domingo, 18 de diciembre de 2016

Uriel Martínez (1950 )

La primera helada


Sé que de un momento a otro
caerá la noche, se irá la luz
las reservas de gas LP se habrán
agotado.
Aunque he consultado mapas
de masas polares entiendo
que tienen caminos trazados
por la errancia.
Los pronósticos del clima
sólo son eso, buenos propósitos
para salvar el día, para no
morir después de medianoche.

Sé que de un instante
a otro caerá la primera helada
del año, del mes, de la semana,
no de nuestra vida.
Sé que los tiestos a modo
de bienvenida a casa
amanecerán quemados
por el frío intenso.

Adivino incluso que en el balcón
pueden aparecer tiesas de hielo
parvadas que perdieron el camino
al sur, a donde llamó el verano.
No haré nada por las plantas
que hasta la semana pasada
florecían, pedían más agua
y se bebían el sol.
Nada haré por mí, ni por ti
ni por nosotros; el mapa
del mal tiempo nunca nos
consideró salvables.


[Inédito]

No hay comentarios: