miércoles, 20 de enero de 2016

Rogelio Guedea (1974 )

Coversaciones - V



tenía tiempo que no me asomaba por la ventana,
lo hice después de la charla de sobremesa que tuve con mi mujer,
casi antes de ver entrar en el garage el automóvil del vecino,
cuando ya los niños dormían, tenía tiempo que no hacía la sobremesa
con mi mujer, y que no me levantaba para asomarme por la ventana
y ver, al fondo, más allá de las ramas del sauce, el mar, vi el mar
como si se tratara de una acuarela de Rembrandt, aunque en realidad
no sé si Rembrandt pintó acuarelas alguna vez en su vida,
le dije a mi mujer "ese paisaje se parece a una acuarela de
Rembrandt que vi aquel día en el museo de París",
pero mi mujer no me escuchó o no quiso escucharme, como suele pasar,
y siguió raspando el fondo del plato con la cuchara,
removiendo los restos de comida, abstraída de todos y de todo,
entonces, mientras miraba a través de la ventana la acuarela
de Rembrandt, recordé lo que habíamos charlado en la sobremesa,
habíamos pasado de temas sin importancia
(lo caro del recibo de luz, el mal servicio telefónico, las jugosas naranjas de temporada)
a temas más graves, y fue ahí donde mi mujer,
que no había visto a través de la ventana la acuarela de Rembrandt,
me dijo que hacía tiempo que ya no me quería,
como pensé que bromeaba seguí con el cuento de las papas cocidas
y el pan dulce, pero ella volvió a traer el tema
al centro de la mesa diciendo que hacía ya mucho tiempo
que no me quería, y que si la apuraba no tendría ningún inconveniente
en decirme que en realidad nunca me quiso,
y que si no quería creerle que no le importaba pero que era cierto,
tan cierto como la acuarela de Rembrandt que estaba viendo a través de la ventana,
una acuarela que atisbaba un cielo raso, azulísimo,
sobre un mar de lluvias, y el cielo raso, recuerdo, era como sus ojos,
como los ojos de Rembrandt, cuando miraba como yo
a través de la ventana, su mano que titubeaba al trazar
el contorno de mis derrotas, su mano que fue dibujando en mi nuca,
inconmovible, todo el olvido de mi mujer.


("rua das petras")

No hay comentarios: