sábado, 26 de octubre de 2013

Archibald MacLeish (1892/1982 )

 

El fin del mundo
 

Inesperadamente, mientras Vasserot

el prestidigitador sin brazos encendía

un fósforo entre los dedos del pie,

y Ralph el león, al redoble de los tambores,

ocupaba sus colmillos en el cuello de madame Sossman

y Teeny estaba a punto de toser

al ritmo de un vals meciendo a Jocko del pulgar:

inesperadamente, el techo de la carpa se voló.

Y allí, allí en lo alto, allí, colgado

sobre miles de rostros blancos, sobre miles de ojos

deslumbrados, allí en la oscuridad sin estrellas,

suspendido, revoloteando, allí, cruzando

con vastas alas el cielo anulado,

allí en la negrura repentina, el paño mortuorio

de nada, nada, nada en absoluto.



(texto tomado del blog "al pial de la palabra", versión de Esteban Moore.)

No hay comentarios: