sábado, 30 de julio de 2016

Estela Figueroa (1946 )

Los huesos de mi padre


Hace más de veinte años que murió
y no renovamos el derecho de sus huesos
a permanecer en el nicho.

De mi parte fue intencional.
A mi padre no le gustaba estar encerrado.

Ojalá un sepulturero los haya vendido
y haya comido algo especial con su mujer y sus hijos
o se haya tomado unos vinos
en rueda de amigos.

Y con esos huesos un joven estudie medicina
-esos huesos largos y bien formados-

sin pensar en la muerte.


("de sibilas y pitias")

No hay comentarios: