lunes, 5 de junio de 2017

Jorge Reis-Sá (1977 )

Dinner at eight

                                a mi padre



Ya no hay melancolía posible. Acabó el día en que esta
música llegó en las alas de una mariposa y yo,
   recordando
personajes de una novela, Fernando, Augusto, António
me supo amarga por el grito de un hijo. También soy
   hijo.
Aunque no tenga padre a quien gritar.

Esta música me hace llorar. Y yo no tengo cómo
   repetirlo,
hablar de nuestra cena - ¿te acuerdas, papá, del arroz
   con tomate,
bien suelto, que mamá hacía con empanadas?, mamá
   nunca
más cocinó - y poder decirle finalmente la verdad:
moriste como un árbol y yo quedé bajo el sol. Antes

eras tú el mayor tronco y yo no tenía cómo crecer. Ni
te voy a decir - cómo, ¿con diecisiete años? - cuánto te
quise insultar para juzgarte vivo. Por eso este poema
cuando oigo a este hijo ajustar cuentas con un padre -
coloca tus puños bien alto, papá, y déjame pelear
contigo una última vez al grito de quien te quiere vivo
para decirte cómo fue decisiva tu muerte.
Lo dije, padre. Y pienso: ¿cómo puedo ser feliz con la vida
que tengo? ¿Cómo? Guilherme. Y tú aquí, él no más
que una mentira. Raramente pienso en ello, te digo.
Pero esta música, papá. Este lamento. Quiero recordar
el arroz con tomate de nuestra cena y pensar que, todavía
vivo, fue posible envejecer contigo, aun
así, padre, con el arroz con tomate y sin Guilherme
yo sería feliz como hoy. Y no puedo.


("nueve poetas portugueses para un nuevo siglo (antología)", selección, prólogo y notas de nuno
júdice; ed. unam. méxico, 2016; traducción de josé javier villarreal)


No hay comentarios: