sábado, 4 de junio de 2016

Eugenio Montejo (1938/2008 )

Los gallos


¿Por qué se oyen los gallos de pronto
a medianoche
si no queda ya un patio en tantos edificios?
Filtrados por muros de piedra
y rectos paredones
nos llegan sus ecos;
no se puede dormir, es más terrible
que en el tedio de las aldeas
cuando llenan el mundo de gritos.
Cruzan el empedrado,
la niebla de la calle,
alzan sus crestas de neón,
entran cuando el televisor borra sus duendes.
Pero no hay troja que los guarde
sino sombra de asfalto y sellados postigos;
¿de qué rincón vidrioso en los espejos
saltan
y se sacuden aleteando
las soledades de sus lejanías?
Gallos ventílocuos donde me habla la noche,
¿son parte de mi abismo?
Gallos en el sonambulismo de las cosas, roncos a causa de la ausencia
en caminos de polvo
cuyas voces creímos extintas,
¿qué hacen a media noche en la ciudad
tan lejos,
qué lamento los va acercando a mis oídos?


("alfabeto del mundo", fce, méxico, 2005, 2a. ed.)

jesús reyes ferreira

No hay comentarios: