sábado, 2 de abril de 2016

Charles Simic (1938 )

Imperios


Mi abuela profetizó el final
de vuestros imperios, ¡oh locos!
Ella planchaba, la radio estaba puesta.
La tierra temblaba bajo nuestros pies.

Uno de vuestros héroes daba un discurso.
"Monstruo", le llamó ella.
Hubo vítores y salvas para el monstruo.
"Podría matarlo con mis propias manos",
me declaró.

No hacía falta. Se irían todos
al diablo en cualquier momento.
"No vayas a nadie con estas habladurías",
me advirtió.

Y me tiró de la oreja para dejar claro que yo la entendía.


("apología de la luz", sin crédito al traductor)

No hay comentarios: