domingo, 27 de noviembre de 2016

Eunice Odio (1922/1974 )

 Ion


¡Cuánto hacía que mi amor no la encontraba!
¡Ah, ciudad, mi ciudad!
Los muros que te pulsan, tu atareado rumor,
cuántas veces me rozaron el sueño.
¿Será verdad que hoy te regocijas porque vuelve
quien nunca estuvo ausente?
¿Crees, en verdad, que pudo irse, íntegro,
de ti, lo que era tuyo?
Yo te traía desde lo más lejano
y estabas ahí mismo, en mi garganta,
con tus torres, tu piel y tu caballo;
aquel caballo con la testa diurna
y el corazón al viento
que inauguramos juntos en el alba;
aquella piel, tu piel,
primera descendiente de la nube,

continuación clarísima del árbol.


(en muro fb hernán vargascarreño)

No hay comentarios: