lunes, 27 de junio de 2016

Josep Carner (1884/1970 )

Noche de san Juan



Bajo el claro de luna llena mi amigo y yo...
cerezas hemos comido en el portal.
Salta el fuego en la noche deslumbrada
en memoria de aquel dragón antiguo

que doncellas y más doncellas quería...
De pronto el dragón palidece: tiene miedo.
Se pierden risas, gritos y murmullos
en un regolfo de tristeza.
Gachas las cabezas, mi amigo y yo salimos,
dejándonos guiar por los regadíos.
A lo lejos, casitas de olor a cerrado, cualquier
otra noche llenas de medianas vidas:
las cuentas del rosario están allí dormidas,
y mellada está la blasfemia.
Una ventana de buen enrejado guarda
(en una casa de la cual todo mundo salió
menos ella) a la loca,
en su pobre cuerpo plena de incendio.
Era una mujer piadosa y tierna
que nunca había conocido la oscuridad,
el terrible desorden del pecado.
Tiempo atrás su hija se había ido
lejos, a la grupa de un amante.
La madre cayó a tierra. Al levantarse
habíase envilecido su mirada serena:
los ojos aguijoneantes, la cabellera revuelta,
llamaba a los hombres con aullidos obscenos.
Esta noche de San Juan la excita y prende
como ninguna otra noche.
Ya todo en el silencio va dejándola aparte,
rescoldo descarriado, y marchito gozo.
Y ella, exaltada en su prisión desierta
por la gran soledad y el cielo ardiendo,
se ancha entera al viento.
Extrañamente ofrendada
es un aspa de horror:
en las propias orillas del infierno,
con proféticas iras vengativas proclama
el alias, el apodo del amor.

NIT DE SANT JOAN
Al clar de lluna plena, jo i l'amic
cireres hem menjat a la porxada.
Salta el foc en la nit enlluernada
en recordança d'aquell drac antic
que volia donzelles i donzelles...
De sobte el drac s'esbalaeix, té por.
Es perden riures, crits i cantarelles
en una regolfada de tristor.
L'amic i jo, les testes ajupides,
eixim, i d'esma som guiats pel rec.
Per enllà hi ha casetes resclosides
plenes, tota altra nit, de mitges vides:
les denes del rosari hi són dormides,
hi és oscat el renec.
Una finestra ben reixada estoja
(en una casa d'on tothom eixí
sinó ella) la boja,
plena d'incendi en el seu cos mesquí.
Era una dolça dona apiadada
que mai havia entès la fosquedat,
el desgavell terrible del pecat.
La seva filla, antany, se n'és anada
lluny, a la gropa d'un enamorat.
La mare caigué en terra. En aixecar-se,
s'havien envilit sos ulls serens;
els ulls fiblant, la cabellera esparsa,
cridava els homes amb udols obscens.
Aquesta nit de Sant Joan l'abranda
més que cap altra nit.
Ja tot en el silenci va de banda,
caliu esgarriat i goig marcit.
I ella, exaltada en sa presó deserta
per la gran solitud i el cel rogent,
es bada tota al vent.
Estranyament oferta,
és un aspi d'horror:
diu, de l'infern a les mateixes ribes,
amb profètiques ires venjatives,
el mal nom de l'amor.


(muro de orlando guillén, trad. de éste)

No hay comentarios: