miércoles, 17 de octubre de 2012

Zacatecas: más fosas clandestinas

ZACATECAS, Zac.- Elementos de la Marina encontraron varios tambos con cenizas, que se presume pueden ser restos humanos incinerados, así como prendas de vestir y zapatos en el interior de una noria de mina ubicada en el municipio de Calera.

Esta fosa se localiza muy cerca de la autopista Zacatecas-Fresnillo, a unos metros del tiradero del predio Las Negritas, mismo que ha sido utilizado como crematorio clandestino para un número indeterminado de cadáveres, presumiblemente de víctimas o miembros del crimen organizado.

Hoy mismo, al conocerse este hallazgo por parte de la Marina, el procurador Arturo Nahle dio a conocer que, hasta la fecha, como resultado de los trabajos de excavación y análisis genético en este predio, se ha identificado los restos de 39 personas, de entre más de 40 mil piezas o restos, en su mayoría calcinados.

Al bajar a la noria, de unos 45 metros, los elementos de la Marina y personal de Protección Civil recogieron en total 12 tambos con capacidad de 200 litros cada uno, varios de los cuales estaban semiquemados y que contenían restos de cenizas.

Por ello, las autoridades presumen que pudieron ser utilizados, de acuerdo con los métodos de los grupos criminales, para incinerar a sus víctimas.

En el mismo lugar se recuperaron varias prendas de vestir: chamarras, chalecos, vestidos, así como diversos pares de zapatos de hombre, mujer e incluso niños.

Las cenizas serán analizadas por personal del Instituto Zacatecano de Criminalística, anunció el titular de la PGJE.

El funcionario, por cierto, reiteró que en el crematorio clandestino de Las Negritas fueron identificados restos de Ernesto Cordero Anguiano, el cazador originario de León quien fue “levantado” por policías municipales en Joaquín Amaro, junto con otros cinco familiares y amigos, y posteriormente entregados a un grupo armado que presuntamente les dio muerte.

De esas 39 personas que fueron ejecutadas y posteriormente incineradas por la delincuencia organizada en Las Negritas, cuatro han sido identificados plenamente, dijo el funcionario.

Reiteró que una de las víctimas es Cordero Anguiano, uno de los ocho cazadores de León, Guanajuato, “levantados” en Zacatecas a finales del 2010, así como “una señora y sus dos hijos”, de apellidos Urquizo, originarios del municipio zacatecano de Villanueva y quienes habían sido reportados como desaparecidos.

El procurador Nahle, por cierto, dijo a reporteros locales que le extrañó que la Marina no requiriera la presencia del Ministerio Público y los peritos de la PGJE para documentar el hallazgo en la noria.


(¿Desde cuándo se sabía que en el relleno sanitario de Calera, municipio localizado a 30 kilómetros al norte de Zacatecas, se habían encontrado restos humanos? Por lo menos desde hace dos años, sin que las autoridades informaran "oficialmente" de los hallazgos. Nota tomada del sitio Proceso.)

No hay comentarios: