miércoles, 10 de febrero de 2016

Efi Cubero (1949 )

Juegos

A veces te marginaban sin saber por qué.
Te alejaban del juego y no entendías,
tú que puro buscabas
aquel calor desesperadamente.
Puede ser que notaran,
con la intuición que otorga el primer tramo,
que algo en ti era distinto,
como el cielo o el árbol
tan ausentes de todo, tan cercanos,
como la soledad que se incrustaba
en la extrañeza absorta de tus ojos,
que aún palpitan gozosos, en comunicación
con la alegría, con sus desolaciones,
con el don prodigioso, de lo vivo.


("la mirada del lobo")

No hay comentarios: