sábado, 16 de marzo de 2013

No me digas "puñal", soy "pulpo"

“Ya no les digas puñal o maricón a los putos, esas bestias antinaturales merecen respeto”, es uno de los mensajes que se pueden leer en Twitter a través del hashtag #InsultosAlternativos, el cual fue creado en respuesta a la determinación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), la cual resolvió que las expresiones homofóbicas pueden ser sancionadas con demandas de tipo penal.
Esta mañana se dio a conocer que la SCJN determinó que palabras homofóbicas como “puñal” o “maricón”, no están protegidas por la Constitución como libertad de expresión, por lo que cualquier persona puede ser demandada por daño moral al usarlas.
Luego de que en los medios de comunicación se informara al respecto, en Twitter se generó un hashtag con el cual los usuarios de esta red social han hecho mofa de la situación; y aunque “promueve” insultos alternativos de todo tipo, algunos de ellos se refieren a los homosexuales, por ejemplo los siguientes:
@juanitopopochas: #InsultosAlternativos tal vez ya no se puedan usar las palabras Puñal y Maricón, pero nos quedan muchas otras. Jamás nos podrán censurar
@Cromazo: Ya no te diré puto o maricón ahora serás: muerde almohadas, sopla nucas o traga sable #InsultosAlternativos
@tatukylie: #Insultosalternativos No digas “puñal”, di “cuchillo cebollero” y evita una demanda por daño moral...Naaa... No discrimines y ya!
Defensores de derechos humanos celebran fallo de la SCJN
Sin embargo, activistas defensores de derechos humanos del colectivo lésbico, gay, bisexual, travesti, transgénero, transexual e intersexual (LGBTTTI) celebraron la determinación de la SCJN, pues la consideraron una postura contra la homofobia.
Lolkin Castañeda, activista defensora de los derechos LGBTTTI, señaló que este tipo de medidas contribuyen a que las personas dejen de usar expresiones discriminatorias, a erradicar no sólo el lenguaje homofóbico, sino también sexista y misógino.
Castañeda reconoció el trabajo que la SCJN ha realizado desde hace algunos años a favor del reconocimiento de los derechos de las personas no heterosexuales.
“La SCJN ha hecho un análisis muy puntual en términos de constitucionalidad, pues ha identificado lo que son los derechos humanos y a partir de eso lleva al ámbito jurisdiccional la promoción del respeto de esos derechos”.
Por su parte, Manuel Amador, del Foro de Hombres Gay, calificó la respuesta de la SCJN como un “elemento jurídico que fortalece la lucha por los derechos humanos”, pues para él, crea un precedente que puede ayudar a que las actitudes homofóbicas desaparezcan de distintos ámbitos, entre ellos la televisión, y más particularmente los programas de comedia, que generalmente ridiculizan a los homosexuales con ese tipo de expresiones.
Para Amador Velázquez, la sanción propuesta por la Corte no limita la libertad de expresión, pues “aunque esa libertad es un derecho fundamental, no tiene por qué afectar la dignidad de las personas; no puede estar un derecho sobre otro derecho”.
Al contrario, Ricardo Baruch, integrante de Youth Coalition for Sexual and Reproductive Rights, consideró que si bien es positivo que la SCJN emita este tipo de mensajes en los que reprueba la homofobia, por otro lado, consideró que también puede tomarse como un “atentado a la libertad de expresión”.
El activista explicó que una determinación de este tipo puede ser un “arma de doble filo”, pues “si empezamos con algunas palabras, posteriormente también pueden limitarnos en otro tipo de expresiones, sobre todo al hacer crítica a los poderes fácticos”.
Aunque el activista reconoció que es importante erradicar las expresiones homofóbicas en los espacios públicos, por ejemplo los medios de comunicación, señaló que más allá de sancionar con demandas a quien discrimine, lo que se debe hacer es implementar acciones que permitan un ambiente de respeto, pero desde un cambio de cultura, no a través de la represión.
Al respecto, el Consejo Nacional para Prevenir y Erradicar la Discriminación (Conapred), calificó la decisión de la SCJN como “una resolución histórica”.
A través de un comunicado el Conapred aseguró que dicha resolución será un referente para clarificar qué tan valido es emitir mensajes y expresiones, en el ámbito público y privado, basados en el discurso de odio y con el argumento de la libertad de expresión.
Para el Conapred, el fallo de la SCJN, debido a que se refiere a la libertad de expresión y la no discriminación, “tiene especial relevancia para la democracia, ya que ambos derechos están ligados a la igualdad de dignidad entre las personas, y deberá ser simultáneamente garantizado por el Estado para que exista posibilidad de igualdad al expresar, opinar y disentir”.
Los antecedentes
La resolución de la SCJN se dio en respuesta a un caso originado en 2010, cuando Armando Prida Huerta, dueño del diario Síntesis, demandó a Enrique Núñez Quiroz, del diario Intolerancia, ambos del estado de Puebla.
El asunto derivó luego de que Núñez, en una columna que escribió en agosto de 2009, se refirió a Prida como “puñal” y sostuvo que sólo “maricones” escriben en su medio. Por tal motivo, la SCJN consideró que las expresiones empleadas en este caso, “maricones” y “puñal”, fueron ofensivas.
 
 
(nota de Guillermo montalvo Fuentes en el sitio "mester de jotería".)

No hay comentarios: