domingo, 6 de noviembre de 2016

Uriel Martínez (1950 )

Las huellas


en tu maleta cabe el mapa del pueblo que abandonaste días antes; lo que ya no cabe es la ciudad olvidada a donde llegas, los parques habitados, los muertos que los recorrieron, reconocieron e identificaron.

en la valija que arrastras llevas anotado el croquis de tu casa, el cesto de ropa sucia, la balsa en que duermes, el retrete donde te abstraes del mundo; pero aquellos que te desvelaron ya no vienen, ni van, ni regresan; simplemente se eclipsaron.

si extraviaras la maleta, la valija, el mapa, el carnet de identidad, las huellas dactilares de zapatos, calcetines, ropa de algodón, la frecuencia cardiaca, tus proyectos, la luz que reposa al fondo de ti, los pasos por andar; no sé, no sé, no sé.


[Inédito]

1 comentario:

Uriel Martínez dijo...

Me escribe de lejos:


Mucho pan de nuez. Está buen eso.
¿Por qué sólo te haces aparecer en los domingos?


Le respondo:

Porque el séptimo día reposó el señor.