domingo, 27 de noviembre de 2016

Uriel Martínez (1950 )

La anestesia


antes de que sea demasiado
tarde anoto en la agenda
del jueves: una mascarilla de pepino,
una película de crema como ese
par de medias de seda,
una cutícula de luna
en cada dedo, un barniz
en labios y un enjuague
bucal para olvidarte.

pero si esto no basta
entonces cogeré tizones
para la imagen de Narciso
en el estanque, en
el oído que escuchó tu nombre
y lo repitió ad nauseam,
en el dolor de los primeros días
que pasé anestesiado,
en el despertar cada vez
con el sexo en llamas.


[Inédito]

No hay comentarios: