miércoles, 5 de octubre de 2016

Miguel Méndez Camacho (1942 )

Letanía



Señor, dale una oportunidad a los virtuosos

y déjalos caer en tentación

para que no condenen

a quienes descubrimos que el abismo

es sólo otra variante del camino.

Señor, no prohíbas la gula de los míseros

ni la violencia de los débiles

ni la avaricia de los desposeídos.

Señor, otórgale soberbia a los humildes

para que no rediman a sus amos

permitiéndoles ser caritativos.

Refresca, señor, la desmemoria moralista

y diluye las sombras que confunden

la castidad del indeciso.

Permítenos, señor, desear la mujer

y no la ruina de nuestros deudores

y deja que sea el prójimo

quien tenga que poner la otra mejilla.

Señor, si este reino no es tuyo

como dicen

quita la viga de mis ojos

y cámbiala por la paja de los de mi vecino

y déjanos el goce de caer y recaer

en el viacrucis de culpas inconclusas

para el juicio final de los remordimientos

por los pecados que desconocimos

o nos fueron negados

en la resurrección de cuerpos

que comienza


ahora y en la hora de nuestra muerte, amén.


("círculo de poesía")

No hay comentarios: