miércoles, 27 de abril de 2016

János Pilinszky (1921/1981 )

Alguien

Por un perfecto círculo, o mejor,
por un óvalo imperfecto
está mirando Dios al monstruo. Un millón
de caras, manos y uñas en conjunto.
En el fondo una cama larga y muda;
una vulgar cobija y una almohada.
La pezuña del monstruo perfora el pavimento,
y alguien rompe a llorar.


("otra iglesia es imposible", traductores rodrigo escobar holguín y vera székács)

No hay comentarios: