jueves, 22 de noviembre de 2012

Zacatecas, cuna de lobos

ZACATECAS, Zac.- Rafael Barraza Bocanegra, expareja y homicida de Rubí Marisol Frayre Escobedo –a quien asesinó en junio de 2009 en Juárez, Chihuahua–, fue identificado este día entre los cuatro sicarios muertos durante un enfrentamiento con elementos del Ejército, ocurrido en la carretera Fresnillo-El Plateado de Joaquín Amaro, rumbo al sur del estado.
“Tenemos plena identificación de la esposa, huellas digitales, información genética, fotografías. Hay varios tatuajes, uno de ellos totalmente revelador, que dice ‘En memoria de Rubí’”, confirmó el procurador Arturo Nahle García.
El cuerpo de Barraza, conocido como El Piwi o Comandante Bambino, fue identificado en el Servicio Forense de la PGJE por su actual pareja, una mujer originaria de Fresnillo, lugar donde el presunto sicario había sido detenido en el 2009 y ciudad en la que volvió a refugiarse una vez que fue absuelto, en abril del 2010, del homicidio de Rubí Marisol por tres jueces, aun cuando se encontraba confeso de haberla asesinado y desmembrado.
Contra la resolución que dejó libre a Barraza, protestó y se inconformó la madre de la joven de 17 años, Marisela Escobedo Ortiz.
Escobedo se convirtió entonces en una activista que levantó la voz para exigir justicia en el caso de su hija; informó a las autoridades del paradero de El Piwi en Zacatecas y exigió su detención al gobierno de Amalia García, pero el presunto integrante de Los Zetas logró escapar nuevamente, luego de un fallido operativo de la Policía Federal (PF).
En su activismo, Marisela Escobedo denunció las amenazas que recibió del propio homicida de su hija, e interpuso una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), pues acusaba a las autoridades de ser negligentes y haber permitido que el pistolero escapara.
Finalmente, Marisela Escobedo fue asesinada el 16 de diciembre de 2010, cuando se encontraba realizando una protesta frente al Palacio de Gobierno, en la ciudad de Chihuahua.
De acuerdo con la información proporcionada por el procurador Nahle, Sergio Rafael Barraza formaba parte de Los Zetas y después de estar unos meses en Fresnillo se instaló en Soledad de Graciano Sánchez, municipio conurbado a la capital de San Luis Potosí.
Después de la escisión de Los Zetas, Barraza se quedó del lado de los llamados Cárteles Unidos, y se movía entre San Luis Potosí y algunos municipios de Zacatecas, como Villanueva, Fresnillo y El Plateado, según declaró este día la actual pareja del sicario abatido, luego de presentarse para identificar el cadáver de El Piwi.
“Su esposa dice que era comandante de un grupo delictivo”, señaló el funcionario estatal.
Barraza era acompañado por otros tres sicarios el viernes pasado mientras circulaba por la carretera Fresnillo-El Plateado, e intentó emboscar a un grupo de soldados en esa carretera, por lo que se desató un enfrentamiento.
Los cuatro sicarios fueron acribillados por los soldados.
Arturo Nahle indicó que hasta ahora sólo el cadáver de Barraza ha sido identificado, los otros tres hombres continúan en calidad de desconocidos.
“A Sergio Rafael Barraza se le buscaba en todo el país, no sólo en Chihuahua o en Zacatecas. Me informaron que ya vienen peritos de Chihuahua para cotejar la identificación, pero no hay dudas”, señaló el procurador zacatecano.
 
 
(nota duplicada del sitio Apro.)

No hay comentarios: