domingo, 2 de abril de 2017

Uriel Martínez (1950 )

Cosechas


Si hago cálculos estimados
todavía faltan algunos meses,
pocos, a que broten las crías
de higos, la flor de granada,
el azahar de cítricos.

Hasta entonces no escucharé
los gritos, las huellas trazadas
en tierra, asfalto, en
el piso mojado de vendedores
que van y vienen ofertando
cosechas.

Tardarán las lluvias, los techos
imprevistos de nubes negras,
las sábanas blancas que traen
consigo agua, cicatrices nuevas,
repentinas.

Cuando todo esto suceda
esperaré en el quicio
de mañanas, medio días,
tardes de verano con un sol
alto, impaciente, antes
de recoger fruta madura
y llevarla luego a mi sed.


[Inédito]

No hay comentarios: