viernes, 4 de abril de 2014

Charles Wright (1935 )


Canción de cuna

Dije cuanto tenía que decir
tan melodiosamente como me fue dado hacerlo.

Dije cuanto tenía que decir
tan lejos como pude llegar.
He estado en todos los lugares

que quise salvo en Jerusalén,
que no existe, de modo que imagino que es hora de partir,

hora de irse,
hora de encontrarme con aquellos a quienes nunca he visto,
hora de decir buenas noches.

Concédenos el silencio, concédenos la no réplica,
concédenos las sombras y su sigiloso séquito
atravesando el cielo.


(fuente: "rima interna", traductor: Martín López-Vega)

No hay comentarios: