viernes, 10 de junio de 2016

Orhan Pamuk (1952 )


Pintura y novela


No me cuesta en absoluto entender por qué los grandes novelistas a los que admiro se esforzaban en convertirse en pintores, o por qué envidiaban el arte de la pintura, o por qué lamentaban no poder escribir "como un pintor". Porque la tarea de escribir una novela consiste en imaginar un mundo, un mundo que en primer lugar existe como una imagen antes de acabar transformado en palabras.


("el novelista ingenuo y el sentimental", mondadori, méxico, 2012, trad. del inglés roberto falcó miramontes)

No hay comentarios: