lunes, 13 de marzo de 2017

Felipe Benítez Reyes (1960 )

Una forma de eternidad


Pero ¿el miedo era esto?

                                          No los amenazantes
fantasmas del pensamiento y la conciencia.
No los largos pasillos de hospitales
con tubos fluorescentes día y noche.
Ni siquiera el temblor de irrealidad
que se queda en el alma si recuerdas.

El miedo, al parecer, es sosegado:

te llega cuando cierras la ventana
y comprendes que todo cuanto miras
es lo mismo que ayer, y que lo mismo
volverá a ser mañana y para siempre.


("cómo cantaba mayo en la noche")

No hay comentarios: