miércoles, 21 de junio de 2017

Luís Quintais (1968 )

Doce

VI

Un mapa está sobre la mesa.
Encuentro también ahí un libro.

El mapa está semiapagado, a espacios
largos, entre inscripciones,
encontramos tierras sin nombre,
incógnitas, señales de manchas y descuidos.

El libro está quemado,
carbonizado. El libro
es una sombra de ceniza
que se deshace al tacto.

La mesa era de mi padre, pero el mapa
y el libro son sólo fragmentos
o indicios de lo que
oscuramente fui.


IX

Eras niño
y te sentabas en el piso
muy quieto,
orillándote a la tierna
llegada.

La flor más negra
depositaba la leve,
segura forma
sobre tu mirar
para doler.

La madre enceraba el piso,
había silencio entrecortado
por disparos lejanos
allá afuera,
un designio de normalidad,
una figuración del Paraíso
allí dentro,
allí dentro.

Después llegaba
lentamente-
despacio -dirás hoy, perplejo-
y abandonaba la suave
digna mano
sobre tu cabeza.


("nueve poetas portugueses para un nuevo siglo, antología", ed. unam, méxico, 2016; traducción josé javier villarreal)

No hay comentarios: