viernes, 11 de enero de 2013

Tarantino hiperrealista

La fibra sensible de Quentin Tarantino está muy a la vista. El director está hasta el gorro de que se cuestione su interés por la violencia y así lo demostró en una entrevista en el canal de televisión británico Channel 4 cuando su entrevistador, Krishnan Guru-Murthy, sacó el tema a colación de su último trabajo, el 'spaghetti-western' 'Django desencandenado'.
A la pregunta de si creía podría existir relación entre disfrutar la violencia en la ficción y disfrutarla en la vida real, Tarantino se negó en rotundo a contestar: "No me haga preguntas como esa, no voy a morder el anzuelo, no voy a contestar". Ante la insistencia del presentador, el director de 'Pulp ficción' se mostraba cada vez más alterado. "Me niego a contestar. Yo no soy tu esclavo ni tú mi dueño. No voy a bailar al son que tocas. No soy un mono", llegó a decirle.
Ante la incredulidad del periodista, Tarantino le explicó que ya había contestado a la misma pregunta en numerosas ocasiones a lo largo de su carrera, por lo tanto, invitaba a quién quisiera conocer la respuesta a buscarla en Google. "Estoy aquí para vender mi película, es una entrevista promocional, no te equivoques", advirtió Tarantino a Guru-Murthy. Después de que el director le espetase "te estoy cerrando la boca" acompañada de una risa nerviosa, el entrevistador decidió seguir adelante con el cuestionario.
No es la primera polémica que salpica la promoción de 'Django desencandenado', un western con la esclavitud como telón de fondo que ha levantado ampollas. A Spike Lee no parece que el director de 'Malditos bastardos' se aproxime con suficiente respeto a lo que considera un "holocausto".



(Cuando viste "Bastardos sin gloria" recordaste las crónicas de los conquistadores españoles que describen la violencia de los indígenas hacia los extranjeros usurpadores de sus territorios y culturas; aunque no habías leído "Meridiano de sangre" (McCarthy), al hacerlo evocaste la violencia de la "visión del conquistador" sobre las cultura originarias de los pueblos americanos, es decir, te remitió a las crónicas de los europeos; cuando lees cada tercer día de los crímenes en las escuelas de EEUU, los supermercados, los parques públicos, te percatas que la realidad violenta supera a la ficción. El cine de Quentin Tarantino, aunque de estilo diferente al de Robert Rodriguez, es una "recreación" del aquí y ahora, del ayer (los nazis en "Bastardos") y los héroes del corte de Hitler y Goebbels. Nota tomada del sitio El Mundo.)

No hay comentarios: