miércoles, 27 de enero de 2016

Hyakunin Isshu

Tres poetas


Ariwara no Narihira

Si no existieran
los cerezos en flor
en este mundo,
qué paz el corazón
tendría en primavera.

Monje Egyô

Cerca mi casa
desordenadamente
la mala hierba.
Ya nadie viene a verme.
Solo el otoño llega.

Fujiwara no Sanekata

Como artemisa
del monte Ibuki queman
mis sentimientos,
y sin que tú lo sepas
me consumo por dentro.


("centena de cien poetas", ed. universidad veracruzana, xalapa, ver., méx., 2015, versión de aurelio asiain)

4 comentarios:

Janial dijo...

Del primer poema
Si no existieran
los cerezos en flor
en este mundo,
qué paz el corazón
tendría en primavera.
No sé qué pensar. ¿El último verso va entre exclamaciones o entre interrogaciones? Yo me quedo con la segunda opción.

Aurelio Asiain dijo...

El último verso va sin exclamaciones ni interrogaciones. Lo cuál significa que hay que leerlo como una exclamación sin énfasis. No hay manera de entender que se trata de una interrogación.

Aurelio Asiain dijo...

Hay un error en la transcripción del segundo poema: no es "Cerca de mi casa" sino "Cerca mi casa": es el verbo cercar.

Uriel Martínez dijo...

Servido, amigo Asiain.