viernes, 11 de diciembre de 2015

Christian Peña (1985 )

Apuntes en la Quinta del Sordo


Señora Weiss, ayer desperté con las manos en su pecho,
amasando la carne de sus treinta y dos años.
Mi señora con nombre de león, la prefiero así, sin su mari-
do; cerca de la noche anciana de mi cuerpo.
Permítame morder sus uñas después de la merienda.
Déjeme oler su ropa sucia mientras rezo un rosario.
Concédame prenderle fuego a su vestido de novia.
Mi señora casada por la iglesia, no encuentro cómo agrade-
cerle que haya dado la espalda a Dios, y que me concediera
llevarla de la mano hacia el altar de mi agonía, donde nadie
dio fe de nuestros votos, y un cortejo de brujas se disputó
el ramo de violetas que arrojó de espaldas.


("janto", ed. fondo editorial tierra adentro, méxico, 2010.)

No hay comentarios: