra las egipcias"

No sé qué me indigna más si el cuerpo semidesnudo de la mujer con la piel blanca expuesta a la mirada de los que la golpean, la pierna alzada del militar que un instante después pisotea el pecho inerme de la muchacha o la sonrisa de los que tiran del lienzo hasta mostrar un sostén azul, vivo, y luego la golpean y la arrastran. Egipto vive estos días un nuevo brote de violencia. Los jóvenes que hicieron la revolución no quieren que los militares gobiernen. La respuesta de la Junta Militar se puede observar en esta imagen tomada por un fotógrafo de la agencia Reuters.

La violencia es igual para todos y en todas partes. Huele a podrido y a sangre y a injusticia y dolor. A veces a ausencias irremplazables. Pero hay una clase de violencia que a veces se ensaña con la mujer y que no es menos deleznable que la otra, pero degrada un poco más al que la inflige.
El sábado pasado una musulmana cubierta con velo islámico acudió a protestar contra el Gobierno militar que está al frente del país desde que Hosni Mubarak renunció el pasado mes de febrero. Tal vez había estado antes en la sentada que los soldados desmantelaron en la calle del Parlamento. Quizá había pasado el tiempo en las tiendas que ese mismo día arrasaron y quemaron los militares. Quién sabe si esa mañana al despertar en su casa por primera vez pensó que debía aportar su granito de arena. Su rostro inmaculado, antes oculto tras el velo y ahora expuesto a la fuerza bruta sigue siendo anónimo. No importa si su pelo es claro, liso o rizado pues para los ojos que miran es el semblante de la brutalidad, el de todas las mujeres a las que, además de molerlas a palos como a cualquier otro manifestante se las violenta con la bajeza del asalto sexual. La imaginación del agresor no conoce límites en estos casos.
En un vídeo que ha corrido por las redes sociales como la pólvora se ve la secuencia completa. Algunos hombres tratan de ayudar a la mujer a huir de sus perseguidores, uno desiste para salvarse mientras otro se queda y termina recibiendo el mismo trato. El mismo, salvo porque los soldados no le arrancan la ropa hasta dejarle desnudo ante el mundo. Ya digo, no piensen que considero que el varón sale mejor parado (le honra jugarse el pellejo quién sabe si por una desconocida), es sólo que la vileza de esa forma de humillación que se dedica a las féminas en las manifestaciones se ha convertido en costumbre. No me gusta la violencia fortuita, ni la que no lo es. Si algo es indudable en las reglas escritas y no escritas de los militares es que los mandos mandan y los soldados obedecen. No importa a quién se culpe después. Los soldados que disfrutan moliendo a palos y desnudando a esta egipcia lo hacen porque alguien les ha ordenado hacerlo. Pero no nos engañemos, ese hecho no les exime de la culpa de verles disfrutar haciéndolo, en manada, como una jauría. Ni el hecho de que uno de ellos intente cubrirla un poco al final y haga señales a los manifestantes para que no lancen piedras y vayan a recogerla.
Las egipcias convocaron ayer una reunión en el jardín de Tahrir para después dirigirse juntas a la primera línea en protesta por lo que consideran "acoso". En las últimas protestas se han repetido los actos de violencia sexual dirigidos a mujeres. No es nuevo. Los policías se encuentran entre los principales hostigadores en las calles de Egipto. Verbal, principalmente, pero ahora también físicamente. El Ejército tampoco se ha quedado atrás.
Los militares egipcios tienen práctica en estas lides. No se había cumplido un mes de la renuncia del dictador egipcio cuando el 9 de marzo pasado 18 mujeres eran detenidas en la plaza de Tahrir y sometidas a palizas, latigazos, electrocuciones y pruebas de virginidad. Salwa Hoseiny, una muchacha hermosa de veinte años con la mirada huidiza y profundamente oscura fue una de ellas. Después de escribir su historia nos hemos visto varias veces y siempre acaba recordando lo ocurrido entre lágrimas. Una doctora del Centro Nadeem para la tortura me decía hace un mes que es una buena señal que Salwa hable de ello.
Más recientemente, durante los enfrentamientos que hace tres semanas dejaron más de 40 muertos y 1.000 heridos en El Cairo, Mona elTahawy, una bloguera y periodista egipcia era retenida por las fuerzas de Seguridad del Estado y agredida sexualmente. Así lo explicaba en su Twitter poco después de ser liberada


"12 horas con los bastardos del Ministerio del Interior y la Inteligencia militar juntos. Dificilmente puedo teclear, debo ir a rayos X después de que los cerdos de la Seguridad del Estado me golpearan".


"Me rodearon 5 ó 6, me tocaron y pellizcaron los pechos y me agarraron los genitales. Perdí la cuenta de cuantas manos intentaron meterse en mis pantalones"

Sin palabras.


(La poderosa pluma de Nuria Tesón hace un análisis de la violencia terca e incisiva contra las mujeres en cualquier sociedad y momento histórico, su exégesis de este fenómeno que va más allá de lo social bien podría aplicarse contra las llamadas en todo el mundo "las muertas de Juárez (Chihuahua)", violencia que se ha extendido como metástasis a otros puntos -negros- de México, como la indiscriminada violencia de Felipe Calderón Hinojosa y su estúpida cruzada católica contra el crimen organizado, sólo aplaudida por EEUU. Análisis tomado del blog `mujeres`de El País.)

lunes, 19 de diciembre de 2011

Camila Vallejo, indignada y distinguida

Camila Vallejo. I Efe
Foto Efe.
Una de las protagonistas del movimiento estudiantil que vivió Chile durante gran parte de 2011, Camila Vallejo, fue elegida como Persona del Año por los lectores del medio británico The Guardian, quienes votaron mediante su sitio web.

Descrita por el medio como "el rostro de las protestas lideradas por los estudiantes en Chile", Vallejo superó, con un 78% de los votos, a personajes como la canciller alemana Angela Merkel, y Troy Davis, el hombre que este año fue ejecutado en Estados Unidos, pese a que no había convencimiento general respecto a la culpabilidad en los crímenes que se le imputaban.
El segundo lugar, en tanto, se lo llevó Mohammed Bouazizi, un vendedor ambulante de Túnez, cuya inmolación llevó a una serie de protestas en el país.
La votación impulsada por The Guardian el 16 de diciembre, nace de la portada de la revista Time, que catalogó al "Protestante" como la persona del año.


(Ayer vi en el escritorio de un profesor de mi pueblo una foto de Camila que yo le había remitido la víspera. Me dice Francisco el profesor que ha leído su discurso, articulado mientras la lideresa caminaba en la calle, de una coherencia y una lucidez no vista antes en una joven de 23 años, producto acaso de una reflexión no de días ni tampoco reducida a un país ni a un continente, sino contextualizada en un momento clave para el derrumbe de un sistema impuesto mundialmente, que ha multiplicado jodidos y fortalecido a los dueños del dinero y a los bancos. Nota tomada del diario La Tercera, chileno.)

Solalinde criminalizado

Oaxaca, Oax.- Unas 30 organizaciones no gubernamentales y religiosas enviaron una carta al comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), Salvador Beltrán del Río, en la que manifiestan su solidaridad con el padre Alejandro Solalinde y censuran la “criminalización” de la labor humanitaria que llevan a cabo representantes de la sociedad civil.

Además, dichas agrupaciones, entre las que se encuentran Fundar, el Centro de Análisis e Investigación y Migrantes Frontera Sur, expresaron su preocupación por la denuncia interpuesta por la delegación del INM en Puebla –en representación de un migrante guatemalteco–, contra Solalinde Guerra.
El fundador del albergue Hermanos en el Camino fue acusado por el guatemalteco Juan Francisco Silvestre del presunto delito de “abandono de personas”, según consta en la averiguación PGR/OAX/III/220/2011.
Luego de que el religioso compareció el jueves 8 ante la Procuraduría General de la República (PGR), las ONG aclararon que “la responsabilidad de atender las necesidades de las personas migrantes es exclusiva del Estado mexicano”.
En contraste, las acciones que realizan la sociedad civil y la Iglesia son sólo parte de un compromiso humanitario.
En la misiva recuerdan a Beltrán del Río que “durante años las organizaciones no gubernamentales hemos venido denunciando que las víctimas del delito y de violaciones de derechos humanos no son reconocidas por sus funcionarios”.
Además, “tenemos casos en donde el servicio de salud no atiende correctamente a las personas transmigrantes sin documentos, y destacamos sobre todo aquellos casos en donde las personas extranjeras lesionadas o enfermas permanecen aseguradas a pesar de su situación física o mental”.
Sin embargo, advierten, es de destacar “la rapidez, en tan sólo un día, en la que salió el señor JFS (Juan Francisco Silvestre) de la estación migratoria y obtuvo su documento migratorio”.
Por tal motivo, pidieron a Beltrán del Río girar “instrucciones a las delegaciones del INM en el país para que detecten a las personas que se encuentren aseguradas y que hayan sufrido algún delito o que tengan alguna enfermedad que les impida viajar, con el fin de que salgan de la estación migratoria y obtengan su documentación”.
Asimismo, ironizaron, “las organizaciones firmantes le apoyaremos para ubicar a las personas que albergamos o atendemos y que tengan el mismo perfil del señor JFS, para que acudan a presentar su denuncia, reciban la atención médica necesaria y soliciten su regularización migratoria”.
Asimismo, pidieron a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y a los medios de comunicación para que fortalezcan su presencia en las estaciones migratorias “y nos acompañen a las delegaciones del INM cuando acudamos a documentar a los extranjeros con el perfil mencionado”.
El padre Solalinde se entrevistará este sábado con la titular de la PGR, Marisela Morales, en relación con la demanda que pesa en su contra.


(Es evidente y patético que el gobierno federal se haya propuesta criminalizar a las organizaciones no gubernamentales solidarias con los migrantes indocumentados y con otras Ong del norte de México cuyos dirigentes han buscado asilo en EU como los familiares de Marisela Escobedo que huyeron de los carniceros que acabaron con su hija Rubí y otros parientes. Ejemplo de esta cacería criminal es el padre Solalinde. Nota tomada de Apro on line.)

domingo, 18 de diciembre de 2011

Kafka versión pepín

"El proceso", la novela de F. Kafka fue llevada al cine por el genio de Orson Welles, ahora la agencia de noticias Efe anuncia la aparición de una versión en cómic. Información y viñeta tomadas de La Tercera, chileno.

Ingeborg Bachmann (1926- 1973)

Publicidad



Pero adónde vamos
no te preocupes no te preocupes
cuando oscurece y cuando viene el frío
no te preocupes
pero
con música
qué debemos hacer
alegre y con música
y pensar
alegre
cara a un final
con música
y adónde llevamos
mejor
nuestras preguntas y el escalofrío de todos los años
a la lavandería de sueños no te preocupes no te preocupes
pero qué ocurre
mejor
cuando sobreviene

un silencio de muerte.



(texto tomado de "Invocación a la Osa Mayor" Ediciones Hiperión 2001,
versión de Cacilia Dreymüller y Concha García .)

sábado, 17 de diciembre de 2011

Cesária Évora (1941- 2011)

La diva de los pies descalzos canceló un recital programado en Zacatecas para el Festival Cultural de hace tres años, única oportunidad que no tuviste para verla de cerca y decirle cuánto amabas su voz y su sentimiento. Foto del Diaro de Juárez.

Herta Müller (1953)

Los piojos

Cítara-Lommer aprendió el primer invierno a limpiar de piojos el jersey de lana. Al atardecer, a menos de cero grados centígrados, se cava en la tierra un agujero de 30 centímetros de profundidad, se mete el jersey en el hueco, dejando asomar una punta de un dedo de larga, y se tapa el agujero sin apretar la tierra. Durante la noche todos los piojos salen del jersey y con las primeras luces del alba se apelotonan en la punta formando grumos blancos. Entonces puedes aplastar con el pie todos a la vez.
   Cuando llegaba marzo y la tierra ya no estaba tan profundamente congelada, cavábamos agujeros entre los barracones. Las puntas de las prendas asomaban de la tierra todas las noches como un huerto de punto. Al amanecer florecían con una espuma blanca similar a la coliflor. Pisoteábamos los piojos y sacábamos los jérseis de la tierra. Volvían a abrigarnos y Cítara-Lommer decía: La ropa no muere ni siquiera cuando se entierra.


(pasaje tomado de Todo lo que tengo lo llevo conmigo, ed. Punto de Lectura, Madrid, 2011. Traducción de Rosa Pilar Blanco.)

viernes, 16 de diciembre de 2011

Indonesia criminaliza a jóvenes

Aceh es un lugar en el que el adulterio se puede castigar con la lapidación y donde se ha llegado a azotar en público y encarcelar a homosexuales. Las mujeres deben llevar velo y no pueden llevar pantalones apretados. Información y foto de AP tomadas de El País.

jueves, 15 de diciembre de 2011

EUGENIO MONTEJO (1938- 2008 )

Mineros del idioma


En un enunciado de cualquier lengua debe leerse la posibilidad expresiva más adecuada entre pensamiento y palabra, por lo que toda frase es una tentativa siempre perfectible. Es lo que tengo por expresión abierta, es decir, aquella probada por la corrección y conveniencia del uso diario. Si algo puede ser dicho de un modo más conciso y eufónico, esta segunda fórmula se impone más naturalmente sobre otra menos perfecta, y ha de preferirse hasta que no se halle equivalente más eficaz. Se comprende así porqué los poetas, y no los académicos, son los mineros del idioma.


(trozo tomado de El cuaderno de Blas Coll, edición Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco, México, 1998, Col. Libros del Laberinto/58.)

martes, 13 de diciembre de 2011

Peña Nieto, "lavadora de dos patas"

Mèxico, D.F. La más reciente polémica de Enrique Peña Nieto por responder “no soy la señora de la casa” cuando le preguntaron en el diario español El País por el precio de la tortilla, provocó una nueva ola de sátiras, ironías y críticas en la red social Twitter.

El tema “#LaSeñoradelaCasa” se convirtió en el tercero más popular de las listas de la red social.
En poco más de una semana, el precandidato del PRI a la presidencia de la República ha sido blanco del escarnio en Twitter; primero, por no saber contestar cuáles son sus tres libros favoritos, después por una censura de su hija a sus críticos al llamarlos “prole”, más tarde por ignorar el monto del salario mínimo y ahora por el precio de la tortilla.
Estos son algunos los mensajes que circulan en Twitter al respecto:
“Mi mamá es #laseñoradelacasa solo q ella sí sabe sobre el salario mínimo, es buena administradora y lee por lo menos 1 libro por mes”.
“Indicativo de su alejamiento de la gente y un terrible desliz misógino. Ahí se los dejo de tarea”.
“Leyendo la columna de @kdartigues me ataca una duda: y #LaGaviota si sabrá el precio del Kg de tortilla? Ella si es #LaSeñoraDeLaCasa , no?”.
“Le preguntan a @EPN, que vas a hacer contra el lavado de dinero en México? Resp. De lavar se encarga #laseñoradelacasa”.
“Yo digo que a estas alturas EPN prefiere ser #laseñoradelacasa que presidente de la república”.
“Pues es que ¿por qué le preguntan cosas de #laseñoradelacasa, de proletarios y de intelectuales? ¡él solo quiere ser presidente!”.


(Todo empezó el domingo 4 de diciembre, cuando al candidato priísta a botar a Acción Nacional de Los Pinos, se le cruzaron los cables y confundió a Enrique Krauze con Carlos Fuentes -en realidad dos dinosuarios como él-; de ahí en adelante ha sido motivo de burla y escarnio en la comunidad democrática de Tweeter. Sabina Berman, dramaturga, poeta, novelista y columnista de Proceso, también le puso una, como decía mi abuela, "reverenda chinga". Nota tomada de Apro. La "cabeza" de la nota se tomó del acervo oral de Vicente Fox Quesada, que en paz descanse por "bocón".)

Juliàn Herbert (1971 ), narrador

Una obra maestra hecha a mano en un mundo de reproducciones de plástico". Las palabras que Tony Judt dedicó a El primer hombre, de Camus, servirían para describir Canción de tumba (Mondadori), el libro con el que el mexicano Julián Herbet (Acapulco, 1971) ha ganado el premio Jaén de Novela. Narrador, poeta y vocalista de la banda de rock Madrastras, Herbert cayó en 2006 como una piedra en el estanque editorial español con Cocaína. Manual de usuario (Almuzara), un texto escrito con el mismo cuchillo con el que ahora relata la vida de su madre, prostituta.

La enfermedad terminal de una mujer cuyo primer recuerdo era una paliza fue el detonante de la historia que su hijo empezó a redactar para sobrellevar las noches de hospital. "Tuve que vencer una vergüenza personal y otra literaria", dice el escritor por teléfono desde Saltillo. "Lo autobiográfico tiene esquinas difíciles". "Madre solo hay una. Y me tocó", reza la cita que abre Canción de tumba. Lo que le sigue es un torrente de nomadismo prostibulario, casas malconstruidas por sus propios inquilinos, desahucios y violencia. "Lo malo de ser el hijo de una puta es que, cuando eres niño, muchos adultos actúan como si la puta fueras tú. Mi hermano mayor tuvo que salvarme de ser violado al menos en tres ocasiones antes de que me graduara de primaria", escribe Herbert, que insiste en que su mayor preocupación no fue qué contar sino cómo hacerlo: "No quería hacer una autobiografía sino algo que funcionase literariamente".
Dice el novelista que "todo abismo tiene sus canciones de cuna", y por eso subraya que ha querido huir de la "ideología" del dolor: "El dolor es intransmisible, solo admite cómplices. Plantearse otra cosa solo sirve para hacer novelas chantajistas". Tal vez por eso su libro tiene algo de sangrante canción de amor no exenta de redención. La palabra no le convence: "Redención, no. Uno es mejor o peor escritor por lo que hace con lo que le tocó. Tengo amigos nacidos en familias felices que son grandes escritores por otra clase de cicatrices. No reivindico ni la pobreza ni el sufrimiento. Con cualquier vida se puede construir un universo literario".
Efectivamente, con un estilo como el suyo, daría igual que Julián Herbert estuviera relatando la vida de la Madre Teresa. Para muchos de los que van a sus conciertos, avisa, la literatura es una lengua muerta. La suya, sin embargo, se alimenta de poesía culta, oralidad callejera y anglicismos sin mala conciencia: "No renuncio a la literatura, pero eso hoy significa algo más que escribir bien. Escribir solo para ser comprendido achata el lenguaje, le quita filo. ¿Los anglicismos? En México todo es frontera".
En Canción de tumba la vida de los personajes va acompañada por una decepcionante sucesión de Gobiernos. Así, asoció a López Portillo el desahucio de sus 12 años : "Le tengo un resentimiento infantil. El desamparo vino de un presidente con discurso de izquierdas". De aquel naufragio rescató un libro de Oscar Wilde y admite que la literatura le salvó de "muchas cosas", pero matiza: "Como a cualquiera. Los libros son más generosos que los hombres". Su manuscrito no lo leyó ninguno de los que salen en él. "No lo voy a leer nunca", le dijo su mujer. Es ella la que en un momento del relato le pide: "Cuéntame ahora un recuerdo feliz".


(Acaso leerías de nuevo dos obras parabiográficas de Fernando Vallejo, "El desbarrancadero" y "La virgen de los sicarios", pero sabes con certeza que volverás una y otra vez a las "Cartas de amor de la monja portuguesa", de Mariana de Alcoforado, a la correspondencia de Henry Miller con Belinda la modelo y las de Lawrence Dürrell con el autor de "Sexus"; quizá mueras antes de conseguir los diarios de Sándor Márai pero no olvidarás en mucho tiempo "Nocturno de Chile", de Bolaño. Entrevista de Javier Rodríguez Márquez tomada de El País.)

Tomás Segovia (1927- 2011)

 Cuarto rastreo


Por una vez me lo diré a mí mismo
Porque tampoco tiene cara para nadie
Quien no sabe qué cara poner ante el espejo
Porque tiene que haber un sitio
Donde yo siempre dé la cara
A todo aquello a lo que alguna vez
No pude dar la cara

Por una vez me lo diré en secreto
Confesaré para mí mismo que nunca quise en serio
Ganarle a nadie una victoria
Ni defender un sitio
Que creyese de veras que era mío
Ni hallarme a la cabeza de algún sonoro grupo
Enarbolando una bandera

Por una vez me lo diré en un sitio
Donde pueda decirme
Sin ser oído de ninguno
Que soy yo el más valiente
Soy el que no le teme
A la dulzura a la ternura a la emoción
Al peligroso amor ingobernable
Que soy aquel que imperdonablemente
No teme ser amado
Se atreve a dar la cara a esa deuda insaldable
Y prefiere arriesgarse a morir endeudado
Pero no mentirá que nada debe

Por una vez será al espejo
Al que plantaré cara
A quien confesaré sin ser oído
Que al fin y al cabo no hubo nada
Que pudiera curarme la adicción
A esos hipnóticos momentos silenciosos
De dicha en paz en el frescor del mundo
Que todo el desaliento
Y la desilusión la ofensa el desamparo
No me impidieron nunca volver una y mil veces
A detenerlo todo en torno
Para mirar alzarse y adueñarse de mí
La emoción de estar vivo
Que todos los recelos
La lucidez la madurez la duda
La desconfianza no bastaron
Para hacerme escapar ante el sonrojo
De no saber vencer un sentimiento
Pueril de gratitud

Por una vez podré decir
Sin que haya nadie que me contradiga
Que no es lo mismo el que desea
Que el que codicia algo
Como no son las mismas las palabras
Dichas para escuchadas
Que dichas para obedecidas
Ni tampoco es el mismo el que me habla
Para decirme algo
Que el que me habla para que me calle

Porque cualquier palestra
Siempre está hecha para que alguien gane
Y alguien no pueda dar la cara
Y por eso yo tengo que buscar el espejo
Apearme por fin de las palestras
Hablar donde no llega la pelea
Donde no está ensuciada la luz de la palabra
Con esta o con aquella competencia
Donde no tengo que dar cuenta
A nadie que a su vez no me dé cuenta
Donde puedo decir que no es lo mismo
Vivir que hacer la guerra
Sin que nadie por ello me haga guerra
Queriendo avergonzarme
En alguna madura y lúcida palestra

Por una vez daré por cierto
Que no tengo por qué justificarme
Si el dedo del reproche me denuncia
Por mi complicidad secreta
Con los vientos las lluvias las tormentas
El rumor pensativo del follaje
Las adictivas flores
La cadencia narcótica y fraterna
Con que se mueven las mujeres
La astucia con que el tiempo disimula
Su lentitud nativa
La obstinada lealtad con que la infancia
Nunca dará a torcer su brazo
Y tantas otras cosas que no enseño
No porque tenga que esconderlas
Sino porque no tienen afuera ningún precio

Por esta sola vez no doy la cara a nadie
No respondo de nada mío afuera
No reivindico nada salvo frente al espejo
Por esta sola vez me lo diré a mí mismo
Esconderé bajo mi cauta capa
Todo lo que no supe desnudar
En los inamistosos descampados
Todo lo que no supe nunca defender bien
En la desolación de la intemperie
Lo que siempre juzgué que sólo debe
Frente a otra intemperie mostrar su valentía.



Junio de 2010


(texto tomado de La Jornada Semanal en línea.)

lunes, 12 de diciembre de 2011

Mueren dos normalistas en Guerrero

Un enfrentamiento entre estudiantes normalistas y fuerzas federales dejó un saldo de dos jóvenes muertos,
justo doce días antes de la noche buena. Los muchachos solicitaban la reanudación de clases luego que la escuela,
localizada en Ayotzinapa, Tixtla, entró en paro por demandas de los profesores relacionadas con empleo y salarios
justos. Nota y foto tomadas de El País.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Bolaño, Casanova siglo XX



Había que cruzar Barcelona para llegar al teléfono, pero valía la pena: si movías los cables indicados, podías llamar fuera de España y no pagar un peso. Roberto Bolaño sabía hacerlo y caminó una hora para dar con la cabina. Lo acompañó Antoni García Porta y durante el trayecto echaron a andar el plan de una novela que años después publicarían bajo el nombre de Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce. Corría 1979, el chileno llevaba dos años en España, apenas tenía para comer, sabía que su destino era ser un escritor, trabajaba como nochero de un camping y había sido flechado por una mexicana. A eso iba Bolaño al teléfono: a llamar a Edna Lieberman a México y pedirle que regresara a Barcelona.

Edna regresó a los pocos días, directamente a vivir con Bolaño en la calle Tallers. Meses después, la relación era un infierno. Un día ella se fue. Bolaño la lloró un rato. Nunca la olvidó: Edna Lieberman, a veces con su nombre, otras bajo uno similar, aparece en casi toda su obra. Su historia juntos está en Los detectives salvajes; en un cuento de Llamadas telefónicas es "pura dinamita"; en Los sinsabores del verdadero policía es "la mujer más hermosa y más cariñosa del Hemisferio Sur" y, alguna vez, como anotó el escritor en un poema de Los perros románticos, Bolaño vio a su musa en los "ojos terribles de Edna Lieberman".
Aunque pequeña, Edna es una pieza del rompecabezas por armar de la vida de Bolaño. Mitificada y transformada en pura literatura por el escritor, Edna Lieberman existe. Hace dos semanas, el día en que abrió la Feria del Libro de Guadalajara, llegó hasta el estand de Chile y se presentó. Buscaba a representantes de la editorial Catalonia para entregarles Cartas a mi fantasma, el libro que escribió reconstruyendo su historia con Bolaño. Lo publicó hace dos años en México y quiere que se lancé en nuestro país.
Sus ojos no son terribles, pero tienen una intensidad que se enciende cuando se le pregunta si se está colgando de la fama de Bolaño. "Mucha gente pensará eso. Pues que se entripen. Yo estoy hablando de Roberto no como una figura literaria, ni me quiero trepar a él, es una cosa muy personal, traté de resolver un duelo. Así como él me llamo en su literatura, no me quedó otra que escribirle", dice a La Tercera.
Antes de España, Edna supo de Bolaño en el D.F. mexicano. Eran los días del infrarrealismo. "Roberto era el poeta inaccesible que no se dignaba a voltear. Mario Santiago era más accesible , pero estaba zafadísimo. Eran rebeldes, anarquistas", recuerda.
Tal como lo cuenta el escritor en Los detectives Salvajes, en voz de Edith Oster, ella llegó en 1978 a Barcelona emparejada con un pintor. Tenía 20 años y venía de una familia acomodada en México. Arrastraba una anorexia que volvería por ella. Le propusieron conocer a "un joven que deseaba ser poeta", y conoció a Bolaño, que tenía 25 años. No pasó mucho hasta que Edna rompió con el pintor y volvió a México. Cuando regresó a España, se fue directo al piso de la calle Tallers.
"Nuestra situación económica era sumamente precaria. El era vigilante nocturno de un camping y yo daba clases de hebreo", cuenta Lieberman. "Roberto era cariñoso, pero era muy impositivo. Escribía mucho, todo era poesía. No éramos muy sociables. Ibamos a la casa de su madre, en las afueras de Barcelona, y allá se tranquilizaba", agrega.
Según García Porta, con Lieberman Bolaño no duró más de unas semanas. Ella dice que fue poco menos de un año. Desde México, su familia se quejaba: un poeta sin dinero no era para ella. El carácter de Bolaño también ayudó. Ella empezó a vomitar. "Todo se volvió una gran rabia", dice Edna, que se fue el 13 de octubre de 1979. Nunca más se vieron.
Edna se fue a Roma, luego volvió a México, luchó contra la anorexia. Se casó, tuvo una hija, olvidó a Bolaño. Se enteró de sus libros y premios. No quiso leerlo. Sólo en 2006 se asomó a sus textos: encontró su nombre o a personajes inspirados en ella en Tres, Llamadas telefónicas, Los perros románticos, Amberes, Los detectives..., 2666, Los sinsabores... "Fue muy fuerte después de tantos años encontrarme tan evocada y tan nombrada", dice.
Entonces escribió su libro.Cartas a mi fantasma es la historia de su regreso a Barcelona en 2007 y los ecos de sus días con el escritor. Aparece la madre de Bolaño, Victoria Avalos, y bajo el nombre Carla, su última pareja, Carmen Pérez de Vega. El título que escogió Edna es una respuesta a un poema de Bolaño, El fantasma de Edna Lieberman. Ahí el escritor la evoca como una presencia que siempre regresa en la oscuridad. Y vuelve a sus ojos: "Los mapas de la pesadilla pura".


(nota de Roberto Careaga C., sin crédito al fotógrafo, tomadas de La Tercera. Cada información nueva o reciclada sobre el narrador chileno añade un círculo concéntrico a su leyenda.)

El humor de Sebastián Piñera

A él le pareció gracioso, pero quizá haya cambiado de opinión a la vista de las críticas, incluida la de su mujer: los chistes machistas ya no salen gratis. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, se arrancó con uno de ese tenor en la clausura de la cumbre de la Alianza del Pacífico, una reunión de jefes de Estado, el pasado día 4 en Mérida (México). "¿Sabe usted cuál es la diferencia entre un político y una dama?", preguntó.

Y se contestó: "Cuando el político dice que 'sí', quiere decir 'tal vez'. Cuando dice 'tal vez' quiere decir que 'no' y cuando dice 'no', no es político. Cuando una dama dice que 'no', quiere decir 'tal vez'. Cuando dice 'tal vez', quiere decir 'sí 'y cuando dice 'sí', no es dama". Aquí lo tienen en versión original, procedente del diario peruano El Comercio. Tras las carcajadas, una voz varonil advierte. "Solventada la moción de orden, pasamos a otro tema, porque se puede complicar la cumbre". Y vaya que hubo complicación.
La lluvia de críticas que le cayó al mandatario chileno ha incluido la de su mujer, Cecilia Morel. "Es un chiste viejo y un poco anacrónico", dijo, según recoge la BBC. La ministra directora del Servicio Nacional de la Mujer y miembro del Gobierno de Piñera, Carolina Schmidt, también salió al paso. "Al presidente le gusta hacer bromas. Algunas son buenas, otras no. La de políticos y mujeres no me gustó", afirmó, a tenor de lo que publica La Tercera. Este diario chileno añade que la senadora democristiana Ximena Rincón no se quedó a la zaga: "Estas declaraciones machistas del presidente Piñera, ante decenas de jefes de Estado, son prehistóricamente lamentables y una vergüenza para nuestro país, por lo que lo emplazo a que clarifique cuál es la visión de su gobierno frente a la mujer".
Es lo que tienen los chistes machistas: solo hacen gracia a los machistas. Y conste que en la cumbre, en la que Chile, Colombia, México, Panamá y Perú avanzaron hacia una integración económica, hubo risas, como atestigua el audio.¿Eran de cortesía o de complicidad?


(si resulta patético el humor de los políticos y el de los sacerdotes católicos mexicanos, los chascarrillos machistas en general suelen resultar exacerbadamente estúpido. Nota de Charo Nogueira tomada del blog ´mujeres´, El País.)

Nicanor Parra a contraluz

Nicanor tiene 97 años y vive en Las Cruces, un balneario de la Costa Central, a menos de cien kilómetros de Santiago, ubicada entre la Cartagena de Vicente Huidobro y la Isla Negra de Pablo Neruda. Equidistante de ambos. Su casa pertenecía a una vieja familia conservadora, hoy dueña de un holding tecnológico. Las Cruces mantiene cierto aire de familia tradicional chilena, austera, muy católica, aunque nunca falte entre sus miembros un elemento disonante. Ronda el fantasma de sus antiguos residentes. Hay unas cuántas casonas en las que la vida palaciega murió hace décadas. El pasto ha cubierto las escaleras y los pasadizos. Donde antes se tomaba té, hoy reina la cerveza. Nuestra seudo aristocracia abandonó el balneario al comenzar la década de los 70. Sus actuales habitantes escuchan reggaeton y no tienen pedigrí.

Desde la terraza de Nicanor –posiblemente el poeta vivo más importante de la lengua española, Doctor Honorary Fellow de la Universidad de Oxford, desde hace años candidato al Premio Nobel y, desde hoy, Premio Cervantes–, se ve toda la bahía y varias de las siguientes hasta llegar a San Antonio, el puerto más activo de Chile. Su jardín, que se prolonga prácticamente hasta la arena, hace meses decidió que no lo podaría más. Los arbustos crecieron como energúmenos y el bosque que nació desordenado tuvo durante un buen tiempo fascinado al antipoeta. En la parte inferior del terreno, uno de sus nietos encontró unas ramas muertas con unas hojas tan secas que quedaron reducidas a esqueleto. Transparentes, únicamente estructura. Nicanor se obsesionó con ellas y las mandó a buscar todas.
Ahora último le ha bajado un intenso amor por los tordos que llegan a la baranda, pero como el bosque se llenó de gatos, los tordos no pueden permanecer. Parra les puso un plato con migas pegado a una antena instalada arriba de una silla equilibrada encima de una mesa, donde los felinos no pudieran llegar y los pájaros hallaran un espacio de solaz. Pero los gatos fueron más fuertes. Actualmente trabaja en una torre bastante más alta y compleja, aunque no por eso menos destartalada.
Nicanor parece que hizo un pacto con el diablo. No consigue envejecer. Su cabeza rehúye la nostalgia y cualquier endiosamiento del pasado. Sus músculos suben escaleras larguísimas y soportan caminatas exigentes. Lo he visto saltar cercas para visitar casas abandonadas, y agarrarse la cabeza a dos manos cuando un viejo enajenado nos dice una frase sin sentido. “¿Lo conoces, Nicanor?” “¡Por supuesto, por supuesto! Es Cronos”, contesta. Acto seguido se burla murmurando “Qué ridículo más grande”.
Según él, la respuesta a la pregunta de cuánto debe vivir el hombre, al menos en occidente, tiene una respuesta: 33 años. La dio Cristo, ni más ni menos. Así el hombre muere con toda su dentadura, sonriente, y no con un puro diente colgando como una campana. Semanas atrás aseguraba que el problema de los problemas era la gingivitis, una enfermedad que afecta las encías y que lo tenía sangrando a ratos por la boca. Como desconfía de los médicos a los que considera parte de “la mafia de la salud”, improvisó un remedio casero de su autoría: morder con fuerza la carne blanca en las cáscaras de naranja, con fuerza, de manera que la sustancia cubra todas las heridas.
Ha puesto en circulación varias recetas para llegar con semejante vitalidad al final de la centuria: el consumo periódico y sustancioso de ácido ascórbico (en polvo y a cucharadas); la lactancia materna prolongada (si mal no recuerdo, lo escuché decir que la suya había durado hasta los siete años); dormir en abundancia (él se acuesta a las diez de la noche, se levanta a las once de la mañana y duerme siesta de cinco a siete de la tarde); y finalmente, mover el esqueleto. No hay día que no salga de paseo, a pie, por la calle Lincoln, con un gorro de tela vieja como el de los exploradores y un bastón, que a veces es un palo y jamás un producto de la alta cultura.
En su casa no hay calefacción; si hace frío, se abriga. La calefacción y los aires acondicionados –concluyó viviendo en Nueva York, como profesor invitado–, son fuente de enfermedades. Por eso se viste de modo particular: a veces, debajo del chaleco esconde varias capas de camisas y remeras. Ya no soporta los restoranes caros. Eso de que unos estén sentados comiendo mientras otros, uniformados, los sirven como esclavos, le resulta intolerable. Prefiere los boliches populares, donde los que atienden y los atendidos son iguales. Nicanor, dicho sea de paso, tiene una cierta aversión a los gordos. Todo lo que no le gusta de Chávez lo resume llamándole “El Gordo Chávez”. Alguna vez se entusiasmó con la candidatura política de Fernando Flores, un ex ministro de Salvador Allende y actual aliado de la derecha, pero al poco tiempo cayó en la cuenta de que no podía ser muy bueno, porque era gordo.
Políticamente hablando, Nicanor ha sido filo comunista, filo anarquista, apreciado y despreciado por la izquierda (a comienzos de los 70, según él embaucado, le aceptó una tacita de té en la Casa Blanca a la esposa de Nixon, y desde Cuba se piloteó su crucifixión), y liberal, en su sentido más originario, si por tal cosa se entiende al que no pierde de vista las luces y sombras del individuo. En Poemas y Antipoemas, a mediados de los años 50, escribió: “Yo soy el individuo./ Me preguntaron que de dónde venía./ Contesté que sí, que no tenía planes determinados./ Contesté que no, que de ahí en adelante.”
Hay pocos poetas tan inteligentes como Parra. Es científico (estudió física teórica en Chile, en EE.UU y en Oxford) y vivaracho. Fue de los primeros que se tomó en serio el ecologismo, cuando en nuestros países resultaba una extravagancia: “economía mapuche de subsistencia”, “Luz Natural o la Revolución de las gallinas: Hay que aprender de los que saben más: acostarse y levantarse temprano”, son parte de su ideario. Cuando ya todos comenzaron a suscribir esos principios, concluyó que en realidad el mundo no sucumbirá: “Lo salvarán los empresarios”, me dijo. “¿Sabes por qué? Porque cuando dejar de destruir sea más rentable que seguir haciéndolo, van a salvar el mundo”. La última vez que nos vimos, ya estaba dudando de esta aseveración. Antes sostuvo que el planeta tenía fecha de término. El cálculo apelaba a las reservas de petróleo y otras variables.
Defiende una máxima política fundacional: “CORRUPCIÓN SUSTENTABLE, VENCEREMOS”. El resto se lo deja a los ideólogos y a los operadores. A él le interesan “todas las cartas del naipe”. Para Nicanor, no sobra nadie, y hacer oído sordo a cualquiera de las voces que rondan es un pecado que bordea la estupidez. Está en las antípodas de los fanatismos y de las verdades reveladas. “¿Qué es la antipoesía?”, le preguntó mi hija el otro día, y él le contestó: “poesía”·. En su poema el Cristo de Elqui su personaje confiesa: “el verdadero Cristo es lo que es/ en cambio yo qué soy: lo que no soy”.
La obra de Nicanor ha sido admirada por los beatniks norteamericanos (Allen Ginsberg y compañía), por Harold Bloom y Roberto Bolaño, entre muchísimos otros. Lo han premiado casi hasta decir basta. Sus textos son estudiados en las más prestigiosas universidades del mundo. Viene de San Fabián de Alico –de Chillán a la cordillera–, y es el hermano grande de la Violeta Parra.
Poeta de las voces vivas; recopila frases y dichos, colecciona lugares comunes, lo conmueven las historias callejeras. Un jardinero vecino le contó que su mujer era algo fiestera, y que en su pueblo le hacían burlas insinuando que sus hijos no eran de él: “¿Y sabes lo que me dijo el jardinero? Que no le importaba, porque esos niños le decían ‘papá’.” Más tarde escribió La Sagrada Familia: Yo me llamo José Ella María / Y nuestro hijo idolatrado se llama Jesús / Se rumorea que yo no soy su padre biológico / Pero eso carece de importancia / Lo importante es que la Sagrada Familia está aquí / Yo me defino como su padre platónico / Qué quieren que les diga: / A mí me basta con que el caurito me diga papá / Animo! / PAZCUA FELIZ PARRA TODOS / Y muchas gracias por la atención dispensada.


(Texto tomado íntegro del blog `lejos de todo`, de Patricio Fernández, del diario El País.)

sábado, 10 de diciembre de 2011

EUGENIO MONTEJO (1938- 2008 )

Hereje

Muchos se proclaman ateos ahora que Dios ha dejado de ser una moda. Nadie teme, a estas alturas del mundo, ser acusado de hereje, a no ser que se trate de las nuevas religiones políticas, sobre las cuales nada diremos por ahora. Y sin embargo, si lo miro despacio, creo que el único hereje verdadero de estos tiempos soy yo. Al anunciar una lengua nueva, anuncio también y todos lo saben, dioses inéditos.


(texto tomado de El cuaderno de Blas Coll, edición Universidad Autónoma Metropolitana, unidad Azcapotzalco, colección Libros del Laberinto/ 58, México, primera edición, 1998.)

viernes, 9 de diciembre de 2011

Magnesia y manganeso

Distrito Federal— El aspirante a la gubernatura y ex secretario de Salud, José Ángel Córdova, se sumó a la lista de políticos que confunden los títulos de los libros o sus autores. Dijo que "El Principito de Maquiavelo", es uno de los libros que más le han impactado.

Nicolás Maquiavelo es autor de El Príncipe y El Principito es obra del escritor francés Antoine de Saint-Exupéry.
En una entrevista radiofónica difundida está tarde en el informativo Así Sucede de Celaya, Córdova se equivocó al hablar sobre sus lecturas favoritas.
"De política podríamos hablar del libro de humanismo político de Efraín González Luna, uno de los fundadores de nuestro partido (Acción Nacional), de los grandes libros, Cien años de soledad de (Gabriel) García Márquez, por ejemplo, los que hemos leído con mucho gusto, El Principito de Maquiavelo, en fin hay una gran variedad", dijo.
"Yo soy un asiduo lector y me gusta explorar, depende de lo que tenga que ver, cuando fui estudiante y aún siendo médico tenía que leer mucho de medicina y tengo prácticamente que estar leyendo, actualizándome, leyendo revistas médicas constantemente...", añadió.
El aspirante a gobernador no enmendó su error. Fue entrevistado el jueves por la noche en Salvatierra, pero la nota se difundió hasta el noticiero vespertino de hoy.


(Mientras cursabas la universidad, era común que alguien te preguntara: ¿Ya leíste el príncipe, idiota? A lo que respondías: ¿La obra de Maquiavelo? A lo que te contestaban: "La de Dostoyevski". Pero no era la escuela de Medicina donde estudió Córdova Villalobos, era otra. Alguna vez Vicente Fox Quesada, siendo presidente de México, mencionó a "José Luis Borgues" y a María Félix, la actriz, como "pionera feminista". Lo cierto es que los imbéciles, como Anonymous, suman legión y sin distingo de partidos. Nota tomada del Diario de Juárez.)

Sacerdote Solalinde hostilizado

Oaxaca, Oax.- El sacerdote católico Alejandro Solalinde Guerra, coordinador de Pastoral de la Movilidad Humana del Episcopado Mexicano, compareció hoy ante la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) en la entidad, para responder a una acusación de un inmigrante guatemalteco que lo acusó del delito de abandono de personas.
Durante hora y media, Solalinde Guerra respondió a las preguntas que le formuló el agente del Ministerio Público Federal, Alfonso Jarquín Díaz.
El fundador del albergue “Hermanos en el camino” fue acusado por el guatemalteco Juan Francisco Silvestre del delito de “abandono de personas”, según consta en la averiguación previa PGR/OAX/III/220/2011. Como defensora de oficio fue asignada Catalina Ramos Rojas.
Para el sacerdote católico, la denuncia forma parte de una “estrategia intimidatoria” del Instituto Nacional de Migración (INM), porque –recordó– no es la primera vez que actúan de esa manera.
“No dudaría que a cambio de esa firma, de esa denuncia, en el INM le tuvieron que dar la regularización migratoria, porque eso comprobaría el dolo”, consideró el sacerdote.
“Yo cumplo con presentarme y declarar lo que yo sé, no tengo nada qué esconder y tengo la conciencia tranquila porque no lo dejé en la calle y le dieron atención medica, además, estoy seguro que (la denuncia) no lo hizo de su voluntad, sino que fue asesorado por el INM”, dijo Solalinde.
Negó que haya dado un trato inhumano al inmigrante guatemalteco, pues dijo a lo que más ama es a los indocumentados.
Insistió en que la denuncia que presentó el guatemalteco Juan Francisco Silvestre fue, “sin duda, asesorada por el INM”, cuyos agentes lo ayudaron a configurar el delito de abandono de personas que ni siquiera sabía que existe.
Recordó que el guatemalteco llegó el pasado 27 de septiembre al albergue ubicado en Ciudad Ixtepec, Oaxaca, para pedir ayuda médica porque en el norte del país –donde estuvo trabajando– le cayó insecticida y le dañó sus ojos. Primero lo llevaron al Centro de Salud de Ixtepec y como no hubo mejoría, el 29 de septiembre lo trasladaron a la ciudad de Oaxaca. Lo instalaron en el Centro de Atención al Migrante donde lo recibió la abogada Nancy Maribel García García; el inmigrante guatemalteco quería que lo llevaran a la capital del país.
Le explicaron que no podían hacerlo por falta de recursos, pues el albergue no recibe subvención del Estado. “Además, no es nuestra función y no está en nuestras posibilidades económicas”. La negativa, dijo Solalinde, molestó al inmigrante, quien decidió irse por su cuenta a la Ciudad de México.
Sin embargo, lo detuvo el INM en Puebla y ahí –aseguró el sacerdote– empezaron a asesorarlo y el resultado fue la denuncia penal ante la PGR.


(La gracejada anterior del gobierno federal contra Alejandro Solalinde, por boca de FCH, es haberlo señalado como quien se "atrevió" a pedirles perdón a los capos de las drogas por ser también víctimas de una economía injusta y por la globalización de mercados instaurada por un "capitalismo salvaje." Nota de la agencia Apro en línea.)

jueves, 8 de diciembre de 2011

Párroco Terminator

Granada. (Europa Press).- El párroco de Puebla de Don Fadrique (Granada) ha sido denunciado por Ecologistas en Acción ante el Seprona de la Guardia Civil por disparar con una escopeta de plomos contra las palomas del pueblo desde el campanario de su iglesia.

Según ha informado Ecologistas en un comunicado, al parecer el cura dispara por la noche contra estas aves acompañado por menores de edad, con el objetivo de eliminar su exceso en los alrededores, para lo que hay métodos "más incruentos y homologados por las administraciones responsables", según recuerda la organización ecologista.
Las escopetas de perdigones son denominadas, a efectos del reglamento de armas, "carabinas de aire comprimido" con las que sólo se permite el tiro de precisión en diana y en los espacios habilitados al efecto para tirar con carabina, en las galerías de tiro o en recintos privados acotados, seguros y apartados del público. "No está permitido el tiro a nada o sobre nada que no sea un blanco tipo diana, lo que implica que no se puede disparar a pájaros ni a cualquier otro tipo de animales", señalan.
Además se necesita tener tarjeta de armas para su uso, de lo que carecerán los menores que acompañan al párroco en esta actividad. "Estos disparos en la noche y dentro de la población son un peligro serio para los habitantes del municipio que se ven expuestos a perdigonazos que pueden afectar gravemente a su integridad física", advierten los ecologistas, que por ello han solicitado al Seprona que intervenga para que esta situación no se vuelva a repetir "por el bien de todos".


(En Torreón, Coahuila, es usual que pandillas de cabrones disparen con rifles de diábolos o municiones de acero a todo tipo de aves, un amigo me decía que desde niño conoce esa pràctica, que a él lo tachaban de "maricón" por no imitar a los demás; mientras que en Zacatecas tienen la bastarda costumbre de "espantar" a las aves que llegan a posarse sobre árboles centenarios y secos con "palomas" de pólvora o cohetones. Sin que ninguna organización protectora de animales intervenga. Como dice Rosa Montero, escritora, que sus hijos nazcan bizcos y con tres cabezas. Lo mismo que el párroco de Granada aquí mentido y mentado. Nota de La Vanguardia, español.)

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Otro activista asesinado

Morelia, Mich.  El cuerpo del comunero y activista integrante del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, Trinidad de la Cruz Crisóstomo, fue localizado hoy, informó la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).
El cadáver se encontró en las inmediaciones de la comunidad de Xayakalan, a unos kilómetros de donde ayer fue secuestrado por un grupo armado.
Los primeros reportes sobre los hechos señalan que el cuerpo del activista presentaba huellas de tortura y al menos cuatro impactos de bala.
Como se recordará, Trinidad de la Cruz Crisóstomo, de 74 años de edad, fue secuestrado ayer cuando junto con otros integrantes del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad se dirigía a Aquila, para participar como observadores en un litigio de tierras.
El activista ya había sufrido golpes y amenazas, por lo que salió del municipio de donde era originario para salvaguardar su vida.
Sin embargo y tras haberse repuesto de las lesiones que le habían producido, el martes se dispuso a regresar cuando en el camino fue sorprendido y secuestrado por hombres armados.


(nota retomada de Excelsior y Notimex.)