domingo, 7 de febrero de 2016

Uriel Martínez (1950 )

La escoba


como todas las mañanas
la chica de enfrente barre
los residuos de niebla

aunque porta brazos como
palos despeja de piedras
los fantasmas que arrastra la noche

nunca la veo que rocíe
agua en los alrededores
pero limpia a conciencia

este día viste saco a cuadros
negros y blancos, como fichas
gastadas de dominó

sé que si me ve que la observo
me sonreirá porque sigo
sus movimientos y aplomo;

su aplomo para correr,
como ensayo de un ave que planea
la huida, el vuelo temprano.


1 comentario:

alicia migliano dijo...

Uriel,te sigo leyendo con ganas