sábado, 19 de abril de 2014

Allen Ginsberg (1926/ 1997 )

Detrás de lo real

Patio del ferrocarril en San José
yo deambulaba desolado
frente a una fábrica de tanques
y me senté en un banco
cerca de la garita del guardagujas.

Una flor yacía sobre el heno en
la autopista de asfalto
-la espantosa flor del heno
pensé- tenía un
tallo quebradizo y negro y
una corola de amarillentas y sucias
puntas como las de una pulgada
de la corona de Jesús, y un manchado
y seco penacho central de algodón
semejante a una brocha de afeitar usada
que llevara un año
en el suelo del garage.

Amarilla, amarilla flor, y
flor de la industria,
aunque erizada y fea flor,
flor no obstante,
¡con la forma de la gran Rosa
amarilla que hay en tu cerebro!
Esta es la flor del Mundo.


(fuente: "otra iglesia es imposible", versión de Jonio González)

No hay comentarios: