miércoles, 29 de marzo de 2017

John Donne (1572/1831 )

La pulga


Mira esta pulga, pues y así discurre
cuán poca es la merced que tanto niegas;
a mí picó primero, ahora te bebe;
nuestras sangres en ella van mezcladas
sin que nadie descubra ni pecado
ni vergüenza, ni doncellez perdida:
   ella sólo disfruta, sin proemios
   se atosiga con sangre de dos partes:
   tanto a nosotros no se nos concede.
Tres vidas en la pulga replegadas;
desposadas, y más, en ella estamos;
lecho nupcial nos alza, también templo,
y somos, simultáneos, tú y yo juntos,
desplazca o no, o a quién: vamos cercados
por vivientes murallas de azabache,
   Si la costumbre os mueve hacia mi muerte,
   no cedáis, que suicidio se llamara
   y triple sacrilegio en triple escarnio.
Cruel y repentina empurpuraste
la uña en una sangre de inocencia.
¿De qué pudo la pulga ser culpada
si no de haber libado en ti una gota?
   Y pues es cierto, aprende la mentira
   de los temores, porque a mí cediendo
   más de honra que hoy de vida no perdieras.


("cuaderno de traducciones", ed. fce, méx., 1984, ver. gerardo deniz)

No hay comentarios: