domingo, 15 de mayo de 2016

Uriel Martínez (1950 )

aquel jueves...


aquel jueves abrí los ojos
con una certeza: todo está
por hacerse: la cama, el café,
la noche.

aquella noche cerré los párpados
con una certeza: no amaneceré
en otra ciudad, en otro paisaje,
en otro cuerpo.

aquel día lluvioso me asomé
al balcón del moribundo
con la seguridad: la sed
no acaba en junio.

aquella mañana soleada,
al correr las hojas de puertas
y ventanas, tuve una
epifanía: el olvido.

aquella madrugada, al recordarte,
tuve la certeza del gas, el sosiego,
el veneno, la soga;

y recobré la calma.

No hay comentarios: