miércoles, 18 de diciembre de 2013

Ted Hughes (1930/1998 )



Los novios se ocultan por tres días

Ella le encuentra los ojos y se los da
Estaban entre unos escombros, entre unas cucarachas

La piel de ella él parece sacarla del aire, bajarla
y ponérsela sobre los hombros
Ella llora de miedo y sorpresa

Encontró sus manos por él y se las colocó a la altura de las muñecas
Las manos están impresionadas consigo mismas y recorren su cuerpo y sienten

Él reunió su espina dorsal, limpió cada pieza delicadamente
Y las puso en perfecto orden
Un rompecabezas superhumano pero está inspirado
Ella se recuesta girando de un lado al otro, probando y riéndose
Incrédula

Ahora ella trajo sus pies, los está conectando
De modo que todo el cuerpo de él se enciende

Con las manos él centró sus nuevas caderas
Con todas las piecitas completas y con nuevas bobinas, todo aceitado y brillando
Está puliendo cada parte, apenas si él mismo puede creerlo

Se siguen llevando uno al otro hacia el sol, ven que pueden hacerlo fácilmente
Y probar cada cosa nueva a cada nuevo paso

Y ahora ella pone encima suavemente las placas de su cráneo
De modo que las junturas sean invisibles

Y ahora él conecta su garganta, sus pechos y la boca del estómago
Con un solo cable

Ella le da sus dientes, atándolos a las raíces del eje de su cuerpo

Él deja listos los diminutos anillos en la yema de sus dedos

Ella cose su cuerpo acá y allá con una dura seda violeta

Él aceita los delicados dientes de su boca

Ella incrusta con rollos bien cortados su nuca

Él baja a su lugar la parte interna de sus muslos

Así, jadeando de alegría, con gritos de asombro
Como dos dioses de barro
Tumbados en la tierra pero con un cuidado infinito
Cada uno lleva al otro a la perfección.

 
(texto tomado del sitio "hasta donde llega la voz", versión de Tom Maver.)

No hay comentarios: