domingo, 26 de enero de 2014

NO ME IMPORTÓ...

No me importó el cielo
borrascoso ni las primeras
gotas sobre los cristales
de autos y párpados.

Tampoco me interesó
que la brújula señalara
al sur con índice ciego.

Me interesó poco
salir de casa sin abrigo
sin paraguas sin bufanda
sin billetera y el semblante descompuesto:

sabía que no estarías
ni en la esquina
ni en el café ni
en el bar ni en el hotel.

Salí a merced
de amenazas a ojos vistas,
como el Señor me echó al mundo,
dispuesto a que aparecieras y te rieses.

No hay comentarios: