martes, 30 de mayo de 2017

Luís Filipe Castro Mendes (1950 )

Una ciudad en Escocia,
desenfocada en el poema


Ahí nadie me esperaba. Tampoco dije
que quería ir.
Una cena solitaria, la lluvia doliendo en los cristales,
un cuarto sencillo y hecho a la carrera.
A la mañana siguiente el aire estaba limpio como las
   las palabras en un buen poema
y las calles y las casas, libres de retórica,
nos dibujaban el día, simplemente.

Me siento tan bien en los lugares
que no fingen querernos,
que no nos imponen recuerdos ni legados,
que simplemente son
y nos permiten ¡no pertenecer!

(¿Por qué escribimos siempre contra alguna cosa,
aun cuando hablemos de felicidad?)


["nueve poetas portugueses para un nuevo siglo, antología", ed. unam, méxico, 2016, traducción de
josé javier villarreal; sel., prólogo y notas de nuno júdice]

No hay comentarios: