lunes, 28 de octubre de 2013

Alicia Salinas (1976 )

Ama de casa

Cocer la masa, excusa

para golpearla antes, retorcerla

como al cuello de la gallina sacrificada,

a la trenza de una hija pequeña.


Cocer la masa, epílogo

de mazazos que derraman harina

en toda la alacena. Marcas dejan,

como las caricias del hombre de la casa.


Cocerla y ver su forma

henchiéndose caliente, torturada

por perder su condición de cosa cruda.


Por la tarde, servirla en un plato con flores

pintadas en la losa blanca. El té

hirviente sobre el mantel de lino.


Y que admiren mis serenos modos

de revolver

con la cuchara el azúcar.
 
 
(texto tomado del sitio "al pial de la palabra")

No hay comentarios: