domingo, 23 de abril de 2017

Charles Simic (1938 )

A medio camino


Tan pronto hube dejado A.
comencé a dudar de su existencia:
su gentío y sus calles ruidosas,
sus cárceles y sus cafés nocturnos.

era la hora de la cena. Las panaderías echaban el cierre:
en las repisas solo restos de harina blanca.
Los tenderos bajaban las persianas de hierro.
Una joven encantadora compraba el último melón.

Hasta la callejuela donde nací
se borra y desvanece… ¡Oh tejados!
Regimientos de camisas y sábanas

ondeando en el aire carmesí del anochecer…


("cómo cantaba mayo en la noche", trad. jordi doce)

No hay comentarios: