viernes, 25 de diciembre de 2015

Uriel Martínez (1950 )


Dos poemas

1.
No abandono la ciudad, no abandono el barco, la montaña de reposo y salud me indica que me vaya. Ningún comunicado lo expresa, son documentos blancos que sin decirlo ni precisarlo me solicitan. Puntualmente atiendo ese silencio: no quepo en ningún hospital, ni leprosario ni casa  de reposo para esteparios. Aunque no tengo pensión ni auxilio del Estado me internaré en la noche, una vez más.

2.
La noche tiene andenes,
el día tiene corredores,
como tu cuerpo tiene lluvias,
aguas, otros cuerpos
guardan tu cuerpo, otros
ojos, otros silencios.


No hay comentarios: