lunes, 29 de febrero de 2016

Janet Frame (1924/2004 )







El espejo de bolsillo


Tantas miles de veces por minuto
la luz de los faroles se apaga.

Concebí un método con el que esto puede enseñarse
a quienes desconocen los hechos de la luz.

Tomando el espejo de bolsillo, captura el reflejo
de la hilera de lámparas. Aquita el espejo. Así.

¿Ves estas franjas negras que se alternan con el amarillo?
Son barras de oscuridad real que no pueden percibirse a simple vista.

Para desengañar a la visión se requiere un instrumento imparcial como un espejo.
Los sentidos humanos jamás dicen la verdad si pueden ceñirse a una mentira fácil.

¿Tigres merodeando? ¿Alquitrán embarrado en mantequilla?

¿El Señor Oscuridad
en su uniforme de sargento?

¿Un gato negro en una cama de queso?
¿Plumas de jilguero? ¿Barro y cipreses? ¿Un sándwich de Cielo e Infierno?
¿Orugas serpenteando a lo largo de la calle
nutriéndose de la oscuridad para mutar en mariposas matinales?

¿Qué más puedo decir aparte de que estás lleno de mentiras?
Balbuceas sobre el polen solar, un apuro de miel
de tulipanes negros, repites que sabes 
cuando es claro que ignoras los hechos de la luz
y pretendes continuar así.

                     ¡Espera! Regrésame el espejo de bolsillo. Si se rompiera,
                     ¡no tendría una visión clara, sí siete años de mala suerte!



("huesos de jilguero", ed. uv-xalapa, ver. méx.,2015, trad. irene artigas)

1 comentario:

Kyra Galván dijo...

Me encantó. No la conocía. Gracias Uriel.
Kyra Galván