sábado, 19 de diciembre de 2015

Boris Pasternak (1890/1960 )

Nadie va a estar en casa,
Sólo el crepúsculo. El
Día invernal en el ralo alféizar
De cortinas abiertas.

Sólo el paso veloz de los
Blancos y húmedos copos.
Sólo los techos, la nieve,
Y salvo ellos, nada más.

Se dibuja la escarcha
Y de nuevo me envuelve
La tristeza de antaño,
La de aquel otro invierno.

Me mortifica hasta hoy
Una culpa imperdonable,
La ventana en el cruce
Y la falta de leña.

De pronto por la antepuerta
Irrumpe un nuevo temblor.
Midiendo el sonido con pasos
Como el futuro, entras tú.

Te apareces en la puerta
De blanco y sin caprichos,
Llegas vestida con telas
Con las que bordan copos.

                                              1931


("el instante maravilloso, poesía rusa del siglo xx", unam, méxico, 2004, trad. jorge bustamante garcía.)

No hay comentarios: