sábado, 5 de enero de 2013

EL ENSAYO

El frío me pone las manos
rojas en esta temporada;
el viento apaga raudo
calefactores, pilotos y el trigo;
las espigas que esperan
un par de manos antes del oscurecer
ahí permanecen, necias;
aldabas, canceles y picaportes
se materializan sin ruido.

Todo es parte de una conspiración
ciega por los que no vendrán,
los esperados, los intuidos, los otros.
En el fondo el cuerpo, las orillas
del día, los síntomas oscuros
de enfermedad saben que no vienes.

Todos se cansan del compás,
sabemos que aun el parpadeo
de quinqués es efecto de un ensayo
inconcluso, astillado, mudo.

No hay comentarios: