domingo, 17 de abril de 2016

Uriel Martínez (1950 )

A B C


pensé en reunir en un mazo
los versos sueltos escritos
desde el primer día;

subdividirlos por temas,
aquellos soleados de junio,
abejas y lluvia;

después los textos de sitios
angostos: ascensores, áticos,
vagones y tumbas;

luego los dominados por el silencio,
la catástrofe, la capilla ardiente;
quizá el templo, los altares;

los de epílogo, lógico, a modo
de colofón, el cloroformo,
la anestesia, el hospital;

pero no hay tiempo de buscarlos,
encontrarlos, escribirlos; no
has llegado aún.


[Inédito]

2 comentarios:

Uriel Martínez dijo...

Desde muy lejos, en kilómetros, tiempo y distancia, me escribe un amigo:
Maestro Uriel,
hermoso su texto
sobre el peso
de
la
tinta.

Abrazote.

Y al leerlo siento que me he salvado.

Pilar Alba dijo...

Me gusta