domingo, 4 de diciembre de 2016

Uriel Martínez (1950 )

AIDS



Arrojé a la corriente
de aguas negras la colilla
del último Marlboro.

Cuando vi que iba
aguas abajo alcancé
a ver que se abría.

Al abrirse, el carmín
de mis labios se fundió
con las heces fecales, etc.

Así pasó con mi saliva,
con mis noches, con tu boca,
tu sangre y su cauce.

Como un bolero de 78 RPM
te fuiste en escenas b/n
con un traspié de fox-trot.

Sin que nada ni nadie
te detuviera, ni el otoño,
ni las estrellas, ni el rojo

Aids que vi llegar a tu vida.


("la biblioteca de marcelo leites", 14. V. 2015)

1 comentario:

Ana María Salazar dijo...

Con la humanidad en el bolsillo
No nos es ajeno.